2jae 𝕵𝖊𝖔𝖓𝖐𝖎𝖒 👑

𝗞𝗜𝗗𝗡𝗔𝗣𝗣𝗘𝗗 || Taehyung, sin darse cuenta, desarrolló el Síndrome de Estocolmo, enamorándose así de su secuestrador el cual había desistido de asesinarlo. ¿Quién era él? ¿Qué quería hacerle? Matarlo, lo quería matar. Entendió de inmediato que iba a asesinarlo. 𝐋𝐞𝐞𝐫 𝐚𝐝𝐯𝐞𝐫𝐭𝐞𝐧𝐜𝐢𝐚𝐬 𝐚𝐧𝐭𝐞𝐬. ╺╌╌╌╌╌╼⃘۪۪❁⃘̸۪۪⃗╾╌╌╌╌╌╸ ✦ KOOKTAE (jungkook top) ✦ CONTENIDO HOMOSEXUAL, ESCENAS EXPLÍCITAS, SECUESTRO, VIOLENCIA, ROMANCE, SÍNDROME DE ESTOCOLMO. ✦ CAPÍTULOS LARGOS. ✦ PORTADA POR @. ✦ ADAPTACIÓN AUTORIZADA POR MI MEJOR AMIGO. Encuentran su historia en wattpad por heizzen © ─ 2021


#8 in Fanfiction #5 in Groupes/Chanteurs Déconseillé aux moins de 13 ans.

#romance #amor #secuestro #taehyung #tae #jungkook #kooktae #kookv
959
28.8mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

UNO

Martes 22 de septiembre, 2011. Seúl, Corea del Sur.


Eran más de la cinco de la tarde, la universidad estaba casi vacía, y Taehyung estaba por salir.


Estaba cansado, estresado y sobre todo hambriento.


Sostuvo su mochila vieja de los tirantes, la cual tenía algunos agujeros, y tiritando al sentir el frío viento rozar sus pálidas mejillas.


No tenía ni un sólo centavo en el bolsillo y no comería hasta llegar a su casa, y poder comer algún pedazo de pan o beber una taza de té barato.


Su padre era el único que trabaja en casa, a veces, y su sueldo resultaba escaso por gastar más de la mitad de éste en alcohol y prostitutas. Y eso afectaba directamente a Taehyung quién no podía trabajar debido a su enorme carga académica.


Se mentalizó a que la miseria acabaría pronto.


Luego estaba su madre que no trabajaba, y si lograba obtener un empleo, no duraba más de una semana, gracias a su drogadicción la cual simplemente crecía y no tenía intención de acabar, de hecho, Taehyung se convenció de que ella moriría de una sobre dosis pronto.


Una vida patética.


Por eso mismo asistía a la universidad, ¿no? Para alejarse algún día del par de padres patéticos y miserables que poseía.


Su tío Bruno, el hermano de su padre, pagaba sus estudios y todo lo que giraba en torno a ellos. Taehyung nunca pidió más, nunca quiso aprovecharse. Su tío no vivía cerca, por esa razón no podía darse cuenta de la miserable vida que su sobrino favorito llevaba.


Taehyung sólo no pretendía decírselo. Le bastó con la universidad.


—¡Taehyung!—una voz poco familiar lo llamó haciéndolo girarse.


Una chica de cabello rojo, casi naranja, algunas pecas en su rostro y piel pálida, corría hacia él.


—¡Hola, Taehyung!—ella saludó y alzó su mano—Soy Hanna—finalizó presentándose, sonriendo de paso.


—Oh, hola...—él saludo apenas—Sé tú nombre, te sientas tras de mí —él murmuró y rió.


—Lo sé, es sólo que no me notan mucho por aquí, pero... ¿Podrías ser un chico lindo, y prestarme tus apuntes de química?—la pelirroja preguntó, mirando al chico a los ojos, irradiando cierto brillo de sus ojos verdes. Taehyung se incomodó y tuvo que mentir.


Y es que, odiaba prestar sus cosas, se consideraba un chico egoísta.


—Lo siento, los dejé en mi casillero, tengo que volver a casa pronto y ya son las cinco y treinta—Taehyung mintió perfectamente y se encogió de hombros. Odiaba que lo buscaran solo para obtener algo a cambio.


Taehyung sonrió de lado, y tras encogerse de hombros decidió seguir caminando y le dio la espalda a la chica.


—¡Taehyung, por favor!—ella rogó y lo tomó del brazo.


—Mi examen es en dos días—ella explicó y soltó un suspiro—Lloraré si repruebo, lo necesito por favor.

La miró por encima del hombro, y en el fondo le tuvo lástima. Honestamente, nadie lo esperaba en casa.


—Bien —Taehyung murmuró a regañadientes—Te daré mis apuntes mañana.


—Solo serán unos minutos—Hanna insistió—Es posible que mañana no te vea.


—Sí me verás, vamos en el mismo salón y tocas tras de mí Hanna—Taehyung dijo riendo un poco.


—Por favor —ella rogó con la mirada. Y Taehyung desistió.


—Bien, ven conmigo —él dijo haciendo una seña con su mano.


Ella sonrió y fue tras él para ir por sus apuntes. Caminaron por todo el patio, pasando por los baños, luego las canchas de baloncesto, y por último el pasillo en el que se encontraban todos los casilleros. Taehyung fue hasta el final, pues el suyo era casi el último, la chica sólo se quedó a su lado. Taehyung abrió el casillero desganado de una vez, y le entregó el cuaderno.


—Cuida este cuaderno con tu alma, Hanna. ¿De acuerdo?


La chica asintió y sonrió—Gracias, Taehyung—ella agradeció y tras hacer una seña con su mano se alejó corriendo por el pasillo—¡Te veo mañana!—ella exclamó de lejos y Taehyung sólo se limitó a despedirse haciendo una seña con su mano.


Finalmente salió del lugar minutos después, se había retardado unos quince minutos, no importaba mucho el retraso, después de todo, nadie lo esperaba en casa. Pero él odiaba caminar tarde a casa, hacía aún más frío, no traía abrigo y las calles estaban aún más vacías.


Ya no habían muchos chicos en la escuela, solo un pequeño grupo de chicos que practicaban baloncesto hasta tarde.


Caminó por la banqueta doblando a la izquierda, solía caminar diez cuadras todos los días, y no podía simplemente tomar el autobús ya que no traía dinero para ello. Soltó un suspiro, sintiendo ganas de llorar, mientras recordaba su miseria.


Tratando de desechar sus ideas suicidas concentrándose en apresurar su paso, para llegar pronto a casa, quizá tomar una insípida taza de café e ir a dormir.


Un auto color negro se detuvo a su lado, sólo siguió caminando y se giró para observarlo notando que aún estaba inmóvil, el auto no se detuvo para estacionarse, tampoco para esperar a alguien ya que la banqueta estaba vacía, sólo Taehyung caminaba deprimido por ella, tampoco pensándolo bien, no se detuvo porque hubiese algún semáforo cerca, no había motivos, sólo se quedó ahí.


Se giró sin discreción y observó, cuando reaccionó, supo que había observado el auto por varios segundos como un idiota entrometido, y dándose cuenta de su estupidez, hizo caso omiso y empezó a caminar rápidamente alejándose. Eso no debía interesarle, sólo era extraño.


—¡Oye Taehyung! —una voz grave y masculina lo llamó, volvió a girarse al oír su nombre, pero no había nadie cerca, entonces supo que la voz venía del auto, el cual había avanzado lentamente unos metros hacia él.


Frunció el ceño, e inocentemente alzó su mirada para prestar atención.

Un sujeto bajó del auto, sostenía algo en sus manos, abrió la puerta trasera de su auto dejándola así, y observó a Taehyung unos segundos antes de empezar a acercarse a pasos lentos.


—¿Tú... me hablas a mí? —Taehyung preguntó nervioso al observar al sujeto y su inusual vestimenta.


¿Quién viste ropa oscura y gafas de sol, por la tarde, cuando el cielo esta gris apunto de llover?


Taehyung tardó demasiados segundos en notar sus intenciones, y aún más segundos en echarse a correr.


El auto con las puertas abiertas, el sujeto, su vestimenta, la bufanda que casi cubría su rostro, asuntos desconocidos, la situación fría y desolada.


Su mente gritó «corre» pero sólo logró dar un estúpido y vano paso. El sujeto inmediatamente lo tomó del brazo y apretó con fuerza.


Era alto, y sus manos grandes y fuertes, lo tomó rápidamente tirando de su cuerpo, que era pequeño y flacucho, llevando ágilmente su brazo alrededor del cuello del chico sin perder tiempo, presionó con fuerza el pañuelo negro que sostenía sobre el rostro de Taehyung, cubriéndole la nariz y la boca, obligándolo a respirar la sustancia con la cual lo humedeció antes.


—¡No! ¡Suéltame! —Taehyung exclamó casi gritando, forcejeó apenas, sintiéndose pronto débil y mareado.


—Claro que te hablo a ti, Taehyung —el sujeto susurró en su oído, cuando este estaba a punto de desmayarse. Tras un par de forcejeos débiles, quedó totalmente inconsciente.


El sujeto llevó consigo a Taehyung casi a rastras hasta su auto, tratando de ser discreto aunque fuera imposible, y lo dejó en los asientos traseros, cerrando después la puerta con fuerza.


Un auto pasó por ahí, seguido de otro, pero ninguno logró percatarse de lo que ahí ocurría. Taehyung ya estaba en el auto, convirtiéndose en una presa, ya estaba en las manos de aquel sujeto.


Entró al auto, observando a su alrededor a través de los espejos. La calle seguía vacía, a excepción de una chica pelirroja que observaba todo atónita desde una esquina.


La observó minuciosamente unos segundos por el espejo retrovisor, pensando fríamente y con el corazón acelerado.


Soltó un suspiro colocando las manos en el volante del auto, se quitó las gafas y aquella bufanda negra que cubría la mitad de su rostro, revelando así, a un sujeto de piel pálida, ojos verdes y enormes, los cuales sólo irradiaban frialdad y un brillo inigualable.


Tras darle un último vistazo a su rehén, arrancó, y se marchó rápidamente. Tenía la capacidad de encargarse de terceras personas luego.


Se juraba que ella no había visto su rostro, que era imposible lo haya reconocido.


Observó a su rehén por el espejo retrovisor, mientras aumentaba la velocidad del auto y supo que debía dar una pequeña parada antes de llegar a Daegu.


Sería una total estupidez por parte de un asesino serial secuestrar y asesinar personas de su misma ciudad. Si deseaba saciar su deseo psicópata debía ir por sus personas.


Tenía tres años de no hacer aquello, y lo había pensado tanto que se dio por vencido y fue por su persona.


Dejó salir el aire que contenía en sus pulmones, sintiéndose satisfecho de su trabajo al saber que tenía como rehén a un chico atractivo, pequeño y débil, el cual sería asesinado; disfrutaría mucho de herir aquella piel blanca y frágil que él poseía y estaba tan ansioso que todos los pensamientos al respecto, le abrían la puerta al infierno.


Por el tiempo transcurrido, perdió agilidad. Incluso se hizo más sensible y preocupado al respecto. Las manos le temblaban incluso.


Sí, él estaba enterado que era un enfermo psicópata y sentirse perdiendo las agallas de matar, no le gustaba en lo absoluto.


—Kim Taehyung, ese es tu nombre—el sujeto murmuró y observó al chico inconsciente por el espejo retrovisor—Eres menos feo de lo que esperaba. De hecho, eres más fino físicamente, a diferencia de ese último chico que fui mi víctima anterior, quizá te conserve uno o dos días—él habló solo, sintiendo las ansias en su estómago, fabricadas por su mente.


Era una combinación entre terror absoluto y éxtasis.


Condujo durante treinta minutos más, hasta llegar a la carretera de sus sueños, con curvas, rodeada de árboles, oscuridad y olor húmedo.


Aparcó y comprobó que eran pocos los autos que pasaban por ahí. Era tarde, hacía frío, y todos preferían quedarse en casa y salir por la mañana.


Bajó del auto, sacando antes cinta adhesiva de la guantera de su auto. Cerró la puerta y abrió la puerta derecha trasera. Finalmente observó a Taehyung, encendió la luz de su auto y le quitó la mochila que traía consigo, tirándola a un lado de la carretera, entre los arbustos y tierra. Prosiguió a revisar sus bolsillos pero no encontró nada, ni celular, ni dinero.

Cogió luego la cinta adhesiva de una vez.


—No deseo que causes problemas al despertar—él murmuró y unió los pies del chico con cinta adhesiva, colocado varias capas alrededor, e hizo lo mismo con sus manos, atándolas tras su espalda. Y por último, colocó un trozo sobre su boca—Sé discreto al despertar pequeño—Jungkook susurró cerca de su rostro. Lo observó, tocó suavemente su cabello retirando unos mechones de su rostro, observó su rostro y cuerpo en general y se aseguró de que su piel estuviera tibia.


Lucía tan frágil. Sus ojos cerrados y las pestañas tupidas. Respiraba y se encontraba bien.


╭┈─────── ೄྀ࿐ ˊˎ-

╰┈┈┈┈┈┈┈➤ ❝ [ 𝕮𝖗𝖚𝖊𝖑'𝖘 𝖂𝖔𝖗𝖑𝖉 ] ❞


ᣲ 𝙲𝚞𝚎𝚗𝚝𝚊 𝚍𝚎 𝚛𝚎𝚜𝚙𝚊𝚕𝚍𝚘: @callmeheizzen

ᣲ 𝚃𝚎𝚛𝚌𝚎𝚛𝚊 𝚌𝚞𝚎𝚗𝚝𝚊: @iamheizzen


✒ Escritor experimentado.

✒ Lector con mucha experiencia.

✒ Estudio actuación. ☂ Cuban.

⇢⇢⇢⇢⇢⇢⇢⇢⇢⇢⇢ˎˊ˗꒰꒱

✗ Escribo contenido para adultos. Pido…

3 Août 2022 02:57:50 6 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
115
Lire le chapitre suivant DOS

Commentez quelque chose

Publier!
kateryn Garcia kateryn Garcia
Hay no 😔
August 17, 2022, 03:35
gx gabi xox
yo aquí planeando todo lo que haría y cómo actuaría si me secuestraran a mí jaksjaja
August 16, 2022, 21:04
Luna Luna
Me encanta.
August 07, 2022, 04:51
Mooniemoon55 Mooniemoon55
Un capítulo y ya me encanta. Amo cómo escribes 💜✨
August 03, 2022, 03:13
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 32 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!