jkmgtai need for speed

ser provocado por su propio sirviente, era algo completamente nuevo dentro de su imperio. (parte II publicada en mi perfil como mafia boss’s princess parte II) ㅡ mención de tortura y asesinatos. ㅡ boypussy. ㅡ felación con menstruación. ㅡ relaciones sexuales con menstruación. ㅡ tortura visual. ㅡ contenido sumamente delicado, leer con discreción y precaución. parte II: https://getinkspired.com/story/289934/mafia-boss’s-princess-parte-ii-ㅡkooktae/


Fanfiction Interdit aux moins de 18 ans.

#boypussy #mafia #papikink #mami #oneshot #smut #kooktae #kookv #taekook #taehyung #bts #jungkook
Histoire courte
387
11.1mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

mafia boss’s princess.

ser provocado por su propio sirviente, era algo completamente nuevo dentro de su imperio. nunca nadie se atrevió a mirarle a los ojos sin pedírselo, pero ese moreno descarado iba meneándole las caderas siempre que se lo pillase, o comía obscenamente después de servirle la cena.


un muchacho muy atrevido que no temía perder su trabajo con tal de ser follado por su jefe. y bueno, quién se negaría si su jefe portaba traje 24/7 con arneses en su cuerpo llenos de pistolas y cuchillos. joder, es que era simplemente maravilloso.


la mayor parte del tiempo no llevaba saco, pero sí llevaba uno que se ajustaba a su figura sin mangas, y las mangas que llevaba de su camisa, arremangadas por sobre sus codos. su cintura se veía muchísimo más pequeña por el arnés que relucía en su torso. solía llevar pantalones ajustados y unas botas que fácilmente eran más grandes que su cara entera.


quería que lo tirase a su escritorio lleno de pasta y drogas y que lo follara mientras le apuntase con una pistola y le dijese lo perra que es tomando una polla gruesa. eso y más quería, que lo dejase bien follado por ambos orificios y que además, le dejase con semen escurriendo en sus muslos. un rico creampie con el semen del jefe. Su boca se hizo agua.


pero claro, ¿quién era él para exigir algo como eso? exacto, nadie.


suspiró dramáticamente y sin darse cuenta tiró al suelo una caja de lápices por lo que tuvo que agacharse para recoger uno por uno. desafortunadamente, uno se había metido bajo el mueble del televisor así que hizo un esfuerzo para tomarlo, quejándose por él esfuerzo. se rindió de esa manera y por ello se apoyó de guatita en el mueble y estiró su brazo hacia atrás del mueble, sonrió al verlo.


— ay, ¡ya casi! — exclamó estirando más sus falanges hasta que alguien lo tocó por detrás.—¡ah!— gritó del susto e intentó levantarse pero lo presionaron contra el mueble. sus pobres pechos se aplastaron.


— ¿qué crees que estás haciendo? — gruñó.


— ¡n-nada, señor!


— ¿nada? ¿y qué hacías restregándome tu culo, eh? — apegó su pelvis contra el culo del chico. y taehyung estuvo a nada de desmayarse al sentir 3 bultos contra él. le decía el trío que tan loco le tenía, 3 pistolas, bueno, eran 2 pero es que su polla se veía como una tercera, realmente marcada en su pantalón como buen bulto. —¿sabes que te puedes ir despedida?


— se-señor… y-yo estaba recogiendo mis lápices de colores, y-yo…


— no me interesan tus excusas.— le levantó el vestido, dejando su hermoso culito cubierto por unas bragas de color negro y algo blanco ahí abajo le llamó la atención.


— se-señor.


— ¿estás…?


— s-sí, señor, lo siento mucho.


— no tienes porqué pedirme perdón por eso. y no te lo voy a volver a preguntar así que respóndeme bien… ¿qué hacías?


— le-levantando mi lápiz señor, se lo juro. — se agachó más para tomarlo finalmente pero por otro lado también le enseñaba más su culo, restregándolo sin querer contra el trío. — ¡sí! — chilló al tener el lápiz en sus manos y se lo enseñó a su jefe.


— así que no mentías…


— por supuesto que no le mentiría, señor jeon.


— supongo que mereces un premio.— dio un paso atrás y la nena saltó emocionada, aplaudiendo. — ¿te di permiso de levantarte?— negó abultando sus labios.— vuelve a tu posición, ahora.


obedeció de inmediato muy nervioso, incluso sus piernas temblaban y por presionar su abdomen sin darse cuenta, sentía como el fluido se le escapaba ligeramente. tenía miedo de ensuciarse y ser la burla de su… papi.


— dijiste la verdad y eso merece ser premiado. las princesas que se portan bien tienen espacio en la cama…— se acercó a susurrarle al oído.


su respiración se agitó mucho al sentir que le bajaban las bragas, no quería, tenía mucha vergüenza. no estaba en condiciones de hacer algo… sus ojitos se llenaron de lágrimas, se sentía tan humilllada.


—papi… no, por favor. — de los nervios se le escapó el apodo pero para jungkook fue el pase para continuar bajándole sus braguitas.


había una toallita higiénica manchada de extremo a extremo con sangre y toda su intimidad estaba hecha un desastre con la sangre. suponía que sus periodos eran abundantes y por el esfuerzo que hizo poco, tenía sangre “fresca” en sus labios vaginales. era como un delicioso postre de frutilla.


—uh, de haber sabido que me daría este festín… — chasqueó su lengua y negó. — ¿te parece bien si te…?— lo dejó a su interpretación cuando recibió lamidas suaves en sus muslos gordos.


— solo si a papi no le incomoda. — murmuró tímida.


— por supuesto que no, mi ángel… ya no me aguantaba las ganas de darte un castigo por insolente y maleducada y que ahora me recibas así… vamos, que me voy a tragar todo, todo, princesa.


— gracias, papi… — susurró con su voz apenada.


— ¿gracias porqué?


— por no sentir asco…


— ¿por tu periodo? — recibió una afirmación. — ¿cómo podría sentir asco frente a algo completamente normal y sano? está bien que sea desagradable, que no te guste… pero hay una diferencia abismal a sentir asco, eso tiene mala intención… taehyung, ¿quién te hizo tanto daño?


— es que… papi, yo me manché un poquito y e-ella se burló de mí diciendo que daba asco y por eso tú me evitabas…


— ¿ella quién? — su pecho rugió y sus manos se apretaron con rabia. ¿quién mierda se atrevió?


— kim minha… — susurró.


jungkook suspiró y le subió su ropa interior, tomándola suavemente en sus brazos.


— ¿tienes ganas de desquitarte? porque yo sí. — asintió tímidamente, recibiendo una amplia sonrisa de conejito. — nos vamos a divertir mucho, bebé.




[…]




— tú sabes de sobra lo que hago acá. — cerró las cortinas y pronto las puertas insonorizadas que los cubrían. — vamos a jugar un poco, ¿sí, bebé?


— sí, papi. — jugó con sus manos mirando el lugar curioso que antes nunca había mirado detalladamente, solo rápido al hacer aseo.


— señor jeon, ¿me solicitaba? — se acercó una muchacha joven.


para jungkook no pasó desapercibida esa mirada despectiva que dirigió sin respeto hacia su acompañante, kim taehyung.


— para ser un kim no le haces honor a tu apellido.


— ¿eh? — su cara se llenó de confusión.


— ¿tú menstrúas? — preguntó directo, haciendo que la chica bajara su mirada por la vergüenza.


— no por gusto.


— nadie lo hace por gusto, kim. es algo normal, ¿hmm?


— sí, señor. — escuchó pasos cada vez más cerca y se puso muy nerviosa.


— normal. — alzó su voz. — mírame cuando te hablo, kim minha. — alzó su mirada muy nerviosa. — de rodillas. — ella obedeció de inmediato. — quiero que pidas perdón por toda la mierda que hiciste pasar a taehyung, ¿sí? así que álzame las manos y ruega por el perdón… y si taehyung no las acepta…— sacó su cuchillo y jugó con él, caminando hacia su trono tarareando tan feliz.


taehyung se posicionó frente a ella con una sonrisa que siempre deseó tener y por su situación nunca se permitió, una sonrisa arrogante, altanera, como si fuera de clase alta.


— vamos, estoy esperándote. — se cruzó de brazos.


ella balbuceó al inicio, sin sentir lo que estaba diciendo, llena de rabia y asco por lo que estaba haciendo. no merecía esto.


— ¿qué? vamos, modula… oh, cierto, la gente pobre no tiene modales. — escuchó la carcajada de jungkook y su corazón se oprimió de la vergüenza, no le podían estar haciendo eso. — que triste que dejes malparada a toda una clase que es trabajadora y honrada…


— kim taehyung… por favor perdóname por todo el mal que te he hecho pasar… por favor. — seguía sin sentir lo que estaba haciendo así que taehyung suspiró agotado.


jungkook chasqueó sus dedos y dos mujeres se acercaron rápidamente.


— tráiganle una silla bañada en oro ahora mismo. — sin esperar mucho, se adentraron 4 personas con una silla grande con detalles en oro y en rojo. y se sentó en ella, riendo de puro gusto al ser tratado como correspondía.


— kim minha… — negó. — ¿qué voy a hacer contigo? pídeme perdón.


— ya lo hice…


— lo hiciste… — asintió sin darle importancia. con sus largos tacones se atrevió a tocarla por el abdomen antes de patearla con fuerza hacia atrás. — ruégame tu perdón.


— y-yo…


— princesa mía…— jungkook se apoyó en la silla y recargó su mentón en sus brazos cruzados. — podemos empezar a jugar, ¿no? ¡fuera de la habitación! — gritó y solo se quedaron los tres con las puertas totalmente cerradas. — no merece la pena esta chica tan tonta.


— pudiste haberlo tenido todo. — susurró taehyung al ver a la chica tirada en el suelo, casi hiperventilando. — pero supongo que no eres yo, así que estabas destinada a ser mi sombra.


jungkook tomó protagonismo y se acercó para abrir de piernas a taehyung y meterse en ellas, dándolo lentamente la vuelta, sentándolo en su regazo. con su navaja le cortó la ropa interior y dejó que se frotara sin nada contra sus pantalones, manchándolo con su sangre. aprovechó de ponerse de cara entre sus pechos jugositos con una sonrisa satisfecha, por fin podía llenar su vacío.


deslizó sus dedos suavemente por su vagina y con esa señal taehyung se bajó de su regazo con sus piernas juntas.


— arrodíllate. — rugió sus palabras y minha cumplió, pero ahora estaba llorando. — viniendo de una mujer qué pasa por el mismo proceso hace que me dé muchísima pena… ¿cuál fue la necesidad, cielito? — hizo un puchero y fingió pena.— yo creía en ti.— y dicho eso una sonrisa totalmente asquerosa se asomó en su rostro y con eso, deslizó los dedos ensangrentados por toda la cara de la chica quien seguía llorando y ahora estaba teniendo ligeras arcadas. — ahora sí puedes tener asco, ¿quedó claro?


ella asintió mientras sollozaba en desespero.


taehyung se había tapado la boca para no dejar salir sus jadeos de asombro… su jefe no acababa de hacer eso…


— no quiero poner mis asquerosas manos sobre ti otra vez así que párate y siéntate allá. — señaló la silla con cerraduras, ella negó mientras le lloraba. — debiste haber pensado mejor tus comentarios… ¡que vayas, asquerosa de mierda! — sacó su pistola con la paciencia ya colmada y disparó a la pared, siendo amortiguado.


ella se tiró a la silla por el miedo y sola se esposó las piernas y manos, teniendo visión a toda la sala que siempre le tuvo miedo.


— y ahora sí me permites, tengo un asunto que terminar por aquí. — tomó la cintura de taehyung y lo apegó a su cuerpo.


chasqueó sus dedos y rápidamente se acercó un joven para atenderlo.


— quiero que me traigas una cama tamaño matrimonial y que solo tenga sábanas blancas, por favor.


— a sus órdenes.


en lo que su orden se cumplía miró a taehyung.


— nunca debes dejar que ensucien tu orgullo, corazón. hazte respetar. y no importa de qué clase social seas, mereces respeto. — acarició su mandíbula suavecita.—y ahora que estás conmigo puedes presumir todos los lujos posibles así que con mayor razón debes darte tu lugar, ¿sí, princesa?


— sí, papi.


pasado algunos minutos, la cama estaba completamente instalada en medio de la sala. agradeció la acción y nuevamente pidió que se retiraran.


— ahora, princesa, continuemos donde estábamos.


la recostó suavemente sobre la cama boca abajo y bajó el cierre del traje de sirvienta que llevaba. al sacárselo completamente la dio vuelta y con gusto le sacó los tacones que tan sexys le quedaban. taehyung tenía sus manos cubriendo tímidamente su pelvis.


jungkook levantó su mirada y juró haber gemido con la vista. tenía a taehyung con sus piernas un poco abiertas con su cosita expuesta, sus manitas en su pelvis presionando sus pechos cubiertos por una lencería tan sexy. se veía preciosa su princesa.


estiró una pierna y la otra la dejó doblada, cosa que minha tuviera visión al muslo interno de taehyung.


— espero que estés listo, precioso. — susurró sobre sus labios y depositó un dulce besito en su nariz.


volvió a bajar y con una sonrisa descarada chupó su muslo, desde su coñito hasta la rodilla, donde estaba el rastro de sangre. dejó salir un gruñido y le sonrió a minha.


— espero que te guste el espectáculo. — y claro que se lo decía burla si ella estaba vomitando sobre sus piernas.


limpió sus muslos completamente y lentamente subió, comiendo de su cuerpo y agarrando esas gordas caderas.


— tienes un cuerpo precioso… hay carnecita deliciosa donde agarrar. — azotó sus muslos viéndolos rebotar exquisitamente. — tan gordita mi nena. — y metido en sus piernas se desnudó.— siempre te deseé, kim taehyung.


para taehyung fue la muerte ver como su camiseta arruinaba su pelo, dejándolo con un toque muy sensual y a la vez natural. ese hombre no podía ser real, ¿verdad? bajó su mirada y sintió mojarse al ver todos sus tatuajes cerca, estaba realmente babeando por él. la manera en que se soltó el cinturón… casi gritó que lo ahorcara con él.


se le tiró encima robándose su respiración y jugó con darle un beso, pero claramente no se lo dio. marcó su cuello lentamente bajando más y más hasta llegar a unos pechos preciosos que solo supo chupar, marcar y morder a su antojo. tan rico.


bajó por su abdomen plano hasta llegar a su monte de venus tan marcado. ah, que hermoso.


pasó su lengua por el monte, tocando despacio sus labios vaginales. tanteó terreno con lamidas superficiales hasta que una se metió más profundo y así se metió a la boca su clítoris hinchado lleno de sangre. chupó y chupó, gruñendo delicioso para el ángel.


— pa-pi…— gimió penoso retorciéndose.


— que rico chupártela así, bebé.


murmuró aún en su cosita y rió, sintiendo como palpitaba en su boca. que descarada.


le metió despacio un dedo, sintiendo unas deliciosas paredes contraerse en su dedo… si así era con su dedo, ¿cómo sería con su polla que no era para nada delgada? esperaba que no le hiciera daño a la princesa.


— relájate, bebé… siente lo que estoy haciendo y así dolerá menos. disfrútalo.


suspiró profundo e hizo lo solicitado, se relajó enfocándose en el placer que le estaban dando. miró a su costado minha seguía con su mirada congelada, probablemente estaba en shock y eso le hizo reír tan complacido. se lo merece por perra malparida.


—que rico papi…


— eso mi amor, gímeme así de lindo que me encanta…— murmuró contra su vagina antes de devorarla, con más dedos bien profundo.


jugó harto rato con su interior, abriéndola todo lo posible porque de verdad tenía miedo de hacerle daño. eso ni siquiera estaba en la lista de las cosas que quería hacerle a ese bello hombre.


con su mano ensangrentada, lubricó todo su falo, gimiendo por lo sensible que estaba.


— papi se ve muy lindo…


— ¿sí, princesa? — se mordió el labio al tocarse la punta, que necesitaba especial lubricación.


— sí… muy sexy y caliente, papi — se le escapó un gemido al estimularse mientras le hablaban así.


jungkook se apoyó por completo en su princesa y acarició con la punta su vagina hasta que lentamente se metió, con mucha dificultad al inicio. taehyung lo estaba rechazando de momento así que recurrió a los besos para distraerlo. fue sucio de forma inmediata, metiéndole la lengua y recorriendo toda su cavidad solo para separarse y escupirle. tiró de su lengua y la saboreó dentro de su boca, gruñendo al llegar hasta el fondo. toda su polla estaba dentro.


taehyung lloriqueaba contra sus manitas intentando cerrar sus piernas.


nada se comparaba con la polla de su papi, ni siquiera los juguetes que tenía. fue doloroso, sí… pero ahora se sentía completamente extraño, simplemente como una rara intromisión donde no sentía nada más que algo de incomodidad. agradecía tanto que no todo fuera dolor desde un principio.


— comenzaré a moverme y tienes que decirme cuando quieras parar… y bebé… disfrútalo. — besó su mejilla y descansó su rostro a un costado, dejando salir su pesada respiración contra su cuello, haciéndolo gemir por la sensibilidad.


las embestidas empezaron al igual que el placer que lentamente se construyó en su pelvis.


— ¿te gusta, princesa? — preguntó con un tono ronco coqueto.


— si papi, y se siente muy rico cuando usted me gime al oído. — apresó las caderas de su papi y lo empujó más adentro en cada estocada. ahora entendía el placer al tener sexo. si bien él se metía cosas, sabía a lo que iba pero alguien ajeno a su cuerpo… difícil la verdad.


— ¿te gusta ahí, verdad? — movió sus caderas en embestidas cortas, tocando un bultito en su interior. — es tan rico hacerlo así… estás mojada, me chorreas…— se llevó un pezón a la boca para callarse. — y tus hermosos pechos gordos por tu periodo tienen sus pezones erectos... que preciosuras. — lamió su esternón y se frotó ahí, quejándose. se sentía tan bien.


apoyó su mano sutilmente en la rodilla doblada de su nena y onduló sus caderas profundamente para luego retirarse y repetir lo mismo varías veces, mirándolo a los ojos mientras gemía. su princesa pronto dejó de enfocar con claridad, ya tenía sus ojos cruzados o en blanco. no era justo… jungkook estaba abusando de su punto débil.


— dios, siempre fuiste mi fantasía.


— jungkookie…— se quejó por las embestidas tan dulces moviendo sus manos por todo el cuerpo del mafioso, tocando la hermosa anatomía que poseía. deseó por tanto tiempo tenerlo para él, saber lo que era tocar a un hombre de verdad, disfrutarlo y proporcionarle placer de igual manera que él lo hacía.


deslizó sus manos por los pectorales del hombre, apretando sus pezones, robándole de la boca los gemidos con su lengua.


y se robó un delicioso quejido alto al deslizar su dedo por toda su columna hasta presionar la espalda baja contra su intimidad, haciendo más firmes las estocadas.


tiró de sus cabellos riéndose de él, jungkook estaba a penas follándolo mientras le comía la boca para tragarse sus gemidos de placer tan patéticos, ya no podía mantener el duro ritmo si taehyung lo estimulaba así. se estaba debilitando.


— haz que me siente encima. — no tuvieron que ordenar dos veces antes de que jungkook lo tomara de las caderas para darlo vuelta y sentarlo en su regazo.


jungkook se recostó despacio entre las almohadas finas y doblando sus piernas al tener su pelvis tan sensible, y terminó sonrojándose al tener el monte de venus apoyado suavemente en él. a tae se le hizo muy muy sexy sentirlo así por lo que onduló su espalda sexymente hasta acercar su boca a la contraria, respirando profundo con los ojos cerrados. jeon llevó sus manos a las caderas de su…


— ¿amor? — susurró bajito confundido y recibió una mirada tan amorosa del mencionado —: ¿sí?


— móntame.


taehyung obedeció mirando al costado, donde estaba la mujer observando aún con su cara hecha un desastre. daba pena pero no de lástima o de compasión, de vergüenza y asco… pero se sentía tan bien devolverle la mano después de haberse cuestionado hasta su propia existencia, yéndose por el punto de dejar de menstruar de manera artificial. fueron días realmente difíciles para él.


con todo eso en mente, chupó la mandíbula del mafioso hasta apresar el lóbulo de su oreja entre sus labios, metiendo ligeramente su lengua por su oído, haciendo que temblara bajo su cuerpo. uh, un punto débil. bajó por su cuello igual de musculoso hasta llegar a sus clavículas donde las mordió, riéndose ante los quejidos a viva voz. sabía que eso dolía pero le encantaba dar y recibir dolor.


se fue levantando despacio y con eso, apoyó una mano entre las piernas del jefe, inclinándose hacia atrás para empezar a moverse duro sobre él. cerró sus ojos y miró el techo, moviendo sus caderas al antojo deseado. no le importaban las exigencias del mafioso.


tomó un ritmo demasiado lento y preciso, usando el glande de jungkook para tocarse el cúmulo de nervios en su interior. jungkook lo afirmó de sus caderas y movió suavemente sus caderas hacia arriba, viendo cómo abría su boca perdida en tanto placer.


miró a la unión y jadeó sin aire, estaba lleno de sangre y fluidos blanquecinos. se iba a venir con la sola imagen.


— mónteme más duro. — se quejó pero taehyung estaba prácticamente babeando perdido por estar usando la punta de su pene para placer propio. — kim taehyung.


vio cómo se estremecía en sus brazos por el repentino uso de voz de mando, apretó sus pobres labios ahogando gemidos vergonzosos. abrió sus ojos despacio y le miró lleno de lujuria.


— móntame más duro. — lo dijo de manera firme, dejando en claro que no lo volvería a repetir y que se fuera con cuidado.


taehyung tomó asiento completamente y acató las órdenes como buena chica y como estaba acostumbrada. el constante cosquilleo ya lo tenía lloriqueando mientras inclinaba su cabeza hacia atrás y por sus movimientos bruscos, se tuvo que afirmar los pechos para que no dolieran. jungkook no se perdió el detalle de cómo dejaba salir sus pezones entre el índice y el dedo corazón. tenía unas putas ganas de comérselo a mordidas.


apretó los muslos del ángel y jadeó, ya no podía con el placer. su pelvis tiraba y le consumía, todo el placer se extendía deliciosamente por su anatomía debilitándolo y sacándolo del enfoque principal. intentó buscar soporte, mordiéndose la mano, apretando su zona baja, gruñendo pero ya era inevitable aguantar su orgasmo o retrasarlo… ya no podía.


su sirviente, dando cuenta de ello, abusó de la poca estabilidad que le quedaba a su jefe para montarlo rápido moviendo sus caderas hacia adelante y atrás. llevó por inercia sus manos para detenerlo pero estaba demasiado consumido por ese puto orgasmo que fácilmente apresaron sus manos por sobre su cabeza. kim tenía una mueca tan arrogante en su rostro mientras lo montaba, es que se sentía tan bien.


empezó a gemir de forma desesperada y ya no le importó nada más que expresar lo bien que se sentía. si sus gemidos no sonaban masculinos o serios, ya no le importó… solo le importó la manera tan sexy en que taehyung le regalaba unos sentones firmes con sus pechos libres, con su hermoso cuerpo al desnudo y en exhibición.


de haber sabido que alguien así lo estaría follando, habría preparado un lugar especial y no ese cuarto donde estaba su mierda, su secreto… aquel que en vez de asustar a taehyung, más lo atraía. taehyung era el indicado.


dejó al descubierto su manzana de adán y con un gemido patético se corrió.


disfrutó la expresión, detallándola y guardándola en lo profundo de su memoria, así no lo olvidaría jamás en su asquerosa vida.


jeon jungkook estaba con su cabello mojado por el sudor, desparramado por su sien de forma atractiva y leves mechones osaban acariciar su rostro. su expresión al inicio era una relajada con la boca abierta pero pronto frunció su ceño y no se perdió detalle sobre cómo se volvía más sexy e intimidante. los cortes en su ceja realmente le daban una apariencia peligrosa y por ende, sexy. su nariz también estaba ligeramente fruncida, con un piercing pequeñito. esa boca deliciosa que le llevó al pecado se veía muy atractiva; estaba mordiéndose el labio inferior, evitando aquella parte del piercing.


y agradeció tanto tener su cuello libre sin tatuajes porque podía chupar su piel tal cual, esa parte blanquecina. chupó, chupó y chupó, dejando marcas de todo tipo y colores.


terminó su orgasmo descansando su rostro en el hombro de jungkook, suspirando tan a gusto.


— ah, bebé… ¿qué tal si terminas por limpiármela con la lengua? — azotó ese culo después de ser liberado de los brazos. — que sepas que estoy muy mojado por lo sexy que te veías. hazte responsable.


la recostó lentamente sobre la cama con sus brazos completamente tatuados.


— provecho, amor. — jungkook no fue amable, mucho menos después de escucharlo. metió de golpe su lengua en su interior maltratado, chupando y succionando todo el semen solo para volver a escupirlo y metérselo. debía asumir las consecuencias de hacerlo sin condón.


toda su boca se manchó de los fluidos que se juntaron en su intimidad. tenía sangre regada, semen en parte de su paladar, fluidos vaginales ya por sus vías. es que era el festín que siempre deseó debido a su sed insaciable por la sangre y cuerpos desmembrados.


cuando supo que era suficiente por los quejidos dolorosos de su bebé, dejó un dulce besito en su monte de venus y cerró sus piernas despacio, acostándolo de lado.


— avísame cuando quieras mear, bebé, para que lo hagas en mi cara. — le dijo descaradamente y de pronto se acordó de la chica que osó meterse con el amor de su vida. — sería un buen cierre de nuestro espectáculo, cosita.


taehyung se paró despacio de la cama, preparándose para hacerlo ya que era bueno justo después de tener relaciones, era bueno para evitar infecciones. su jefe se acercó y con su polla azotó su vulva que dejaba caer sus fluidos mezclados junto a la orina. tae se quejó y lo empujó, pero sólo logró que se acercara más y le gruñera muy posesivamente.


— pero yo quería en la cara… — hizo un pucherito.


— no hay tiempo para eso ahora… quiero acabar con ella luego.


— a sus órdenes bebé.


limpió su cuerpo rápidamente por encima y le colocó ropa interior limpia con una toallita. le colocó una bata y la dejó libre para que hiciera lo que quisiera. jeon se preparó también para continuar con su cometido, ya habría tiempo para llevarlo a su jacuzzi y hacerle un buen baño con sales y champús carísimos. la reina, aunque prefería decirle princesa, merecía lo mejor de lo mejor.


y lamentaba tenerle este cuerpo para que saciara sus molestias, sus frustraciones pero no había de otra y en cierta parte, ofrecerla a ella, era un alivio para su taehyungie después de haberse sentido como la mierda por tanto tiempo, después de escuchar algo que sabía que no merecía.


se acercó para abrazarla por detrás y suspiró, descansando ahí un momento.


tuvo la valentía, la que no tuvo por meses, de encararla por sus actitudes tan atrevidas a su persona y gracias a ello, ahora tenía a un ángel a su disposición. por fin tenía a taehyung en sus brazos, por fin podría tenerla en su cama por y para siempre. se encargaría de darle una buena vida… ayudarle a construir buenos recuerdos, eliminando su pasado tan doloroso… porque lo amaba.


y mucho.






¿te gustó este one shot? déjame tu comentario.


muchísimas gracias por leer💗


btw, ¿les acomoda este tamaño d eletra? me han dicho que se ve muy pequeño y que la app no les deja modificarla.














26 Juillet 2022 22:12:03 9 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
172
La fin

A propos de l’auteur

need for speed bts paved the way. MI CUENTA DE W4TTP4D FUE ELIMINADA, POR AQUÍ ESTARÉ SUBIENDO TODO NUEVAMENTE. GRACIAS POR SEGUIR CONMIGO. SÍGUEME EN INSTA (jkmcgarrett) DONDE PUBLICO RESPECTO A MI CONTENIDO.💗 PROHIBIDA LA COPIA Y/O ADAPTACIÓN TOTAL Y/O PARCIAL DE CUALQUIER OBRA PUBLICADA EN ESTE PERFIL.

Commentez quelque chose

Publier!
Gumimarii ˋωˊ Gumimarii ˋωˊ
Mu buenaaaa eh... me encanto... como que nadie publica este tipo de cosas jajaja es raro pero como los has hecho fue exelente
November 01, 2022, 02:19
Gumimarii ˋωˊ Gumimarii ˋωˊ
Wooow... la re senti mientras leia jajaja no miento... me encanto!!!
November 01, 2022, 02:17
Cielo Owo Cielo Owo
NECESITO UN EXTRA O MÁS FICS CON ESTA TEMÁTICA 😭😭😭
September 15, 2022, 02:32
Sadness min Sadness min
Buenísimo.
August 05, 2022, 01:51
Kim TaeTae Kim TaeTae
no quiero, nesecito segunda parte
July 27, 2022, 22:45
Mayela Arce Mayela Arce
Yo leyendo esto cuando me bajo ayer✌🏼
July 27, 2022, 07:12
Juli Ramirez Juli Ramirez
Me encantaa !!!! Quiero parte 2 porfaaa
July 27, 2022, 06:31
Jm Joss min
Me encantó, te amo<3
July 27, 2022, 02:00
Soribell Dilone Soribell Dilone
Me encanto!
July 27, 2022, 01:50
~