vantbleu voo voo 🦖

No pudo resistirse a los suaves besos de su novio, aún estando en clases online con más de 20 personas conectadas.


Fanfiction Érotique Interdit aux moins de 21 ans.

#sliceoflife #bts #kookv #pwp #bangtan #pandemia #kooktae #alternativeuniverse #clasesonline
Histoire courte
9
164 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

único.

—¡Jungkookie! ¿Puedes dejar de jugar? Mi clase inicia en 10 minutos.

—Si, si —dijo distraídamente el menor—. Solo...uh... Solo déjame terminar esta partida.

Taehyung hizo un puchero, cruzándose de brazos a un costado de donde estaba Jungkook, totalmente ajeno a la mirada molesta de su novio que por tercera vez le había dicho que parara.

—¡Jungkook! —chilló, viendo como los minutos pasaban y el menor solo tensaba la mandíbula en concentración, hasta que de repente soltó un grito.

—¡Ahi tienes, imbécil! —se rió—. ¡Mira, amor, le gané a... —Jungkook dejó la frase en el aire al ver el ceño fruncido de su novio—. TaeTae, aún quedan cinco minutos para que tu clase inicie, además el ancianito de tu profesor demora casi la hora completa entre decidirse si activar o no la cámara.

Taehyung relajó su rostro y empezó a reírse al recordar aquello, era cierto, desde que ya no pudieron salir de casa y la implementación de las clases online fue una necesidad, varios de sus profesores chocaron de lleno con la barrera de la tecnología.

Sintió unas manos rodear su cintura y automáticamente sus brazos subieron al cuello de su novio.

—¿Ya no estás molesto? —preguntó Jungkook, rozando su nariz en el cuello de Taehyung—. Después de tu clase podemos ver alguna película.

—mhm, eso estaría bien, las clases del profesor Park siempre son aburridas y su cara seria me deprime. —dejó un beso en los labios de su novio antes de separarse por completo—. ¿Puedes preparar la comida mientras tanto? Tengo un poco de hambre.

—Puedo hacer eso, ¿algo en especial? —Taehyung negó mientras acomodaba sus cosas sobre la cama, dándole una vista perfecta de su trasero en esos shorts—. Voy entonces, suerte en tu clase.

Taehyung escuchó la puerta de la habitación cerrarse y soltó un suspiro de cansancio, acomodó la laptop en medio de la cama, se aseguró que Yeontan estuviera durmiendo y tomó entre sus manos los apuntes de esa clase -que el profesor había enviado previamente- antes de sentarse a esperar.

Inició sesión como costumbre, se puso sus audífonos y acomodó su cabello y camiseta para verse presentable y no como el vago que últimamente acostumbraba ser. Pasaron unos segundos hasta que pudo ver el arrugado rostro de su profesor, saludando e iniciando su palabrería sobre la dialéctica de la ilustración. Como si no hubiera repetido lo mismo durante las tres clases pasadas.

Odiaba las clases online, sentía que no aprendía nada, los profesores luchaban de manera constante contra esta nueva modalidad virtual que se vieron obligados a utilizar cuando el mundo así lo exigió.

Al menos era mejor que tener nada.

Pasaron los minutos y Taehyung aprovechó de hacer un par de preguntas para aclarar las dudas que aún tenía, su perro se coló un par de veces, causando un escándalo de reacciones de ternura entre sus compañeros, y se mensajeó con Jimin para matar el aburrimiento.

Extrañaba a su mejor amigo, tuvieron que dejar pendiente esa salida a la nueva cafetería que habían abierto cerca de la universidad, pero hacían videollamadas cada vez que podían.

Jimin y él eran inseparables, compartieron departamento desde que se graduaron de la escuela, pero luego de que Taehyung comenzara su relación con Jungkook, pensó que sería buena idea ceder su lugar en el departamento para que el par de tortolitos enamorados vivieran juntos. Así fue como conocieron a Seokjin, un agradable chico de tercer año que buscaba un compañero de piso, su mejor amigo vio la oferta y desde entonces los tres se habían convertido en los mejores amigos.

Sintió el olor de la comida llegar a la habitación y el hambre se instaló en su sistema, pero aún faltaba poco más de media hora para que su clase finalizara e hizo un pequeño puchero. Desactivó la cámara y se retiró los audífonos para ir en busca de un vaso de agua, el olor de la comida lo golpeó al abrir la puerta y con pesadez se dirigió a la cocina.

Jungkook se encontraba cortando algunas cosas en la encimera, y dejó el cuchillo a un lado para ver a su novio dirigirse hacia él.

—¿Por qué esa cara? —preguntó divertido.

—Ya es la tercera vez en dos semanas que el profesor explica lo mismo. —se quejó el mayor, llegando al mueble para sacar un vaso—. Vengo por agua, tal vez así despierto un poco.

Jungkook solo miró como su novio llenaba el vaso y bebía un poco, la camiseta demasiado grande lo hacía ver demasiado adorable y aquellos pantalones cortos dejaban a la vista sus largas y estilizadas piernas. Su lengua se paseó por su labio inferior al ocurrírsele una idea.

Taehyung totalmente ajeno a los planes de su novio, volvió a la habitación para recostarse boca abajo sobre la cama, desconectó los audífonos y de inmediato la voz de su profesor resonó por todo el lugar, decidió dejar su cuaderno a un lado y solo dedicarse a escuchar, después podría revisar la grabación por si necesitaba algo.

Luego de unos minutos sintió a Jungkook ingresar en la habitación.

—¿Qué sucede? —preguntó con extrañeza, su novio solo estaba parado allí frente a la puerta.

—Um... Nada ¿tienes la cámara activada? —sonrió ante la negación y en silencio se acercó a Taehyung.

El mayor decidió no darle importancia y volvió a apoyar el rostro en sus manos para seguir escuchando la clase. Hasta que sintió a su novio subirse a la cama y sentarse a horcajadas sobre sus muslos.

—Te vi tan cansado y aburrido que se me ocurrió que podía venir a relajarte un poco. —dijo Jungkook ante la confusión de su mayor.

Y sin dejarlo responder, presionó sus manos sobre la espalda baja del castaño, comenzando a masajear con suavidad y firmeza, sintiendo el cuerpo del mayor relajarse de a poco. Subió sus manos hasta llegar a los hombros, y acarició con fuerza para deshacer los nudos de allí.

Taehyung suspiró de alivio y recargó la cabeza sobre sus brazos, dejándose llevar ante las manos de Jungkook. El menor al ver esto, decidió arriesgarse un poco más y deslizó sus manos por debajo de la camiseta, tocando la piel suave y tibia, sintiendo el estremecimiento en el cuerpo bajo suyo que le hizo sonreír.

El castaño jadeó bajito al sentir las manos de su novio tocar su piel, presionando con fuerza en los puntos exactos para hacerlo sentir relajado. Se quejó cuando las manos desaparecieron, pero gimió con suavidad cuando el cuerpo caliente de su novio cubrió su espalda por completo y sus labios se presionaron sobre su cuello.

—mhm, Jungkookie~ —suspiró ante los besos en su nuca.

Jungkook deslizó sus labios por todo el cuello de Taehyung, corriendo la camiseta de su novio para dirigir sus besos a ese lugar y decidir succionar con fuerza. El jadeo del mayor llegó a sus oídos y sonrió.

—Jungkookie, estoy en mitad de una clase. —se quejó Taehyung, pero no mostró intenciones de detener las acciones de su novio.

—Lo sé. —respondió de manera simple, mirando de reojo al profesor de su novio seguir hablando totalmente ajeno a la situación de uno de sus alumnos—. Pero nadie se dará cuenta.

Subió la camiseta gris hasta dejar la espalda expuesta, y deslizó sus manos por toda la extensión, al mismo tiempo que su boca se dedicó a dejar marcas en la piel lisa. Taehyung solo se dedicó a suspirar y soltar pequeños soniditos de placer, dejándose llevar por las sensaciones agradables en su cuerpo, a éstas alturas importándole nada la clase en pleno desarrollo.

El menor escuchaba los gimoteos de su novio, haciéndole sentir su propio cuerpo más caliente, y suspiró sobre la piel expuesta para luego recorrer con su lengua a lo largo de su columna. Taehyung se estremeció ante esta acción, y se removió incómodo por la presión en la erección que comenzaba a formarse dentro de sus pantalones.

Jungkook llegó con sus dedos al borde de los shorts, y relamiéndose los labios bajó la prenda para toparse con una delicada ropa interior de encaje negro. Sintió la erección crecer en sus pantalones y jadeó de la sorpresa, a pesar de que sabía que Taehyung prefería usar ropa interior femenina, porque según él, era más cómoda y no se marcaba en los jeans ajustados.

Jungkook no entendía del todo como un pedacito de tela fuera más cómodo, pero por obvias razones no se quejaba tampoco.

Taehyung gimió con fuerza al sentir las manos de Jungkook apretar su trasero, sonriendo satisfecho al sentir una dureza presionar sobre sus muslos. Había sido buena idea ponerse aquella prenda negra justamente ese día.

—Kookie~ ¿Te gusta? —meneó su trasero un poco, gimoteando ante el ligero golpe de la palma del menor sobre su piel blanda—. La compré pensando en ti.

Sintió a Jungkook gruñir de manera suave antes de sentir la dureza de su novio frotándose contra su cuerpo.

—Me encanta, amor. —susurró en su oído, haciéndole estremecer y querer buscar fricción en su propia erección—. Pero no me haré cargo de lo que pueda sucederle.

Sin dejarlo responder, lo hizo voltearse y sostuvo sus piernas abiertas para acercarse y besarle con rudeza. Taehyung gimió cuando Jungkook se frotó contra su erección y el menor aprovechó de introducir su lengua. Le encantaba la manera tan dominante en que devoraba sus labios, llenando la habitación de sonidos húmedos.

Jungkook quitó con rapidez la camiseta de Taehyung, dejando su pecho descubierto y libre para sus labios. El mayor chilló cuando Jungkook aprisionó con los dientes su tetilla derecha, la otra siendo maltratada por los dedos expertos del menor.

—Jun-Jungkookie~ —gimió—. Quítate la camiseta también —demandó con voz necesitada—. P-Por favor —jadeó por la boca de su novio marcando su cuello.

—Si lo pides con tanta educación. —respondió Jungkook divertido, quitándose ágilmente la camiseta negra, dejando a la vista su cuerpo trabajado y riendo internamente por la mirada hambrienta de su lindo novio.

Sintiendo sus manos picar, Taehyung se levantó y se acercó a Jungkook para posicionarse rápidamente sobre él.

—Es injusto. —se quejó el mayor, celoso del abdomen marcado de su novio.

Jungkook rio por ello y cerró sus dientes en el puchero de Taehyung, tirando de él antes de deslizar su lengua sobre el labio inferior maltratado. Taehyung gimió por la acción y se acercó a besarlo una vez más.

—Puede ser injusto, pero tú tienes esto. —respondió el menor, sujetando con sus manos el prominente trasero del mayor.

Taehyung chilló por el apretón y se restregó sobre la erección contraria. Agradeció mentalmente a Jimin por obligarlo a ejercitar y hacer crecer sus atributos traseros. Todo sufrimiento valía la pena cuando veía a su novio babear al verlo.

Sus manos bajaron por el pecho de Jungkook y llegaron al elástico de sus pantalones al mismo tiempo que volvían a besarse desordenadamente. Con cuidado bajó el buzo y se deleitó al no sentir ropa interior, por el contrario, la caliente erección se levantó orgullosa y no dudó en acariciarla con su mano.

—mhm —gimió Jungkook, rompiendo el beso y apoyándose en el hombro de su novio, la mano de Taehyung se paseó por toda la extensión, masturbándolo con una lentitud tormentosa—. Ah~ Tae.

Taehyung siguió acariciando el miembro de su novio, presionando en la punta y amando los gruñidos y gemidos directo en su oído.

—uhm, amor, de-detente. —dijo Jungkook, deteniendo los movimientos del mayor—. No quiero terminar así. —jadeó, mordiendo suavemente la piel a su alcance, sintiendo la vibración del gemido de su novio sobre sus labios—. Ahora da la vuelta y levanta para mi ese bonito trasero que tienes.

Taehyung asintió jadeante, y rápidamente dio la vuelta para cumplir la petición de su novio. De inmediato sintió las grandes manos apoderarse de su trasero.

—Con lo mucho que me gustaría follarte con esto puesto. —susurró el menor, tironeando de la fina tela negra—. Lo dejaremos para otra ocasión.

Taehyung gimió en respuesta y sintió como Jungkook retiró la última prenda en su cuerpo y la deslizó por sus muslos. El menor se levantó unos segundos para ir en busca de la botella de lubricante y volvió a arrodillarse detrás de su novio.

—¿Por qué demoras tanto? —se quejó el mayor, mirando sobre su hombro para ver la mirada hipnotizada de Jungkook sobre su cuerpo—. Deja de mirarme así.

—Lo siento, bonito —respondió Jungkook, riendo bajo por la ternura de su novio—. Solo estaba admirando lo afortunado que soy de tenerte a mi lado.

Taehyung sintió su rostro ponerse rojo—. ¿Lo dices por mí o por mi trasero? —inquirió divertido.

—Sabes que te amo, cariño. —se acercó y presionó su mano para arquear la espalda de su novio—. Tu trasero solo es un satisfactorio plus, ahora vamos a prepararte.

Taehyung cerró sus ojos y abrió la boca al sentir las manos de su novio tomar su erección desatendida, la acarició unos segundos para luego tomar la botella de lubricante y humedecer sus dedos. Un escalofrío recorrió el cuerpo de Taehyung cuando Jungkook rodeó su entrada y deslizó dentro el primer dedo.

Se quejó por la incomodidad, pero aún así el dedo de su novio de sentía muy bien dentro suyo. Gimoteó al sentir el segundo dedo adentrarse, la molestia desapareciendo cuando Jungkook repartió besos en su espalda baja, al mismo tiempo que movía con cuidado los dedos dentro y fuera de su interior.

—Ah~ —gimió al sentir el tercer dedo adentrarse, los pequeños embistes aumentando de intensidad—. ¡Oh! Jungkookie~ —chilló cuando los dedos de su novio llegaron tan profundo y se doblaron para buscar su punto dulce.

Jungkook miró maravillado las reacciones en el cuerpo contrario, amaba sin duda y con toda su alma al chico castaño que con solo una mirada lograba desarmarlo por completo.

Con cuidado retiró sus dedos y quitó el resto de su ropa, tomando un poco más de lubricante lo esparció sobre su erección y la acercó a la entrada de Taehyung.

—Voy a entrar, cariño. —le avisó, con una mano acariciando su espalda. La calidez que invadió su miembro le hizo gruñir de satisfacción y aumentar su deseo.

—mhm, Kookie~ —siseó Taehyung, la manera en que su cuerpo se sentía cada vez que Jungkook lo llenaba era sin duda una de sus cosas favoritas.

Jungkook se retiró con cuidado, dejando solo la punta adentro, y volvió a entrar con fuerza, el gemido de ambos resonando en la habitación junto con el golpe seco de sus pieles chocando. Luego de asegurarse de que Taehyung se había acostumbrado, sujetó sus caderas con firmeza y comenzó un vaivén lento y profundo.

Taehyung soltaba gemidos sin control, Jungkook conocía tan bien su cuerpo y lo hacía sentir sobre las nubes casi sin esfuerzo.

—V-Ve un poco más rápido —pidió.

Jungkook acató la orden y aumentó la velocidad, las manos se apretaron en sus caderas y comenzó a embestir con fuerza. Taehyung se sintió rápidamente dentro de una nebulosa de placer, su cuerpo temblaba a cada embiste y no podía más que gemir el nombre de su novio.

—Ohm ¡Jun-Jungkook! —chilló cuando al fin su novio dio con su próstata, su cuerpo sacudiéndose por completo debido al placer.

Jungkook, al lograr encontrar el punto exacto, siguió empujando en el mismo lugar, deleitándose con los gemidos rotos de placer de su novio. Taehyung estaba tan ensimismado en las sensaciones que no reparó en la computadora aún transmitiendo la clase, y menos se dio cuenta cuando, con un golpe de sus manos, sin querer presionó la tecla para activar el micrófono, aunque fuera durante un par de segundos.

Los dos ajenos a ello, siguieron en lo suyo, Jungkook embistió con más fuerza al ver el cuerpo tembloroso de su novio.

—Jungkook. —sollozó al sentir el calor agolpándose en su vientre, las olas de placer azotando su cuerpo.

—¿Ya estás por llegar? —jadeó Jungkook, tomando la erección del castaño y comenzar a masturbarla al mismo tiempo de sus embestidas, su novio retorciéndose por la acción.

Taehyung asintió con desesperación, la doble estimulación haciéndolo llegar a su límite.

—¿Puedo correrme? ¡Ah!~ Por favor, Jungkookie~ —rogó Taehyung.

A pesar de que Jungkook nunca se lo pidiera, a Taehyung le gustaba rogar cada vez que estaba por llegar a su orgasmo. Y para que negarlo, escuchar a su novio rogar hacía que la mente del menor se nublara y dejara a un lado su voz racional.

Recostó su pecho sobre la espalda de Taehyung y lamió el sudor del cuello de su novio. Sin dejar el vaivén de sus caderas, ladeó el rostro del castaño e inició un beso totalmente desastroso, Taehyung sintió su cuello doler pero poco le importó cuando Jungkook devoraba su boca de esa manera. Comenzó a gemir con mayor fuerza al sentir su orgasmo acercase y Jungkook consiente de eso, le permitió correrse.

—Vamos, cariño, déjalo ir.—murmuró en su oído.

Bastaron esas palabras para que Taehyung se estremeciera y se corriera con fuerza sobre la cama, su boca se abrió en un gemido agudo y sus manos se aferraron al cobertor blanco de su cama. Jungkook al sentir su miembro ser apresado por las contracciones del clímax de su novio, siguió embistiendo con velocidad hasta alcanzar su propio orgasmo, sus manos apretando la piel de las caderas de Taehyung y su frente apoyándose en su espalda desnuda mientras su cuerpo sentía los espasmos de su liberación.

Taehyung gimoteó bajito por la tibia sensación del semen de su novio golpeando su interior. A pesar de que limpiarse luego fuera un problema, no negaba que amaba esa sensación de sentirse ser llenado por el menor, por más absurdo que sonara.

—Eso fue increíble. —murmuró el mayor con cansancio.

Jungkook sonrió y besó la espalda de su novio antes de salir de su interior y voltearlo con cuidado para atraerlo hacia él.

—Ugh, estoy goteando. —se quejó Taehyung, el semen se escurrió por sus muslos hasta manchar el cobertor—. ¿Ahora como quitaremos esas manchas?

—Luego lo veremos. —respondió Jungkook, totalmente despreocupado.

— ¡Oh! ¡Jungkookie, mi clase! —Taehyung se incorporó con rapidez, buscando su computadora olvidada en un extremo de la cama y que mostraba en su pantalla un aviso de finalización de la clase—. Espero no haberme perdido algo importante.

—Luego puedes revisar la grabación.—Jungkook besó el puchero de su novio y se levantó para tomar sus pantalones olvidados en el suelo e ir en busca de algo para limpiar el desastre de la habitación.

Mientras tanto, Taehyung buscó su camiseta y se la puso mientras esperaba que Jungkook volviera, se quedó recostado, su cuerpo totalmente relajado y satisfecho de haber hecho el amor con su novio. En eso, sintió su celular sonar, y con pereza, se levantó a buscarlo, sonrió en grande al ver que se trataba de su mejor amigo.

—¡Minnie! —chilló alegre—. ¿Qué ocurre?

—TaeTae~ —respondió su mejor amigo—. Lamento molestarte con esto pero... uh... Dime por favor que no hiciste tus cochinadas con Jungkook en plena clase.

Taehyung sintió su rostro arder de la vergüenza y la sorpresa—. ¿P-Por qué la pregunta?

Jimin pareció reír de su tartamudeo—. Bebé, al parecer en plena acción presionaste sin querer la tecla para hablar por el micrófono y la clase completa escuchó tus gemidos.

—No juegues, Jimin —chilló mortificado.

—Fueron unos segunditos de nada, no sé si el resto se habrá dado cuenta de que fuiste tú, y ni siquiera yo estaba seguro, pero te conozco desde hace tanto que sé reconocer tu voz en cualquier situación.

—Ay, JiminJiminJimin —dijo aterrado—. Me voy a largar del país.

—¿Si quiera valió la pena? Digo, se escuchó que lo estabas pasando muy bien. —su mejor amigo empezó a a reír.

—¡Jimin! —chilló indignado y rojo hasta las orejas—. No te burles de mi.

—Ya, ya —se detuvo—. Solo quería corroborar eso, revisa la grabación si quieres. —murmuró con malicia y diversión—. Voy a molestarte con esto toda la vida.

—¡Minnie! Eres un mal amigo. —se quejó.

—Si, bebé, también te amo ¡Adiós! —y colgó.

Después de escuchar el pitido que anunciaba el final de la llamada, reaccionó y tomó su laptop para ver la grabación de la clase. Sintiendo su corazón latirle en los oídos, se dirigió a los últimos 20 minutos de la clase.

Y entonces lo escuchó. Sus propios gemidos. En plena clase online.

Chilló horrorizado y tapó su rostro al escuchar los silbidos y risas de sus compañeros. Vio también el rostro estupefacto de su anciano profesor que entre tartamudeos pedía orden.

Cerró la computadora de golpe y escondió el rostro en una almohada. Jungkook al volver, vio a su novio en plena crisis y frunció el ceño confundido.

—¿Qué ocurrió, amor?

—¡Jungkookie! —lo miró, su rostro completamente rojo—. ¡Todos nos escucharon!

—¿Escuchar qué, cariño?¿Quienes? —el menor se acercó a su novio y acarició su cabello.

—Mientras estábamos... haciendo eso... —murmuró avergonzado—. Al parecer sin querer activé el micrófono y todos escucharon lo que hicimos.

Jungkook abrió sus ojos sorprendido, pero luego empezó a reír, Taehyung solo hizo un puchero ante eso.

—Yah~ ¿Por qué te ríes? Esto es serio. —dijo molesto y cruzándose de brazos.

—Bebé, ya no podemos hacer nada. —respondió, acariciando el rostro de su novio enfurruñado—. Seguramente ni se dieron cuenta de quién fue.

Taehyung restregó la cabeza en el pecho de su novio—. Jungkookie~ Me voy a convertir en un meme. —lloriqueó.

Jungkook se rio—. Tomémoslo como una oportunidad para abrir un onlyfans. —sugirió con un movimiento de cejas sabiendo que haría a su novio reír.

El castaño lo miró unos segundos—. ¿Si? ¿Un onlyfans donde todo el mundo me vea siendo un buen chico para ti?

Jungkook lo analizó unos momentos y luego frunció el ceño, Taehyung sonrió divertido por el rostro molesto se su novio y envolvió los brazos en su cuello para acercarlo y besar cortamente sus labios.

—¿Puedes limpiarme? ¿Por favor? —dijo con voz suave—. Ya está todo seco y es molesto.

Jungkook relajó el rostro y sonrió para luego tomarlo en brazos y sentarlo a horcajadas sobre él en la cama. Se estiró para tomar la toalla húmeda y levantó la camiseta para limpiar las pocas manchas que ahí habían para luego pasarla entre sus muslos.

Luego de estar limpio, al menos en su mayoría, Jungkook le entregó de vuelta su ropa interior negra y se la puso bajo su atenta mirada. Luego arrojó a un lado las cosas y el menor lo abrazó por la cintura para recostarlo sobre él.

—¿Ahora estás mejor? —preguntó besando su frente.

—Sip~ —Taehyung se acercó a sus labios, besándolo con tranquilidad, paseando sus dedos por el cabello largo del menor, y este acarició su cintura sobre la tela de su camiseta—. ¿Ahora como miraré a mis compañeros? ¡¿Al profesor Park?! No voy a querer pisar la facultad nunca más.

—Tranquilo, amor, esperemos que lo olviden para cuando eso suceda, al menos ahora puedes evitar usar la cámara si eso te avergüenza. —Jungkook dijo, tratando de tranquilizarlo un poco más.

—mhm... —murmuró disconforme, pero nada sacaría de eso, a estas alturas no podía cambiar nada—. Gracias por estar conmigo, estas semanas encerrado no han sido tan terribles gracias a ti.

Jungkook sintió un cosquilleo en su pecho y sonrió feliz—. Te amo —dijo como respuesta.

—¡Yo también te amo! —Taehyung chilló, rozando sus narices juntas y sonriendo brillantemente—. ¿Qué crees que salga en los libros de historia más adelante? Ese libro ocupará al menos mil hojas en solo los tres primeros meses del 2020. —cambió abruptamente de tema.

Jungkook bufó divertido—. Que adorable de tu parte pensar que llegaremos a fin de año. —se burló, besando la nariz de Taehyung—. Así como van las cosas, no me sorprendería que mañana despertemos con una invasión extraterrestre.

Taehyung se rio de su respuesta—. Tienes razón. —asintió—. Al menos tendré a mi valiente y fuerte novio para que me proteja de todos esos malvados alienígenas. —Jungkook rio de su respuesta—. Podrás poner en práctica todo eso que aprendes en tus videojuegos.

—Así es, ya verás como tu heroico novio te mantendrá sano y salvo. —Jungkook abrazó más fuerte a su novio apretándolo contra su cuerpo.

Taehyung asintió, el sueño apoderándose de su cuerpo, escondió su rostro en el cuello de Jungkook y se abrazó a él para poder dormir.

—Descansemos un poco ¿si? —murmuró adormilado.

—Lo que el bebé diga. —respondió Jungkook, tomando una de las mantas limpias para taparse ambos.

Y aspirando sobre su cabello, se acomodó mejor para dormir unos minutos antes de ir a cenar. Su novio soltó un ruido de satisfacción al sentirse rodeado y calentito por lo brazos de su menor, y entre lentas respiraciones cayó dormido.

Sin importarle lo más mínimo el accidente de hace minutos atrás.

23 Novembre 2022 20:40:20 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
3
La fin

A propos de l’auteur

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~