jjeonkim 𝑲𝒉𝒂𝒐𝒔 👑

Taehyung siente un cierto gusto cada vez que lo pintan desnudo. Kookv, OS, Taehyung bottom, Jungkook top, sexo explícito contenido adulto.  Escrita: 26-11-2022 NO PERMITO COPIAS, ADAPTACIONES, DERIVADOS, PDFS DE NINGUNA DE MIS OBRAS. EVITE SER REPORTADO. OBRA REGISTRADA BAJO LA POLÍTICA PRIVADA DE SAFE CREATIVE.


#41 in Fanfiction #29 in Groupes/Chanteurs Interdit aux moins de 18 ans.

#fanfickookv # #jungkooktop #taehyungbottom #kim #jeon #jungkook #taehyungie #kooktae #kookv
619
14.4mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

ÚNICO

El joven que tiene delante se inclina respetuosamente, pero Taehyung sólo lo mira con aburrimiento. Se endereza, deja una carpeta sobre el escritorio y suspira, como si todos los problemas del mundo estuvieran sobre sus hombros. El subordinado, notando el humor hostil de su jefe, traga nervioso y evita mirarlo directamente.


Taehyung está en silencio, obviamente esperando que el sujeto hable, e incluso tarareando alegremente para sí mismo, viendo cómo su empleado trata de encontrar las palabras correctas. El olor del café, dando vueltas en la oficina, produce una ligera sensación de regusto amargo y se posa en su lengua con irritación, que se manifiesta claramente en el bello rostro de Taehyung.


—¿Valora su tiempo? —de repente, él pregunta en voz seca.


El subordinado, sin esperar esto, visiblemente se estremece. Esto hace que Taehyung frunza el ceño y comprima los labios para no decir nada superfluo. Estaba demasiado cansado este día, de la situación de su empresa, y de la mediocridad de parte de sus empleados, que tenían miedo de abrir la boca en su presencia. Taehyung se pregunta mentalmente qué hace este hombre en su oficina.


—Si, señor. —el hombre asiente— Lo siento. —agrega, luego da un paso tímido y pone un trozo de papel maltratado frente a Taehyung. La sensación de incomodidad entre ambos comenzaba a ser desagradable durante estos largos minutos. Taehyung resopló brevemente, tomando el papel en su mano.


—¿Qué es esto? —pregunta, aún considerando al empleado con indiferencia y sin mucho interés.


El tipo, tragando saliva, se lamió los labios resecos y sonrió, tratando de depositar confianza en sus palabras. Pero Taehyung sabe que nadie puede ayudarlo: quiere a alguien que cree una determinada imagen, más allá de los estándares que nadie podría alcanzar.


—La dirección del artista. —el subordinado murmuró rápidamente— Woonsik dijo que estabas buscando un dibujante, y me pidió que encontrara al mejor para ti. —por un segundo su voz suena en un tono alegre, y un poco de orgullo se vislumbra clara e inequívocamente.


Taehyung asiente ante sus palabras, sin molestarse en responder. El tipo, que obviamente esperaba por lo menos gratitud por el trabajo realizado, se congela por un momento y mira a Kim como si le debiera una gran suma. Taehyung, desdoblando el pedazo de papel con el nombre del artista mal escrito y su número de teléfono, se recuesta en el respaldo de la silla, estirando las piernas debajo de la mesa. Parece olvidar por completo que había alguien más en la oficina: estaba tan interesado en la hoja de papel que le habían entregado. El joven, dándose cuenta de que el jefe no le daría nada a cambio, abandonó apresuradamente la oficina y dejó solo al pensativo Kim.


Todos tenemos ciertas rarezas, fetiches. En este caso, Taehyung no era la excepción. A él le encantaba que lo dibujaran, experimentando un placer incomparable al apreciar el proceso, posando delante de los artistas, que dibujaban cada línea, cada curva y cada trazo, transfiriendo la belleza de su cuerpo al lienzo. Sí, a Taehyung le gustaba que lo dibujaran desnudo. Pero aún no podía encontrar a alguien que pudiera entender lo que él quería ver. Cuando Taehyung miraba los retratos pre-confeccionados, buscaba algo en ellos que necesariamente lo conectara con lo real, pero a menudo se decepcionaba. De sí mismo, del artista, de su visión en él. Taehyung estaba en constante búsqueda, y se desanimaba porque no podía encontrar a la persona adecuada, la que pudiera comprender lo que quería. Esto comenzó a interferir con su vida, porque todos los días, Taehyung se perdía en las imágenes trazadas, que eran insípidas y vacías.


Y ahora, miraba el papel arrugado sin mucho entusiasmo. Él había aprendido de sus experiencias pasadas, y no se apresuraba a regocijarse. Para algunos podría parecer extraño, pero Taehyung sentía una gran desesperación, que presionaba su interior, y era algo que no podía erradicar en un día, una semana o un mes. Ha vivido así durante varios años, merodeando en una jaula que él mismo construyó, sin saber cómo salir de ella. Parece que la salida estaba en un lugar lejano de su conciencia, y que sólo podía encontrarlo cuando fuera pintado, con precisión, elegancia y suavidad.


Suspiró, había sido un día agotador. Sus pensamientos, sin detenerse en algo concreto, saltan al azar y se dispersan: el hombre no tiene tiempo para comprender ninguno de ellos. Por un segundo, cierra sus ojos, sintiendo con los dedos la textura rugosa del trozo de papel, lamiéndose los labios y sumergiéndose en sus propias fantasías. Normalmente fantasea sobre cómo debería ser su retrato ideal. Por supuesto, nadie sabía acerca de su pequeño sueño. Era sólo para él, y guardaba sus fantasías para él mismo, sintiendo cómo latían agudamente y brillaban ante sus ojos.


La cabeza le había comenzado a doler, era extraño que incluso esos pensamientos no ayudaran. Anteriormente, la angustia se embotaba cuando se permitía sumergirse en la fantasía, pero ahora nada ocurría. Taehyung sintió un escalofrío en los dedos intentando arrojar el anclaje que lo ayudara a permanecer en la realidad.


¿Tal vez nunca encontraría lo que había estado buscando por tanto tiempo? Taehyung de verdad intentaba no pensar mucho en ello. Él no quería que esto se convirtiera en una paranoia. Tenía que dominarse a sí mismo y a sus miedos, yendo a trabajar todos los días y llevando una vida ordinaria. Pero ya no podía estar feliz ni satisfecho, dando la impresión de un jefe insociable, frío e insensible. Nadie trataba de mirar en su alma y plasmar hasta el más mínimo detalle de esta.


El motor del automóvil zumbó con suavidad. Taehyung, deteniéndose en el semáforo rojo, mira una vez más el trozo de papel y lo arroja casualmente. Probablemente, debería intentarlo. En cualquier caso, si se fijaba un objetivo, entonces tenía que llegar hasta el final y no rendirse.


Entonces, marcó rápidamente el número, sintiendo cómo su corazón latía fuertemente. La chica al otro lado de la línea le indica la dirección de manera amistosa y dice que el señor Jeon estará listo para recibirlo mañana a las nueve de la noche. Taehyung no especifica nada, rápidamente da las gracias y termina la llamada, mordiéndose nerviosamente los labios y golpeando con los pulgares el volante. Ni siquiera le dio importancia al hecho de que la reunión haya sido programada a una hora tan tardía; todo lo que Taehyung pensaba era que nuevamente se involucraba en esto, sin siquiera conocer al hombre con quien se encontraría, y considerando que quizá podría ser la persona equivocada. Pero por alguna razón, no quiso cancelar la reunión. Nerviosamente estiró los dedos, y luego aceleró cuando se encendió la luz verde.



* * *



El tiempo corría despacio. Taehyung se mordía el labio de manera ansiosa, mirando el reloj en su muñeca y exhalando irritado, dándose cuenta de que ni siquiera habían pasado cinco minutos. Era difícil lidiar consigo mismo y con sus propios pensamientos, que literalmente hervían en su cabeza. Taehyung parecía estar atrapado en este estado incierto y no sabía a dónde ir para pasar unas horas antes de conocer al artista. Su cuerpo estaba tenso internamente, y los músculos comenzaban a doler. Se relamió los labios, cerró los ojos un breve momento y se levantó del escritorio, decidiendo que necesitaba café.



* * *



La noche llegó tan repentina e inesperadamente que Taehyung olvida por un segundo qué día es. Sus dedos tiemblan suavemente y su boca se reseca debido a la creciente excitación. El hombre cierra la puerta de su oficina, desciende en el ascensor hasta el estacionamiento subterráneo y habitualmente se despide del guardia, asintiendo con la cabeza ligeramente. Todas sus acciones se realizan de forma automática, sin pensar en nada en particular. Sólo hasta llegar al auto, cuando las luces interiores desprenden una luz tenue, Taehyung entiende que ha llegado el momento. No tiene idea de si el artista comenzará a pintarlo desde hoy o si simplemente discutirían los detalles. Pero aún así se sentía ansioso.


Él necesitaba unos segundos para recopilar sus pensamientos. Arranca el motor y conduce a la carretera, escuchando la radio, mezclando su sonido con el de las calles. Se calma, y aplaca por completo su mente, que había sido un desastre desde el día anterior.


El edificio al que se acerca parece sombrío y antipático. Taehyung frunce el ceño, revisa la dirección nuevamente y se da cuenta de que este es el lugar, que en efecto, estaba buscando. La confusión desaparece tan pronto como había llegado, y la fuerte confianza lo obliga a apagar el motor y bajar del automóvil; tiembla por el ligero viento frío que sopla justo en su rostro y ligeramente rompe su estilo.


Antes de acudir al lugar, Taehyung había investigado pocas cosas sobre el artista llamado Jeon Jungkook. Encontró pocas pinturas e ilustraciones, pero estas imágenes, supuestamente, volaron el mundo del arte moderno. Taehyung, fascinado por las obras en Internet, reconoció mentalmente que Jungkook tenía talento, y también algo más. Como si pudiera saber que con este artista todo podría ser diferente. En sus bocetos había algo, algo que le hacía cosquillas desde el interior y no encontraba palabras adecuadas para expresar este sentimiento. Fue increíble y complicado. Taehyung notó otra cosa importante: las fotos de Jeon Jungkook no aparecían en ningún artículo, como si se estuviera ocultando de los ojos del público y prohibiera que se diera a conocer su apariencia.


—¿Está perdido? —Taehyung oye detrás de él una voz grave y salta por la sorpresa, con un ligero miedo picando en la garganta y las sienes doliendo.


—¿Qué? —se aclara la garganta y traga, mirando asustado al hombre bajo— ¿Qué te pasa? Dios, ¿estás loco? —Taehyung lo mira con indignación y nota una media sonrisa en los labios de esta persona— ¿Te parece gracioso? —él se detiene y tiene miedo de moverse. Ni siquiera pensó en el hecho de que este extraño podría ser un asesino, un maníaco o un secuestrador y ...


—¿Siempre hace tantas preguntas? —el hombre sonríe y lo mira con alegría sin disimulo.


Taehyung comienza a sonrojarse, todos los pensamientos sobre el maníaco asesino secuestrador vuelan al instante, y él aprieta sus labios en un línea delgada, exhalando bruscamente y sintiendo una irritación nerviosa en su interior. La fatiga y la incertidumbre del día anterior se hacen sentir, y él mira a este extraño con un descontento no disimulado.


—A gente extraña, de la cual desconozco sus intenciones, si, siempre. —él bufó y cruzó los brazos sobre su pecho.


El joven frente a él se ve atractivo y no está nada mal. Taehyung admite que hay algo en este hombre que atrae la mirada invariablemente: ojos radiantes, arrugas mímicas alrededor de los ojos y un pronunciado pecho, oculto entre hombros anchos. Su pequeña estatura, por supuesto, también era algo notable, y Taehyung, que siempre se sentía superior con sus socios extranjeros o subordinados, ahora reconoce que el aura de este extraño lo reprime. Traga involuntariamente, mirando con incertidumbre al pelinegro que lo examina con interés.


—¿Viene a buscar a Jeon Jungkook, cierto?


—Si. —responde con intriga— ¿Cómo lo sabes?


—Oh, muy simple, ¿qué persona normal vendría a esta área de la ciudad a esta hora de la noche, eh? —el extraño se mueve alegremente— Vamos, lo llevaré hasta allí. —rápidamente avanza a grandes zancadas, y se dirige a la entrada del edificio, obligando a Taehyung a dudar sobre la situación.



* * *



—¿Quizá tiene hambre? —el hombre pregunta con simpatía, quitándose el abrigo y arrojándolo casualmente a un sofá. Taehyung estaba asombrado con esto, el departamento era algo reducido, pero pretende que todo está en orden.


—¿Intentas envenenarme? —pregunta Taehyung y le da una mirada sombría.


—Usted es muy gracioso. —ríe— Mi nombre es Jeon Jungkook, y hoy lo dibujaré. Por lo tanto, no quiero que nada nos detenga, ni siquiera un estómago vacío, señor Kim. —Jungkook sonríe, y luego desaparece mientras entra en un pasillo oscuro.


—Oh, disculpa. —Taehyung está sorprendido, y un poco decepcionado. Teniendo en cuenta lo mucho que esperaba esta reunión y con qué entusiasmo dibujó la imagen del artista en su imaginación; pero ahora tenía miedo de que todo saliera como siempre. Pasar el tiempo en vano.


Jungkook era elogiado por muchos en Internet, pero en persona no creaba la impresión de siquiera poder dibujar en lo absoluto. ¿Y qué era esta habitación a donde lo trajo? Taehyung suspiró con exasperación y se dió la vuelta para huir vergonzosamente, pero de repente su mirada se aferró a algo interesante que se destacaba claramente contra el fondo del abatimiento general de la habitación.


En la pared cuelga una imagen: no demasiado grande, no tenía ningún tipo de marco y, en general, no atraía particularmente la atención. ¿Por qué Taehyung la vio? Él no supo cómo explicar lo que sintió cuando su mirada cayó sobre el lienzo. Parecía una mañana usual, niebla gris, e incluso podías percibir el olor a lluvia, con el sol oculto, sin poder romper el velo de oscuridad. Taehyung claramente siente estas emociones. Kim frunce el ceño, mirando la imagen superficialmente, sabiendo que necesita ver algo más escondido en lo profundo, escondido de una simple mirada indiscreta, como si no quisiera ser encontrado. Una mañana, niebla gris, y una sombrilla amarilla yaciendo en el suelo mojado. ¿Cómo es que Taehyung no lo notó a simple vista? En esta composición, se destacaba claramente en el contexto de una falta de atractivo general. Parece incluso como si sintiera la humedad del clima en ese cuadro.


—Es una alegoría. —dice Jungkook sonriendo, y sólo ahora, Taehyung se da cuenta de que los dedos de Jungkook están manchados de pintura. Es increíblemente hermoso, pero tiene que mirar hacia otro lado.


—¿Por qué una sombrilla amarilla?


—Porque el amor es amarillo para mí. Amarillo, el color del calor y la tranquilidad. —explica el hombre— El gris y la niebla son el fenómeno con el que amenudo tenemos que luchar contra el amor. No creen en él, y lo desprecian, pero yo soy un romántico que piensa que el amor es lo mejor que podemos experimentar como personas.


—Podría haber sido más lógico hacer una sombrilla roja ...


—El rojo significa pasión, todos lo saben. Pero el fundamento del amor no puede ser la pasión, eso sería mortal para amar. —la voz de Jungkook era tranquila y calmada, haciendo que los recientes pensamiento de Kim se alejaran. Taehyung admite que no iría a ningún lado hasta que Jungkook no dibuje al menos un boceto— Así que simplemente dibujé una sombrilla amarilla. —concluye con una sonrisa ferviente— Entonces, ¿quiere un poco de té? Podremos discutir todos los detalles sobre lo que desea, y por supuesto, el pago.


Kim asiente, y la idea tímida de que finalmente encontró a ese artista, a quien había estado buscando durante tanto tiempo, se desliza en su mente y lo hace sonreír. Taehyung tiene un ligero miedo de pensar en esto, pero la confianza llega por sí misma.


Taehyung lo sigue por un pasillo hasta que entran a una anticuada puerta de madera, y parece adentrarse en un pequeño cuarto brillante. Es acogedor y cómodo. Mira a su alrededor con evidente interés, probablemente pareciendo un poco estúpido. Pero no se preocupa por este hecho ahora, porque en ese momento se desliza por su mente el pensamiento de que esta sala parece viva. No es artificial, sino real. En una mesita baja hay una bandeja con té y un plato hondo con galletas. Taehyung está hambriento, y los bocadillos lucen deliciosos.


—Pensé que quizá quería comer algo antes de comenzar. —Jungkook sonríe de manera amable, y se sienta en un sofá acogedor, ligeramente viejo. Todo el mobiliario de la habitación parece llevar a Taehyung a un mundo completamente diferente: un mundo de arte tan remoto, pero al mismo tiempo atrayente para él— No suelo retratar personas. —dice el hombre, tomando un sorbo de su taza, y mirando a Taehyung con curiosidad, como si reprimiera el deseo de comenzar a hacer preguntas— Pero luego usted llamó, fue bastante inesperado, pero decidí arriesgarme y estar de acuerdo.


Taehyung resopla brevemente y se sienta frente a Jungkook, cogiendo una taza de té. Él entiende que poner toda su confianza en Jungkook era una idea completamente estúpida, por lo tanto, retrasaba el asunto tan diligentemente como fuera posible. Por supuesto, Taehyung había gastado suficiente dinero en su sueño, y estaba totalmente listo a seguir gastando cuanto fuera necesario. Porque haría lo posible para lograr el resultado deseado, para finalmente encontrar la paz y sentir una agradable sensación dentro de sí mismo.


—Entonces, ¿soy tu primera vez? —él pregunta con una media sonrisa, sonrojándose un poco, ya que su pregunta había entrado más a un intento de coqueteo— Disculpa, quiero decir que ...bueno ...


—Si, señor Kim. —Jungkook lo rescata con una risa ligera y contagiosa— Aunque dudo que alguien más esté tan obsesionado con cumplir alguna idea como para tener que llamarme, y después, estar de acuerdo en encontrarse conmigo a las nueve de la noche en un departamento a las afueras de la ciudad. —la sonrisa del hombre no oculta su diversión. En general, la situación parecía acogedora y tranquila, y Taehyung estaba contento de que no se sintiera incómodo junto al tipo.


—¿A qué te refieres con "obsesionado con cumplir alguna idea"? —mordiéndose el labio, Taehyung preguntó frunciendo el ceño ligeramente. ¿Jungkook había entendido lo que quería? Sin embargo, no sería sorprendente.


—No he hecho tantas ilustraciones, no hay fotos mías en las redes sociales, pero, sin embargo, está aquí y espera algo. Por lo tanto, he llegado a la conclusión de que siempre está buscando ese algo, pero aún no lo puede encontrar, y por eso ha venido hasta aquí. Debe de estar desesperado. —dijo Jungkook en voz baja, mirando cuidadosamente la reacción de Taehyung.


Él se endereza, apretando con fuerza la taza de té caliente entre sus dedos. Con sus palabras tocó una vieja herida, sin siquiera saberlo.


—Tú tienes una secretaria, como yo lo entiendo. —Taehyung forzó una sonrisa para ocultar la leve preocupación. No le gustaba el hecho de que Jungkook fácilmente dedujo lo que ocultaba todo este tiempo.


—Es mi hermana. —dice Jungkook con calma, y con una mirada de sorpresa, haciendo que Taehyung se ría— Sucedió que me arrebató el teléfono cuando usted llamó, eso fue sólo un juego de su parte. Pensé que sería tonto rechazar una oportunidad así, por eso no volví a llamar ni cancelé nuestra reunión. —Jungkook sorbió un poco de té de su taza y mordió una galleta azuacarada con placidez , masticando cuidadosamente.


Taehyung se sorprende pensando que es extremadamente bueno para él estar en compañía de este hombre. Su espontaneidad, facilidad y simplicidad en la comunicación: todo esto lo convencía rotundamente. Recuerda lo arrogantes y pomposos que fueron los otros artistas a los que se dirigió, y trazó una línea clara entre ellos y Jungkook.


—En primer lugar, tenemos que discutir las condiciones. —después de un par de minutos de silencio pronuncia Taehyung— Necesito que firmes un contrato de no divulgación. —Taehyung busca en el bolsillo interior de su chaqueta y saca una hoja doblada de manera recta.


—¿No divulgación? —Jungkook frunció el ceño, y después de ver el papel se acaricia la barbilla con los dedos— ¿Es el jefe de alguna mafia?


—No, es porque quiero que me dibujes desnudo. —dijo firmemente, con seriedad y calma, siguiendo cuidadosamente todas las expresiones que se deslizaban en la hermosa cara de Jungkook mientras leía el documento. En algunos momentos fruncía el ceño, y después de leerlo hasta el final, simplemente firmó silenciosamente el papel y se lo devolvió— ¿Es todo? ¿No dirás nada más? —Taehyung preguntó sorprendido.


—Creo que pintarlo desnudo no estaría mal. —y maldita sea, Taehyung escuchó un franco coqueteo en su voz. Pero él pretende que no se da cuenta de esto, sólo asiente y toma su té.


No hablan de nada. Y aunque el tiempo se acerca a las diez, Taehyung no siente que quiera ir a dormir. Él sólo piensa a cerca de cuándo van a empezar y cómo se llevará a cabo el proceso, y estos pensamientos son increíblemente inspiradores, tanto que traen un entusiasmo sincero, que sostiene con cada segundo que transcurría.


Por último, Jungkook se levanta del sillón, se arremanga la camisa y dice:


—Desnúdese, por favor, prepararé todo lo necesario.


En Taehyung, un hormigueo franco recorre su columna vertebral, captando la mirada de Jungkook. Nerviosamente tragando, cierra los ojos por un momento, para después gradualmente comenzar a deshacerse de su ropa.


—Disculpa, normalmente suelo tomar una ducha antes de comenzar, ¿podría usar tu baño? —pregunta inseguro.


—Por supuesto. —Jeon asiente, y después de una breve carcajada, se da cuenta de que Taehyung se quitó casi toda la ropa, excepto por su camisa y la ropa interior. Se veía bastante erótico— Hay una puerta más en el pasillo, te llevará al baño. —Jungkook sonríe, y luego se da vuelta para terminar con todos los preparativos.


Taehyung no esperaba en lo absoluto que todo se desarrollara tan rápido. Pero allí se encontraba, bajo las corrientes de agua, intentando no pensar en nada. Se siente relajado; su piel se enrojece levemente por el vapor, se ve fresco y alegre, y a esta condición se suma su peculiar juventud. Él es muy consciente de sus propias fortalezas, su sexualidad descuidada. Quiere que Jungkook vea su belleza y luego la transfiera al lienzo. Después de todo, Taehyung estaba ahí para eso.


La ducha no toma más de diez minutos. Había muchos sentimientos y pensamientos contradictorios que se mezclaban. Pero unos momentos más tarde, él se encontraba de nuevo en la habitación, envuelto en una bata blanca y sus dudas se evaporan. Jungkook, dándose cuenta de su presencia, no contiene una risa fuerte y amable. Taehyung ve que todo lo necesario para el trabajo está listo, y parece que sus labios se resecan. La emoción otra vez lo supera, la presión aumenta y un ligero mareo lo obliga a cerrar sus ojos por un momento.


—¿Está bien? —Jungkook pregunta con simpatía y Taehyung asiente, se dirige a un sofá que parece más nuevo y cómodo, tomando su lugar.


—¿Podrías dejar de ser tan formal? —Taehyung sonríe y mira los ojos del artista.


Para desnudarse frente a alguien desconocido, se necesita de coraje y una confianza extraordinaria en sí mismo, y todo esto, Taehyung lo tenía ganado, ya que a lo largo de los años había aprendido mucho. Sus miedos están en el pasado, ahora sólo está él, quitándose la bata valientemente y tirándola al suelo.


Jungkook le sonríe, como si leyera sus pensamientos, y lo observa por un rato, estudiando el cuerpo de la otra persona. Taehyung se revela ante él, franca y sinceramente, sentándose cómodamente en el sofá, suspirando y lamiendo sus labios. Él sabe que es hermoso, y Jungkook lo aprueba con su mirada de admiración.


Taehyung está indudablemente satisfecho, se permite relajarse completamente bajo la mirada consumidora del artista. Sus pezones se endurecen debido a la ligera brisa, y el tono lechoso de la piel irradia suavidad; todo esto realmente crea algo perfecto, secretamente atractivo, en este caso destinado a sólo un par de ojos.


Jungkook traga, hace una pausa por un segundo, y luego comienza a dibujar. Taehyung parece sentir cómo el artista traza los contornos de su cuerpo, tal como lo ve, deseando lograr el efecto de su persona misma. Por supuesto, Kim no puede saber con certeza lo que hace Jungkook exactamente, pero la captura del movimiento poco frecuente del hombre, hacía que su imaginación lanzara imágenes vívidas.


Tenía que exhalar y calmarse para no permitir que las fantasías se desarrollaran. Pero a cada segundo que Taehyung posaba desnudo frente a esta persona, no pudo hacer frente a la corriente de pensamientos que atacaron su consciencia. Ve la mirada concentrada del hombre, sus fuertes brazos y sus mangas enrolladas dejaban al descubierto unas venas ligeramente abultadas, un hueso prominente en la muñeca y dedos nudosos sosteniendo un lápiz; todo esto le parecía estúpidamente sensual.


Taehyung no quiere pensar en esto, pero parece que por primera vez siente una atracción por su artista. Sí, admite que esto nunca le había sucedido antes, pero ahora era diferente. Siente que Jungkook es inequívocamente el artista que siempre estuvo buscando, de lo contrario, su cuerpo no se sentiría tan relajado bajo la mirada de otra persona. Su miembro, al haber estado en un estado tranquilo, se contrae débilmente. Y Taehyung espera para que Jungkook no lo notara.


Exhala sin aliento, se lame los labios otra vez y cierra los ojos, extendiendo las rodillas ligeramente a los lados. Lanza una mirada rápida a Jungkook, y luego abre las piernas, dándose cuenta de que está cometiendo una provocación total. Los planes de Taehyung no eran para nada como esto, ni siquiera había pensado en seducir a alguien esta noche. Pero su cuerpo actuaba de manera involuntaria. Podría parecer una excusa estúpida, pero Taehyung no podía arreglárselas bajo la cautivadora mirada de Jungkook.


Un gemido silencioso y melodioso se rompe en sus labios de forma inesperada. Taehyung se sonroja de vergüenza, ya que Jungkook podría pensar que es una clase de pervertido, ¿qué se podría esperar de alguien que ama ser dibujado desnudo?


Pero el hombre se congela y lo mira fijamente, tragando. Se cubre el miembro semi excitado con la mano, se muerde el labio y cierra los ojos, comenzando a acariciarse.


Otra fortaleza de Taehyung eran sus dedos, delgados, aristocráticos, increíblemente largos y hermosos. Y ahora, se movían lentamente a travéz de la carne endurecida, extendiendo sobre la piel unas gotas de lubricante natural.


La sensación en sí, se vuelve mil veces mejor cuando siente unos dedos ajenos cubriendo los suyos. Todo era tan trivial, pero a Taehyung no le importa, francamente, aprovecharía la oportunidad y permitiría que Jungkook lo acariciara, quitando su mano y llevándola hasta sus pezones. Gimió bajo, apretando el pequeño abultamiento entre sus dedos, y dejó que sus caderas se movieran a la par de los movimientos de las manos del hombre, dándose cuenta de que estaba completamente disuelto en su dicha. Y no se arrepiente de que ahora ya no estuviera dibujándolo, porque eso podría esperar, ya que por primera vez, pensó que había algo más importante que su propia imagen en el lienzo.


—¿Este era tu plan? —Jungkook sonríe, escuchando la respiración de Taehyung. Le gustaría tocar sus labios, pero el hombre sólo continuaba masturbándolo suavemente, disfrutando de sus tranquilos gemidos, ligeramente histéricos.


—En realidad no, —Taehyung abre los ojos, viendo vagamente la cara de Jungkook que se cierne sobre él— sólo vine a que me dibujaras y ...oh, si, así ... —no es capaz de terminar su frase y se arquea de forma erótica, empujando los talones sobre la superficie del sofá.


Jungkook roza sus pezones, y notando que este era un lugar demasiado sensible, comenzó a chuparlos levemente y a morderlos con mucha suavidad. Realmente quiere dejar una marca sobre este lienzo blanco como la nieve, pero se reprende a sus excesivos impulsos. Él toma el rosado pezón entre sus labios y tira un poco de él, sonriendo ante el gemido que rebota en las paredes de la habitación. Sus dedos continúan moviéndose sobre el miembro excitado, subvirtiendo jadeos silenciosos provenientes de los labios hinchados de Taehyung.


Se mueve hacia adelante, tentadoramente levantando sus caderas, y abre más sus piernas mientras Jungkook continúa masturbándolo. Este no era ningún tipo de acto grotesco, era una sensualidad abrasadora, que incrementaba en ellos gradualmente, llevando los espasmos a través de todo el cuerpo y haciendo temblar las yemas de sus dedos. Taehyung involuntariamente recuerda la alegoría de la sombrilla amarilla y entiende completamente lo que Jungkook quería expresar. Ambos desaparecían entre la neblina porque no quieren apresurarse, la prisa sería inútil; sólo embotaría los sentidos y no permitiría disfrutar verdaderamente del momento.


Taehyung alcanza a Jungkook y roba de sus labios un beso insolente. Él responde mordiendo su labio inferior y chupándolo con gentileza, Taehyung gime ruidosamente, pareciendo que pierde la fuerza y capacidad de hablar clara y distintamente. Sin embargo, Jungkook lo comprende, y luego de unos segundos, el hombre se desviste por completo y aparece desnudo frente a él. Taehyung se sienta en el borde del sofá, presionando su nariz contra el abdomen marcado de Jungkook. Acaricia su miembro con los labios, atrapando la incomparable emoción de la mano de otra persona acariciando su cabello, y lo mira, ocultando una sonrisa en sus ojos. Deposita un pequeño beso sobre la cabeza excitada, escuchando un gruñido laríngeo desde arriba.


Jungkook obliga a Taehyung a ponerse de pie. Él le da la espalda y se presiona con fuerza contra el cuerpo de la otra persona. Jungkook gime en silencio, y Taehyung entrelaza sus dedos, frotando su trasero suavemente contra el miembro del hombre, sabiendo muy bien qué tipo de efecto crea. En esos momentos, no había sensación más agradable que sentir un cuerpo fuerte detrás de él, compartiendo las pequeñas gotas de sudor que comenzaban a transpirar ambos. Jeon besó los hombros de Taehyung, causando un escalofrío, descubriendo hábilmente otro lugar erógeno.


—¿Qué estamos haciendo? —se convierte en una pregunta desinteresada, cuando los dos dedos de Jungkook, previamente lubricados con saliva, rápidamente entran en el orificio de Taehyung, estirándolo. Jungkook lo recuesta sobre su espalda para no dejar de disfrutar la vista, y el mismo Kim separa las piernas delante del hombre, apretando su cavidad cada vez que rozaba su próstata— Eres tan bueno, dios mío ...—gimió suavemente, aferrándose con las uñas al sofá.


Jungkook sonríe, besa una de las rodillas de Taehyung y lo lubrica aún más. Las emociones y sentimientos en este punto eran demasiados, desde el más ligero hasta el más delirante, y a Jeon se le mostraba difícil controlarse, a fin de no lastimar accidentalmente a Taehyung. Todo era como una niebla; ambos perdieron el sentido del tiempo, que, sin embargo, ahora no importaba. Finalmente puede exhalar un suspiro de alivio cuando su miembro entra en Taehyung y se detiene a mitad de camino.


Taehyung respira intermitentemente y con frecuencia, se estremece con un poco de dolor, pero no le quita la mirada a Jungkook, tratando de aferrarse a cada característica de la cara del hombre. El artista era muy guapo, y Taehyung, al pensar en ello, gime amortiguadamente, cierra los ojos y se humedece los labios cuando Jungkook comienza a moverse con suavidad. Al principio fue sencillo silenciar sus quejas, pero gradualmente, con cada movimiento, Kim no puede controlar sus propios gemidos. Jungkook vuelve a golpear la próstata con cada empujón, y una presión placentera se forma en el abdomen de Taehyung.


Jungkook arroja una pierna sobre su hombro, mordiéndose los labios cada vez que Kim se contrae alrededor de su pene. Comienza a moverse más rápido y se inclina sobre él, mirando a sus ojos, los cuales eran de un marrón precioso, sus pupilas estaban dilatadas y las emociones en ellas eran indescriptibles. Jungkook duda por un momento que sea posible representar sus ojos en el lienzo sin que perdieran la esencia que los hacía mágicos y especiales. Ahora estaban emocionados, pero Jungkook quería saber cómo seguirían ardiendo, llenos de sensualidad, o ternura.


Ambos terminan a la vez, estallando en un gemido ensordecedor, con sus corazones latiendo salvajemente, y ante sus ojos la habitación se iluminó por destellos del increíble placer experimentado. Jungkook finaliza con un empujón más, estremeciéndose con el grito ahogado de Kim, que se arqueaba sobre el sofá.


Era algo que quizá todos los artistas buscaban, y no refiriéndose al sexo, sino a una inspiración, y Jungkook trataba ansiosamente de retener todo el momento en su memoria, porque jamás había sentido algo similar.


—¿Estás bien? —el hombre pregunta unos minutos más tarde, cuando ambos pudieron poner su respiración en orden. Jungkook yace a su lado, besando el hombro desnudo de Taehyung, y escucha su respiración tranquila y pacífica.


—De ninguna manera. —Kim niega con la cabeza, obligando a Jungkook a

fruncir el ceño. Él ríe, notando la confusión en la cara de Jeon— Descuida, el sexo fue excelente. Estoy hablando del retrato.


—¿Crees que sólo te distraje? —Jungkook se toma un serio interés, sentándose y mirando a Taehyung— Puedo terminarlo ahora, tendrás tu cuadro, todos estaremos felices. —el hombre se encoge de hombros y busca sus jeans que casualmente yacen en el suelo.


—No entiendo tu tono. —Taehyung trata de esconderse bajo la mirada del hombre y sonríe.


—Mi tono, señor Kim, claramente indica descontento. —Jungkook suspira y mira hacia otro lado, como si tratara de ordenar sus pensamientos. Taehyung espera pacientemente y se acerca a él— Escucha, entiendo que comenzamos con esto de manera absurda, tuvimos sexo de inmediato y eso no está en mis estándares, pero siempre puedo hacer excepciones. —Jeon se ríe nerviosamente— Y como este es el caso, quiero invitarte a una cita. Un paseo, a tomar un café, al cine, podemos ir a alguna exposición. Pero me niego a que esto se quede así, soy un romántico, ¿lo recuerdas? Y quiero que salgas conmigo, porque se me ocurrió desde el momento que vi lo hermoso que eras. —Jungkook sonríe con diversión, y al ver a Taehyung serio, se limita a complacerlo— No te preocupes por la imagen. Ya sé con certeza cómo dibujarte.


Taehyung intenta esconder una sonrisa. Un cosquilleo que ilumina sus ojos aparece en él. Tal vez esto era lo que de verdad buscaba. Felicidad, o alegría, Taehyung no sabe, pero sólo puede decir con claridad:


—De acuerdo, me parece bien.


Tal vez Taehyung cometió un estúpido error, al acordar una cita con un hombre que inicialmente fue confundido con un maniaco secuestrador asesino. Pero Taehyung no puede deshacerse de la incipiente sensación de un placer cristalino que se formaba al estar con él. Esa cita no sería el comienzo de una relación; pero ahora sólo él estaba en primer plano, reflejándose en los ojos de Jungkook con una sonrisa, dándose cuenta de que sólo él podría llegar a ser capaz de plasmar su imagen tal y como siempre lo había querido, todo gracias a la más hermosa alegoría de una sombrilla amarilla.

















N/A:Me dije a mi misma que no subiría nada más hasta que Insk estuviese menos loco pero eso no pasará.


Si se preguntan por Un omega Autista, pues insk en una locura de las suyas me la desapareció, vamos que ni en borradores la dejó


Por otro lado, Oscuros deseos se quedará en borradores por no me tiene contenta.


Estaré subiendo obras cortas mías y alguna que otra larga que debo buscar por ahí.



26 Novembre 2022 19:01:21 8 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
186
La fin

A propos de l’auteur

𝑲𝒉𝒂𝒐𝒔 👑 Bienvenidos al manicomio de la perdición, estuve fuera de mi mundo pero ya estoy devuelta. Así que esperen lo mejor.

Commentez quelque chose

Publier!
mixiny ᪗꒰ ◞  ◟꒱ mixiny ᪗꒰ ◞ ◟꒱
¡me encantó! <3
December 16, 2022, 08:16
MONTAE GR MONTAE GR
Todas tus historias cortas son hermosas pero me dejas con las ganas de más, de igualmanera las disfruto mucho, gracias 😍❤️
December 13, 2022, 19:07
AP Annie P.R.
Me quedo queriendo más, quiero que las historias cortas sean medianas 🙃🛐🛐🛐. Fenomenal como siempre.
December 01, 2022, 18:57

PR Perla Rubí
Me encanta como narras, suena hermoso todo ♡
November 30, 2022, 09:34

𝖘𝖆𝖒 𝖜𝖔𝖔𝖋𝖊𝖗 𝖘𝖆𝖒 𝖜𝖔𝖔𝖋𝖊𝖗
Amo todo. Cada una de tus letras son hermosas. Orgulloso estoy de ti
November 28, 2022, 18:24

~