february Carol Bor

Breves capítulos con chispas de humor sobre el día a día de una madre trabajadora y sobrepasada...


Humour Tout public.

#lavidaconhumorsellevamejor #diario #relatos #humor #humor #historiasdelavida
2
2.0mille VUES
En cours - Nouveau chapitre Toutes les semaines
temps de lecture
AA Partager

LOS JUEGOS DEL YOGA

Frente a mí, se encuentra Concha, una compañera de melena rubia con algún mechón naranja, bajita y con marcadas curvas que recuerdan a esas estatuillas prehistóricas, símbolo de la fertilidad. Está tumbada boca arriba sobre la elegante moqueta gris que cubre el suelo de la sala de reuniones, con las piernas levantadas y abiertas, cogiéndose cada pie con una mano. Controla de la mejor manera posible, dadas las circunstancias, la respiración, la quietud en la postura y, de paso, la compostura, mientras Nuria dispara su cámara una y otra vez, con el fin de inmortalizar la flexibilidad de nuestra particular Venus de Düsseldorf.

La idea de montar una exposición de grandes fotografías en blanco y negro enmarcadas según el sobrio diseño escandinavo se le ocurrió a Trini un buen día, cuando calentábamos trapecios, corvas y zona sacrolumbar sobre nuestras esterillas. Trini es nuestra profesora de yoga, una mujer rellenita y muy maja, que recoge su pelo oscuro en un moño y viste pantalones blancos de algo semejante al raso, con camiseta a juego. Debe de rondar los sesenta años, pero a mí esto de calcular la edad de la gente se me da muy mal, especialmente si se dedican a la vida sana o contemplativa.

Lo dicho, que la idea fue de nuestra profe y Concha está ejecutándola en este momento. Si bien es cierto que mi compañera disfruta de una flexibilidad envidiable, no lo es menos que esa postura o asana carece de la más mínima estética. Se mire por donde se mire, solo se ve un trasero enfocando al techo como si fuera un foco. La propietaria del trasero en cuestión es, sin duda, una bella persona y una magnífica profesional, pero su campo no es precisamente el de la moda o la publicidad.

Trini decidió que cada una debía realizar dos asanas distintas. Después de deshacer la postura, Concha procede a la segunda, con la maestría que la caracteriza. Pone las manos en el suelo, a la misma altura de los hombros, y colocando su cabeza entre ambas, cierra un triángulo equilátero. Primero apoya las rodillas; luego, los pies, y los eleva hasta los glúteos para acabar estirando las piernas sobre su cabeza. Esto es el candelabro, y no, no tiene pinta de ser fácil. De hecho, es la primera vez que lo veo hacer desde que voy a clase. Yo, que además de conocer mis límites, los reconozco, ni siquiera me planteo intentarlo.

Después de Concha, le toca el turno a Camino. Camino es una compañera que ha estado casada dos o tres veces, no estoy segura. Tras enviudar, repitió la experiencia (no de enviudar, sino de casarse). Camino es alta y pelirroja y, como ella dice, muy payasa. También dice que ella siempre quiso ser actriz cómica y que cualquier día nos llevaremos la sorpresa de ver su aparición estelar en la gala de los Goya. Lo cierto es que tiene muy buen humor y un gran corazón. Siempre que se encuentra con alguien, le dice que le encanta algo de lo que lleva, desde las botas hasta el peinado. Camino es, como se suele decir, un amor.

Trini ha elegido para ella la asana del guerrero. Muy apropiada. Así que Camino se coloca sobre la moqueta como actriz sobre las tablas. Veo en su mirada, en esa espalda recta y ancha, que sabe que este es su momento. Me recuerda a la protagonista de Los juegos del hambre, la película que anoche, entre los rituales para dormir a mi hijo mayor y las pesadillas del pequeño, pude ver durante diez minutos. La historia transcurre en un futuro incierto, en el que los participantes de un programa de entretenimiento, que representan al distrito en el que viven, son obligados a matarse unos a otros, hasta que quede solo un superviviente, que es declarado vencedor. La protagonista, conocida con el sobrenombre de Sinsajo, lucha por sobrevivir, pero su moral la mueve a ayudar a muchos de los que se va encontrando. Con su imagen cruzando mi mente como un relámpago, me sumo a los vítores de mis compañeras de terapia yóguica y exclamo en tono épico: “¡Ánimo, Camino, tú eres nuestra Sinsajo!”

Todas las allí presentes ríen, excepto nuestra heroína, que mantiene, inmutable y precisa, su postura de guerrera.

12 Septembre 2022 18:03:51 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
2
Lire le chapitre suivant ENGLISH CLASS

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 4 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!

Plus d'histoires