shiindechan Shinde Chan

Jeon Jungkook un alfa de fuego rompe un tabú al involucrarse con un alfa de otro clan. ¿Qué quiere ese alfa? ¿Qué misterio envuelve a su clan? Jeon Jungkook recuerda: un alfa controla, domina, guía, protege y por sobre todas las cosas nunca se somete. Historia completamente original. Prohibidas copias y adaptaciones.


#51 in Fanfiction #32 in Groupes/Chanteurs Interdit aux moins de 21 ans.

#romance #drama #omegaverse #kookv #romanceprohibido #alfaxalfa
855
54.4mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Uno.

Nocturno.

Uno.

En la noche, allí en lo oscuro, donde no se distinguen ni las siluetas ni los colores allí donde solo tú puedes mirar me descubrirás.

Allí cuando encares eso que te niegas a aceptar, cuando sientas miedo y anhelo tirante en las venas, allí, y solo allí me hallarás.


Se relamió los labios un tanto resecos y sintió ese regusto a ¿Ozono, lluvia...? A ese olor como a "frescor" que se sentía cuando había una tormenta cerca, ese olor que no podía tener nadie diferente a un alfa.

Definitivamente era la esencia de un alfa.

Se había besado con un puto alfa y ¡Le había gustado!...

Y esto era particularmente raro porque Jungkook también era un alfa.

¿Quizá las constantes caminatas para proteger la frontera le habían jugado en contra y terminó haciendo cualquier cosa? ¿Hace cuánto no se acostaba con alguien? ¿Tanto así como para dejarse llevar por las hormonas?

Lo suficientemente en contra como para llegar al punto de frotarse contra ese alfa de la forma más obscena en un claro a media noche.

Si el amigo de ese alfa no hubiera llegado a interrumpirlos de la nada ¿Hasta donde hubieran llevado las cosas? ¿Ese alfa ya abría experimentado con otros alfas? ¿Cómo hacía para que sus instintos no le jugaran en contra y le dieran arcadas?

Jungkook siguió repasando cada una de las sensaciones, hasta el momento no se había acercado a un alfa en lo que a una interacción sexual respecta, a su lobo le gustaba dominar y la sumisión no era algo característico de su casta por lo que hasta ese punto de su vida había preferido relacionarse con omegas y betas.

Un alfa no se sometía.

La cabeza de Jungkook no podía dejar de darle vueltas al asunto...Hasta el punto de encontrarse acariciando suavemente su abdomen...

Esos delgados pero rojos y suaves labios volviendo una vez más a su mente... Los dedos de Jungkook se colaron bajo su camiseta, un leve resentimiento sobre su piel caliente ya que sus dedos estaban fríos como los labios de ese alfa... siguiendo las visiones excitantes de su cabeza continuó desplazándolos más hacia el sur...

Cuando el alfa se centró en el recuerdo de ese encuentro clandestino bajo las estrellas, el brillo de esas hebras grises a la luz de la luna entre sus dedos lo hizo sonreír, ese era un alfa precioso, hermoso, delicioso...

Un leve jadeo salió de la boca de Jungkook en el momento en el que tomó su miembro con los dedos, ya estaba medianamente erecto respondiendo a la excitación que le producía rememorar ese encuentro.

Recordó como aquel hermoso muchacho coló sus largos y fríos dedos debajo de sus ropas y le acarició la espalda, ante la imagen Jungkook comenzó a bombear su miembro, para completar lo que las circunstancias desafortunadamente no le dejaron terminar esa madrugada.

Sí, estaba dispuesto a joder a un alfa.

Aunque...

Como el chico de cabellos grises también era un alfa... Lógicamente no iba a lubricar como un omega... Pero habían modos, sobre todo usados por los betas que carecían de esta facilidad... En su fantasía Jungkook se imaginó que casualmente cargaba con un lubricante en algún lugar de sus prendas... Y respondía al toque del chico de los cabellos grises asaltando su culo con ambas manos para prepararlo....

Pero representaba un problema el hecho de no saber si ese alfa se dejaría joder... Y es que allí era en donde radicaba el verdadero problema, los instintos de un alfa difícilmente le permitían asumir una actitud sumisa, por eso las relaciones entre alfas eran sumamente escasas, terminaban en últimas en una lucha por determinar quién dominaba a quién, tornándose violentas y desgastantes...

Pero en la imaginación de Jungkook este se permitió el placer de otorgarle a su compañero una actitud sumisa en la que permitía que los dedos de Jungkook se colaran entre sus nalgas para dilatarlo, procedimiento que Jungkook conocía por haber tonteado con alguno que otro beta mientras cuidaba la frontera... No lo culpen, eran de las castas que más eran asignadas a este lugar junto con los alfas, los omegas difícilmente eran asignados para tareas de protección y vigilancia debido a que tendían a someterse a la voz de mando de algún alfa y eso podría resultar muy peligroso en tareas de vigilancia, los que estaban asignados a esta zona en general era omegas que ya tenían un lazo y eso les permitía ser inmunes a la voz de mando.

Volviendo a la fantasía de Jungkook en donde tenía a un alfa de cabellos grises extremadamente hermoso y caliente entre los brazos, se dedicó a imaginarse todas las formas posibles de joderlo en lo que bombeaba su miembro con bastante energía.

Su espalda se arqueó y sus pies se retorcieron hasta la punta de los dedos cuando alcanzó el clímax mientras se imaginaba encima de ese precioso alfa, mientras alucinaba sus jadeos hasta que luces blancas estallaron detrás de sus párpados.

Masturbarse era satisfactorio hasta el momento en el que se abrían los ojos y era completamente reconocible que todo era una fantasía, el alfa de hebras plateadas se esfumó con su enigmático aroma a "frescura", Jungkook suspiró y sacó su mano embarrada de semen de sus pantalones, se daría una ducha helada para terminar de lidiar con la frustración sexual que sentía en esa madrugada y se iría a dormir... Para finalmente volver a soñar con el hombre de cabellos grises al que quizá buscara el día de mañana.


[...]


—Nuestro padre nos solicita en la casa principal.

Maldita sea.

Una frustración sexual sumada a volver a ver la cara de su padre... No era una buena combinación para Jeon Jungkook, además de la leve jaqueca que tenía por haber tomado más de lo permitido.

—¿Qué quiere?—Jungkook sonó menos agresivo de lo que en verdad se sentía, Hoseok, su hermano se encogió un poco... Jungkook podía ser menor que él pero era bastante fuerte y en ocasiones explosivo por lo que se manejaba con cierta precaución, aunque el corazón del alfa más joven cuando escarbabas hasta el fondo era noble y bondadoso.

—Los representantes del clan de Daegu vienen para acá...—empezó a explicar.

Jungkook gruñó con más fuerza interrumpiendo—¿Y que vienen a hacer esas mierdas acá?

—Nuestro padre está preocupado de que las reservas de agua dulce están menguando con relativa rapidez, la sequía se ha extendido ya bastante tiempo y las cosas se están colocando críticas para los cultivos si no llueve pronto se van a secar y nos quedaremos sin comida...

—¿Y por eso va a ir a besarle el culo a los de Daegu?

Hoseok suspiró—No vamos a sostener cultivos a punta de fuego Jungkook... Necesitamos un trato.

Jungkook lo sabía, no era un imbécil irracional, además de que los rumores de escasez ya habían llegado a la frontera... Por eso no entendía la obstinación de su padre en seguir manteniendo hostilidad con los demás clanes, por una "traición" de hace siglos...para tener que bajar la cabeza en circunstancias como estas, pero era una deuda histórica que jamás iba a saldar, por lo que suspiró y sin devolver la mirada a su hermano o escuchar un poco más emprendió de mala gana el camino al que sería "su hogar"

Igual tenía certeza de que no existía otra opción.

La relación entre Jungkook y su padre era tensa a raíz del ridículo entrenamiento sanguinario que este impuso a sus hijos alfa. Como líder del clan de Busan se tomó de forma muy personal aquello de defender el territorio y sus hijos obviamente debían secundar este propósito a costa de lo que fuera, por eso Jungkook odiaba ir a la casa en donde se crio.

En su forma de lobos Jungkook y Hoseok llegaron en apenas hora y media al sitio en donde crecieron, ese lugar en donde recibieron las peores golpizas por no convocar a su lobo en menos de 20 segundos entre otras cosas... Jungkook lo resentía cada que llegaba a "su casa" por lo que en general vivía en la propiedad que estaba cerca de la frontera en donde le tocaba custodiar.

Las personas de servicios generales los recibieron con comida y bebida en lo que su padre se desocupaba, ellos igualmente se cambiaron de atuendo para sentirse más cómodos.

El olor espeso como a madera calentada por el sol ocupó la habitación cuando el mayor del clan Jeon se presentó en la habitación y comenzó a dar órdenes sin siquiera saludar como era su costumbre.

Nada como la familia...

—Me alegra que ya estén aquí—inició con voz gruesa— ya tienen claro cuáles cuadrantes vigilan ¿Verdad? Los de siempre. Asegúrense de estar alerta, nunca sabemos si pueden aprovecharse de nuestra hospitalidad... Entenderán que ante situaciones desesperadas medidas desesperadas, la gente ya se está quejando de la pérdida de cultivos y estamos a nada de que un caos se desate... Pero no por eso voy a confiar ciegamente en los de Daegu, mantengan todos los sentidos alerta.

Jeon JungHoo confiaba plenamente en las habilidades de sus hijos, a los cuales había entrenado personalmente y de la forma más estricta y eficiente por lo que podría decir eran "sus mejores soldados" razón por la cual generalmente los convocaba de su vigilancia en la frontera cuando la situación se colocaba un poco "desesperada" en el interior en donde se encontraba la casa principal del clan.

Los lobos del clan de Daegu no se conocían particularmente por su agresividad... Pero el padre de Jungkook siempre había sido un paranoico, vivía creyendo que la guerra estallaría en cualquier momento, que el día menos pensado vendrían a cobrar su deuda. El personal de servicio anunció la llegada de los representantes del clan de Daegu y el cambio en el olor del líder del clan de Busan se notó bastante, al menos para sus hijos que conocían exactamente las notas de su olor.

Los recién llegados estaban cambiándose el calzado en el recibidor de la casa tradicional coreana en la que vivía la cabeza del clan de Busan cuando por primera vez en su vida Jungkook le dio un poco de razón a la paranoia con la que vivía su padre... Un olor como a "frescor" se coló por sus fosas nasales y lo hizo sentirse como un completo idiota cuando conectó las neuronas.

¡Como era que había pasado por alto esa clase de olor!

¡A eso olían los lobos de agua!

Su ira terminó de asentarse cuando en la sala de estar de su casa apareció aquel alfa de cabellos grises que había visto hace unas horas en medio del bosque ahora acompañado de otro alfa, que al parecer era su padre, pues se asemejaba bastante a él.

¿Por qué mierda un lobo de agua había atravesado la frontera? Es más... ¿Cómo logró burlar toda la seguridad y ahora estaba ahí en su casa como si nada? Y era especialmente llamativo que no trajeran cuerpo de seguridad con ellos.

Cuando Jungkook lo encontró en medio del bosque mirando hacia ninguna parte en aquel claro bañado de luz de luna, nada en su apariencia se le hizo "amenazante" el chico simplemente le sonrió lindamente al verlo y él estúpidamente bajó todas sus defensas, alguien tan ridículamente bello no podía ser malo...

Lo que hacen un par de tragos de más en la cabeza.

Sí, Jungkook estaba desesperado o idiotizado y pensó con el pene, eso era lo único que podía explicar que algo así se le hubiera pasado... Aunque en la oportunidad que tuvo de acariciar el cuerpo del chico no notó que llevara un arma encima, eso y que su aroma era bastante sutil en comparación con el que exudaba ahora.

Lo peor, Jungkook no podía increparlo en ese momento porque no tenía mediana idea de cómo interrogarlo sin saltarse el detalle de que le metió la lengua hasta el fondo de la tráquea hace apenas unas horas, todo su cuerpo se tensó pero decidió sostenerle la mirada esta vez de forma desafiante.

Tenía un: "te reconozco" pintado en medio de las cejas.

En el momento en el que sus ojos se encontraron con los del chico de cabellos grises, la ira de Jungkook volvió a subir, el chico permaneció estoico al notarlo como si no lo reconociera, y ¡Era jodidamente imposible que no recordara su cara! La luna iluminaba bien el claro dónde se encontraron.

De hecho... La luz era tan buena que la silueta del alfa de cabellos grises se dejó ver a través de la tela de la enorme camisa blanca que llevaba, es que si Jungkook lo recordaba parecía una presencia etérea, un hada que andaba bailando por allí... Pero no, era un alfa, un lobo de agua, un intruso en que ahora mismo se burlaba en su cara, apretó los dientes y reprimió un gruñido de ira y ansiedad.

Los representantes del clan de Daegu dieron una leve venía en saludo que a Jungkook le costó corresponder, quería increpar a ese alfa y saber que hacía merodeando por el territorio de Busan.

—Bienvenidos a Busan—se adelantó a decir JungHoo invitando a los recién llegados a tomar asiento en la estancia, indicando con su mano el lugar en donde podían descansar.

Los dos lobos de Daegu accedieron a sentarse en las sillas de piso que les ofrecieron, los miembros de Busan hicieron lo mismo.

—Agradezco hayan respondido a nuestra solicitud—agregó el mayor de los Jeon—Les presento a mis dos hijos Jeon Hoseok y Jeon Jungkook, los nombrados hicieron una leve reverencia al momento en el que su nombre salió de los labios de su padre.

—Estamos dispuestos a ayudar siempre que sea necesario—contestó el mayor de los lobos de agua con cordialidad, su apariencia fina y elegante encajaba bastante con su voz—Mi nombre es Kim JeoYoon y este es mi hijo mayor Kim Taehyung.

Así que ese era el nombre de la mierdecilla esa que se había escabullido en territorio que no le pertenecía, parecía inofensivo con su preciosa cara, pero a Jungkook no dejaba de hacerle mella una pregunta en la cabeza, ¿Dónde estaba el otro personaje que los había interrumpido la noche pasada? Por lo que se sabía los lobos de agua habían llegado sin esquema de seguridad, pero se sabía que los otros clanes tenían pleno conocimiento de que estaban en el territorio de Busan, donde les ocurriera algo se meterían en serios problemas a razón de que los lobos de agua debido a su capacidad de controlar este elemento eran considerados bastante valiosos...

—Un placer—respondió el líder del clan de Busan—¿Les gustaría algo de comer o de beber?

JeoYoon asintió—un té estaría bien.

En lo que el personal de servicio traía la orden, Jungkook no le quitaba los ojos de encima al otro alfa que parecía distraído detallando la decoración de la casa, meciendo su cuerpo suavemente y mirando con curiosidad cada rincón del lugar.

—Lo que me inquieta es que...no han establecido que quieren ustedes a cambio de prestarnos su valiosa ayuda— JungHoo introdujo el tema en el momento en el que uno de sus servidores posaba la taza de té sobre la mesa que tenía en frente, habían estado dialogando por teléfono, el líder del clan de Daegu le ofreció esta fecha para determinar cuantos lobos de agua se necesitaban para atender la emergencia que tenían en su territorio debido a la sequía.

El líder del clan de Daegu bebió un poco del té antes de contestar la pregunta que se le realizaba...—Estamos teniendo algunas dificultades con los lobos de tierra y las negociaciones no están llegando a nada... Puede que necesitemos algo de su apoyo para cuidar nuestro territorio, solo en el eventual caso de que algo desafortunado ocurra.

La dinámica era delicada... La delgada estabilidad entre los diferentes clanes dependía de los recursos que poseían y como los intercambiaban con otros... Se decía que el clan de Daegu era de los más poderosos debido a que el agua les proporcionaba grandes ventajas cuando la sequía llegaba cada año a diesmar los otros territorios, les daba bastante ventaja en cuanto a alimento y defensa, un cuerpo de agua de considerable profundidad ayudaba a la protección de su frontera y una bruma impenetrable protegía el aire por lo que eran el clan más prospero.

El pacto de paz era "tácito" entre todos pero habían ocasiones en las que algunos olvidaban los acuerdos a los cuales habían llegado hace años.

La conversación estaba tomando un rumbo interesante, algo de consideración estaba ocurriendo si el clan de Daegu "necesitaba" ayuda pero Jungkook decidió perderse de la conversación cuando notó que Taehyung quería hacer lo mismo al disculparse para ir al baño argumentando que "había sido un largo viaje"

Ese estúpido alfa se traía algo entre manos y Jungkook iba a averiguar qué, por lo que salió al encuentro del lobo de agua.


💧🐺🔥

Bienvenidos a esta nueva historia :)

Espero sea de su agrado :)

Cosas a tener en cuenta dentro del universo de nocturno:

Los clanes se conforman por el elemento que domina al espíritu del lobo aunque lleven apellidos diferentes...sin embargo comparten la zona geográfica de la cual hacen parte, por ejemplo todos los lobos de agua se agrupan en Daegu.

La mezcla entre lobos de distintos clanes es tabú debido a las múltiples rivalidades que existen. Sí han existido casos se mantienen en lo oculto.

Como en mis otras historias de este genero, no existe tal cosa como los destinados, lo más cercano es la imprimación y esta siempre se da entre alfa y omega y está historia es Alfa x Alfa entonces nada como eso va a suceder.

Algunos hibridos tienen más dificultades que otros en lo que a controlar sus instintos respecta...

Es un intento de historia de fantasía :)

Esperemos salga bien.

💧

Esta historia se me ocurrió desde que el Taekook mencionó que eran agua y fuego✨✨✨💜💜💜💜

Muchas gracias 🥺🥺🥺🥺

3 Septembre 2022 04:51:18 2 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
121
Lire le chapitre suivant Dos.

Commentez quelque chose

Publier!
Day A Y Day A Y
Que emoción, se ve que estará buena
PR Perla Rubí
Amooo, desde que vi que dijeron eso en el live quería un fic así ❣️✨️
September 05, 2022, 21:12
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 46 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!