axel-garcia1647110738 Axel García

"Si no sales antes de las 21.00 horas, quedarás encerrado" Esa es una regla que se maneja de forma estricta en Funny Landy, lugar de diversión y entretenimiento fundado en la pequeña ciudad de Chick Hall. A un sector de la población de Chick Hall no le importa esa regla, mientras que otros sí. Incluso personas de ese sector ya han sacado sus propias teorías para tratar de profundizar los motivos por el cual exista esa regla en el horario de servicio. Dentro de ese sector de población que se ha dedicado a investigar sus motivos, se encuentra Max Greevey, quien ha arribado a la ciudad de Chick Hall en compañía de su propia familia para tratar de iniciar una nueva vida. A pesar de ello, para Max dará comienzo a un reinado de horror cuando descubra poco a poco los secretos que oculta Funny Landy bajo esa regla estricta con ayuda de un nuevo puñado de amigos, quienes le serán de mucha ayuda para poder afrontar a alguien que les hará la vida imposible una vez pongan un pie dentro de aquel sitio: La Abominación.


Horreur Littérature monstre Interdit aux moins de 18 ans.

#horrorjuvenil #gore #suspenso #drama #thriller
1
3.4mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Dos Meses Antes

15 de agosto de 2014

Michael Halagan despertó con un dolor horrible en la cabeza.

Él era un joven de diecisiete años, cumplidos el 30 de junio pasado. Su estatura alta ya lo hacía parecer casi un adulto a simple vista. Su cabello era de color azabache, sus ojos eran de color azul y su piel era blanca.

— ¿Qué pasó? —. Se levantó diciendo eso.

Traía puesto unos jeans de mezclilla, unos tenis Converse negros y una playera negra de la banda AC/DC.

— ¿Con qué me golpeé en la cabeza? —Se preguntó Michael confuso y aturdido— Ah no importa —. Se dijo a sí mismo cuando ya se había puesto de pie.

Michael vio que seguía en Funny Landy, el famoso restaurante de comida rápida y chatarra, además de juegos y videojuegos que había ahí.

El único detalle es que no era de día. Era de noche. El horario de servicio de Funny Landy era desde las 08:00 horas hasta las 21:00 horas.

Michael consultó su reloj digital que poseía y se llevó una enorme sorpresa: ya faltaba una hora para que diera la medianoche.

—No puede ser, me he quedado tres horas inconsciente —. Comentó en voz baja asombrado.

Lo que había comentado era cierto. Michael había quedado inconsciente desde las 20:00 horas.

La razón por la que apenas fuera despertando hasta casi la medianoche se debía a que nadie hizo el mínimo intento de auxiliarlo.

Él era un joven bastante solitario por lo general, cuyo estatus fue derivado gracias a un grupo de jóvenes matones conocidos en la ciudad como The Killer Boys, quienes prácticamente tenían el control en la comunidad juvenil de Chick Hall.

El jefe de ese grupo de matones la tenía en contra de Michael debido a motivos personales, los cuales sacaba a la luz de vez en cuando durante los pasillos de la escuela.

De hecho, ese líder matón fue el causante de que Michael Halagan hubiera quedado inconsciente durante tres horas aproximadamente dentro de Funny Landy.

Evitando que no lo vieran ni las cámaras de monitoreo, incluso algún empleado de Funny Landy, ese líder matón empujó a propósito a Michael Halagan, enviándolo a chocar con la pared del lado de su propia nuca.

Recordando vagamente ese evento, Michael comenzó a sentir un cierto coraje al respecto, aunque pronto esa sensación fue desvanecida debido a que de momento tenía otros problemas que lidiar.

—Dios mío, ahora cómo le haré para salir de aquí. Además, mamá me va a matar por haberme quedado demasiado tiempo aquí —. Murmuró preocupado el joven Halagan.

La madre de Michael detestaba que éste llegara muy tarde a la casa cuando iba a Funny Landy. Eso se debía a que ese lugar no era de su total agrado.

Funny Landy había sido construido a principios del nuevo milenio, y eso sorprendía mucho a los que conocían la historia de ese lugar, ya que actualmente en el año 2014 había videojuegos y juegos de muy avanzada tecnología. Un avance totalmente rápido en cuanto a la innovación de las atracciones.

Ese avance tecnológico derivó del año 2010, cuando un grupo de arquitectos seleccionados por el propio fundador de Funny Landy hicieron varias remodelaciones, en especial con el primer piso y un poco con el segundo piso. Además de ello, se hizo introducción en ese entonces a un trío de personajes que serían reconocidos como las mascotas del sitio.

El caso de todo ese asunto era que ciertos lugares no habían sido remodelados en Funny Landy, como por ejemplo la entrada trasera, el camino de caracol ubicado en el tercer piso inferior, la bodega del tercer piso inferior también, los cuartos donde se guardaban las cosas de aseo, los baños del tercer piso inferior. Incluso el área de juegos para niños del segundo piso no había sido remodelada. Todo lo demás sí había sido remodelado durante el 2010.

Esos lugares no remodelados no le daban mucha confianza a la mamá de Michael, y por eso le indicaba que no se quedara muy tarde en Funny Landy.

Michael se quedó pensativo en esa regla que le había impuesto. Se puso a pensar en tres posibles excusas.

Su primera excusa trataba sobre que se quedó jugando a las escondidas con algunos amigos mientras iba en camino a casa.

Su segunda excusa fue sobre que se orinó en los pantalones y se los tuvo que cambiar, ya que no encontraba otros pantalones y por ello llegó tarde a casa.

Y su tercera excusa era que los empleados de Funny Landy no lo dejaban salir debido a que les quedaba a deber dinero por un simple helado.

Michael supo a la perfección que su primera excusa no serviría de nada. Ya no era un niño para tratar de hacer el intento de jugar a las escondidas, agregando el factor de que en el año 2014 ya no estaba muy de moda jugar en la calle, ahora con la llegada de la tecnología, los videojuegos eran las distracciones preferidas de los niños y jóvenes. Además, Michael no tenía muchos amigos, a excepción de la futura llegada de su mejor amigo. Otros jóvenes cercanos a su edad (April, Jacob, Matt y Freddie) se hallaban fuera de Chick Hall en sus vacaciones de verano. Solamente a veces hablaba con ellos, y eso no era muy a menudo.

Su segunda excusa sonaba estúpida y fantasiosa. Su edad no era la correcta para estarse orinando en los pantalones. Eso era para los niños de dos años para abajo. Él ya tenía diecisiete años. Ya estaba a un año de cumplir la mayoría de edad mínima. Eso no hacía sentido a su edad.

Analizó y reflexionó su tercera y última excusa. Ahí encontró una ligera esperanza de poder mentirle a su mamá y evitar problemas.

En Funny Landy había una regla estricta respecto al horario de servicio. Aquél que no saliera a tiempo antes de las 21:00 horas, quedaría encerrado ahí, sin importar la situación que estuviera presente.

Los motivos por aquella regla impuesta hace un año aproximadamente eran completamente desconocidos para el público en general, aunque Michael tenía la sospecha de que algo no andaba bien. Otras personas también creían lo mismo, creando sus propias teorías, algunas más creíbles que otras.

Su madre desconocía completamente aquella regla, por lo cual Michael logró encontrar su excusa final: le diría a su mamá que Funny Landy no lo dejaba salir del sitio porque les debía dinero a causa de una hamburguesa que compró. El resto de la excusa sería completamente improvisado, aunque tendría la cautela de no decir cosas ilógicas y sin sentido, para evitar problemas con su madre.

Una vez que planeó su excusa con inteligencia, se puso manos a la obra para salir de aquel lugar.

Michael estaba en la zona de videojuegos, lugar en donde había sido noqueado por culpa de Alex Morgan. Todo estaba oscuro, hasta daba miedo. Estar solo en un lugar que era de diversión no tenía que significar temor alguno, pero algo incomodaba, daba una sensación de miedo por ese silencio tenso, sin saber qué era lo que podía ocurrir a continuación.

Se abrió paso a través del tacto en plena oscuridad para dirigirse completamente a la puerta automática, que daba al pasillo para salir de Funny Landy.

Cuando llegó a las puertas automáticas, éstas no se movieron. Habían apagado en Funny Landy los sistemas automáticos también. Estaba encerrado por completo.

A partir de ese momento, Michael empezó a sentir suspenso al respecto. No tenía por dónde salir hasta que se le ocurrió una idea.

Al menos sabía muy bien la estructura de Funny Landy, así que se metió a los conductos de ventilación que se hallaba por encima de todo Funny Landy.

Esa era una de las mayores habilidades de Michael. Su conocimiento de la estructura de varios lugares le daban la ventaja de poder salir de varios lugares en donde estuviera encerrado, como en este caso. Aquel conocimiento no era algo forzado en él. Aquello era natural. Tenía un mapa imaginario dentro de su cabeza.

Buscó y se apoyó en una máquina de videojuego arcade para entrar a los conductos de ventilación. Ya dentro de los conductos de ventilación, tomó la dirección que él deducía al tener conocimiento del lugar.

Efectivamente, al salir de los conductos de ventilación, ya se encontraba en el pasillo que daba a la salida principal.

Cerca de la salida principal, se encontraba la zona de comida rápida. Aquella zona se parecía algo al Kentucky Fried Chicken, combinado con una dulcería de cines. A mano derecha de esa zona se encontraba el cartel de un hombre pollo panzón que indicaba la dirección de los baños.

Michael observó que la entrada principal estaba cerrada con llave, la cual por lo menos dejaba entrar un poco de luz del exterior gracias a los postes de luz que había en la carretera. En ese preciso instante supo que tendría que usar la salida alternativa que naturalmente se tenía que dar, pero no quería usar obviamente. Tendría que irse a la salida trasera, viéndose en la obligación de tener que cruzar toda la oscuridad interna de Funny Landy.

Michael ya había tenido suficiente con estar en la zona de videojuegos a oscuras. Prefería estar en la entrada principal, hasta que los empleados la abrieran, pero aquello no era tan sencillo, ya que tenía la clara sensación de que alguien más lo estaba observando desde la oscuridad detrás suyo. Era desagradable esa sensación.

Así que, sin alternativa alguna, emprendió su camino hacia la oscuridad interna de Funny Landy para llegar a la salida trasera.

Cinco minutos después se encontraba caminando por la zona de juegos para niños pequeños en el segundo piso inferior, cuando escuchó algo, un movimiento que reflejaba la caída de algo pesado hacia el suelo. Michael al escuchar eso no quiso seguir caminando más. Su corazón comenzó a latir a mayor ritmo.

Al voltear a su derecha, dirección de donde había provenido aquel sonido tétrico, no logró ver nada. Todo estaba oscuro. Sin la oportunidad de poder ver lo que había ocasionado tal ruido.

Solamente tienes que seguir caminando hasta dar con la salida trasera. Eso es todo

Se dijo a sí mismo el joven Halagan y siguió caminando a su destino planeado.

En el preciso instante en que Michael se movió para continuar con su travesía, unas luces rojas acomodadas en la posición de un par de ojos se alcanzaron a distinguir, como si un ser o ente estuviera observando a Michael desde la oscuridad.

Michael al llegar al tercer piso inferior, pudo ver una luz.

Se llevó como unas tres horas prácticamente en poder hallar un camino congruente que lo llevara a la salida trasera. La oscuridad le impedía ver el trayecto que seguir para llegar hasta aquel piso inferior, el más profundo de todos.

Funny Landy estaba construido hacia abajo en vez de hacia arriba, eso debido a las indicaciones del fundador al equipo de arquitectos responsables.

En fin, al corroborar Michael que aquella luz era de la posible salida trasera de Funny Landy, se preparó para caminar decidido hasta ese lugar, aunque se detuvo en ese preciso instante.

Eso se debió a que alcanzó a ver unos carteles pegados en la pared de su lado izquierdo que representaban a las mascotas de Funny Landy, los cuales eran:

Un hombre pollo, el cual parecía haber sido sacado de un anuncio de venta de pollos en el país de México.

Un payaso, cuya apariencia era bastante parecida a la de aquel caníbal que sembró el terror en Las Vegas hace casi veinte años atrás.

Un duende, parecido al antagonista principal de la película Leprechaun, pero en una versión más alegre.

Esas tres mascotas fueron las que vio Michael, pero la mascota del hombre pollo provocó que lo observara con cierto efecto de hipnotización. Tras estar varios segundos así, un miedo comenzó a apoderarse sobre él. Sin previo aviso, de la nada surgió en su mente una imagen horrible, el cual era indescriptible de momento para él.

Por esa razón, Michael se dio un susto enorme y cayó de espaldas al suelo, perdiendo la noción del momento por unos segundos. Hecho eso, volvió a tener la visión del sitio a oscuras, aunque su corazón comenzaba a latir un poco más deprisa.

Una vez que su ritmo cardíaco se relajó, se incorporó de pie para finalmente tomar rumbo hacia la salida trasera, teniendo en mente trotar de una vez para hacer las cosas mucho más rápido y no seguir en aquella oscuridad, de la cual comenzaba a presentir algo malo.

Al momento en que iba a empezar a trotar, sintió claramente como alguien lo agarraba de su tobillo derecho en plena oscuridad. Por ello fue por lo que volvió a caer al suelo.

En esta ocasión su corazón se le detuvo por un momento, debido a otro ataque de susto, aunque mayor.

Al voltear hacia la oscuridad todavía en el suelo no vio nada. Nada en absoluto.

Se suponía que no había nadie en ese lugar a oscuras. ¿Cómo era posible aquello? ¿De verdad había alguien más rondando en aquella oscuridad?

Dejó de lado esas dudas y se levantó. Una vez de pie, giró de nuevo hacia la luz de la salida trasera de Funny Landy, en donde ya había alguien más de pie, cuya silueta estaba a oscuras, sin dejar a la vista su identidad por completo.

El joven Halagan observó que aquella silueta era un metro más grande que él, agregando un detalle más que lo dejó desconcertado al respecto.

Al ver aquello Michael, volvió a recordar la imagen esporádica que había visto anteriormente en su mente, lo cual provocó que su miedo comenzara a incrementar mucho más dentro de sí mismo.

Mientras el miedo se apoderaba de él, logró visualizar mucho mejor el rostro de aquella silueta que tenía a varios metros de él. Era espeluznante, además confusa. No tenía sentido su apariencia, aunque al final de cuentas le estaba generando tensión y temor puro.

— ¿Quién eres? —. Preguntó Michael completamente asustado.

Aquella silueta no respondió como un humano, sino como algo desconocido, cuyo sonido era vagamente familiar al de un ave, en específico, al de un gallo.

El miedo que Michael había sentido previamente lo hizo gritar y comenzar a huir directo a la entrada principal de Funny Landy.

Obviamente la silueta oscura lo persiguió.

Michael estaba completamente aterrado. Ni siquiera era capaz de volver a mirar hacia atrás. Simplemente tenía en mente seguir corriendo, antes de ser capturado por aquella silueta de casi dos metros de altura.

Mientras iba en el segundo piso huyendo, logró escuchar una puerta abrirse a su lado derecho. Se desvió hacia esa dirección para poder huir hacia la libertad.

Había tomado una decisión firme al respecto. No volvería a pasar por ello porque nunca más regresaría a Funny Landy. Ahora entendía por qué su madre era desconfiada con ese sitio.

Mientras huía, logró hacer conciencia sobre aquella regla estricta de Funny Landy.

La razón por la que dejaban encerrado a aquel que no saliera antes de las 21:00 horas se debía a aquella silueta que lo estaba persiguiendo. Era la única explicación congruente al respecto.

Cuando terminó de hacer aquella reflexión, se dio cuenta de que había ido a parar a un lugar sin salida. A un pasillo sin salida para ser mucho más exactos.

Michael juraba que una puerta se había abierto en esa ubicación. ¿O acaso había sido una ilusión aquello?

En fin, la cosa horrible tomó a Michael de los hombros y se lo llevó arrastrando en medio de toda la oscuridad.

Al mirar los ojos de su atacante, Michael vio que eran lechosos con bordes negros rodeando los órganos oculares. Por ello, Michael soltó lo que sería el mayor grito de su vida y probablemente el último que soltaría mientras era llevado hacia las profundidades del tercer piso inferior, provocando también al mismo tiempo un poco de resistencia con sus manos y piernas, aunque en vano.

La oscuridad de Funny Landy fue invadida por un grito sonoro y a la vez con eco de parte de Michael Halagan.

* * *

Horas después, a las 06:00 horas aproximadamente, un empleado de Funny Landy abriría el lugar para comenzar a hacer un chequeo rápido. Se trataba del propio gerente, quien tenía en su poder las llaves de acceso.

Mientras daba un chequeo rápido, el gerente logró encontrar un pequeño charco de sangre en un pasillo ubicado a mano izquierda después de bajar del primer al segundo piso inferior.

El gerente miró a todos lados atento, en especial hacia aquella oscuridad que invadía a ese pasillo, y por supuesto, se encaminó hacia la zona de aseo para poder limpiar aquel charco de sangre.

Lavó y aseó en la zona donde hubo sangre.

Finalmente, el gerente de Funny Landy dijo:

—Otra vez lo mismo. Al parecer alguien no respetó el horario. En fin, hora de seguir con el trabajo, que hoy será un día pesado.

Mientras el gerente comenzaba a hacer el inventario diario, en algún lugar oscuro de Funny Landy, Michael gritaba de miedo, ansiedad y dolor. Muchos cuerpos mutilados estaban a su alrededor, de los cuales algunos se veían todavía recientes, o, mejor dicho, frescos.

La silueta oscura que lo había raptado se encontraba cortando la cabeza de uno de aquellos cuerpos mutilados en la sierra de una cortadora de pollos.

Aterrado por lo que estaba viendo con sus propios ojos, gritó completamente desesperado:

— ¡¡AYUDA!!

Aquél grito fue lo último que se logró escuchar de él, ya que posteriormente se escuchó un claro martilleo seco en medio de aquella oscuridad desconocida, precedida por una cascada de agua.

14 Mars 2022 23:54:31 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
3
Lire le chapitre suivant Capítulo 01

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 39 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!