E
Eyla Franco


En la mente de un criminal se relata la vida de Percy Bardot, una chica de 20 años, hija de padres ricos, apasionada por los casos de investigación así que decide estudiar criminología junto a su mejor amigo Marcus. Su vida cambia por completo cuando reclutadores del FBI llegan a su universidad para así seleccionar a nuevos novatos para ir a la academia del FBI. Queda seleccionada entre los tres mejores, pero no solo por ser buena sino también por un secreto criminal que gira en torno a su padre y el FBI está investigando. A a su vida llega uno de los reclutadores del FBI, Theo Hendrix, un hombre apuesto, con un desgarrador pasado que, a parte de ser reclutador, también es líder de un grupo especial de élite en el FBI, grupo encargado de investigar casos de asesinos en serie y bandas criminales más complejos; por órdenes de su jefe, Theo se ve obligado a reclutar a Percy en su equipo, para lograr conseguir información crucial en contra de su padre y así poder acusarlo de narcotraficante, robo y asesinatos, pero todo se complica para Theo cuando la conoce y se da cuenta de que Percy tiene un gran parecido a su esposa ya fallecida, haciendo que tenga sentimientos encontrados y una leve atracción comience a surgir entre ambos. En la historia se va desarrollando distintos crímenes, donde Percy junto al equipo de Theo tienen que desempeñar sus mejores conocimientos para así ir cerrando cada caso, Theo y Percy cada vez se van acercando y conociendo más y para ellos es inevitable sentir algo por el otro, pero las desgracia que él trae de su pasado lo detiene de aceptar sus sentimientos y trata solo en enfocarse en su verdadera misión con ella, mientras que ella intenta ocultar sus sentimientos para no perder su puesto como novata del equipo. Más adelante en la historia, muchos de los casos que les toca resolver, están vinculados a la red de narcotráfico en la que el padre de ella puede o no estar vinculado, llevándola a ella a descubrir varios secretos familiares que la llevan a darse cuenta que toda su vida ha sido un engaño y se ve en la obligación de corregir todos los errores cometidos en el pasado por sus padres. El final para ella y los que están a su alrededor será decisivo, todos tendrán que tomar una sabia decisión para salvarse, olvidando sus principios y haciéndole caso a sus instintos, una guerra entre el amor y el poder será desatada, donde lo único que los podrá salvar es el saber que hay en la mente de un criminal.


Criminalité Déconseillé aux moins de 13 ans.

#mafia #378 #secretos #romance #investigacion #376
0
1.3mille VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les jours
temps de lecture
AA Partager

Proceso de Admisión

6 am mi alarma suena y suena sin parar, ya era hora de despertar. Me tocaba ir a la universidad, hoy sería un día muy importante para mi. Corrí a la ducha, me dí un baño, comenzaba a arreglarme, ya que tenía que estar a las 7:30 am en la universidad. Me vestí formal, una camisa de botones azul claro, encima un suéter blanco, pantalones negros y zapatos de vestir. Mi cabello rubio lo peino como suelo hacerlo, suelto con ondas que caen en las puntas, mi maquillaje era sencillo, nada extravagante, un poco de rubor, sombra clara en mis párpados y un brillo labial. Cogí mi bolso y baje corriendo; llego al comedor y ya mi bella madre estaba allí, sabía que este seria un día muy importante para mi y quería desayunar conmigo, conversar para así tratar de calmar mis nervios.

Mi madre era una hermosa mujer, Paula Bardot, con cabello rubio, piel suave como porcelana, delgada, se mantenía fitness, unos hermosos ojos verdes, con una personalidad increíble, era una hermosa persona, siempre estaba allí para mi. Era una mujer trabajadora, era abogada y tenía su propio despacho, era abogado penalista, pero también de vez en cuando llevaba casos familiares.


—Estás nerviosa, se nota desde lejos. —dijo apenas me vio. —Ven, toma asiento, comamos. —


—Tu si me conoces bien. —dije acercándome a la mesa, me senté y enseguida me bebí un vaso de jugo.


—Calma muñeca, no te vayas a sentir mal del estomago. —dijo quitándome el vaso de la mano. —Come con más calma. Hoy es un día muy importante hija, debes estar tranquila. —


Los pongo en onda, en la universidad estudió criminalística y me dedico a psicología forense, más que todo me dedico a la elaboración de perfiles criminales, ya me encuentro en el 5to semestre de la carrera. El dia de hoy, reclutadores del FBI irían a la universidad a ver presentaciones de estudiantes, y los 5 mejores serán seleccionados para ver los que le queda de la carrera directamente en la academia del FBI, era mi sueño, me apasionaba la investigación criminal, mis padres no lo entendían, pero siempre me apoyaron en todo, confiaban en mí.


—¿Vas a ir? —pregunte.


—Si mi amor, allí me verás haciéndole porras. —contestó ella.


—¿Sabes algo de papa? —


—No desde ayer. —respondió un poco deprimida.


No se confundan, mi padre es un hombre muy genial, llevamos una increíble relación, lo adoramos y él a nosotras, su único defecto es que trabaja mucho y casi siempre está de viaje, solía faltar a ocasiones especiales, pero siempre trataba de remediarlo.


—Se que llegara, confío en él. —afirmé muy segura, mi madre me acarició la mano brindándome su apoyo.


Mi mañana no era la única comenzando, del otro lado de la ciudad, en un complejo de apartamentos, Theo Hendrix, un agente especial del FBI. Tenía 29 años de edad, era un hombre bastante apuesto, estaba en forma, con unos hermosos ojos negros brillantes que simpatizaban con una mirada misteriosa y provocativa, con su piel morena, cabello castaño claro, alto. Era muy inteligente y dedicado a su trabajo, bastante serio y a veces duro, que por dentro cargaba con un gran peso de dolor y culpa que hacía su personalidad más fría.

Se encontraba desayunando, solo callado, pensativo, como si algo en verdad lo abrumaba.


—¡Buenos días! —le dijo a la nada y tomó un sorbo de su café.


Se preparaba, ya que el día de hoy, el junto a su jefe y colega serían los reclutadores que irían a la universidad a ver las presentaciones de los aspirantes a los cupos para la academia; la selección seria difícil, ya que ellos dos eran muy cautelosos a la hora de la selección, cada detalle era preciso para decidir cuál de los aspirantes era el indicado, yo llevaba mucho tiempo preparándome, en verdad quería la oportunidad.

Ya eran las 7 am. Mi casa quedaba a unos 20 minutos en auto de la universidad, por suerte contaba con mi propio auto, Tenía una clase entre las 7:40 am y 8 am. La presentación ante los reclutadores era a partir de las 10 am, estaba nerviosa, pero al mismo tiempo muy segura de mi.


Llegue a la universidad, estacione el auto, luego me dirigí al campus, eran las 7:26 am ya, estaba a tiempo. Caminaba a la facultad cuando de repente alguien me sujetó por detrás, me alarmé un poco y volteé rápido.


—Oye, calma. Solo soy yo. —Era mi fastidioso mejor amigo, Marcus Huxley. Un chico muy apuesto, era de piel blanca como la nieve, con cabello castaño, ojos claros, porte atlético ya que se la pasaba metido en el gimnasio, siempre estaba a la moda. Su personalidad era un poco de niño de papis, era como yo, hijo único, así que sus padres obviamente eran más sobre protectores, pero eso no le quitaba lo gran persona que era, era un chico increíble. Siempre ha estado enamorado de mí, pero nunca he podido verlo como algo más que un amigo, me dolía, porque él era sencillamente el indicado. —Andas nerviosa. —


—¿Te parece poco? Hoy llegan los reclutadores, mis manos no han dejado de sudar. —dije en un tono muy dramático. El ya estaba acostumbrado a mis dramas.


—Con calma, se lo mucho que te has preparado. Todo saldrá bien, eres la más indicada para el puesto. —decía el muy entusiasmado. Marcus decidió no participar en esta prueba, debido a que en unos meses iría de viaje de negocios con su padre, así que congelaría un semestre, pero me ha apoyado en toda mi preparación para la presentación. Lo iba a extrañar, él y yo éramos inseparables. —Además, ¿Quién puede decirle que no a una belleza como esta? —comenzó con una risa burlona que él sabía muy bien que me irritaba.


—Ya vamos a clase, bobo. —dije ya muy seria, él se rió y bueno, marchamos hacia el salón.


Pasó una media hora, ya Theo y su jefe Jame Fellowes se encontraban en la universidad, más específicamente en el aula de conferencias de la facultad. A todos los inscritos para la presentación se les notificó de su presencia en el lugar, la verdad que no se como no me he desmayado, si ya ni siento las piernas, me empezaba a replantear si en verdad quería ir a la academia.

Son las 9:30 am. Marcus me acompañó hasta el aula, prometió que no me dejaría sola en ningún momento, mi madre ya estaba en lugar y pudo notar que mis latidos iban a mil por segundo, así que se acercó a mí y de inmediato me abrazó, la verdad me hizo sentir muy bien, tenerla allí era de mucho apoyo.


—Menos mal que llegó, señora Bardot, a Percy ya le iba a dar un infarto. —dijo Marcus riendo.


Pues, creo que esta es hora de presentarme, mi nombre es Percy Bardot, tengo 20 años de edad, soy la chica mas extrovertida y aventurera, no suelo temerle a nada, pero hoy era un día diferente, porque hoy sería un día que cambiaría el resto de mi vida.


—Ya lo note Marcus. Por favor, ve por un jugo, tenemos que hacer que el alma le vuelva al cuerpo a esta niña. —comentó mi madre, la sentí que de cierto modo se estaba burlando, pero en ese momento no estaba en condiciones de discutirlo. —Tranquila niña, todo saldrá bien. —volteó la mirada y vio la mesa donde estaban los reclutadores, quedó encantada cuando vio a uno de ellos. —Pero que adonis. Si ese es el reclutador yo también estaría nerviosa. —


—¿Qué dices? —pregunté muy confundida. Mi madre hizo que volteara a ver lo que ella miraba, y ahí fue cuando lo vi, a un verdadero adonis como mi madre dijo, era Theo Hendrix, el reclutador. Debo admitir que siento que babee un poco cuando la vi, sinceramente todo el nerviosismo que tenía desapareció de un momento a otro.


—¿Está muy guapo verdad? —preguntó mi madre en un tono muy juguetón, sabía lo que intentaba hacer, solo quería distraerme.


—Esta bien tu ganas, esta guapo. —dije muy cómplice y luego le di un pequeño empujón, en eso venía Marcus y se dio cuenta de nuestra actitud.


—¿Qué cuchichean las niñas? —pregunto curioso.


—Oh nada. Cosas sin mucha importancia. Solo es mi mamá intentando hacer que me calme. —respondí para evitar conversar más del tema. —¿Sabes algo de papa? —voltee la mirada hacia mamá, ya era hora de que papá estuviera aquí, mas sin embargo su falta era notoria.


—Lo he llamado,pero nada. —respondió ella decepcionada. —Tal vez el vuelo se atrasó y aún viene en camino. Tranquila, que sea donde sea que esté, de seguro está golpeando su cabeza contra algo por el hecho de que no está aquí contigo. —


Cada vez que papá no llegaba,desde que tengo uso de razón, mi mama me contaba esa excusa,era una manera de no hacerme sentir mal, al principio lo comprendía, porque después venían los regalos y atenciones de parte de él por sentirse culpable de no estar, de niña era mas una cuestión de interés, pero ya cuando eres mayor, te das cuenta de que de cierto modo él nunca estuvo, lo adoras, pero aun así no estuvo.

Me perdí un poco en mis pensamientos,que hasta se me olvidó donde estaba y lo que iba a hacer aquí, mientras que ya los reclutadores estaban listos para empezar.


—Bueno profesor, Elsher. Ya mi colega y yo estamos listos para iniciar. —dijo Jame Fellowes, indicando que ya todo estaba listo. —Theo, relájate, necesitamos reclutar, no los vayas a asustar. —


—Si están aquí,no deberían tenerle miedo a nada. —respondió Theo, un poco prepotente al decir verdad. —Tranquilo, sé lo importante que es esto. —


—Si, más cuando tenemos la oportunidad de oro de acercarnos a nuestro objetivo. Al menos indirectamente. —comenta Jame.


—¿Ella ya está aquí? —


—Debería, su nombre está en la lista. —aseguró.


Estudiantes,estudiantes. Los que se están postulando hacer el favor de acercarse. —


Ese era nuestro llamado. Fui hasta donde me indicaron, tomé asiento y luego de unos minutos nos pasaron una lista a todos. Éramos 10 chicos y el orden de la lista era alfabético, por la primera inicial del primer nombre, así que por lo visto yo sería la última, por Percy.


Si se preguntan, ¿Por qué Percy? Hay dos versiones de este nombre, una es de la leyenda del rey Arturo, ya que uno de los miembros de la mesa redonda llevaba el nombre de Perceval y su diminutivo es Percy y la otra versión es más sobre la mitología griega, el hijo de Zeus, Perseo, el que decapitó a Medusa. Si bien este nombre pertenece a dos leyendas de hombres poderosos y valientes, que no le temían a nada y se avivaron a las más grandes aventuras. Una persona que se esfuerza, que tiene disciplina, constancia, esfuerzo, lógica y razón. A mi padre le gusta mucho leer sobre este tipo de cosas y cuando supo que mamá estaba embarazada, sin importar que no sabia si seria niño o niña, me cuenta mi madre que él dijo que su primogénito sería una persona fuerte y capaz de todo. Siempre he tratado de hacerle honor a ese nombre.

Pasó alrededor de una hora, ya seis de los postulantes se habían presentado, sólo faltaban cuatro, yo incluida. La prueba de admisión consiste en lo siguiente, a todos nos dieron un portafolio sobre algún caso no muy conocido, pero ya resuelto, nos dieron todas las evidencias, pero todas por partes y sin ningún orden, así podríamos ir armando el caso paso a paso, mostrando poco a poco a los presuntos culpables, imágenes del arma homicida, de la víctima, familiares, absolutamente todo para armar el caso. Lo que teníamos que hacer era llegar al culpable y explicar porque pensábamos que ese era, tuvimos 6 meses para prepararnos, la verdad que me he esforzado mucho y siento que arme un buen caso. Faltaba solo uno para que yo comenzara cuando de repente me llegó un mensaje.


De Papá:

Estoy aquí muñequita.


Sentí como el alma me volvió al cuerpo, voltee a ver y en efecto, allí estaba él,si llego.


— Percy Bardot, es la siguiente. —avisaron.


Era mi turno, ya mi padre estaba aquí, mi mejor amigo y mi madre ya me estaban haciendo porras, era hora de demostrar de lo que era capaz.

16 Août 2022 17:20:28 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
À suivre… Nouveau chapitre Tous les jours.

A propos de l’auteur

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Histoires en lien