3
3.6k VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les jeudis
temps de lecture
AA Partager

Prologo

Si las paredes hablaran, pensaba Tommy Holand mientras miraba la pared con un manchón de sangre, todo sería mucho más fácil. Se ahorrarían meses y años de investigación en cualquier caso, se podría saber cosas que nadie en este puto planeta sabe. Pero no hablan, tampoco hablan los perros , solo hablan los seres vivos , y dicen estupideces.

La habitación estaba hecha un desastre, se podía observar una mujer y un hombre, tenían alrededor de unos 34 años de edad. La mujer estaba tirada boca abajo sobre el velador y el hombre se había pegado un tiro en la sien. La cama estaba toda desordenada , las cortinas de la ventana por el piso y manchones y manchones de sangre por toda la habitación. Se podría suponer que eran pareja y discutieron esa tarde, mas tarde, el hombre volvió, alcoholizado, y tuvieron una fuerte pelea. La mujer estaba llena de moretones por todo el cuerpo mientras que el hombre tenía varios rasguños en el rostro. Se llevaron los cuerpos para hacerles una biopsia, Tommy saco de su bolsillo unos marlboro y encendió un cigarro .

−Caso cerrado −Murmuraba Tommy mientras le daba una pitada al cigarro

Pasaron varios días hasta que Tommy recibió un llamado, un llamado que lo volvería loco <el ya estaba loco pero esto sería la gota de agua que sobresaliera del vaso> lo habían citado a la morgue. Habían encontrado algo inusual en el cuerpo del hombre, más bien, dentro del estomago.

Ánibal, más que el compañero de Tommy era el amigo. Estaba al lado de la puerta esperándolo, ansioso por la llegada de Tommy, ya se había fumado un paquete de cigarros entera.

−Al fin has llegado, joder − decía Ánibal mientras le daba una pitada profunda al cigarro − Parece sacado de una película de terror, no lo vas a poder creer.

− Venga, vamos a ver qué es lo que ocurre

Los detectives entran a la sala donde ven un cadáver dentro de una bolsa obito. La habitación era demasiado fría, tan fría que parecía que se encontraba el invierno mismo ahí dentro. Al hablar, se podía observar el aliento del frio que hacía en esa habitación. El médico ,que había realizado la biopsia , se baja el barbijo.

− Encontramos una cinta de grabación dentro del estomago del hombre, no la escuchamos aun, te estábamos esperando − Dice el Médico asustado − Nunca había encontrado algo así en mis 20 años de profesión.

−¿Qué? Vamos a escucharla


6 Avril 2019 21:46:06 0 Rapport Incorporer 4
Lire le chapitre suivant Miradas que no dicen nada

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 3 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!