Llamado del destino Suivre l’histoire

alonso-evergarden1530118965 Alonso Evergarden

Después de estar durmiendo durante 500 años nuestro joven Mag deberá descubrir el nuevo mundo que lo rodea, un mundo el cual ya fue conquistado por una raza de bestias llamadas Krijes, así es como su aventura empieza.


Fantaisie Épique Déconseillé aux moins de 13 ans.

#aventura #accion
1
4.8k VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les 30 jours
temps de lecture
AA Partager

Capitulo 1: Amanece

"Despierta, despierta, tienes que levantarte y servir para mi" fue lo que escuche a lo lejos. Abrí los ojos, me encontraba recostado sobre algo y solo se veía un techo oscuro por la falta de luz, apenas se dejaban ver algunas lineas verdes en ciertas partes del techo, también podía ver una cuadrado resplandeciente muy cerca mio, estaba en mi pecho pero no pegado a mi, tenia alguna especie de símbolos que cambiaban constantemente, intente tocarlo pero me choque con algo, parecía cristal, fue en ese momento en el que me di cuenta que no sabia ni en que estaba recostado, vi a mi alrededor para después voltear hacia abajo, me di cuenta que sobre lo que estaba también era de una especie de cristal, note también que me movía en un liquido parecido al agua pero se sentía mas espeso. Comenzaba desesperarme por estar atrapado ahí así que empuje un poco y la tapa se abrió son mucho esfuerzo, salí de ahí, intente caminar pero las piernas me temblaban y mi cuerpo se sentía muy cansado, tuve que esperar un momento para recuperarme, cuando por fin me sentí mejor voltee a ver alrededor, era una habitación bastante grande, pero no tenia muchas cosas, solo estaba lo que parecía una cama de cristal y un cuadrado negro en la pared. Camine hacia el marco de una puerta que carecía de una, asome la cabeza y solo había un pasillo largo con mas habitaciones, luego recordé aquella voz que me llamaba, seguí por donde la había escuchado, camine por el pasillo hasta llegar a un gran salón, de frente había una puerta gigante que se mantenía cerrada, pero a un lado había una habitación de donde emanaba una luz verde, me asome por la puerta y ahí estaba la fuente de aquella voz, era una chica muy poco común, la primera razón por la cual di a esta conclusión fue porque estaba flotando, iba de un lado a otro tocando aquellos cuadrados negros que había visto, a diferencia de los que vi estos estaban proyectando una luz verde, la chica manipulaba a su gusto las cosas que la luz proyectaba, hacia figuras, símbolos, y cifras que no llegaba a comprender su significado. En cuanto a la chica, era esbelta, de una piel muy fina y de un color azul claro, tenia el pelo lacio y rojo, contrastaba mucho con su piel pero eso no hacia que se viera mal al contrario la hacia mas bella, hablando de eso su rostro era delicado y tenia un cutis muy bonito, se le notaban algunas pecas en la cara, con unos ojos grandes y azules como el zafiro, me quede largo rato observándola. Cuando ella me noto volteo a verme y dijo:

-Tardaste un poco mas de lo esperado, espero que te encuentres bien, vístete.- Me señalo unas ropas que se encontraban cerca de la puerta.- Y después ayúdame con algo.-

Me mire, al momento me sentí avergonzado, había estado solo con un pantalón que me llegaba a las rodillas, antes de hacer lo que me dijo le pregunte:

-Disculpa, ¿cual es tu nombre?.- Sentí mi voz quebrarse como si no hubiera hablado en mucho tiempo.

Ella se volteo a verme de nuevo, parecía sorprendida, pero me respondió.

-Angela... ese es mi nombre.-

-Yo soy Mag, Mag...- No sabia que seguía después de eso, sentí un dolor en la cabeza y deje de pensar en ello. -Solo me llamo así creo.-

Se veía aun mas sorprendida, pero después me volvió a decir que me vistiera a lo cual hice caso. Vi las ropas, las tome y salí al salón, me puse contra una pared para que ella no pudiera verme así me cambiare con mas comodidad. La ropa que me dio consistía en una camisa negra con lineas verdes en las costuras, unos pantalones negros con las mismas características, también había unas botas de cuero, todas me quedaban muy bien, era reconfortante tenerlas, ya no sentía tanto frió como antes. Volví a la sala donde estaba aquella mujer, la vi y ella volteo a verme, antes de que dijera algo le dije:

-Oye, ¿que es este lugar?, ¿porque estoy aquí?, no llego a entender porque estoy aquí, realmente no entiendo nada.- Cuando intentaba indagar en mi cabeza sentía un vació gigante, hacer eso me mareaba un poco asi que intentaba no hacerlo.

-Como empiezo esto..., la situación es esta, tu y yo hemos dormido durante quinientos años, yo servia a este templo, tu eras un soldado que protegía el antiguo reino, todo el mundo fue atacado por Krijeses, criaturas hórridas que atacan a quien se le cruce sin pensarlo. Estas cosas fueron lideradas por Mercur, un invasor de algún lograr desconocido, todo fue tan repentino que acabo con toda civilización que existía en aquel tiempo.- Ella se bajo al suelo y miro hacia un cuadrado.- Te traje aquí al templo porque me salvaste la vida, a costa de unas heridas terribles que te hicieron en la batalla, nos encerré aquí para protegernos pero ahora no podemos salir, no se que suceda exactamente afuera pero sera mejor mantenernos aquí, aun así no se cuanto tiempo pasaremos en este lugar hasta saber si es seguro .- Aquello ultimo lo dijo con un tono sombrío.

Me puse de espaldas contra la pared y me recargue, me deje caer hasta tocar el suelo y quedarme sentado, la voltea a ver y le dije:

-Ahh, mucha información de golpe, ¿no te parece?.-

-Bueno, mira el lado amable, recuerdas tu nombre, por tu longevidad deberías tener la inteligencia de un niño.-Dijo con una sonrisa media extraña

Por supuesto no me reconforto en lo absoluto pero lo tome como una forma en la que ella trataba de tranquilizarme. En resumen todo estaba lleno de bestias, el malo de todas las historias... ¿De todas las historias? ¿como se historias si perdí la memoria?. Suspire y me levante.

-Todo esto es tan confuso, no se hasta que punto pueda digerirlo todo pero hasta entonces, ¿puedo hacer algo para ayudar?.-Le dije mientras me acercaba hacia ella

-Supongo que primero deberías ver el lugar y después quizá te diga si necesito tu ayuda.-

Asentí y me disponía a irme de la habitación, no sin antes voltear y decirle:

-Gracias por salvarme.-

Ella solo sonrió, después de eso me fui.

Di un recorrido por todo el lugar, casi todo era igual, salas y salas vacías, algunas con las mismas cámaras como en la que desperté yo, pero sin nadie dentro. En el transcurso de aquello me fui dando cuenta de algo, parecía que no había mucha energía, lo notaba porque en algunas salas la luz era menor que en otras y en otras simplemente no había luz, así que se me vino a la mente que esa podría ser mi primer tarea. Con eso fui a una pequeña caja amarilla en un rincón del pasillo donde caminaba, mi plan inicial era abrir la puerta con delicadeza, pero no funciono así que solo rompí la tapa jalándola hacia atrás. Mientras veía la estructura y todos los aparatos que servían en aquel artefacto note que sabia exactamente que hacer y ya hasta sabia cual era el problema, no se que tipo de perdidas de memoria existen pero yo recordaba a la perfección aquel mecanismo, agradecí el hecho de que no necesitara un repuesto de algo porque no tenia ni la mínima idea de donde conseguirlo. La caja estaba compuesta a grandes rasgos de botones y luces de colores para ponerlo de forma simple, operaba con energía solar, pero había cosas que no estaban en su lugar, solo fue cuestión de quitar los estorbos y dejar fluir la energía.

Cuando termine la energía y la luz llegaron al instante. Me levante y me sentí muy satisfecho por mi trabajo, pero antes de salir de el pasillo Angela me corto el paso. Estaba asustada y nerviosa, pensé que algo había sucedido, pero justo antes de preguntarle dijo:

-¿Quien conecto la energía de nuevo?, ¿fuiste tu?, ¿¡Porque!?.- exclamo eufórica.- Esto tiene solución, déjame a mi.-

-¿Que he hecho Angela?.- pregunte preocupado

-No importa ya, rápido ve a la puerta principal y cierra la puerta con esta llave.- Me entrego una esfera verde bastante brillante.- Nos dará tiempo para escapar de aquí, ¡ve!, vamos ¡corre!.

No dije nada y solo salí disparado por el pasillo. Tenia la mente llena de preguntas, ¿que provoque con lo que hice?, rayos, solo quería ser de utilidad.

Llegue a lo que creo que es la puerta, era gigantesca, en las orillas desprendía una luz azulada que dejaba ver lo que había fuera, había un lago enorme y todo estaba rodeado de arboles, el cielo nocturno era hermoso y la luz de la luna iluminaba todo alrededor. Después de dejar de ver el paisaje , busque en donde debía poner la esfera, todo estaba desgastado y viejo así que no podía ver exactamente que era tal cosa. Después de mucho buscar no encontraba nada en forma circular, cada ves me desesperaba mas, y solo empuje la bola en una ranura hexagonal, pero la bola se transformo y se adapto a aquella forma. La ranura comenzó a brillar y supuse que debía presionar otra ves, pero antes de que lo hiciera escuche un grito de una mujer, en su grito pedía ayuda. Sabia que debía cerrar la puerta como me dijo Angela pero algo en mi me empujaba a ayudar, pero aleje mis pensamiento me concentre en la ranura... cinco segundos después ya había atravesado la puerta y seguía los gritos de aquella mujer, mientras rodeaba aquel inmenso lago divise una luz en el bosque, era ella, iba encima de una carreta tirada de dos caballos, se escuchaban disparos que provenían de la misma carreta, cuando intente acercarme algo salio del bosque y se abalanzo sobre los caballos haciendo que la carreta volcara. Corrí a toda velocidad para ayudar, y cuando llegue a la carreta había una chica, su cabello era castaño y tenia ropa sencilla, la cargue y me iba a dirigir hacia la parte trasera hasta que aquella cosa salio de la penumbra y la luz que llevaba la carreta me revelo su forma. Era parecido a un perro erguido en sus dos patas, tenia las piernas mas largas y robustas que los brazos los cuales eran cortos y algo delgados, a pesar de tener forma de perro carecía de pelo completamente, lo cual lo hacia parecer aun mas grotesco y aterrador, su mandíbula era tanto larga como gigantesca llegaba hasta su cuello mostrando unos dientes largos y finos perfectos para desgarrar carne con facilidad, tenia cuatro ojos, dos rojos y dos verdes, los cuales estaban intercalados unos de otros, todos miraban a lados distintos hasta que se fijo solo en mi, baje a la chica suavemente y no hice movimientos bruscos y cuando voltee la mirada ya estaba encima mio, tenia una fuerza increíble y unos dientes aun peores, gracias al tamaño de sus brazos logre sostenerle la mandíbula con mis manos antes de que pudiera morderme, solo nos quedaba forcejear hasta ver al ganador de aquel encuentro hasta que del silencio del bosque una explosión de una escopeta le dio directamente en el cráneo a aquella cosa. Me lo saque de encima y voltee a todos lados asustado, cuando me calme note a una chica muy herida con la escopeta en mano, cuando me vio se sorprendió y después dijo:

-Ayúdanos por favor-. Eso antes de que se desvaneciera y cayera al suelo.

Me levante para hablarle pero en eso un chillido salio de la criatura y después grito en una voz demoníaca:

-ESTÁN AQUÍ, VENGAN MIS HERMANOS, DEVORENLOS A TODOS-. Dicho eso se rió a carcajadas hasta que fue cesando poco a poco.

¿A quien le hablaba esa bestia?, me preocupo mucho así que intente cargar a las dos chicas lo mas pronto posible, pero antes de hacerlo logre escuchar pisadas muy fuertes en el bosque, se escuchaban como si fueran golpes hacia la tierra. Ahora sabia a que se refería, estaba llamando a mas de los suyos. Mis nervios subieron bastante en cuanto seguía escuchando las pisadas, sabia que no lograría llevarme a las dos sin que antes esas cosas nos alcanzaran, en aquel caso mire a la carreta por algo de utilidad y visualice una lanza de caballero en forma de hacha, en cuanto la tome sentí mucha familiaridad con el arma, el peso, los movimientos, hasta la posición de usarla, un bocado de nostalgia me golpeo. Mientras me distraía con el arma los pasos cesaron y el bosque quedo en un total silencio, moví a las chicas detrás mio y me prepare para lo peor. Estaba en medio de la oscuridad, solo la luz de la carreta me iluminaba pero por lo demás no podía ver nada, así que no podía saber de que lugar atacarían las criaturas me comenzó a dar algo de ansiedad y me temblaban las manos, pero me pare y respire hondo, cerré los ojos y solo me confié de mis oídos. No escuchaba nada hasta que... una rama se partió detrás mio, voltee rápido y una criatura salto desde los arbustos, antes de que llegara me agache y le clave la lanza en el pecho, lanzandolo de nuevo al bosque, después de el todos salieron de golpe, alcance a ver a cuatro que se quisieron abalanzar sobre mi, di un salto hacia atrás y le enceste un golpe a uno, otro llego por mi espalda y le di un golpe con la parte trasera de la lanza, aun de frente tenia otro queriendo darme un zarpazo pero lo bloquee con la lanza y después le degollé el cuello con la parte afilada de ella, me fije de nuevo al que había golpeado y justo cuando abrió el hocico le encaje la lanza, voltee a ver el ultimo que quedaba, para ser un monstruo parecía nervioso, en el dialecto deficiente que manejaba llegue a escuchar algo "mis hermanos.., debo avisarle a Dimarius" y después emprendió la huida, sabia que no era bueno que llamara a nadie así que calcule y le arroje la lanza sentándole un golpe en la cabeza.

Me quede viendo el panorama, estaba cansado a la vez que asustado, los cuerpos de las criaturas comenzaban a desangrarse. Me fije en las chicas, una ya estaba despierta y me miraba con asombro y miedo, era la de pelo castaño, la que cayo en la carreta, me acerque a ella y le dije:

-Las vengo a ayudar, las llevare a un lugar seguro, confía en mi por favor.- Le dije mostrandole la sonrisa mas sincera que puede haber en un momento como ese.

Ella solo asintió y le di la mano, puse su brazo sobre mi hombro y cargue a la otra chica, me gustaría decir que fue muy delicado pero gracias a que mi cuerpo no era muy robusto la cargue como si fuera un costal de papas. Caminamos despacio hacia donde salí, después de llegar al lago entendí que había hecho, el lugar se ilumino de un verde intenso, que se lograba ver desde lejos, pero la luz se extendía hacia arriba de una forma muy extraña, básicamente revele la posición de el refugio de Angela, me sentí sumamente estúpido ante ello así que camine mas rápido para poder enmendar mi error. Cuando llegue Angela me esperaba afuera, se notaba furiosa y preocupada.

-Te dije que cerraras la puerta no que trajeras mujeres.- Me reprocho.

-Están heridas, necesitan nuestra ayuda, por favor Angela-. Le suplique viéndola a los ojos.

-Necesitamos huir si nos quedamos nos encontraran-. Respondio

-Se como arreglar esto, ademas me deshice de algunos atras, por favor Angela-. Suplicándole de nuevo.

Duro un rato pensando hasta que por fin accedió dejándome pasar. La otra chica solo miraba asombrada todo, cuando entramos las deje en manos de Angela para arreglar lo que había hecho, corrí hacia la caja que había abierto y busque una pieza, era como una estrella de color morado, ese artefacto iluminaba y daba la localización, cuando por fin la encontré la arranque de golpe y salí corriendo de ahí, no le di explicación a Angela y me fui del templo, corrí a toda velocidad hacia un barranco que había visto antes, la luz del templo se había apagado pero aun podían saber donde estábamos, cuando llegue sostuve el artefacto con fuerza y lo lance lo mas lejos que pude, cayo muchos metros abajo, me quede parado viendo hacia donde iba, al perderle de vista me disponía irme, pero una luz en la lejanía me cubrió el cuerpo, era nítida, así con eso de frente fue cuando amaneció.



Nota del autor:

Esta es mi primer historia que subo, si les gusto me ayudaría mucho que comentaran los errores o puntos buenos que tiene, también que la compartan con sus conocidos, sin mas, muchas gracias por leer.  

27 Juin 2018 17:12:55 0 Rapport Incorporer 0
Lire le chapitre suivant Capitulo 2: Codicia

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 3 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!