KMI Suivre l'histoire

wereyes Waldo Reyes

En un apocalipsis de resucitados malditos. ¿Quién es la presa?¿quién es el cazador?


Horreur Zombie horreur Interdit aux moins de 18 ans. © (c) 2019 todos los derechos reservados

#gelatinosos #caminantes #malolientes #kmi #horror #podridos #pútridos #putrefactos #contagiados #infectados #resucitados #zombie #zombi
1
1215 VUES
En cours
temps de lecture
AA Partager

Prólogo

Era una hora antes de la puesta de sol. La poderosa aeronave, recortada contra la luz de un atardecer de anaranjados colores de nubes arreboladas, surcaba el cielo siguiendo su misión prioritaria con dirección al hotel de lujo de treinta pisos, Mountain Lion, de cinco estrellas, de la cadena Stairway Inn, ubicado en las montañas rocosas.

—Comandante, no nos podemos acercar al helipuerto del hotel, esta repleto de esas cosas...

—Artillero haga espacio sobre ese punto.

Joey Macan, aseguró la gatling en posición y comenzó el espectáculo de la trituración de la carne... Despejó la salida a la azotea por el sector norte.

—Joey, apunta a ese grupo de allá... a tus once.

—¿Dónde está el calvo con coleta, comandante?

—Sí, ahí mismo.

—Señor... hay mujeres y niños… o sea es lo que parecen ser.

—Creo que el sargento tiene razón, señor.

El comandante, con la cara enrojecida, despejó su garganta, el carraspeo se escuchó por los intercomunicadores de los cascos.

—Para que les quede claro teniente Spencer y sargento Macan. Esos de ahí, no son humanos. Es una zona infestada, en extremo, de animales infectados que fueron humanos... ¡Entiendan de una puta vez!, son adefesios convertidos en putrefactos andantes eso es todo. ¡No más dudas! o les enviaré a la corte marcial por insubordinación.

—Sí, señor, sí señor. Señor hay un grupo de personas, que acaba de salir al techo, al que están atacando y se ven sanos. ¿Puede verlos con los binoculares?

—Echaré un vistazo...

—Aqui Delta Foxtrot 345, Charlie Charlie. ¿Me copia?

—Aquí Charlie Charlie, comunique Delta Foxtrot 345.

—En el punto de Rendevouz Hotel Golf 456, tenemos una situación anómala. Vemos al objetivo Víctor Alfa, pero la zona está comprometida, se encuentra junto a un grupo de cinco civiles.

—Mayor Cooper, la prioridad es la misión de rescate. Despejen el área y procedan.

Roger, roger.

—Ya oyeron señores encendamos el ambiente.

—Teniente hágase cargo de la M42 y dé apoyo a los civiles.

—Yo, me haré cargo de los misiles en caso de necesitarlos... ¡Vamos, vamos, vamos!

La puntería infernal del teniente, mantenía a raya a los pútridos de la azotea... Volaban por los aires: sesos, ojos y miembros desgarrados con cada tiro del arma. El aparato giraba luego hacía el otro lado y el sargento aprovechaba de dejarlos como colador con la gatling.

—Mi mayor, no hay solo civiles, me parece distinguir, por el atuendo, a un integrante del comando cobra.

«Demonios, demonios, esto se puso bueno, es el hijo del general White».

—Aquí Delta Foxtrot 345 para Charlie Charlie. Tenemos contacto visual con el líder del escuadrón Cobra… el capitán Kill.

—Aquí Charlie Charlie para Delta Foxtrot 345. El dirigió la primera misión de rescate de Victor Alfa. No es prioritaria su extracción ni la del resto de los civiles. Proceda como se le indicó Delta Foxtrot 345, asegure el objetivo.

—Roger that.

El ensordecedor ruido del rotor de doble turbina, desgarraba el aire. Tiempo atrás ese estruendo hacía huir de terror a los enemigos. Ahora el enemigo era el terror y el estrépito de las aspas no era más que el plañido de una nota destemplada.

—Drake estás viendo lo mismo que yo.

—Sí Mark, lo veo, es un Super Huey.

—Ya era hora, necesitamos subir con urgencia a la nave antes que nos destrocen éstas porquerías —dijo Mark.

—Manténganse donde están —ordenó Drake a su improvisado “equipo”—. El helicóptero nos dará apoyo.

El zumbido, de abejorros eléctricos, de lo motores de la gatling les daban el respiro que necesitaban.

—Parece que lo lograremos, el área quedó limpia, hazle señas al Huey, Drake.

El capitán, procedió a hacer ademanes para que descendiera el vehículo.

—Mayor, mayor el capitán Kill nos hace señas para aterrizar —dijo el teniente.

—Sí, se ve despejado, procederé.

El helicóptero se aprestaba a posarse, se encontraba a uno veinte metros de la plataforma.

—¡Al fin, al fin tío Drake estamos salvados! —exclamó la pequeña voz de la niña.

—¡Iremos a casa! —corearon con júbilo las dos mujeres y el hombre de traje que conformaban el resto del "equipo".

—Comando central los supervivientes, por lo que veo, creen que los rescataremos también y hay una niña pequeña en el grupo.

—Mayor por última vez: ellos son desechables incluyendo a la niña. Rescate a Victor Alfa ¡ahora!

—¡Señor, señor, hay movimiento abajo! Hay individuos que descorrieron una lona que tapaba una especie de... ¿Qué mierda hacen esos tipos? ¡Cuidado, cuidado mayor se aproxima un objeto…! —dijo Spencer.

Uno de los infectados golpeó contra la cabina de la nave dejando su cerebro sanguinolento pegado al parabrisas, resbalando por el vidrio, mientras dejaba una estela de sangre para caer luego al vacío. Otro pasó volando por el lado del teniente Spencer y fue a dar con la hélice, del rotor principal, que lo convirtió en trozos de carne maloliente.

—Sargento ¡pero qué diablos pasa... qué diablos pasa dígame!

—Señor, señor, veo... ¡una especie de honda gigante! en el techo que nos está arrojando los malditos por la cabeza. Señor, señor ¿qué hacemos señor?

—¡Drake! ¿Qué carajos fue eso?

—Creo que son los “amigos” del ruso de mierda. Malditos imbéciles, solo los mueve el dinero, no quieren que se les escape la presa.

—¡Cálmese soldado! Les daré a probar un poco de mis misiles. Dos cohetes Hydra guiados por láser, partieron e, impactaron con precisión milimétrica sobre la catapulta improvisada que arrojaba caminantes.

—Tiro directo —dijo Macan—. ¡Muy bien comandante, justo en el centro!

El estallido fue certero y destruyó al enemigo. Uno de los cuerpos, sin embargo, había alcanzado a ser lanzado, y cayó directo sobre Macan. De manera veloz, el putrefacto, procedió a destrozar su garganta. Spencer trataba de empujarlo por la puerta y tirarle con su Colt .45, sin embargo el movimiento de la nave se lo impedía, resbaló y el maldito lo agarró de un brazo para empezar a comérselo. Lo empujó, pero le había sacado cuatro dedos de la mano izquierda. Cooper trató de darse vuelta y perdió el control de la nave que comenzó a dar tumbos alejándose del lugar. El teniente logró repeler al enemigo empujándolo de una patada fuera del vehículo.

Delta Foxtrot 345, responda...

—¡Mayday mayday!, perdemos altitud. Objetivo no recuperado.

La bestia trató de asirse de la puerta pero fue dar sobre el rotor de cola, que quedó inutilizado, haciendo que el helicóptero cayera en espiral.

—¡Mayday mayday…! —Un último grito de agonía avisaba que se habían estrellado.

Delta Foxtrot 345 ¿me copia…?

Una explosión roja, amarilla y naranja se vio en la entrada del hotel.

Drake quedó con la vista perdida en el fulgor.

—Mark, parece que tendremos que usar las escaleras, dile al resto...

6 Avril 2019 02:00:05 0 Rapport Incorporer 1
Lire le chapitre suivant La cabaña, primera parte

Commentez quelque chose

Publier!
Il n'y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 16 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuitement!

Plus d'histoires