0
3.7k VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les dimanches
temps de lecture
AA Partager

Mayo 07, 2017

15:20

Con quince años era una nena llena de sueños, vivía de mis ilusiones y aspiraba a mis veinte, como si la edad hiciera la diferencia, es que esperaba y creía que a esa edad ya iba a estar semi realizada, iba a dejar mi pasado, mis miedos y deficiencias junto con mis quince años, lo sé, fue muy inocente de mi parte creer en eso, pero en algo tenía que creer para crecer. Maldita manía humana: La necesidad de algo más.

Estoy cerca de cumplirlos, no quiero ser pesimista, la realidad es que nada es lo que esperaba y está bien, así es la vida te sorprende, te golpea, te hace, no me quejo porque en cierto punto las cosas son según mis actos y decisiones, tengo que aceptar mi presente, es algo que me costó desde el minuto cero, no fui una chica muy segura de sí misma, me cuesta creer que soy buena en algo, porque inconscientemente siempre la cago de una forma gloriosa, tal vez soy buena en eso, podes verlo como un defecto pero yo elijo verlo como una virtud, tal vez porque no me queda de otra sino me deprimiría, no es que lo sea pero tengo mis días con poco brillo, hoy es uno de esos y por eso escribo esto, habitualmente escribir me libera, me despierta, me hace dar cuenta que las cosas no están tan mal como pienso, me fui por las ramas, otro defecto que elijo sea virtud; estoy a meses de cumplir años algo que no me gusta, no precisamente por la edad, es que no tengo lindos recuerdos al cumplir años, y cuando se acerca la fecha solo quiero que por arte de magia ese día se saltee en el calendario, o algo más fácil como que se olviden de él, y es que en verdad lo detesto, me gustan los cumpleaños de otros y regalarles felicidad, solo no me gusta el mío, no sé a qué iba eso y porque lo escribí.

¿Que hice en en estos veinte años? me lo pregunto todas mis mañanas, tuve momentos increíbles, hice algún que otro viaje, conocí gente realmente hermosa, ayude a realizar sueños, y vi como gente que quiero alcanzo sus metas; tal vez no cumplí ningún sueño, ni cruce una meta propia, tal vez tampoco hice cosas grandiosas a los ojos de los demás, pero en lo personal me siento bien como camine estos años y, eso es lo único que me tiene que importar, porque a pesar de que más de una vez cruce la puerta al infierno, orgullosa puedo decir que elegí no quedarme, elegí perdonar cosas imperdonables, y aprendí que lo "grande" se encuentra en las pequeñas cosas diarias, los detalles que por ir tan apurada me los pierdo, en los abrazos sinceros, en mis maratones de charlas con extraños, es que desde que piso la calle sola siempre esta esa abuela que me cuenta de su difunto esposo, de sus aventuras y nietos, ese señor que me habla de la vida y de los jóvenes, esa chica triste contándome sus penas y esos nenes que me siguen como si me conocieran, eso es algo que en verdad me agrada, siento que me los tenía que cruzar para darme cuenta que todos en algún momento estamos atormentados por alguna razón o que simple mente necesitaban hablar con alguien y ahí estaba yo, justo en ese momento exacto, lo siento volví a volar entre las palabras, ya me perdí en que iba.

La edad no hace la diferencia, si es cierto que el tiempo ayuda y te da experiencias para afrontar de modo distinto las circunstancias, lo que quiero expresar es que no importa si tenes 15 o 20 años, siempre te van acompañar tus demonios y con ellos tu pasado, pero hay que aprender a soltar y no esperar a que llegue tal momento para cambiar, no hay que esperar a la suerte porque ella no te espera, me parece irónico, realmente no creo en ella, tampoco a que por arte de magia desaparezca todo y empezar de cero, el momento es ahora porque está en uno y tal vez si esperas la magia se te escabulla entre los dedos.

20 Mars 2019 03:46:40 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
Lire le chapitre suivant Enero 12, 2019

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 1 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!