shxdowyg iCYPHR 3

Hace una semana YoonGi se había encerrado en su valioso estudio para componer una canción, pero la preocupación por la salud del mayor llevó a su novio a tomar medidas desesperadas para sacarlo de allí, ¿será que lo logrará? 🚫 NO SE PERMITEN ADAPTACIONES ✨FANFIC COMPLETAMENTE DE MI AUTORIA‼️ © iCYPHR3


Fanfiction Érotique Interdit aux moins de 18 ans.

#romance #yoongi #jimin #yoga #jiminbottom #yoongitop #yaoifanfic #
Histoire courte
68
1.9mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Única parte

Pasar tardes y noches en vela donde el descanso no es una opción, pero si el trabajo arduo que implica plasmar la inspiración en una nueva música, es lo que hace Min YoonGi.

El pelinegro llevaba exactamente una semana encerrado en su estudio alimentándose solo de botanas y mucha bebida energizante sin llegar a pisar su departamento provocando la preocupación de muchos pero en especial de su novio, Park Jimin.

Jimin conoce a su hyung y sabe el sobreesfuerzo que se da cuando quiere terminar una canción por eso, cansado de ver qué no llegaba al departamento y los demás se preocupaban preguntando por él, lo tomó a llevar medidas desesperadas.

— ¡Min YoonGi o sales de este estudio o terminamos!

Fue la amenaza que asustó a más no poder al pelinegro, ni siquiera el portazo que había dado su novio lo había asustado de sobre manera, sino que fue la amenaza, una amenaza que debía evitar, porque sí, su persona favorita que más amaba en esta vida luego de su familia, era el castaño de igual estatura con sonrisa y mirada encantadora.

Si Jimin había dado ese ultimátum era porque realmente estaba en graves problemas y no se perdonaría arruinar su noviazgo luego de que le costó mucho poder conquistarlo.

Por está razón YoonGi se encontraba dirigiéndose a su departamento con una ansiedad aterradora y esperando no accidentarse en el camino, para suerte de él las calles de Seúl antes del mediodía estaban un poco desoladas provocando que llegara rápido al departamento.

Cuando llegó y abrió la puerta lo primero que lo recibió fue el animado french, Holly, lo acarició, pero este no le alivió la ansiedad que tenía, esperaba ver a Jimin allí.

Y así lo fue, al avanzar a la sala encontró a su novio con el ceño fruncido y los brazos cruzados sobre su pecho, parado encima de un tapete naranja que parecía ser de yoga mientras lo fulminaba con la mirada.

— Hasta que llegas Min, cambiate porque tendremos una sesión de yoga para quitarte el estrés y que se te abra el apetito —anunció el castaño con una tranquilidad que inquietaba al pelinegro.

Sin más el mencionado acató la orden y se dirigió a su habitación para cambiarse de ropa por una más cómoda.

Cambió sus jeans por unos joggers, se quitó los zapatos quedando con las medias, se quitó su chaqueta y se quedó con su camiseta negra y amarró parte de su cabello en un moño.

Suspirando se dirigió a la sala y paró en seco al ver la imagen de su novio estirando en el tapete de yoga. Jimin estaba parado con las piernas abiertas mientras su cuerpo y brazos se estiraba hacia adelante dejando a la vista su redondo y bien formado trasero.

A YoonGi se le secó la boca al ver tremenda imagen pero debía concentrarse, esperar los movimientos de su novio, se suponía que él estaba molesto por pasar encerrado en su estudio, era imposible que lo estuviera provocando además Jimin le había dicho que harían yoga, así que debía concentrarse en eso.

YoonGi carraspeo para llamar la atención de su novio, Jimin giró sobre sus talones y cuando lo vio le hizo una seña para que se acercara.

— Ese es tuyo —señalo otro tapete de color azul.— ubicate ahí, vamos primero a estirar

— Jimin yo…

— Sshhh —lo calló.— vamos a estirar

El pelinegro asintió y se ubicó en el tapete azul para imitar los ejercicios de estiramiento que hacía su novio.

YoonGi vio como su novio se sentaba en el tapete con las piernas estiradas mirándolo mientras esperaba que él hiciera lo mismo y así fue, lo siguiente que vio hacer al castaño le dolió más a él y sin haberlo realizado, Jimin se había estirado hacia adelante y se tocó las puntas del pie con facilidad, pues era normal con la flexibilidad que tenía su precioso novio, pero él era otro caso un muy doloroso caso.

Jimin lo miró con las cejas levantadas cómo esperando que lo hiciera y con un suspiro lo intentó, sin embargo la risita melodiosa de su novio lo hizo bufar. El menor se estaba burlando porque él no tenía el mismo grado de flexibilidad que él.

— Vamos hyung, tú puedes —lo animó sin acercarse.

— Claro, te ríes porque tú sí puedes —refunfuñó irguiéndose.

— Bien bien, probemos con el de acá, este si podrás Yoonie

El mencionado asintió y copió los siguientes pasos que realizó Jimin, se acostaron boca abajo sin pegar su pecho arqueando un poco la espalda, escuchó contar hasta cinco a Jimin y luego lo vio levantarse un poco más apoyándose en sus manos bien estiradas.

Esa posición era más sencilla, por lo tanto YoonGi ni se quejó y la realizó hasta que vio a Jimin volver a voltearse boca arriba con las piernas flectadas.

— Ahora levanta tu pelvis y con tus manos te tocas los tobillos —explico con facilidad mientras hacia la posición.

YoonGi lo intentó pero no le salió.

— No llego —confesó YoonGi con una mueca, se removió para intentar tocarse los tobillos mientras levantaba su pelvis.

Jimin vio el intento que hacía su novio y se mordió el labio, su plan estaba saliendo a la perfección.

— Así no amor, tienes los pies muy lejos —comentó mientras se acercaba gateando al lado derecho de su novio.— estos ponlos más atrás y no bajes la pelvis —acarició peligrosamente los muslos del mayor sintiendo como este se tensaba por su tacto.— si no puedes tocarlos junta tus manos y agarralas, así —demostró, asintió al ver qué el mayor captó su explicación— perfecto.

Jimin continuó acariciando el muslo del mayor sin dejar de ver su pelvis levantada que gracias al jogger podía ver el bulto en medio de las piernas del mayor.

YoonGi se sintió ansioso al ver la intensa mirada de su novio en aquella zona sin contar las caricias que peligrosamente estaban rozando su bulto aún dormido que no tardaría en despertar si Jimin seguía así.

— Bebé esa amenaza…—comenzó tratando de evitar la intensa mirada de Jimin.

Jimin lo miró.— Lo hice porque estaba preocupado por ti y sabía que no saldrías por eso te dije eso

— Me asustaste mucho —confesó un poco aliviado.

— Ese era el objetivo amor, pero viniste y eso es lo que importa, ahora puedo quitarte el estrés —llevo su mano al bulto ahora acariciando con más ímpetu.

— Ji-Jimin —jadeo con sorpresa.

Vio como su novio empujaba hacia abajo su pelvis con la intención de que deje de hacer la posición de estiramiento y así lo hizo, bajo su pelvis y llevo sus manos a ambos lados de su cuerpo sorprendiéndose al momento que vio al menor sentarse a horcajadas encima de él pero alejado de su pelvis mientras posaba sus manos en su pecho.

— Prométeme que no estarás sin comer si te vuelves a encerrar en Genius Lab —lo miró con súplica comenzando a acariciar el torax y los costados de su novio.

— Lo prometo bebé

Jimin detuvo sus movimientos posando su manos en el bulto del mayor — Siempre dices eso y siempre haces lo contrario hyung, no quiero que te enfermes.

YoonGi miró el rostro de preocupación de su novio y su corazón se estrujó dentro de él, Jimin tenía razón, siempre le prometía comer si se encerraba en su estudio, pero siempre se enfrascaba en su trabajo y terminaba comiendo comida chatarra y bebiendo muchos energizantes.

Había fallado muchas veces ante la promesa que le hacía a Jimin sin darse cuenta cuánto preocupaba esto al menor.

— Lo siento amor, en serio esta vez lo prometo y lo cumpliré

El castaño volvió a pasar sus manos por todo el tórax del mayor sonriendo por lo sensible que eran sus tetillas y su piel, YoonGi tenía erizada la piel y solo lo estaba acariciando por encima de su camiseta, sin hablar de sus tetillas que se encontraban erectos.

YoonGi se encontraba hipnotizado y relajado por la mirada y las caricias que le brindaba su novio, sin duda se estaba relajando.— Sabes que te amo, ¿verdad?

— Lo sé amor —respondió Jimin sonriendo.

— Entonces confía en mí, lo haré por nuestro amor, comeré bien cuando esté en el estudio pero tú tienes que darme más clases de yoga para relajarme, ¿Aceptas?

Jimin se carcajeo, su novio aún no entendía sus verdaderas intenciones pero dejaría que lo averigue solo.— Acepto y como vas a cumplir tu promesa, mejor adelantemos la recompensa —sonrió ladino con un brillo peligroso en su mirada.

YoonGi frunció el ceño con duda, no había entendido a qué recompensa se refería su novio hasta que vio cómo tomaba el elástico de sus joggers y lo levantaba con su boxer para meter su pequeña mano dentro y acariciar su miembro con timidez.

Esto le provocó un gemido de sorpresa, sin duda eso no lo esperaba, pero tampoco estaba en contra de lo que iba a suceder.

El pelinegro rozó sus manos acariciando los muslos desnudos de su novio debido a que Jimin llevaba una pantaloneta y una camiseta holgada, mucho mejor para el plan que tenía en mente luego de entender las intenciones del menor, se irguió para abrazarlo y poder besarlo, pero debido a la diferencia de tamaño al tener a Jimin encima de sus caderas lo beso en su hombro siguiendo un camino de besos húmedos hasta su cuello sin que Jimin dejara de tocar con timidez su miembro.

YoonGi buscó los labios del menor para darle un beso donde demostrara las ganas que tenía de saborearlo, incitando a Jimin que abriera su boca y poder meter su lengua moviendo sus labios en una sincronía hambrienta con succiones y leves mordidas que ambos disfrutaban mientras sus manos se encargaban de acariciar las nalgas del menor y rozar la unión de estas con sus dedos.

— ¿En serio íbamos a hacer yoga? —YoonGi preguntó mientras volvía a bajar al cuello del menor sin besarlo, solo rozando sus labios y exhalando.

Jimin se estremeció por la calidez del aliento del mayor y empezó a mover sus caderas contra la erección semi dura de YoonGi mientras se apoyaba en los hombros de su novio.

— Hicimos yoga amor mhm —jadeo sin abrir los ojos.— esto es parte…del yoga y de quitarte el estrés

YoonGi se separó y miró el desastre que era su novio y sonrió.

— Sin duda eres un pequeño pervertido

— Tu pequeño pervertido Yoonie —respondió ahuecando las mejillas del mayor para acercarlo y volverlo a besar.

Un beso desesperado donde sus lenguas jugaban juntas buscando dominar al otro, mientras sus manos inquietas buscaban despojar la primera prenda estorbosa en sus caminos, las camisetas.

YoonGi no dejaba de besar y rozar los labios de su novio mientras sus manos inquietas lograban tocar y manosear todo a su antojo y ni que se diga de Jimin, él también estaba abrazando, masajeando, tocando la espalda y miembro del mayor.

— Yoon-Yoonie~ —Jimin jadeó esperando que su novio lo entendiera.

YoonGi sonrió en medio del beso y lo apartó un poco.— Está bien amor, pero párate

Jimin asintió e hizo lo que su novio le pidió, cuando el castaño se había apartado YoonGi tomó sus joggers junto a su boxer y empezó a quitárselos viendo como Jimin lo imitaba para quedar a la par con él exponiendo sus miembros semi erectos para el deleite de ambos. Jimin se lamió los labios y YoonGi se mordió el labio.

— Antes de continuar —YoonGi vio como su novio se estiraba y posaba sus manos en el moño que tenía, quitandolo de su cabello dejando que su largo cabello cayera en su rostro.— quiero meter mis dedos por tu cabello y tu moño no me deja

Luego de su cometido con el cabello de su novio Jimin no perdió más tiempo y volvió a sentarse a horcajadas del mayor, YoonGi lo tomó gustoso de la cintura y volvió a su trabajo de antes mientras se besaban, Jimin movía sus caderas de una manera sensual sin dejar de tomar el miembro del mayor mientras esté lo penetraba con un dedo por su fruncida y ansiosa entrada.

YoonGi se apartó.— ¿Te estabas preparando? —vio el sonrojo en las mejillas de Jimin y este sonrió.

— Solo con mis dedos —Jimin respondió inocente.

— Pequeño travieso —beso su cuello.

— Te… necesito amor~ —intentó expresar Jimin en medio de la bruma del éxtasis que sentía mientras aferraba sus dedos en la larga cabellera de su novio provocando que este jadeara.

El mayor quitó su dedo corazón de la entrada del castaño y esperó al próximo movimiento de su hermoso y travieso novio, porque ahora estaba a merced de su diablito.

Jimin se apartó un poco y ensalivo su mano para volver a masturbar el miembro de su hyung y esparcir su saliva con el líquido preseminal que emanaba el pene de YoonGi, pero las ganas lo estaba asfixiando y la mirada de su novio no ayudaba así que Jimin se inclinó hacía atrás apoyándose con un brazo y ubicando su pierna izquierda en el hombro del mayor, llevó su mano izquierda e intentó auto penetrarse.

YoonGi al ver la desesperación en su novio decidió ayudarlo tomando su pene para guiarlo hasta la entrada lubricada de Jimin y penetrarlo con una lentitud y suavidad que casi los hace llegar a ambos.

Una vez que YoonGi logró meter todo su pene en el interior cálido de su novio, este comenzó a mover sus caderas de manera circular, un movimiento que a YoonGi le encantó, sentía su miembro muy apretado. Repartió besos por la pierna de su novio mientras apoyaba su peso con una mano.

Ambos eran jadeos y gemidos de satisfacción entre los movimientos circulares y de vaivén que hacía Jimin, aunque YoonGi quería aumentar la velocidad pero no podía negar que está tortura era deliciosa y la estaba disfrutando mucho.

Sin embargo el nudo en el vientre bajo y el temblor en Jimin hizo que YoonGi elevará un poco su pelvis y embistiera a Jimin provocando una nueva sensación en el momento que se encontraban sus movimientos.

— Ah~ sí…así YoonGi~

— Mhm~ Ji-Jimin se siente tan bien~

Los dos cerraban sus ojos debido al placer que estaban sintiendo y echaban su cabeza hacia atrás disfrutando de la sensación placentera, pero está posición los estaba agotando así que Jimin bajó su pierna con cuidado para evitar que el miembro del mayor saliera.

— Amor…se-seguimos con el yoga —Jimin avisó mientras se apoyaba con sus dos brazos a su espalda y elevaba su pelvis evitando que el miembro duro de su novio saliera de su interior.

YoonGi entendió las intenciones de Jimin y lo imitó elevando su pelvis para seguir penetrándolo.

— Mhm~ así Yoon a ver si puedes mantenerlo ah~ dentro…

El mayor entendía cuando Jimin lo desafiaba y este momento era uno de esos desafíos que el menor le hacía y él estaría más que dispuesto si esto involucraba seguir dentro de la calidez de su novio y ver sus gestos llenos de placer solo por él y su miembro duro jodiendolo.

Las embestidas eran lentas pero precisas que los hacía jadear a ambos, pero Jimin sabía que su novio no iba aguantar mucho esa posición y se suponía que debía estar relajado mañana y no amanecer adolorido al día siguiente.

Entonces Jimin bajó su pelvis y con un fuerte jadeo de parte de ambos se detuvieron para besarse y abrazarse.

— Quédate así Jiminie —le pidió.— quiero sentirte cerca

El corazón desenfrenado de Jimin se llenó de calidez y abrazó con más fuerza a su novio, además de que envolvió sus piernas en las caderas del mayor.

El beso que se daban era lento y cálido como los movimientos que volvió a realizar el castaño, juntaban sus frentes sin abrir sus ojos y jadeaban sin reparo alguno.

YoonGi estaba por llegar y sabía que Jimin igual cuando comenzó a sentir como las piernas del castaño empezaron a temblar más, así que sin dejar que su pene saliera del interior se acomodó para empujar a Jimin y recostarlo en el tapete de yoga y así pudiera quedar encima de él apoyando sus codos a ambos lados de la cabeza del castaño

— Tal vez esto no sea yoga pero ambos lo necesitamos bebé —susurro mientras sentia como Jimin apartaba los mechones de cabello rebelde que cubría su rostro y luego buscaba un apoyo en sus brazos.

— Hazlo Yoonie, sigue haciéndome tuyo

Y el pelinegro no esperó más, tenía la aprobación de su novio y lo embistió con fuerza robándole el aliento y algunos gemidos por la rapidez de los movimientos que hacía YoonGi, estaban por llegar, Jimin apretaba sus brazos enterrando las uñas y YoonGi succionaba sus clavículas dónde sin duda iba a quedar algunas marcas a la mañana siguiente por el placer que sentían.

Los movimientos no pararon, eran erráticos y certeros YoonGi sabía cómo le gustaba a su novio y él estaba más que complacido porque estar dentro de él era el paraíso y una tortura si lo hacían lento. Unas estocadas más y ambos llegaron al mismo tiempo, Jimin manchando a ambos y YoonGi en su interior.

A pesar de haber llegado al clímax el mayor seguía moviéndose con lentitud mientras su miembro duro era exprimido por completo en el interior de su novio.

— Es-eso fue otro nivel —YoonGi confesó mientras se desplomaba con suavidad encima del cuerpo de Jimin ubicando su rostro en el cuello sudoroso del castaño.

Jimin dio una suave risa y abrazó a su novio mientras repartía leves caricias en su cabello negro.

— Se llama yoga Yoonie

— Dudo mucho que esté yoga lo den al público —se burló.

— Claro que no amor, este es exclusivo para ti —deposito un beso en el hombro contrario.

— Pues me gusta —confesó.— me quedaré más tiempo en el estudio para que me des sesiones de yoga después

Jimin lo golpeó en el hombro y sintió el vibrar del cuerpo encima suyo, YoonGi se estaba riendo.

— Es broma bebé —YoonGi se separó de su cuello para verlo.— ya no me encerrare mucho en Genius Lab, pero a cambio, quiero más yoga entre los dos —vio como Jimin negaba y se reía de su ocurrencia, depositó un beso en la frente del castaño.— te lo digo en serio —lo besó.

El castaño correspondió el beso meneando sus caderas y sonriendo en medio del beso por su travesura, YoonGi aún no había salido de su interior.

YoonGi se separó jalando suavemente el labio inferior de Jimin y lo miró con picardía.

— Tengo hambre, dijiste que era quitarme el estrés y hacer que me dé hambre, comamos y luego seguimos, ¿Si?

Jimin asintió.— Al parecer mi plan funcionó, entonces quítate que debemos limpiarnos y calentar la comida.

El mayor asintió y salió del interior de su novio quien jadeó al sentirse vacío, le extendió la mano y Jimin la aceptó gustoso llevando consigo la primera prenda que sintió en sus dedos para limpiar un poco el semen que escurría por su ano y su estómago.

— Creo que primero una ducha —sugirió YoonGi con un plan en mente.

— Si, me parece perfecto

Jimin avanzó sin ver la sonrisa ladina y la mirada hambrienta que le daba su novio mientras lo miraba avanzar hacia su habitación.

Si que será una buena sesión para quitar el estrés y hacer que YoonGi coma, iba a cobrar todas esas noches en vela y fuera de los abrazos de su hermoso novio que se perdió por estar encerrado en el estudio.


FIN.


25 Novembre 2022 05:43 2 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
26
La fin

A propos de l’auteur

iCYPHR 3 Escribo historias YoonMin con happy ending, pero con actualizaciones muy muuy lentas.

Commentez quelque chose

Publier!
Nina A.G Nina A.G
AME AKWNQKSQNSKA RE HOT
November 25, 2022, 22:25

  • iCYPHR 3 iCYPHR 3
    Me alegra mucho 💜 November 25, 2022, 22:30
Load more comments
~