Contra el sistema Suivre l’histoire

p8a1r0i2s Sinphonic Davel

En el mundo de la cúpula nada volverá a ser lo mismo cuando : Paris, Mayrsha, Ilaya, Will y Esteban se conozcan, dispuestos a matar y a jugar sucio entre ellos para tomar las posiciones que desean, hasta que deciden unir fuerzas para acabar con todos aquellos que les han aprisionado con el sistema. No se detendrán para nada, mataran, torturaran y engañaran, rompiendo todas las reglas visibles e invisibles. ¿ Pero cuando lleguen hasta el limite se detendrán? Por supuesto que no. Nada volverá a ser lo mismo. Suelen decirnos que no se puede ir contra el sistema, pero ..... Para mí el sistema ya no existe.


Science fiction Tout public.

#378 #misterio #accion #aventura #descontrol #381 #destruccion #sociopata #psicopata #enfermedadesmentales #245
0
4.3k VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les 30 jours
temps de lecture
AA Partager

El tren.


2,461
El tren avanzaba con rapidez, cada vez más y más rápido a comparación de él, todas aquellas construcciones lejanas mente abajo parecían verdaderamente insignificantes, como si su valor fuese nulo. Así deseaba ser 2,461 superior a esa asquerosa raza de bichos, como solía llamara sus compañeros quienes para ella no era más que escombros de una construcción hacia mucho tiempo derrumbada. Y a pesar de todo, no se arrepentía de ser propietaria de tales pensamientos, sencillamente como muchas otras cosas le provocaba indiferencia.

Aquel tren como casi todo en el mundo de la cúpula estaba divido en dos, en la parte de arriba viajaba la clase alta y en la parte de abajo estaban los pasajeros como 2,461 quienes pertenecían a la clase baja, todo los pasajeros del vagón de abajo se veían obligados a no soltar los barrotes ni los agarradores, pues como suelo no había más que unas cuantas tablas dispersas y el inmenso vació. Pero ya todos se habitan acostumbrados y los que no reposaban en la frialdad de la muerte, pues habían caído reposaban en lo que me parecía el vacío. El único medio de transporte de pecio accesible era el tren, no había automóviles, el presupuesto para la ciudad Capullo no alcanzaba para cubrir esos gastos ; la vista para 2,461 era sumamente impresionante por ello amaba deslizarse en tren aunque el aspecto interior no fuera alentador, el recubrimiento de las paredes se despegaba y las arañas se habían acomodado junto con sus nidos en las paredes del vagón, sus pasajeros parecían ser uno solo multiplicado más de diez veces, ya que todos eran menores de edad quienes entre si se parecían absolutamente, esto desesperaba a 2,461 por que al ver a su alrededor se miraba reflejada en todos lados, todos ellos tenían el cabello blanco como la cera, la piel más que pálida como los cadáveres, los ojos azules   de los hombres, casi tan transparentes como el agua, y los negros ojos de las mujeres, los rasgos finos, los labios secos, y la mirada atemorizada.

Pero eso cambiaría ese día, se dirigían a la ruleta la cual les otorgaría una apariencia y un nombre puesto que todo los menores de edad eran iguales solo los numeraban, esto entusiasmaba a 2,461 aunque se empañara en ocultarlo, en la escuela les decían que la enfermedad que la ruleta despertara en ella se debía a sus rasgos, ella solía bromear con quienes consideraba a sus amigos diciéndoles que entonces despertaría en ella una enfermedad destructiva y muchos solían guardar silencio pensando que a fin de cuentas tendría razón.
2,461 ocultaba muchas cosas como su miedo a las enfermedades mentales, había vivido durante dieciocho años con un padre quien a veces solía gritar de terror al ver figuras, que solo eran visibles para él y su madre al momento parecía estar muy contenta con ella y después de un segundo se lamentaba gritando de ser su madre, sabia gracias a unos papeles que encontró detrás de un azulejo escondidos que su padre sufría de esquizofrenia y su madre sufría PMD, pero jamas había comentado algo, las enfermedades debían permanecer en secreto y controladas, en una generación no se repetía la misma enfermedad, 2,461 las odiaba, odiaba ser controlada o verse obligada a depender de algo. 

Pero a pesar de todo también sentía celos de sus padres y de todos los que tuviesen un aspecto y un nombre, y además se vistieran como desearan, los observaba en silencio, contemplando su aspecto colorido y su ropa de diferentes tonalidades. Sus padres no eran exactamente a lo que mucha gente llamaría : guapos. Su madre tenia la piel aceitunada, el cabello negro y espeso, con el cual cubría una cicatriz que partía del ojo izquierdo a la comisura de la boca derecha, tampoco era alta, más bien era de baja estatura y bastante rellenita. Su padre era el típico hombre alto, afrodecendiente y musculoso, de finos cabellos negros y nariz torcida, habían cumplido ya sus treinta años de servicio a los habitantes de la ciudad Mariposa, y jamas habían comentado algo en su presencia de su estancia en aquella ciudad, aun así ella no le temía a servir treinta años en agradecimiento a La ruleta dentro de la ciudad Mariposa, se consideraba lo suficiente astuta para salir victoriosa y con la cabeza en alto.

2,461 estaba profundamente ocupada en sus pensamientos, como sucede casi siempre, por lo cual no fue consciente del radical cambio en el paisaje, de las pequeñas y lejanas casas habían cambiado a grandiosos y modernos edificios que superaban al ferrocarril en altura y ancho.

Al percatarse del cambio en el paisaje, no despego los ojos de él, por todos lados se observaban variedades de cosas grandiosas y nuevas para 2,461, por los ventanales de los edificios de colores vistos, se miraban joyeras, perfumerías y salones con personas de rostros serios quienes hablaban de forma verbal y no verbal, y aunque no se escuchaban sus conversaciones, 2,461 supuso que eran bastante, tal vez demasiado importantes, le dio la impresión que ella dependía de lo que ellos dijesen o eligieran.
El clima se había pasado de estar templado a un frió superficial, parecía que fuese a llover, 2,461 adoraba la lluvia sentía que volvía a ser pura al dejar que las gotas jugaran a resbalarse en su piel, solo la había sentido una vez, donde ella vivía, llovía una cada década. Vivía en el centro de la ciudad Capullo, en uno de los barrios más ricos, a pesar de que ella no lo fuese. El trabajo de su padre estaba cerca de su vivienda, trabajaba como jefe agrícola, la cual era una posición importantes, aunque su salario no dijese lo mismo, por lo que sus superiores habían decidido darle aquella casa, bajo un supuesto precio de alquiler nada caro, su madre trabajaba como costurera en una pequeña empresa, pero aun así el dinero no alcanzaba, en varias ocasiones habían dejado de consumir agua y electricidad para bajar los gastos, y hasta su madre un par de veces había rechazado el alimento para que ellos comieran, con la excusa de que ya había comido, cuando todos sabían que eso era mentira. Por todo esto y por escapar de casa 2,461 se había ofrecido a pintar casas y a pesar del pésimo salario estaba orgullosa de su miserable contribución a su familia.

2,461 despego por primera vez los ojos del paisaje, preguntándose que hora era, miro a su alrededor y contemplo la opción de preguntar a alguno de sus compañeros la hora, pero solo de pensar tal cosa se arrepintió, calculaba que aproximadamente llevaban tres horas o más viajando. Al volver los ojos al paisaje encontró que este se había convertido por la velocidad del tren en una patética mancha de colores por lo que 2,461 opto a mirar la espalda de quien tenia delante de ella. Ella conocía las velocidades del tren, empanzaba despacio y después aumentaba considerablemente de velocidad como ahora, 2,461 deseo que el viaje fuera infinito y pudiera pensar para siempre, le gustaba pensar aunque la vida cotidiana no se lo permitiera todo el tiempo, pero lamentablemente ese deseo no podría cumplirse en ese momento la agradable y formal voz de mujer anuncio: << A todos los pasajeros del tren 2. 16 que partió de la estación numero cuatro a las 7:33 AM se les comunica que en 25 minutos, a las 2: 48 PM llegaran a su destino: La ruleta, buen viaje y que el mundo este de su parte.>> La grabación se corto y 2,461 acepto con solemnidad y paciencia su destino, pensando que fuese lo que fuese ella no perdía y mucho menos se rendía estaba lista para enfrentar lo que fuera aunque se viera obligada a derramar sangre.


8 Décembre 2018 23:07:57 2 Rapport Incorporer 0
Lire le chapitre suivant La ruleta

Commentez quelque chose

Publier!
Gin Les Gin Les
Hola, soy Gin, embajadora de Inskpired. He pasado a revisar tu historia como parte del programa de verificación con el propósito de ayudarles a presentar un trabajo de calidad a los lectores y que de esa manera logren alcanzar mayor cantidad de lecturas. Antes de verificarla es necesario que corrijas algunas faltas de ortografía y puntuación en tu obra, una vez hecho esto comenta este mensaje y pasaré de nuevo a revisar para ponerla en verificada. Espero poder ayudarte en caso de que tengas alguna duda. ¡Saludos!
13 Décembre 2018 21:24:44

  • Sinphonic Davel Sinphonic Davel
    Muchas gracias por preocuparte, ya he corregido las faltas de ortografía. Saludos y muchas gracias. 24 Décembre 2018 10:46:36
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 2 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!

Histoires en lien