7
7.6mille VUES
En cours
temps de lecture
AA Partager

Nombres de mujer. (Completo.)

Yo, que estoy caduco y aún me muevo por el sendero del amor cortés, que no hago del halago bandera, de la apariencia reseña, ni de la conversación interés, sigo enamorándome de las letras que dan forma al poema, de la intrínseca belleza de la mujer.


Te di la mano y me quedé sin anillos, te abracé y no volví a ver la cartera.

No es de caballeros el señalar con el dedo, pero, por lo mal que me tratas, diremos, que tu nombre es Dolores, aunque yo prefiero llamarte Consuelo.


Otros, por menos, se ganaron el cielo de tus favores, mientras que yo navego a solas sobre las olas de la incertidumbre.

No es mi costumbre el faltar al decoro que imponen las buenas maneras.

Más, por ser discreto, que por miedo a tu mal carácter, prefiero preservar la intimidad y no mentar la identidad de la noble dama.

Mejor andarse por las ramas y marear la perdiz, encomendarse al Altísimo y encenderle a la Virgen un cirio, antes de sugerir, que tu nombre es Martirio.


Hace tanto que no concilio el sueño por culpa de tus cambios de humor, que, de ser una flor, ya no me quedarían pétalos de los que despojarte. Y aún así, lejos de mostrarme tu alma desnuda, solo asoman las dudas, que se acumulan en los estantes de la decepción.

Ahora me quieres, ahora ya no. Dame una razón por la que no he de volverme loco en esa alternancia, en esa bipolaridad que tanto me irrita y que me hace pensar, que, en realidad, tu nombre es Margarita.


Dices que no soy justo, que son cuatro ojos los que ven y solo dos los que miran, que hay otras vidas además la mía y que estoy preso dentro de la miopía de mi egoísmo, que querer y amar no es lo mismo, y yo solo quiero, y por lo tanto exijo.

No lo entendí hasta que te vi llorando y en ese retrato es en el que ahora me miro.

Al llegar la noche cierras las ventanas y corres las cortinas, y aún estando en compañía, abrazas la ausencia hasta quedarte dormida.

Si he de buscarte un nombre que haga honor a la verdad, ese sería, Soledad.


Aún queda tiempo para una sonrisa, para gozar del calor y encontrar el amor en cualquier esquina. No tengas prisa y toma mi mano, caminemos descalzos sobre la yerba húmeda en el día que da comienzo. Pintemos un lienzo de hermosos colores, coronando al cielo con un arcoíris.

No importa si te parece cursi, abandona la vergüenza y deja que el viento marque el camino. Mañana aún está muy lejos y hoy seguimos vivos.

Tengo un nombre para ti, uno que te hace justicia, uno que inclina lo bueno sobre lo malo en la balanza de la vida.

El nombre que mereces y alejará para siempre a la añoranza y a la malaventura.

Y para que nunca lo olvides me tendrás a tu lado para recordártelo.

Así quede constancia en estas líneas, hasta dónde la memoria alcanza, que tu nombre es

Esperanza.

9 Avril 2022 15:11:14 1 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
4
Lire le chapitre suivant Divagaciones de un imbécil. (BDSM Interactivo.)

Commentez quelque chose

Publier!
Gabriel Garcia Gabriel Garcia
Me gusta, es un poema en prosa, supongo
October 14, 2022, 15:22
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 4 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!