Amistad Suivre l’histoire

raxbi

La amistad es algo que todos hemos vivido, algunos con más suerte que otros. Julián, Guillermo y Romina se conocen desde que tienen memoria, ya que son vecinos y se criaron en el mismo barrio, se conocen entre ellos como la palma de sus propias manos. En esta aventura ellos lidiarán con muchas situaciones, desde graciosas hasta tristes teniendo que superarlas como lo que son, un grupo inseparable.


Récits de vie Tout public.

#drama #aventura #adventure #357 #258 #comedia #amistad
0
5.1k VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les dimanches
temps de lecture
AA Partager

En el momento indicado

El centro comercial está repleto, es sábado por la mañana y media ciudad se ha reunido ahí, no importa a donde vayas ni en que tienda te escondas, siempre encontraras a alguien que conoces y te verás obligado a saludar, a no ser que aquella persona no se percate de ti, esto es lo que intentaba Romina, el pasar desapercibida frente a su amigo Julián.

Pero para Romina no era fácil, ya que ese vestido blanco y suave hasta la rodilla, su cabello bien arreglado y una blanca y uniforme piel blanca, la hacían imposible hacer pasar desapercibido.

- ¡Me estás haciendo daño, Romina! – Exclamó Guillermo, quien estaba siendo jalado del brazo como una mascota por su amiga, mientras caminaban a lo largo del centro comercial esquivando a todas las personas, quienes caminaban placenteramente bajo el fulminante sol.

-Estoy segura de que Julián está aquí – respondió la chica al mismo tiempo que miraba para todos lados como en búsqueda del próximo sombrero que se compraría para el verano.

- ¿Cómo sabes eso y por qué te preocupa tanto lo que haga él? – respondió Guillermo, extrañado, mientras se liberaba de su amiga, quien giró rápidamente.

-El jueves mientras Julián y tu preparaban pizza, vi que llegaban mensajes al móvil justo a mi costado, el móvil de Julián – le contó Romina a Guillermo.

- ¿Y qué de extraño tenían los mensajes?

La chica miró alrededor, percatándose que nadie le escuchara, como si estuviese a punto de contar algún secreto del gobierno.

-Eran mensajes de una chica – susurró Romina, con los ojos bien abiertos.

- ¡Wow! – exclamó Guillermo, claramente impresionado – Nunca lo he visto hablar con otra chica que no seas tú o su madre.

-Eso mismo – coincidió Romina.

- ¿Y que decían los mensajes?

La chica hizo un gesto colocando la mano sobre su mejilla, como recordando.

- “Pues entonces te veo el sábado a las 12 en el patio de comida” textualmente decía eso, si mal no recuerdo.

Guillermo quedó mirándola fijamente, con los ojos achinados y pensativos, como si tratase de procesar algo, vio la hora en su móvil y luego devolvió la mirada a Romina.

- ¿Sucede algo? – Preguntó ella, extrañada.

El chico inhalo y exhalo - ¿Acaso tienes idea de que hora es?

-Son las 11:35 de la mañana – Afirmó la chica, después de echarle un ojo a su reloj de pulsera.

- No, Romina, son las 10:15 – Le respondió.

- ¡Imposible! este reloj es nuevo, me lo he comprado ayer y es imposible que ya se haya averiado – dijo convencida.

“No tienes remedio…” dijo Guillermo para sus adentros.

- Bueno, y ¿Cómo sabes que se reunirán aquí? – preguntó Guillermo.

- Ayer le escribí preguntándole qué haría hoy, y me respondió que solamente vendría a comprar unas cosas para el almuerzo, además este es el único centro comercial en la ciudad con patio de comidas.

-Es verdad.

Guillermo comenzó a explorar el centro comercial con su mirada, en busca de algún lugar donde pudieran pasar la mas de una hora que faltaba para que se apareciera Julián.

- ¿Que deberíamos hacer ahora? – preguntó el chico.

- Tenía la intención de buscar un lugar desde donde se pudiera ver el patio de comidas.

Guillermo ya tenía el lugar perfecto.

-Iremos allí – señaló al segundo piso, a la cafetería en la esquina contraria a la entrada principal del ambiente

- ¡Es perfecto! – Romina estuvo de acuerdo inmediatamente, soltando una bella sonrisa.

- “vaya suertudo” – se escuchó en forma de susurro.

Detrás de Guillermo pasaba un grupo de chicos que parecían universitarios, quienes susurraban varias cosas entre ello.

Llegaron a la cafetería y justo encontraron asiento junto a la ventana que ofrecía una vista completa del patio de comidas.

El local tenía por nombre Flavor Town, con una ambientación muy relajante y aroma a café.

-Bueno, pidamos algo – sugirió Guillermo.

-Veamos…

Se habían olvidado casi por completo de Julián y entre charla y bocadillo se les fue poco mas de una hora, si no hubiese sido por una notificación cualquiera que hizo que Guillermo sacase su móvil, no se hubiese percatado del reloj, que ya marcaba las 12:30.

“Demonios…”

No sabía cómo decírselo a Romina, ya que ella obviamente, no estaba ni enterada.

Guardó su movil y vio por la ventana hacia el patio de comidas, observando detenidamente cada persona en cada mesa, mientras pensaba “Es inútil, ya no está”

De pronto sintió que Romina le pateaba por debajo la mesa, tan fuerte que soltó un pequeño quejido; cuando la vio al rostro, notó que su amiga estaba totalmente roja como un tomate y los ojos super abiertos, ella miraba también por la ventana, pero tapándose parte del rostro, como si tratase de ocultarse de alguien.

- ¿Qué te sucede? – preguntó Guillermo.

Ella, haciéndole un lento gesto con el dedo, señala hacia la izquierda de Guillermo, es decir, en dirección a las demas mesas del café.

El rostro de Guillermo se tornó exactamente como el de Romina, cuando se percató de que solo a dos mesas de ellos, Julián estaba sentado, bebiéndose una malteada, solo.

12 Août 2018 06:35:12 0 Rapport Incorporer 0
À suivre… Nouveau chapitre Tous les dimanches.

A propos de l’auteur

Rodrigo Hidalgo Me gusta mucho escribir e intento compartir mis historias lo mas que se pueda. Escribo gran variedad, comencé con el misterio y suspenso en mi etapa escolar, pero con el tiempo fui inclinándome mas por la aventura con una ligera pizca de comedia y por que no, romance también.

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Histoires en lien