La leyenda del Yomi Yomi Suivre l’histoire

misael-chavez1545185786 Misael Chavez

''hay Mitos que solo deben contarse, no jugarse'' Jin Kimil y Gabriela Saganias, unos estudiantes del primer año de preparatoria, quienes suelen retarse a probar diversos juegos y mitos de terror, encuentran una libreta en donde sale un juego nuevo que jamás habían visto, sin saber que arriesgan sus propias vidas, lo investigan más a fondo.


Thriller/Mystère Tout public. © todos los derechos reservados

#suspenso #romance #terror #misterio
0
4.1k VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les vendredis
temps de lecture
AA Partager

capitulo 1

Pisadas de una persona corriendo retumbaban en eco por los pasillos y las escaleras de metal, Jin Corría a todo pulmón, pasando por varias esquinas una y otra vez, se tropezaba de vez en cuando, pero no se llegaba a caer por completo, recomponía su postura y seguía corriendo.

- ¡maldición!

Volteo la mirada hacia atrás, todo estaba oscuro a excepción de la iluminación Tenue de la luna, aunque, tanto las ventanas, como el suelo tenían un tono rojizo, entonces vio, como una mujer encapuchada de negro lo iba persiguiendo pronunciando en eco ‘’ ¿te has perdido?’’, ‘’ ¿te has perdido?’’ Jin tenía su celular en la mano he intentaba grabarla, pero su pantalla parecía alterada, las aplicaciones cambiaban de lugar sin dejarle poder iniciar la cámara, al llegar a una esquina una chica pálida como un muerto y demacrada aparece justamente al frente de él, Jin se tropezó brutalmente contra el piso rodando y finalmente chocando contra la pared, su celular salió tirado por el suelo, entonces tras agarrarse de una baranda, se paró inmediatamente sin importarle nada esquivando aquella mujer para terminar llegando al ascensor, estaba en el piso 10 y al entrar pulso sin parar el 1, la chica se quedó mirándolo, entonces comenzó a gritar de una manera horrible, su boca se había deformado totalmente, y de pronto comenzó a correr hacia Jin pero justo entonces la puerta se cerró, el ascensor comenzó a bajar hacia el piso 1, al llegar Jin salió despavorido.

‘’Ese día no pudo dormir…’’

Al día siguiente, el sol brillaba con fuerza, era un día bonito como la mayoría de veces, Mari Kimil, una chica de primaria de cabello largo castaño oscuro al igual que sus ojos se despertaba para ir al colegio, extendía sus brazos a la par que daba un tierno bostezo, entonces al voltear nota que  había  un bulto en su cama a su costado, su cara cambio de tierna a una molesta diciendo ‘’otra vez tu’’ le lanzo una patada al bulto tirándolo de la cama, y tirando de la frazada, salió al descubierto un chico de cabello negro corto y contextura un poco delgada, se trataba de su hermano mayor, Jin Kimil, quien aún seguía medio dormido.

-Jin, ¡porque siempre tienes que meterte a mi cuarto!

Jin recostado en el suelo no le responde más que balbuceo

- ¡no te entiendo nada, habla bien!

- eh, no podía dormir, además, tengo una copia de la llave

Mari se quedó impactada

- ¡como que tienes una copia, sal de aquí!

Mari trato de cargarlo, pero al ser mucho menor en edad y estatura sus esfuerzos fueron en vano.

- Vamos, levántate de una vez

Entonces se rinde y lo tira al suelo

- ¿y ahora que juego has estado jugando?

-… el del ascensor

- enserio, deberías dejar de hacer esas cosas, ahora sal de una vez que me quiero cambiar, tú también tienes que ir al colegio

Jin por fin se paró y caminando medio dormido se fue por el pasillo hacia el baño.

Ambos hermanos solían llevarse bien, pero desde que Jin uso uno de los peluches de Mari para jugar el Hitori Karurenbo en el cual tuvo que quitarle el relleno y ponerle arroz, Mari está muy molesta con él.

Jin, al lavarse la cara, se dio cuenta que dijo algo que no debía, el que tenía la copia de la llave, él siempre le había dicho que ella se olvidaba de cerrar la puerta u otra excusa, pero el sueño no le hizo pensar bien, rápidamente se fue a su cuarto para cambiarse, sus paredes y el piso eran blancas y estaban redecorados de varios objetos y posters, entre ellos mapas, frascos, linternas, libros y otras cosas más. Al bajar para tomar el desayuno su hermana ya estaba ahí, ella le miró de manera seria y seguidamente le apartó la mirada, Jin sabía que tal reacción era lógica debido a lo de la mañana. Al terminar de desayunar, su mama, quien es muy amable, los llevo en el auto al colegio, durante el trayecto le pregunto a Jin porque había llegado tan tarde la noche anterior, él le contesto que fue por un reto, su madre solo suspiro y luego le dijo otra pregunta, por qué entro al cuarto de Mari sin el consentimiento de ella, él le dijo que es porque no podía dormir bien y que ya no lo volverá a hacer, el truco de Jin siempre había sido ir a dormir sin despertarla y despertarse mucho más temprano para irse y hacer como si nada hubiese pasado, entonces su madre le pide la llave que tenia del cuarto de Mari, el sin otra opción se la da.

 al llegar al colegio aún faltaban 10 minutos para inicio de clases. Jin apenas se sentó en su pupitre quedo rendido por el sueño y se echó rodeando su cabeza con sus manos, pero rápidamente una chica se sentó en el asiento delante mientras lo llamaba interminablemente.

-jin…, jin…, jin…

- déjame dormir 5 minutos por favor…

Aquella chica, Cuyo nombre es Gabriela, se ríe por aquella respuesta.

- ya sé que tienes sueño, pero, encontré algo muy interesante en un parque, es una libreta que relata sobre un nuevo juego

Jin a pesar de tener tanto sueño quedó intrigado por aquello.

- ¿y cómo se llama?

Gabriela se acerca más a Jin a fin de decirle en susurro

- El juego del ‘’Yomi yomi, el gato hambriento’’

 

***

(1 semana atrás)

Erase un joven caminando mientras leía atentamente una libreta, estaba en un parque dirigiéndose de asiento en asiento, la luz amarilla de los postes iluminaba tenuemente su rostro, era de noche y no habían más personas alrededor, sus manos temblaban ligeramente, era porque estaba oscuro a la par de que sentía temor por lo que estaba a punto de hacer, se sentó en una banca mirando hacia el exterior del parque, miró de nuevo la libreta, y tras tragar saliva, casi en susurro pronunció ‘’Yomi Yomi, aquí si estas’’, se quedó quieto, sin mover un solo musculo, como si el tiempo se hubiese detenido, unas gotas de sudor salían brotaban de su frente, sin embargo todo seguía normal, no sentía nada raro, entonces volteó repentinamente a mirar el centro del parque, detenidamente buscando algo, pero todo seguía igual, nada fuera de lo común, después de unos segundos dio un suspiro de alivio, miró de nuevo la libreta y la tiro al pasto, el miedo que sentía se había esfumado rápidamente y se paró a punto de irse, pero tras dar un paso, la luz del medio del parque se apagó, se quedó quieto, entonces volteó lentamente, pensó que era una falla técnica y a la par una coincidencia, se quedó mirándolo, y cuando se prendió, un gato negro cuyo pelaje se veía tan oscuro incluso siendo iluminado estaba sentado dándole la espalda, pensando en voz alta dijo ‘’no puede ser’’, sintió como un líquido helado recorría por todo su cuerpo, pensó en irse, pero recordó que en la libreta decía que una vez que apareciese no debías por nada del mundo, abandonar el parque, el gato no se movía para nada, así que decidió acercarse lentamente rodeándolo para ver su rostro, al estar a unos pocos metros y al frente de él, notó que el gato miraba hacia abajo, le susurro llamándolo pero el gato seguía sin moverse, entonces acerco su mano para tocar su cabeza con el dedo índice, y justo en ese momento, el gato alzó la mirada bruscamente mientras emitía un chirrido horroroso, sus ojos eran totalmente negros y desangraban, de su boca también salía sangre, su cara demacrada estaba llena de cicatrices y cortes, entonces, comenzó a perder sus sentidos, toda su vista se comenzó a nublar a excepción del horrible rostro de aquel gato…

19 Décembre 2018 02:21:21 0 Rapport Incorporer 0
Lire le chapitre suivant Capitulo 2

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 2 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!