jennifer-cryssil Jennifer Cryssil

Sinopsis: Cuenta la historia tras el último suspiro de la anciana Kaede. Luego de haber cumplido con lo que le tocaba en vida. Pasando penurias y tristezas. El alma de la sacerdotisa Kaede al fin se desprendió de su cuerpo mortal un día, dejando atrás a amigos y tareas por igual. Para reencontrarse con las almas de la que alguna vez fue su hermana mayor, en la frontera de este mundo con el otro. ¿Sera capaz la “pequeña” sacerdotisa de enseñarle a Kikyo, una lección de vida, antes de que ambas trasciendan. ¿Sera realmente que esta charla entre hermanas logre limpiar las almas de quien alguna vez fuese la guardiana de la Perla de Shikon? Para así renacer sin rencores y asperezas consigo misma, limpia de rencores, errores e inseguridades, para así disfrutar de la oportunidad de una nueva vida, siendo lo que alguna vez deseo ser, una mujer normal.   ~°~ Los personajes pertenecen a Rumiko Takahashi y al estudio de animación Sunrise. Sin embargo, la historia es totalmente de mi autoría.


Histoire courte Tout public.

#sango #rin #miroku #kohaku #Kikyo #kagome #kaede #inuyasha
Histoire courte
0
744 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Caricia Kármica.

No supo cuando pasó, sólo recordaba el haber cerrado sus cansados orbes, luego de una vida de guerras, pérdidas y sacrificios y el cómo sus manos caían a los costados de su cuerpo con gran pesadez.


Para luego abrir sus orbes marrones, y encontrarse que ya no estaba en el plano terrenal, sino en el espiritual y con la apariencia de su juventud. —La de aquella jovencita de largos cabellos negros y de baja estatura. Para luego escuchar:


—Al fin, llegas Kaede. Te he extrañado tanto hermanita…

—¡Oneesama! — Dijo una pequeña de vestimentas anaranjadas, tirándose a los brazos de su hermana mayor con gran desesperación y llorando, en lo que parecía un verde prado, repleto de flores. —Ha… ha pa… pasado tanto tiempo hermana Kikyo— restregando su rostro contra el regazo de una pelinegra "mayor" y de voz suave mientras dejaba rastros de lágrimas en el Hakama rojo de su hermana.—Lo sé, hermanita, pero tu cuerpo quiso esperar a que por lo menos Inuyasha y los demás encontraran la felicidad luego de la sangrienta y larga batalla contra Naraku y créeme que estoy orgullosa de que lo hayas hecho así y de que todo haya salido bien para ellos—Susurraba la única presente a parte de ella, en ese espacio mientras le acariciaba los cabellos negros —en esos instantes. —Pero ahora será mejor que vayamos a descansar de una vez y por todas porque como sabes a mis almas les espera otra vida junto a Inuyasha y quiero dejarles libres ya de esta consciencia ennegrecida e impura, que fue corrompida por el odio y la venganza.

—Sí, hermana. Quiero disfrutar el tiempo que nos quede en tus brazos y con esta apariencia a la que los años no le han pasado, aunque pueda contarte de mis experiencias vividas.—Sólo si procuras cerrar tus ojos otra vez mientras me las cuentas— Condicionó en tono calmo, aunque divertida, antes de verla cerrar sus parpados de nueva cuenta, cerrándolos también ella mientras empezaba a escuchar el relato.


Entretanto tanto en el mundo de los vivos, más precisamente en la cabaña de la aldea, donde hasta hace un rato la "mayor" de las mujeres había habitado. El sonido de la madera de una puerta siendo abierta se hacía presente, cuando las pisadas de un pequeño zorro, se hicieron presentes en el recinto y de pronto, el silencio lo lleno todo nuevamente por algunos segundos.


—¡Señora Kaede, Señora Kaede… al fin Inuyasha y los otros han regresado aquí!— gritaba la pequeña criatura cambia forma de color beige bastante emocionado, aunque sin aliento. A la vez que se le acercaba. Sin embargo, cuando se acercó lo suficiente y noto que no respiraba, de inmediato comenzó a correr en círculos diciendo:


—¡Vengan, Rápido! ¡Rápido Kaede- Sama no respira!— Saliendo de aquella pequeña choza, luego de un par de vueltas; —y tantas veces reparada o reconstruida con el pasar de los años.


Haciendo que en pocos minutos llegasen Inuyasha, Kagome, Rin y Sango, así como varios aldeanos. Viendo tan sólo la única sacerdotisa que quedaba entre los presentes, a las serpientes cazadoras de almas desvanecerse sobre el cuerpo de la sacerdotisa mayor. Lo que la hizo decir:

—Al fin se fue con Kikyo, luego de tanto tiempo— en un tono calmo, aunque con el corazón compungido mientras se limpiaba algunas lágrimas que se le habían caído.

—Sera mejor preparar las cosas para su entierro— añadió Rin echándole una mirada a la anciana también mientras volvía a ponerse de pie.

—Le avisare a su excelencia, para que diga algunas palabras, ya que nosotras estamos demasiado sensibles e Inuyasha no es el mejor para esas cosas— logrando que el mitad bestia bufe ante las últimas palabras de la exterminadora. Antes de que la castaña también se reincorporase y saliese de aquella antigua vivienda.


Al cabo de algún tiempo en aquel limbo entre el mundo de los vivos y de los difuntos una joven de piel nívea interrogo:

—¿Qué buscas contándome todo esto, Kaede?

—Solo demostrarte que aquel hombre mitad bestia que amaste alguna vez, a pesar de todo logro ser feliz con quien serás en el futuro, que a pesar de todo puedes ser feliz— Rascándose el mentón con suavidad, a la vez que pensaba por algunos momentos. Antes de continuar diciendo: —Como estudiante, creo que le dicen o más dirán o como sacerdotisa, así que deja tus rencores y el pasado atrás, purifica tus almas, purifica tu esencia y vuelve a nacer una vez más.


Al día siguiente en el bosque de Inuyasha cuando todo estuvo listo e incluso las mujeres lograron recoger algunas flores silvestres el sepelio para quien fuese la hermana de la sacerdotisa más generosa, pura pero rencorosa e impura por igual fue realizado, quemando los restos de la anciana, rodeada de incontables y suaves aromas.


—Ojalá que nuestras almas alguna vez se vuelvan a reencontrar—Escucho apenas el mitad bestia en un pequeño balbuceo de su amada.

—Así será, Kagome. Así será—Intento asegurarle Inuyasha, queriendo creer aquello.

21 Septembre 2022 02:33:35 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
La fin

A propos de l’auteur

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~