Martin Greene Suivre l’histoire

ydzuwrites Jamel Fonseca

Cortis está listo para dejar el pasado atrás. Sin embargo, el pasado y la muerte no es algo de lo que se pueda escapar jamás.


Paranormal Déconseillé aux moins de 13 ans.

#cuento #miedo #bullying #adolescentes #muertesmisteriosas #karma
Histoire courte
2
3.7k VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Martin Greene

Incluso antes de abrir la carta, sabía lo que está diría. No era muy difícil, el nombre del remitente lo decía todo.

La colocó en la mesa mientras tomaba sus cosas y se preparaba para desaparecer. De una vez por todas. Esa carta era su vía de escape, lo que le permitiría salir del país y dejar todo su oscuro pasado atrás. Un pasado que no quería recordar, pero mientras miraba la carta posada en la mesa, no podía evitarlo.

Había sido un crío. Un adolescente idiota que creía que el mundo giraba a su mandato, cuando él quería y como el quería. Que iluso había sido. Que estúpido. Todo era perfecto en ese entonces: sus padres, sus amigos, su escuela e incluso su novia. Todo era perfecto, lo que un adolescente quería. Pero como todo lo bueno, alguna vez tenía que desaparecer.

Comenzó con la típica mañana de cualquier secundaria de Estados Unidos. Él era parte del equipo de futbol, el chico popular. Junto con su pequeña pandilla habían tomado a Martin Greene, un chico tan popular como un caracol y habían metido su cabeza al retrete, mientras bajaban la palanca del mismo. Se habían reído de lo patético que se veía, con la cabeza mojada y sin lentes. Le llamaron muchas cosas, nada agradable. Y se fueron de allí, sin dejar de burlarse de lo patético que era Martin Greene.

Ese solo fue el comienzo.

Los insultos continuaron hasta convertirse en rutina. Las burlas no pararon ni los golpes tampoco, aún fuera del colegio. Se había sentido como el maldito rey del mundo. Imparable. Intocable. Y todo habría continuado igual si no hubiera sido por su estupidez y sus ansias de sentirse aún más grande.

Persiguieron a Martin Greene una tarde, el chico era muy veloz, pero en aquel entonces solo hacía la cacería más emocionante. En algún punto terminaron por dejar la camioneta en una carretera para perseguir al chico a pie. Detrás de una valla lo atraparon y, como siempre, comenzaron a insultarlo y a golpearlo. Después de unos minutos lo aventaron al suelo, llamándolo cobarde por no defenderse.

Allí fue cuando se dieron cuenta. Martin Greene ya no se movía.

El pánico se apoderó de ellos como nada lo había hecho hasta ese momento. Tomaron el cuerpo de Greene y lo aventaron al río, con piedras en los bolsillos y amarrado con una soga que estaba tirada cerca de la orilla. Juraron jamás hablar de ello. Y nunca lo hicieron; sin embargo, la angustia de que los descubrieran era tan pesada como el saber que habían matado a un chico.

Unos días más tarde, Nathan, uno de los chicos, comenzó una pelea que nunca terminó. Murió al caer con fuerza en el asfalto.

Jorah, unos meses más tarde, murió en un accidente de auto, a causa de una decapitación interna.

La misma suerte le tocó a Thomas, quien murió ahogado una vez que asistió a una fiesta con alberca. Se había emborrachado y eso había causado que su pie se enredara en un plástico y cayera al agua, demasiado alcoholizado como para mantenerse a flote.

Así es como sabia que él Cortis, moriría pronto. Y en el fondo sabía que era merecido, pero había sido un crío idiota. No sabía que eso pasaría. No sabía que Martin Greene moriría.

Abrió la carta. Dentro le aceptaban su Pasaporte. Ya podría irse y abandonar la pesadilla en la que había vivido durante ocho años. Mientras salía de su pequeño departamento dentro del pequeño pueblo en el que vivía, alcanzó a ver una foto del mismísimo Martin Greene en el periódico. Contra toda la voluntad que podría poseer, tomó el periódico y lo leyó.

Y el alma se le fue a los pies. El miedo volvió con tanta fuerza que olvidó por un momento respirar. Era un pequeño artículo, recordando a aquel muchacho con lentes demasiado grandes para su cara. En donde detallaba, que había muerto ahogado, ya que habían encontrado agua en sus pulmones.

Martin Greene no había muerto a golpes, había muerto ahogado.

Salió corriendo del edificio de departamentos, ignorando las llamadas de sus vecinos y los insultos que le gritaban, porque solo quería irse.

Caminó con prisa para llegar al centro de autobuses lo más rápido posible. Llevaba la maleta de ruedas detrás de sí, y mientras cruzaba la calle, en su afán por llegar a su auto y alejarse de la muerte de Martin Greene, la maleta se atoró en una grieta. Al voltear para desatorarla, un auto pasó sin poder detenerse.

A lo lejos, un par de ojos detrás de unas gafas demasiado grandes para su cara miraron todo con frialdad. Qué patética forma de morir.

12 Mars 2019 04:46:29 2 Rapport Incorporer 3
La fin

A propos de l’auteur

Jamel Fonseca Me gusta decir que soy escritora, poeta y geek. Recientemente comencé a estudiar lengua y literatura. Escribo en mis ratos libres en general en los géneros de fantasía, misterio, paranormal y me gustaría experimentar con la novela histórica. Uso el pseudonimo (que no es realmente pseudonimo si uno lo piensa bien) de Jamie Lawless. Dado que soy escritora amateur, recibo críticas constructivas con gusto.

Commentez quelque chose

Publier!
MariaL Pardos MariaL Pardos
Inquietante la descripción de una práctica demasiado extendida como es el acoso escolar. Me ha gustado!
20 Mars 2019 01:53:17

  • Jamel Fonseca Jamel Fonseca
    Me alegra que te gustara! Me pareció que el acoso es un tema demasiado glorificado, decidí cambiar un poco eso. 27 Mars 2019 20:57:06
~