black_memories Black Memories

Tras haber desatado el apocalipsis zombie de la noche a la mañana con un experimento, el gobierno decide crear los bloques; Grandes espacios para que grupos de personas que se cuiden entre sí. Sant llega al bloque Z y conoce nuevas personas con las cuales intentará sobrevivir al infierno en la tierra. Sobrevivir es el objetivo, cueste lo que cueste. Una novela interactiva en la cual, vos vas a poder decidir sobre algunas decisiones de Sant, el protagonista de la historia. Para poder hacerlo seguime en Instagram como @black.memoirs. S


Post-apocalyptique Déconseillé aux moins de 13 ans. © Black Memories

#romance #memories #zombie #black #Black-Memories #Black-Memoirs #bm #Z #apocalipsis #zombies #santaz #argentina #buenos-aires #rosario
13
6.0k VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les 30 jours
temps de lecture
AA Partager

Cómo el mundo se fue la mierda...

En este cuarto solo me acompaña el frío suelo y unas voces desesperadas junto con sus gemidos pidiendo que alguien los salve. A mi lado se haya una luz, un banco, una silla y un libro con pluma. Luz, irónicamente en el presente es un lujo tenerla... Me levanté de ese rincón y camine hacia este libro, siento que al sentarme algo me lleva a querer escribir mientras redacto mi maldita vida en este nuevo mundo que algunos llaman Z, donde contamos los días como ''Z-days'', y donde la mayoría habla el idioma de las balas; Disparan y luego preguntan. Un mundo donde evitamos pensar en aquellos que murieron y se convirtieron en zombies, en el que evitamos pensar en cómo podríamos llegar a morir. Empiezo a escribir y mi mente empieza a revivir momento por momento, como si de una película antigua se tratase.

Era una mañana como todas, pero todo iba a cambiar.
—¡Amor! ¡¡Me voy!! — Grité — Extraño... No hay nadie. Ya se debió ir de seguro. — Dije.

No parecía un día diferente. Me subí al subte para ir a trabajar y antes de darme cuenta, el timbre sonó y bajé del tren. Me dirigí hacia mi trabajo. Una vez llegué fui a preguntarle a mi jefe, Pablo, donde se encontraba mi compañero de trabajo, pues no lo había visto y necesitaba de él para cierta nota en base a grandes pandemias de la antigüedad.
—¡EU, PABLO! —Grité mientras entraba al edificio.
—Primero se dice ''Hola'', pero... ¿Que pasa? —Me respondió entre risas.

—Si. Hmm, lo siento. ¿Tenes idea de donde está Germán? — Pregunté mientras miraba hacia mis alrededores.
—Nah, ni idea... Yo voy a estar en mi oficina. Vos llámalo y si es necesario, anda hasta su casa. —Me dijo un tanto despreocupado.

—Sí, eso voy a hacer.—Dije.

Una vez llegué al subte...
—Debería de ir a la casa de Germán a preguntar, pero, un día que me tome no está mal... —Pensé.

Cuando me subí al subte mi primera imagen fue una multitud ansiosa por bajar e irse a sus casas. De repente un sonido penetró mi oído... Un sonido que indicó que comenzaría el descontrol, un sonido anárquico. Unos soldados entraron de manera fugaz y empezaron a evacuar a todos los civiles. En ese momento mi cabeza se quedó en blanco — ¿Que está pasando? ¿Que hago? — Mi cabeza se llenó de preguntas que fueron detenidas por una voz.

—Salga de aquí civil. Salga ya o no nos haremos cargo de futuros riesgos. —Dijo un soldado.

—Emm.. ¿Que? —Pregunté sin comprender la situación.

—Sigame y no diga nada. Apresurese a subir. — Dijo mientras revisaba la escalera.

—¿¡Que mierda esta pasando!?

—No es un simulacro, pero tampoco se lo puedo revelar. — Dijo agitado —¡Cuidado! ¡Apártese! — Gritando.
Se escuchó un golpe, un golpe hacia un humano que parecía tener la piel podrida.
—¡¿Qué es eso?! ¿¡Por qué le pegaste a ese hombre!? ¡Responde! — Exclamé con miedo.
—Hágame caso, y váyase a su casa lo antes posible. Aléjese de las personas que estén tosiendo o estornudando. — Dijo mientras se desvanecía entre la multitud de personas que corrían asustadas.

Mientras me dirigía al departamento mi mente deliraba, —¡Que carajos hago! ¿Qué está pasando? ¿Luciana estará bien? — pensé.

Una vez en el departamento, Luciana me besó la frente y me preguntó: ''¿Qué pasa?''. Procedí a contándole mi día. Ella prende la tele y me dijo: ''Estuvo pasando en todo el mundo por lo que se ve en las noticias, aconsejan no salir afuera''. Ví la televisión y comencé a pensar.

—Eso debe ser...

—''Debe ser...'' ¿Qué? — Me preguntó.

—Cuando venía, un hombre de extraño aspecto nos atacó a un gendarme y a mí.

Alguien golpeó fuertemente la puerta. Luciana se fijó en la mirilla de la puerta y vió a un vecino, Jorge. Para que ella no estuviera en riesgo, fui y le abrí. Él se abalanzó sobre mí y entré en shock, mientras veía su mandíbula castañeando, pensaba: ''Que me va a pasar?'' y lo único que vi fue sangre... Sangre humana, sangre de mi amada, Luciana. Un grito de parte de mi ser explotó en la sala y un golpe hacia el moribundo hizo cesar el grito convirtiéndose en un llanto que derramaria sobre la cara de Luciana.
—Sant. Si es verdad lo de las películas, matame, o lo haré yo. —Dijo con pocas fuerzas.
—No puedo hacerlo... —El llanto se apoderó de la situación y el monstruo se levantó para dar batalla.
Agarré un cuchillo de la cocina y maté a la bestia. Un ruido se dispersó en la sala. Por la furia y exaltación no me di cuenta que había pisado la caja torácica de mi amada agonizante.
—Por un error, me ayudaste. — Rió con esfuerzo — Ahora, apuñalame Sant y acaba ya con esto. Hazlo por favor. — Dijo llorando.
—¿Te veré de nuevo? — Dije acariciando su suave pelo.
—En los sueños, en cada mujer que veas y cuando partas, te esperare en los brazos de dios. — Dijo con fé.

Dudando, di un golpe con el cuchillo sobre su cabeza y me dirigí hacia la ventana — ''Todo se está yendo a la mierda'' — fue lo único que se pasó por mi mente. Me recoste al lado de mi amada y sin quererlo, me dormí.

Sin que yo lo sepa, en todo el mundo la situación era la misma: Gritos de familias, niños que no aguantaron el virus, mascotas muertas por mismos motivos, y un caos que se había generado de manera inexplicable. Lo que en ciertas partes del mundo se había divulgado como una simple gripe, no era más que un virus que había pasado a pandemia y que al paso de los días mutaria y mutaria hasta hacerse invencible.

Unos gritos y unas sirenas junto a unos pasos en la escaleras me despertaron. Un grito cubrió mis oídos y unos ladridos buscando ayuda abrieron mis tímpanos. En la habitación treinta y tres, hallé un perro desangrándose y una niña. Mi reacción fue rápida, agarré al perro y a la niña, le pregunté su nombre y el del perro, que había pasado y donde estaban sus padres. Ella solo respondió con su nombre y el del pequeño animal, eran Julieta y Arnold. Los llevé al lobby del edificio. Mientras bajábamos las escaleras podía escuchar los gemidos de los muertos ambulantes afuera y unos disparos que indicaban que las cosas no andaban bien. Cuando llegamos, les dije que no hagan ruido y que esperen en el cuarto de servicio. Cuando los deje fui a buscar al cadáver de Luciana para enterrarla en el patio del edificio.

Antes de subir a buscarla, me percate de que probablemente algunas bestias debía de haber, pero mi corazón hablo más fuerte y subí a buscarla. El camino fue rápido pero con la sensación de que cada paso era un paso más a mi perdición. Llegue intacto y ahí estaba todavía, unas lágrimas cayeron por mi cara y agarre a la dama que yo conocía como Luciana. Bajé las escaleras con el cadáver entre brazos, entre la penumbra y con la cara en hacia arriba, con gloria. Sabía que ella murió por mí y lloraba por eso mismo, pero tenía que respetar su decisión y darle un entierro digno a la situación. Llegue y con una pala que había ahí, cave un hueco y deje yacer a mi novia allí, en ese hueco tan triste y solitario, en frente de un cerezo. Lo tapé y me dirigí hacia el lobby, ahora me tenia que preocupar por Julieta y Arnold. Tras mi llegada recuerdo que el perro ya había fallecido pero aún así, lo llevamos en la mochila de la niña. Los gemidos de los zombies continuaba y los golpes hacia la ventana del lobby que exclamaban las palabras: ''Voy a entrar'' causaban miedo en la niña, y un poco en mí. Los últimos sonidos fueron un disparo; un disparo y un auto. El hombre dentro del auto dijo: ''¡Vengan! ¡Vamos!''.

Agarré a Julieta pero cuando salimos uno de los muertos la mordió en el pie, mi única opción era dejarla. Si bien no tuve ningún lazo con ella ni con el perro, debo admitir que recuerdo haberme deprimido por su muerte, pero solo sería una de tantas.

Trece minutos de agonía, trece minutos de llanto y tristeza en los cuales apenas pude comunicar con el hombre que tras subirme, me dijo su nombre... ''John''.

1 Septembre 2018 20:18:14 5 Rapport Incorporer 8
Lire le chapitre suivant 13 minutos

Commentez quelque chose

Publier!
Jackie Inkspired Blogger Jackie Inkspired Blogger
¡Hola! Tu historia ha sido revisada por el equipo editorial de Inkspired. ¡Enhorabuena! La hemos dejado en estado En Revisión, ya que aún creemos que puedes corregir los errores ortográficos. Una vez que lo hagas, procederemos a revisarla de nuevo y ponerla en Verificada. Esto te dará más alcance entre los lectores. :) Ánimo y feliz escritura.
September 15, 2018, 17:17

  • Jackie Inkspired Blogger Jackie Inkspired Blogger
    ¡Hola! Aún no hemos verificado tu historia, oorque todavía presenta algunos errores ortográficos. Incluso en el título. March 24, 2019, 07:47
  • Jackie Inkspired Blogger Jackie Inkspired Blogger
    Una vez que los corrijas, déjanos un comentario en este mismo post para verificarla. Ánimo :) y feliz escritura. March 24, 2019, 07:49
  • Black Memories Black Memories
    ¿Se fijan si la verifican ahora o sigo esperando? November 16, 2019, 06:58
  • Black Memories Black Memories
    ¡Hey! Hace tiempo no tengo idea de qué pasó con el proceso de verificación de mi historia, me gustaría bastante que respondieran aunque sea que todavía no he corregido lo que me faltaba, aunque he corregido muchos errores gramaticales y ortográficos. Como sea, si es posible revisen la historia, he comprado eso de la verificación tres veces... December 14, 2019, 16:49
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 20 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!