jjeonkim 𝑲𝒉𝒂𝒐𝒔 👑

A veces ser el más tentador y con el mayor sex— apeel en la oficina no lo es todo, no cuando un día llega Kim Taehyung y comienza a cambiar esa visión de "el sexo es solo sexo" reinventando el significado de esta frase hasta convertirse en la obsesión de Jungkook. Kookv, Jungkook top, Taehyung bottom, Jungkook mayor, tiene 30 años, así que no pregunten nada más. Solo lean sean felices, Taehyung 19 años. Contenido sexual explícito, sexo entre hombres. Bla bla bla lo que acostumbran a leer. Escrita: 12— 5— 2017 Finalizada: 14— 6— 2017 Editada: En proceso.  NO PERMITO COPIAS, ADAPTACIONES, DERIVADOS, PDFS DE NINGUNA DE MIS OBRAS. EVITE SER REPORTADO. OBRA REGISTRADA BAJO LA POLÍTICA PRIVADA DE SAFE CREATIVE.


#25 in Fanfiction #18 in Groupes/Chanteurs Tout public.

#jeon #kim #taehyungie #taehyung #jungkookie #jungkook #kooktae #kookv
828
16.6mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

C-I

Jeon Jungkook, un chico alto, delgado, de cabellos negros y ojos color avellana. Pocos son los que lo han podido abordar y también es uno de los chicos más codiciados en la oficina. Jungkook sabe bien el encanto que tiene y el efecto que causa en las personas, sin embargo por ello no se va con cualquiera y espera encontrar a su presa indicada.


Un día lunes por la mañana, muchas cosas cambian frente a Jungkook cuando un chico de ojos café chocolate llega hasta el escritorio de su compañero a lado y le entrega una carpeta con varios papeles. Su mirada se pierde en la belleza de aquel joven que, al parecer ni siquiera lo ha notado.


Más tarde, hablando con sus compañeros en la pequeña sala donde preparan el café, ven pasar a una de las chicas más lindas y populares junto a su nuevo asistente; ambos se dirigen hasta la recepción y desde ahí se quedan mirándola atontados, todos menos Jungkook, el cual mira solamente el hermoso perfil del chico que la acompaña.


Tiene ojos inocentes, mirada triste, sus labios son delgados y la "M" en ellos está perfectamente marcada. Su perfil es igualmente atractivo, su cuerpo bien delineado y su trasero... Un fuerte escalofrío lo recorrió por toda la espalda justo cuando uno de sus compañeros habló.


—Pero que belleza. —Dijo Namjoon.


—No cualquiera se va a la cama con tal monumento... sin embargo ya tiene fama de interesada. —Aclaró Jin mientras se preparaba su taza de café.


— ¿Quién es el chico? —Preguntó Jungkook no queriendo mostrar demasiado interés, aunque su interés ya era enorme.


—Oh ¿El chico? Creo que es su nuevo asistente.


—Por la manera en que lo trae cargando sus cosas, yo más bien diría que es su criado. —Bromeó Namjoon y los tres comenzaron a reír, aunque Jeon no sintió mucha gracia. Sus ojos estaban demasiado ocupados escaneando la figura del chico y su risa se apagó bastante rápido. Debía de idear una manera de acercarse a él.


Al día siguiente las cosas marchaban con tranquilidad hasta que nuevamente el chico se apareció, venía por los documentos que le había dejado ayer a su compañero pero este no se encontraba en su escritorio.


—Disculpa ¿Sabes si vino hoy el encargado de esta área?


El corazón de Jungkook se aceleró por la emoción pero trató de aparentar estar lo más tranquilo posible, aquella era su primera oportunidad y la primera impresión.


—Oh, sí, claro que sí, solo que ha salido un momento al baño ¿Deseas que te ayude en algo o lo quieres esperar? —Tal vez era su naturaleza coqueta o posiblemente era porque el chico le gustaba tanto que sin pensarlo se pasó una mano por el cabello. Al instante tuvo una respuesta, ya que el rostro aniñado sonrió y bajó la mirada mientras un notable sonrojo se teñía en sus mejillas.


—N— no ¿Puedes decirle que vendré por los documentos que ayer le dejé?


—Por supuesto... ¿Cuál es tu nombre?


—Tae— Taehyung. Estoy en el área de edición.


Jungkook se puso de pie y ofreció su mano mientras se presentaba. —Mucho gusto Taehyung, yo soy Jungkook y puedes venir a preguntar lo que gustes o pedirme ayuda en lo que necesites cuando sea. —A pesar de que era una presentación formal entre compañeros de oficina, no podía dejar de observar el bello rostro frente a él, así como Taehyung no perdía lo colorado en sus mejillas y trataba de evitar su mirada.


—Gracias... Lo haré en el momento que lo necesite. Ahora, con permiso. —Soltó su mano y comenzó a caminar a paso ágil cuando el llamado del pelinegro lo detuvo.


— ¡Taehyung! ¿Te gustaría que salgamos a comer juntos a la hora del almuerzo? Te puedo mostrar lugares donde hay buena comida y no es muy cara.


Se puso aún más rojo y solo logró asentir a su invitación, ya que tenían muchos ojos sobre ellos, aunque al azabache no parecía preocuparle ni un poco.


—Te veo en la entrada, no me hagas esperar mucho o me iré sin ti. —Taehyung nuevamente asintió y se marchó a toda velocidad de ese lugar.


Se sentía acalorado después de aquella experiencia. Nunca pensó que aquel apuesto hombre le propondría salir a comer apenas en el segundo día de comenzar a trabajar ¿Jisoo se enojaría si no comía con ella? No, seguro que no, igual no hablaban mucho y ella se la pasaba en el chisme con las chicas de otros departamentos.


Tuvo que llegar al baño a mojarse la cara para poder calmarse. No podía creerse nada de lo que le sucedía, sin embargo tenía mucha curiosidad sobre lo que pudiera ocurrir ¿Jungkook sería gay también?


Unas horas más tarde Jungkook esperaba en la entrada del edificio, saludando y despidiéndose de algunos compañeros que se le adelantaban a comer. Tenían una hora de comida y deseaba pasar cada minuto con su nuevo compañero.


No tardó mucho en llegar el asistente de Jisoo. Se le veía más tranquilo y con su color natural.


— ¿Vamos? —Preguntó el más alto y Taehyung asintió de inmediato con una sonrisa.


Iban caminando uno al lado del otro, como si tuvieran todo el día para hacerlo.


— ¿Qué edad tienes, Taehyung?


—Diecinueve ¿Y tú?


—Eres bastante joven. Yo tengo treinta. ¿No te importa que te vean con alguien tan mayor a ti? —Inquirió probando al menor en cada una de sus palabras.


—En realidad no, ni siquiera te ves de 30.


—Me alegra que lo digas. —Jungkook sonreía, así como Taehyung lo hacía y trataba de disimularlo.


Entrando a un restaurante muy conocido de la zona, Taehyung se sorprendió al ver que estaba casi lleno, pero el aroma dentro de él era delicioso. Un mesero les dio una mesa del lado de la pared y ambos pidieron un platillo con carne de res. No pasó mucho tiempo para que se los llevaran a la mesa y así continuaron con su conversación.


—Y siendo tan joven ¿Vives solo?


—Si, en un pequeño departamento, pero es suficiente para mí. ¿Tú estás casado?


Jungkook comenzó a reír y a negar al mismo tiempo. —No, no lo estoy ni lo he estado, tampoco tengo hijos regados ni nada parecido.


Taehyung quedó algo sorprendido, pero con aún más fuerza resurgió esa duda sobre la sexualidad del azabache. Era muy bien parecido como para estar soltero o sin haber tenido un matrimonio. Él que venía de una familia conservador, pensaba que todos se casaban entre los 25 y los 30.


— Pe— perdona la pregunta, no es por ofender pero... ¿Eres gay?


—Sí... ¿Tú lo eres, Taehyung?


El menor se puso rojo por segunda vez en el día y tan solo asintió. Ahora se sentía más en confianza al saber que no era solo él, además de que le alegraba tanto que Jungkook también lo fuera ¿Tal vez por eso lo había invitado a comer?


— ¿Tienes pareja ahora? Yo no.


El azabache miró al más joven con incredulidad por tal comentario mientras sonreía hasta que sus ojos parecían hacerlo también.


—Eres muy ingenuo ¿Cierto?


— ¿Por qué lo dices?


—Intuición.


—No, de verdad ¿Por qué lo dices?


Jungkook se quedó callado por unos instantes mientras pensaba como explicarle sus verdaderas intenciones.


—Porque... hoy te he invitado con el único propósito de conocerte.


— ¿Quieres que seamos amigos?


—Yo más bien diría que quiero meterte en mi cama.


El menor casi se atragantó y comenzó a toser hasta que pudo aliviarse tomando de su jugo de naranja.


—Eres un pervertido. —Logró decir más recompuesto, sin embargo evitaba verlo ya que le causaba bastante pena. — ¿Solo estas buscando alguien con quien acostarte?


—Definitivamente estoy buscando sexo.


La manera de hablar de su compañero de trabajo le ponía tan nervioso, pero a la vez le gustaba, de alguna manera le calentaba escucharlo hablar tan directo sobre sus deseos.


— ¿Y por qué yo?


—Has llamado mucho mi atención. No sabía que eras gay, sin embargo me has facilitado esa información. No te voy a obligar a nada, Taehyung, pero puedes pensarlo mientras tanto. Procura darme pronto una respuesta que suelo ser algo desesperado.


—Ni siquiera sabes si yo deseo acostarme contigo...


— ¿Y no deseas acostarte conmigo?


Un incómodo silencio siguió a aquella pregunta y Taehyung bajó más la mirada.


—Creo que... sí.


La sonrisa de Jungkook no desaparecía. Por fin sentía tener una oportunidad segura con el menor. No solo le gustaba su forma de ser y su cuerpo, el chico tenía algo que le fascinaba y no pensaba desistir pronto con él.


Terminaron de comer y después regresaron a su trabajo con tranquilidad, hablando de otros temas triviales, todo con la intención de que el menor no se sintiera aún más nervioso.


Los siguientes días pasaron normales. A veces salían a comer juntos o se encontraban en la sala de descanso y tomaban un café, sin embargo cada encuentro volvía a Jungkook un poco más impaciente, Taehyung no le daba respuesta alguna y tampoco había vuelto a mencionar el tema, sin embargo aún hablaban bien, el chico a veces se sonrojaba y diablos, que en esos momentos moría de ganas de subirlo a la mesa y follarlo ahí mismo.


Entre sus amigos sabía que Taehyung se estaba volviendo más y más popular, aunque cada que se encontraban ambos iban solos y debía de aprovechar esos momentos para poder avanzar un poco más con él.


— ¡Hola, Taehyung!


— ¡Jungkook! ¿Qué tal estas?


Respondió animadamente mientras estaba preparándose un café, sin embargo no esperó sentir la mano de Jungkook rodeando su cintura y el cuerpo de este muy pegado a su costado. Se congeló con su tacto al sentir su rostro tan cerca del suyo ¿Qué haría si se excitaba? Llevaba toda la semana tocándose con el recuerdo de Jungkook. No había tenido el valor de responderle antes y ahora, después de varios días pensó que el azabache había perdido el interés.


—Me encuentro muy bien. Puedo ver que tú también. —Comentó en voz baja mientras su mano descendía por la figura de Taehyung.


Antes de atreverse a hacer aquello, se había asegurado de que no hubiera nadie alrededor o con intención de acercarse hasta el área de descanso.


—S— si... ¿Quieres un café?


—Me encantaría ¿Me lo preparas, Taehyung?


El aliento de Jungkook estaba rozando su mejilla, provocando que toda su piel se pusiera más sensible y todos sus sentidos estuvieran alerta ¿Hace cuanto que no tenía un contacto tan cercano con una persona? En lo poco que llevaba trabajando, gracias a Jisoo y sus amigas, sabía que Jungkook era el trozo de carne fresca que todas deseaban poder devorar, pero el chico era especialmente selectivo. Entonces ¿Qué estaba haciendo ahí, tocándolo y pidiéndole un café a él?


Sin objetar pero con gran nerviosismo le preparó su café, siento entonces que esperaba por fin ser liberado, sin embargo Jungkook tomó la taza con su mano libre y dio un corto sorbo. Aún podía sentir su mano acariciándolo llegando a rozarle una nalga por cosa de segundos.


—Mnh, bastante rico. —Dijo antes de dar otro sorbo y al fin soltar a Taehyung para tomar una galleta de avena. —También el café está muy rico, gracias Taehyung.


La sonrisa coqueta que le dedicó solo aumentó el sonrojo de Taehyung, además de que este se sentía temblar. El calor, el perfume de Jungkook, todo en él lo estaba poniendo inquieto, en verdad estaba deseando meterse en su cama como él se lo había propuesto.


—M— me alegra q— que te guste. —Logró pronunciar aún sintiendo el fantasma de su tacto sobre su cuerpo.


— ¿Es todo lo que dirás?


El menor no sabía cómo responder a esa pregunta ¿Qué más podía decir? Sus caricias no le habían desagradado, pero aún le daba mucha pena decirle que deseaba pasar esa experiencia sexual con él.


—S— si.


—Ya veo... —Nuevamente se acercó a él y tomándolo de la corbata lo atrajo lo suficiente como para que inclinando un poco el rostro sus labios se conectaran, sin embargo examinó su rostro y se relamió los labios cuando fijó su mirada en los delgados cerezos entre abiertos de Taehyung. —Comprendo que no te decidas... pero te esperaré a la salida. Te daré una probada de lo bien que lo puedes pasar conmigo. No tardes, Taehyung.


Sin más lo soltó y salió de la pequeña sala con su taza de café en mano, en tanto Taehyung completamente descolocado, respiraba muy rápido tratando de calmarse. Si Jungkook lo hubiera besado tal vez no se habría resistido ni un poco. Se sentía mareado, el perfume de Jeon aún estaba impregnado en su cuerpo, lo podía oler, incluso su corbata olía a él.


Por lo inquieto que se sentía se vio en la necesidad de acomodarse la ropa como si hubieran hecho algo de lo más vulgar ¿Alguien los habrá visto? Un hondo suspiro lleno y vació sus pulmones hasta que se reflejó a sí mismo en el oscuro café de su propia taza. Ahora ¿Qué haría a la salida? Jungkook lo estaba acorralando.


El resto del día estuvo tan distraído en el trabajo que en más de dos ocasiones Jisoo le llamó la atención por no hacer caso a lo que ella le decía o simplemente porque parecía tener la mente en otro planeta. Al término del día se sentía más cansado de lo normal y aún le faltaba ver cómo iba a tratar con Jungkook y sus provocaciones.


Tardó más de lo normal en salir, esperó casi hasta ser el último de su área y deseo muy dentro de él que Jungkook se hubiera ido ya. Los pasillos estaban un tanto oscuros y tan solo unos cuantos seguían en sus escritorios alistándose para salir. Saludó a algunos conocidos y salió con cautela. El sol estaba metiéndose cuando escuchó detrás de él la voz que tanto temía.


—Hola, Taehyung ¿Listo para nuestra cita?


Lentamente se dio media vuelta y se frotó la nuca con pena.


—Lo siento, olvidé que tengo que visitar a mi abuela...


Taehyung era muy malo mintiendo, así que Jungkook se acercó a él y lo tomó de la muñeca.


—Tu abuela puede esperar así como yo te he esperado ¿No crees?


Esta vez estaba en un aprieto muy gordo, pero aún así una parte de él ansiaba porque aquello sucediera.



















N/A:Esto tiene solo tres partes que voy a subir en menos de nada. Mmm por otros lado tiene algunos errores en las tildes pero no es nada que les impide a leer. Ya saben que no tengo nada de tiempo para editar nada.


Por otro lado la había subido a una cuenta secundaria de wattpad y pues lo mismo de siempre me la bajaron de nuevo.


Entonces esto está en wattpad bajo otro shipp y este nada más.


Dejen su voto y comentario los amo ^^


22 Novembre 2022 23:59:17 4 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
176
Lire le chapitre suivant C-II

Commentez quelque chose

Publier!
PR Perla Rubí
Me encantan los diálogos
November 23, 2022, 18:03
ANDREA DOMINGUEZ ANDREA DOMINGUEZ
Me encanta 😄
November 23, 2022, 01:12
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 2 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!