Histoire courte
0
2.1mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Relatos de un trotamundos.

1.

Descidí apartarme para siempre de la sociedad y comenzé a vagar por los páramos, los campos, y cualquier otra zona deshabitada. Mis posesiones eran pocas y las llevaba en una mochila, en realidad yo no necesitaba muchas cosas, pues era fuerte y gozaba de una gran salud.


Me gustaba caminar muy temprano en la mañana, antes de que el sol saliese siquiera y me bañara con sus rayos, después de algunas horas buscaba un lugar apropiado entre las rocas o arbustos y desayunaba, hojas, raices, frutos y agua eran lo que tenía casi siempre al alcance, pero no me importaba demasiado. Entonces continuaba mi camino un par de horas, almorzaba, y retomaba mi camino hasta muy entrada la tarde, entonces buscaba un lugar apropiado donde dormir, si hacía mucho frío reunía leña y encendía fuego gracias a un pedernal que siempre llevaba conmigo. Cuando llovía las cosas se volvían algo más complicadas, pero de alguna manera me las ingeniaba para mantenerme relativamente seco, a decir verdad me encantaba caminar bajo la lluvia, sobre todo por las tardes.


Una mañana encontré un canal de regadio, apenas había un hilillo de agua en él, me metí en el canal, miré las piedras que formaban las paredes, a pesar de todo aquel lugar me pareció bello, en el agua habían unos pequeños renacuajos, si los agricultores no liberaban agua dentro de una semana, estos animalitos iban a perecer por el intenso calor.

De pronto ví correr por las rendijas a unas ratas, sentí un estremecimiento, así que descidí marcharme.


¿Hacia donde iba?, no lo sé, ¿sabes tú a donde te diriges?. Estaba dispuesto a recorrer el mundo entero, aunque al final iba a terminar como todos, pero al menos intentaría ser feliz.


Un día me enfermé con fiebres, me tambaleaba a duras penas por un valle solitario, escuchando a las ramas de los àrboles agitarse por el viento, entonces caí en el polvoroso suelo, sin esperanzas siquiera, quedé inconsiente esperando el final, muchas horas después desperté, frente a mi había una canasta con agua, comida y medicina, algún buen samaritano había pasado junto a mí y me había salvado, entonces reflexione y entendí que la sociedad no era tan mala como pensaba, lentamente emprendí mi retorno a la ciudad.

Fin.




14 Juillet 2022 23:40:26 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
La fin

A propos de l’auteur

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~