duvan_cleintuar Duvan Cleintuar Torres

He nacido en esta ciudad, he visto a muchos como yo caer en la por delitos estúpidos, algunos eran amigos míos, pero a nadie le importa, solo a mí. Llamar a la policía es incluso peor, te arrestan incluso por pedir ayuda, el gobierno no le interesa esta ciudad. Solo fue importante cuando había petróleo, cuando se acabó nos olvidaron. Desde entonces me vi obligado a tomar una decisión, a formar algo más grande, algo que me sacase de estas garras, si, era peligroso, pero mejor morir construyendo algo que perdiendo el tiempo. En las sombras estoy, la gente aplaude al equivocado, al político de turno que prometió mentiras, el mismo que tiene deudas conmigo. El era un amigo mío, pero también me abandonó, me humilló. Sentimientos que no puedo dejar a un lado. Y así lo hice. Mi nombre es Darsle y esta es mi maldita historia.


Action Tout public.

#adventure #violence #378 #326
1
5.3mille VUES
En cours
temps de lecture
AA Partager

Extra: Texto promocional

(Este texto solo es contenido promocional, no cuenta ninguna historia)

Una bella vista de la ciudad de Portavoleiro a media tarde esconde todos los trapos sucios de los villanos, pero la gente pasea tranquila, es mejor no meterse en problemas. Ojos que no ven, corazón que no siente. Es más cómodo mirar para otro lado, pero no todos están dispuestos a hacer lo mismo.

La puerta de un edificio poco llamativo se abre y de dentro sale un hombre rodando por las escaleras. Le sigue un joven muchacho con ropas oscuras y largas, pero en mucho mejor forma, y eso se notó en su agilidad y facilidad para bajar las escaleras.

—Muchas gracias por tu colaboración, ya te puedes largar. Conmigo camaradas asesinos.

—¡Darsle! Una nueva entrega está a punto de cerrarse. Parece importante. Debemos darnos prisas si queremos interceptarlo.

Darsle miró a una chica rubia que estaba a su lado buscando una señal de aprobación. Esta pareció dar el visto bueno a algo que nosotros no sabemos.

—Supongo que una historia es más divertida si huele a peligro. Nos vemos camaradas— y el muchacho activó su alambre, escaló las paredes con gran rapidez, asustando a una mujer que salió a tender sus alfombras en el bordillo. Posteriormente desapareció entre los tejados y las chimeneas. Allí arriba podía verlo todo. Y allí lo encontró, al mensajero con el contenedor lleno de personas listas para ser explotadas en la refinería. Se puso la capucha y actuó con mucho sigilo, pero la misma determinación. Como un ave rapaz que caza un ratón saltó desde el cielo y estampó sus cabezas contra el suelo. El otro enemigo fue empujado hacia la carretera para que fuese atropellado violentamente. Al siguiente le lanzó el alambre al cuello y le cortó el cuello con la dasmisk. Abrió la puerta del contenedor. Dentro habían niños, mujeres y hombres que si no fuese por Darsle serían mano de obra casi esclava para las empresas de carbón y petróleo.

—Venga sois libres. Bajad, estáis a salvo.

—¿Quién coño eres tú? Eres hombre muerto — era uno de seguridad de alto rango, sus vestiduras y armas me lo confirmaron.

— ¿Tú y cuantos más? — dijo Darsle al ver a Lauren y a Clementini con más aliados sacando sus armas mientras se posicionaban a la espalda del esclavista, luego con su cejas le indico que mirase detrás suya— Buena suerte escoria.

Y se alejó sin presenciar la paliza que recibió aquel hombre. Más tarde a la noche, varios secuestradores y extorsionadores de familias pobres, estas al no pagar sus deudas eran llevados a los lugares de lavado y refinado del carbón y petróleo a cambio de mucho dinero, pero lejos de sentirse culpable reían y bebían en un bar hasta caer borrachos al suelo. Todo iba bien para ellos hasta que la puerta se abrió y un hombre encapuchado entró, puso la mano a uno que se quería levantar para que se volviese a sentar en donde estaba. Todos se giraron, pero como parecía un simple loco, regresaron a sus conversaciones.

—No soy un experto, pero mira este carbón, es muy fino, muy limpio, pero sobre todo requiere menos sudor y sangre, y cuantas menos manos de obra se necesite menos bocas y salarios que pagar ¿Verdad?

Los rivales miraron al jovenzuelo, quien estaba sentado de forma inversa a la manera estándar de sentarse, es decir con sus brazos apoyados en el espaldar. Darsle sonrío al ver que había captado la atención de esos miserables, luego lanzó la piedra de carbón a la vitrina de botellas, rompiendo algunas de ellas. El que parecía el macho alfa de todos se fue acercando a él, sin dejar de fumar el cigarrillo, intentando intimidar al chico, pero no lo consiguió.

—Venga, no tengo mucho tiempo viejo, solo responde a una pregunta esclavista de mierda ¿Quieres seguir besando el culo peludo de tu jefe o unirte a mí?

El líder se rio, y tiró el cigarrillo a Darsle para luego darle la espalda, no iba a mancharse las manos con un niñato como aquel, así que mandó a sus hombres a realizar el trabajo sucio. El cigarro fue interceptado en el aire por la mano derecha de Darsle, quien le dio un poco, exagerando sus expresiones al echar el humo, lo cual fue la gota que reboso la paciencia de aquellos hombres ¿Quién se creía este imbécil para venir aquí y chulearles? Se dispusieron a atacarle, pero Darsle tiró el cigarro a los ojos del primer enemigo, luego estampó la silla contra otros dos más que venían hacia el. El esclavista intentó acuchillar a Darsle, pero gracias una llave en el brazo lo desarmó y le propinó un cabezazo en todo el tabique nasal, que lo hizo retroceder, los demás aliados del explotador quisieron entrar a pelear, pero Darsle extendió su dasmisk y la puso en posición amenazante a la altura de la yugular, un solo movimiento ofensivo y serían hombres muertos, así que decidieron recapacitar y no pelear. El que resultó ganador sonrió y recogió la hoja del arma.

Cogiéndole del cuello de la camisa levantó al jefe del suelo y lo estampó contra la pared, hizo el ademán de querer darle un puñetazo, las ganas eran inmensas y tentadoras, pero prefirió decirle unas palabras claras como el agua y directas como la flecha de un arco.

—Dile a Valerkio que un viejo amigo lo está vigilando. Luego será mejor que no te vuelva a ver extorsionando a familias inocentes o de lo contrario no volveré a ser tan amable contigo — Darsle lo soltó, devolviéndole el cigarro que antes le había tirado con desprecio— Los demás, podéis elegir, seguir limpiando las botas de estos desgraciados o unirse a mi secta para librar a esta ciudad.

Tras pensarlo mejor se cambiaron de bando y siguieron a Darsle, quien desapareció con todos ellos en los numerosos y oscuros callejones de Portavoleiro mientras cien cuervos ascendieron al cielo para volar a otro lugar de la hermosa Dorelia.

¿Listo para liberar Portavoleiro, asesino?

Dale al siguiente capítulo si quieres empezar a leer la historia completa

3 Janvier 2023 21:21:49 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
Lire le chapitre suivant Aviso

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 3 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!