cutietaekoo Andy Tete

Después de tantos años de relación, Jungkook creía que conocer todo sobre su lindo y pequeño novio. Si tan solo supiera. °boypussy


Fanfiction Interdit aux moins de 18 ans.

#Kooktae #Kookv #Boypussy
476
12.2mille VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les jours
temps de lecture
AA Partager

Único

Entró silenciosamente a su hogar, no queriendo que su novio vea la bolsita de compras que llevaba consigo. Cerró la puerta de la entrada lo más suave que pudo y corrió a la habitación que ambos compartían, verificando que el pelinegro no se encontrara allí.


Al ver que no había nadie, entró rápidamente y se dirigió a su cómoda, abriendo con una llave el último cajón, metiendo la bolsa allí para luego cerrarlo nuevamente con llave.


Apenas se puso de pie de nuevo sintió la voz de su novio, provenía del baño.


"¿Bebé? ¿Eres tú amor?"


"¡Si Kookie! ¡Acabo de llegar!" Respondió fuerte para que el mayor escuchara.


"¡Salgo en un segundo!" Gritó el pelinegro en respuesta.


El rubiecito se encaminó a su closet para cambiarse de ropa, suspirando de alivio cuando por fin pudo quitarse esos apretados jeans para cambiarselos por unos pantalones de chándal. Tomó una camiseta de manga larga de color negro que pertenecía a Jungkook y se la colocó mientras abría el cajón de los calcetines, sacando unos de lana, hacía frío.


En todo ese tiempo, no dejó de mirar nerviosamente hacia el cajón donde había ocultado su última adquisición, y no es que no tuviera ninguna, la verdad es que esta era la número doce que agregaba a su colección privada.


Y bien privada porque ni siquiera Jungkook sabía sobre esto. Y es que, ¿cómo decirle? Taehyung se había imaginado ya miles de escenarios de él confesándole su secreto a su novio, incluso quiso contarle cuando aún eran amigos, pero en todos los escenarios terminaba mal. No podía arriesgarse a decirle y que este le mirara con asco por ser un subnormal.


Aún así, no podía evitarlo, y es que cuando usa una de ellas mientras se encuentra solo, aprovechando de pasearse por toda la casa y se mira en el espejo se siente tan bien, tan bonito.


Cuando usa sus lindos conjuntos con suaves bragas cubriendo su coñito, se siente él mismo. Y es que ese es su verdadero ser.


Si, es hombre pero tiene partes íntimas femeninas.


Y si, también le gustaba usar falditas y bragas.


Pero eso Jungkook no debía saberlo.


En los seis años que llevaban de relación, nunca lo habían hecho. Tener sexo.


Estaba consciente de que era malo ocultarle cosas a su pareja y mejor amigo de toda la vida, pero no podía arriesgarse a perder al amor de su vida. Por eso, Taehyung se juró a sí mismo que se llevaría ese secreto a la tumba. Y nadie, jamás, se iba a enterar.


Pero se le complicaba. ¿Cómo iba a ocultarle por siempre a Jungkook que tiene una vagina? Si bien una relación sin sexo es posible, este no era su caso.


Deseaba que Jungkook lo tomara. Que lo besara por todo el cuerpo, lo acariciara y enterrara sus dedos profundamente dentro de él, para luego hacerle el amor hasta el cansancio.


Y sabía que el mayor no era indiferente. Si bien Jungkook era muy paciente, notaba lo frustrado que se sentía al no poder avanzar más allá. Y es que siempre que sus besos y caricias subían de tono, Taehyung se alejaba y nerviosamente le pedía parar por no sentirse listo aún.


Volvió al mundo real cuando escuchó a su novio llamándolo.


"¡Tae!"


"¿Eh? ¿Qué?" Dijo aun perdido en sus pensamientos. Tenía miedo.


Jungkook lo observaba con una mueca de preocupación desde el marco de la puerta del baño. Tenía una toalla amarrada a la cintura y otra alrededor del cuello. Recién saliendo de la ducha.


Joder que vista.


"TaeTae" dijo el pelinegro con voz suave mientras caminaba hacia donde se encontraba parado el rubio, quien aún lo miraba un poco desorientado. Y es que toda la situación lo tenía bajo un temor constante.


Sentía que estaba dilatando demasiado esta situación, que llegaría un punto en que todo tendrá que salir a la luz, y habían tres opciones que Taehyung había pensado:


1-. Jungkook lo miraba con asco y lo dejaba.


2-. Jungkook se enojaba con él por haberlo ocultado todos esos años y luego lo dejaba.


3-. El mayor lo aceptaba y vivían felices por siempre.


La tercera sonaba MUY irreal para Taehyung.

Una vez Jungkook estuvo frente a su chico, lo tomó suavemente por las mejillas calientitas y adorables que el menor tenía, levantando su rostro para que lo mirara a los ojos.


"Ocurre algo" Afirmó mientras lo miraba con cariño. "Ocurre algo Tae, ¿que está pasando bebé? ¿Mmm? Últimamente te encuentro perdido en tus pensamientos, me preocupas amor." El mayor corrió su mano derecha hacia la oreja de Taehyung mientras acariciaba el lóbulo de esta, a sabiendas que eso calmaba al menor.


Negó suavemente con la cabeza.


"No es nada Kookie. Es solo estrés por el trabajo" dijo mientras le daba una pequeña sonrisa con el fin de que este se quedara tranquilo. No quería hablar del tema, quería parar esa conversación. Se conocía y sabía que cedía muy fácil ante Jungkook, iba a terminar diciéndole todo si seguían así.


Jungkook suspiró pesado. Odiaba que su bebito le ocultara cosas, no le gustaba. El quería que su novio sintiera que podía confiar en el, contarle todas sus cosas, sus preocupaciones y problemas, para que los puedan resolver. Juntos.


"Espero que solo sea eso amor" dijo juntando su frente con la de él, sin dejar de hacer contacto visual. "Sabes que puedes confiar en mi, ¿verdad? Siempre te apoyaré en todo Tae. Te amo."


Y a Taehyung le dolió un poco más el corazón. Porque Jungkook no sabía, no sabía nada. Por eso era tan fácil decir que lo apoyaría en todo. Pero Taehyung sabía que en tanto su Kookie lo supiera...


Si Jungkook se enteraba...


Lo iba a dejar.


• • • • • • • •


Ese día tenía libre. Lo que significaba que iba a poder aprovechar que Jungkook no se encontraba en casa para poder vestirse con su ropita y jugar un rato.


Esa mañana se levantó igualmente temprano para prepararle el desayuno a su novio. Y es que, no es por presumir, pero sus hotcakes eran deliciosos.


Ahora se encontraba frente a su "cajón secreto". Tomó la llave que estaba oculta entremedio de su ropa interior y se agacho para poder abrirlo. Una vez lo hizo, no pudo evitar reír feliz con lo que veía. Sus cositas estaban ahí, era su día libre y no había problema con que Jungkook lo descubriera, porque estaba trabajando.


Se mordió el labio mientras pensaba cuál iba a usar. Llevaba un sweater blanco así que...la celeste quedaría perfecta con la otra prenda del mismo color de su sweater.


Las sacó con cuidado de no arrugar las demás cosas que se encontraban ahí y se puso de pie para poder cambiarse.


Bajó la bragueta de sus pantalones y se los sacó despacio, para luego quitarse los boxer negros que estaba usando. Tomó la prenda más pequeña, de color blanco y se la puso mientras sentía como sus mejillas se llenaban de color.


Una vez listas, se miró al espejo frente a su cama. Bonito. Esas bragas lo hacían sentirse bonito.


Tomó la prenda de color celeste y la subió por sus piernas hasta su cintura y cerró el cierre que tenía en la parte de atrás, metió la parte de adelante de su sweater dentro de la prenda, dándole otro toque a su vestimenta.


Subió su sweater un momento y quitó la faja que mentenía su pecho plano, dejado su busto libre, para luego ponerse un lindo brasier de color blanco.


Andar con faja todo el día era molesto, sus pechitos dolían, por eso aprovechaba cada momento en que Jungkook no estaba en la casa para poder dejarlos libres.


Dios, ya no sabía cómo ha podido resistir de esta manera durante años.


Cosa de costumbre.


Bajó nuevamente su sweater y listo.


Dio un giro de 360° viendo su reflejo, se sintió bien.


La falda le llegaba a la mitad de sus suaves muslos, provocando que sus piernas luzcan muy bien. Se puso unas calcetas blancas que le quedaban por debajo de sus rodillas y se colocó sus pantuflitas de panditas.


Una vez estuvo satisfecho con el resultado, se encaminó hacia el baño, sacando ese estuche que estaba escondido detrás de los medicamentos, cepillos de dientes y maquinas de afeitar.


Procedió a echarse una suave sombra de color palo rosa sobre sus párpados, dibujo una fina línea con el delineador negro y resaltó sus labios con un color un poco rojo.


Se peinó y listo.


Se sentía tan bien poder ser el. Pasearse por toda su casa, disfrutando de sentirse tan bien, finalmente. Allí nadie iba a juzgarlo, ni mirarlo mal o reírse de él. Tampoco corría riesgo de que su novio lo descubriera.


No tenía nada para hacer ese día, aún faltaba para la hora del almuerzo y este ya estaba listo. Ayer había preparado lasaña para la cena y había quedado la mitad, por lo que solo tendría que recalentar.


Se decidió por ver una película para pasar el rato. Se sentó delicadamente sobre el sofá, procurando que su faldita no sufriera arruga alguna y encendió la televisión.


"Experta en bodas" se veía como una buena opción así que le dio play.


Ya llevaba casi una hora viendo la película cuando le dio un sueño terrible, y es que estos últimos días había estado durmiendo pésimo, su mente no lo dejaba descansar mucho.


Se acomodó en el sofá, estirando su cuerpo a lo largo de este. Echó un último vistazo al reloj de la pared. Aún faltan horas para que Jungkook regrese.


Puso un cojín debajo de su cabeza y cerró los ojos. Solo serían unos minutos.


• • • • • • •


"¡Pueden ir a sus casas! Gracias al trabajo en equipo, ya terminamos el trabajo de esta semana así que pueden ir a descansar" Dijo el hombre con una sonrisa.


Jungkook celebró internamente, podría ir con su pequeño y pasar un buen rato juntos.


Guardó todas sus cosas y se colgó su bolso de trabajo al hombro, se despidió de sus compañeros y compañeras deseándoles un buen fin de semana y salió del edificio.


Pensó en llamar a Taehyung, estuvo a punto de marcar su número, pero decidió que le daría una sorpresa. Lo llevaría a cenar a un bonito lugar esa noche, su bebé se lo merecía.


Sonrió contento y apuró su paso hacia el auto.


Ese sería un buen día.


• • • • • •


"Mmm" Se quejó, ¿por qué había alguien molestandolo? El solo quería dormir."No." Dijo con un pucherito.


Sintió como el cuerpo que estaba sobre el se encontraba tocando su cintura con un firme agarre, maldición, ¿su novio no podía dejarlo dormir en paz?. Trató de empujarlo lejos pero no pudo, supuso que se iría tarde o temprano, así que solo abrazó más la almohada y se acomodó para seguir durmiendo.


Pero arrugó la frente cuando sintió que besaba su cuello y toqueteaban sus pechitos por sobre la ropa.


Toqueteando.


Sus pechos.


¡Jungkook!


"¡Jungkook, n-no!" Gritó desesperado, el terror notable en su tono de voz.


Se levantó lo más rápido que pudo empujando a Jungkook con fuerza, provocando que se cayera del sofá.


Miró con horror como su novio lo miraba de arriba a abajo, analizándolo. Y cuando el mayor se puso de pie e hizo amago de decir algo, Taehyung cayó de rodillas, llorando.


"¡Perdón! Perdón, perdón, perdón" Dijo agachando la cabeza mientras lloraba desesperado. Jungkook lo había visto. Lo descubrió usando esa ropa, lo descubrió. Ahora sabe la verdad sobre su cuerpo. Sabe el fenómeno que es.


"L-Lo siento tanto Jung-Jungkookie, yo...esto, l-lo puedo explicar. Pero por favor, por favor por favor no me dejes kookie, te lo suplico" Pidió llorando fuerte.


Okey, Jungkook estaba confundido, ¿por qué rayos Tae estaba diciendo todas esas cosas? ¿Dejarlo? ¿Qué mierda?.


El peli rubio estaba temblando desesperado, sollozando fuerte.


"TaeTae, no..." Trató de decirle que no, el nunca lo dejaría.


No, mierda.


Antes muerto. ¿Qué haría el sin su precioso niño?


Esta bien, no se esperaba que su menor ocultara todo eso, pero su cuerpo con esas curva y sus atributos solo lograban calentarlo a más no poder.


"¡N-no lo digas! Ya se que...que esto es asqueroso, pero por favor no lo digas. Va a doler mucho"


Okey, se acabó. Jungkook se agachó y levantó a Taehyung agarrandolo por debajo de sus axilas, luego bajó hasta sujetar la parte trasera de sus rodillas y lo cargó en su hombro, llevándolo a la habitación.


El menor sin dejar de llorar en el recorrido. Temblando de miedo.


Lo bajó suavemente y recostó su lindo cuerpo en la cama. Su Tae seguía llorando, cubriendo su rostro con ambas manos, no quería mirar a Jungkook. Se negaba.


"Bebé" dijo colocando sus rodillas al costado de las del menor. Acercó sus manos hasta las de su noviecito y las quito suavemente de ahí. Y cuando vio su carita empapada en lágrimas y sus ojos llenos de temor, su corazón se partió en mil pedazos.


"Amor, ¿me puedes decir porqué te dejaría?" Dijo con voz calmada, mirándolo maravillado, y es que, joder, cuando entró a la casa y vio a su menor durmiendo allí, vistiendo eso, viéndose tan jodidamente hermoso y follable, no pudo evitar tener un gran problema en sus pantalones.


Taehyung era la criatura más hermosa en toda la faz de la tierra y era suyo, era de Jeon Jungkook.


Que orgullo.


"P-porque esto es asqueroso" dijo sin dejar de derramar lágrimas, no siendo capaz de mirar al castaño a los ojos.


"¿Asqueroso? maldición Tae, desde que te vi durmiendo con eso puesto he tenido una maldita erección. Te ves hermoso amor, no se quien te metió en esa linda cabecita tuya que esto era asqueroso, para mi es la cosa más hermosa y bella que he tenido el placer de ver. Tu cuerpo es una obra de arte, mi amor."


"No m-mientas, Koo. Esto no es normal."


Jungkook se rió por la ternura que le provocaba su Tae.


"Kim Taehyung, escúchame bien. Esto no me molesta, para nada. Nada de ti podría molestarme, jamás. Y no es asqueroso dios, como...¿cómo puedes decir eso? Te ves maravilloso Tae, jodidamente hermoso. Me enamoré de ti por lo que eres, el hecho de que seas condenadamente hermoso era un plus. Y ahora, sobre que esto no es normal, mi amor, no oigas lo que dicen las personas. Para mi eres, y siempre serás lo mejor que existe, bonito. Te amo demasiado."


Y Taehyung lloró más, pero ya no era de miedo, estaba llorando porque era tan afortunado de tener a ese hombre a su lado.


Pasó sus brazos por el el cuello de Jungkook atrayéndolo hacia si, para esconder su rostro en el cuello de este, mientras el mayor lo tomaba por su cintura.


"Tenía tanto miedo" confesó el menor una vez se hubo calmado.


El mayor se separó de él para poder observarlo. Sonrió como un tonto enamorado.


"No sientas miedo bebé, no conmigo. Nunca te dejaría, jamás. Te amo demasiado Tae, no sabes lo feliz que me siento de estar junto a ti."


"Yo...esto" dijo señalando su cuerpo. "Siempre he sido así, ¿sabes? Desde pequeños. Solía usar vendas en mis pechos para que no se notaran." Dijo lentamente, sin ser capaz de mirar a Jungkook a los ojos. "Por eso siempre me iba a cambiar al baño y detenía los toques más ín-íntimos." Terminó con un notable sonrojo.


"No tienes que pedir perdón por nada bonito. Estabas asustado, lo entiendo. Pero ya no debes estarlo más."


Y cuando Taehyung le dio la sonrisa más linda que le pudo haber dado, se acercó hasta que no quedó espacio entre ellos y, como quiso hacerlo desde que lo vio, lo besó suavemente en la frente, luego sus dos mejillas, su linda nariz, y por último, su parte favorita, su preciosa y cálida boquita.


Lo besó suavemente, con todo el amor que tenía para entregarle, demostrándole cuanto lo amaba. Tratando de transmitirle todo su amor y deseo por medio de ese beso.


Ese tierno beso no duró mucho. Jungkook nunca podía tener suficiente de Taehyung. Era un adicto a todo lo relacionado con el.


No sabía cómo había podido resistir tanto tiempo sin tocar el cuerpo de su lindo bebé.


Adentró su lengua a la cavidad bucal del menor, acariciando con esta toda su boca, provocando que Taehyung soltara un agudo gemido en medio del beso. Y eso, fue un detonante para Jungkook.


Bajó sus manos hasta el trasero del menor y agarró con fuerza sus nalgas.


"K-Kookie~" gimió cuando se separaron, y el menor ya se veía tan destruido. Con sus pupilas dilatadas, mejillas sonrosadas y labios hinchados por el apasionado beso de recién.


"Joder Taehyung, un día de estos terminarás matándome" y atacó sus labios nuevamente, absorbiendo su delicioso sabor. Con sus manos quitó el sweater del menor, dejando a la vista el lindo brasier que llevaba puesto, provocando que al pelinegro se le hiciera agua la boca al ver esos lindos pechos y esa diminuta cintura que caía perfecto en sus manos.


Bajó sus besos hacia su cuello, lamiendo y besando, mordiendo en una que otra parte, dejando lindas marcas, demostrando que esa preciosa criatura ya tenía a alguien a su lado. Puso sus piernas entremedio de las del menor y fingió una embestida por sobre su ropa.


Tae gimió fuerte. Eso se sintió muy bien.


"Mi amor, estás tan follable, maldición" Dijo el pelinegro mientras desabrochaba el sostén, liberando las dos preciosas de su bebé.


Acercó su boca hacia uno de sus pezones, dejando que su aliento caliente chocara contra este, provocando que un maravilloso gemido saliera de la boca del menor.


Sonrió para sus adentros y tomó el pezoncito entre sus labios, pasando suavemente su lengua por encima de este.


El rubio, sensible ante todas las nuevas sensaciones que su cuerpo estaba sintiendo, solo pudo gemir fuerte y sujetar la cabeza del mayor en un intento desesperado por acercarlo más hacia sus pechos.


El mayor dejó los pechitos de lado, dando besos por su plano abdomen, sonriendo cuando llegó a la cinturilla de la faldita.


Y el menor solo pudo jadear y gemir desesperado. Deseando que su novio haga con el lo que le plazca.


El mayor siguió bajando, hasta que logró quitar su faldita, dejándolo solo con sus lindas braguitas cubriendo su coñito, el cual ya estaba empapado, mojando la tela de estas.


Jungkook jadeó pesado, tratando de calmarse a sí mismo h no saltar sobre el menor y hacerle de todo en ese mismo instante.


Puso una mano en cada muslo del peli negro y acercó su nariz a la entre pierna del rubio, inhalando el aroma de esa zona. Resfregando su nariz a propósito para ver la reacción de su novio.


"Kook, p-por favor" Y es que se sentía tan vergonzoso ver como Jungkook parecía querer comérselo.


El mayor solo subió sus manos y quitó suavemente la braga que cubría ese tesoro que se moría por probar y profanar.


Su coño estaba mojado, y seguía botando lubricante debido a lo exitado que el menor se encontraba.


"Mírate nada más Taetae, todo mojadito para tu hyung" Dijo con la voz ronca, provocando que el menor gimiera de forma automática.


Quitó su saco que aun llevaba puesto y lo arrojó por algún lugar de la habitación. Luego siguió su corbata y camisa. Cuando se iba a quitar el cinturón, unas manos lo detuvieron. Levantó la mirada viendo como Taehyung lo miraba pidiendo permiso. Sonrió en respuesta.


El menor quitó su cinturón y bajó rápidamente la bragueta de su pantalón. El mayor se levantó y terminó de sacárselos por completo, quedando de pie con solo sus boxer, justo frente al menor.


Taehyung se relamió los labios al ver la mancha de humedad en los boxers de su novio. Estaba tan duro, y era por el.


Acercó sus manos al dobladillo del boxer y lo sacó rápidamente.


Era la primera vez de ambos. Por primera vez se mostraban desnudos el uno frente al otro, y el ambiente no podría ser mejor.


Se bajó de la cama y se puso de rodillas frente a la gran erección que tenía frente a él. Quería probarlo, quería que Jungkook follara su boca tan fuerte y se corriera en ella. Quería ahogarse con esa rica polla.


Chupó tres de sus dedos y los dirigió a su entrada, mientras que con su otra mano empezaba a masturbar al mayor. Lamió la punta lentamente, sintiéndose bien cuando Jungkook gimió su nombre roncamente y lo sujetó de sus cabellos.


Abrió su boca y metió su miembro hasta la mitad, mientras que ingresaba un dedo a su entrada, gimiendo ante la sensación, provocando que Jungkook agarrara con más fuerza su cabello y gimiera de igual manera.


Estuvo así unos minutos, hasta que ya tres dedos entraban y salían de su entrada de manera rápida y desesperada, mientras su mayor ya no tenía control y follaba su boca con fuerza, moviendo sus caderas de atrás hacia adelante. La garganta le ardía, pero le encantaba ese ardor. Sus mejillas tenían lágrimas secas y sus ojos estaba brillosos.


Taehyung se quejó cuando Jungkook lo alejó, provocando que dejara su miembro libre de su boca.


"Por más que quiera correrme en tu boca.." dijo con la respiración acelerada. "Lo tendremos que dejar para otro día, amor. Quiero hundirme en ti. Ahora."


Taehyung no necesitó más. Se recostó rápidamente de espalda en la cama y abrió sus piernas, mostrándo su rojizo coño ante el mayor, su entrada estrecha y deseosa de tener algo dentro suyo.


Lo preparó bien. Enterrando sus dedos suavemente uno por uno, hasta que el menor le diera el pase para poder llenarlo. Siendo delicado sin querer lastimar a su niño de ninguna manera.


"Y-ya, ¡Kook!" Gritó cuando el mayor tocó un punto dentro de el, haciéndolo tener un orgasmo automáticamente, chorreando aún más sobre las sábanas.


Jungkook no se resistió, puso las piernas del menor sobre sus hombros y pasó su lengua por toda la vagina del menor, deleitándose con sus gemidos, escuchandolo llorar debido al placer.


Llevó sus labios a su clítoris y chupó con fuerza.


"¡Jungkook!" Gritó ante la acción del mayor, quien se lo comía con desesperación, de forma hambrienta y casi animal.


Como si el coño de Taehyung fuera la cosa más deliciosa que ha probado alguna vez.


Como si fuera su última comida.


Le encantaría sentir la corrida del menor sobre su lengua, pero su pene necesitaba atención urgente.


Se acomodó entre las piernas del rubiecito y lo besó fuertemente. Sujetó su cintura y con su mano derecha tomó su hombría, llevándola hacia la entrada del menor, provocando que Taehyung gimiera de forma desesperada y arrugara las sábanas con sus dedos.


Y Jeon, al ver la expresión del menor,no pudo más. Entró suavemente de una sola estocada. Ambos gimieron al unísono, pero se mantuvo quieto hasta que el menor se sintiera listo.


"M-muevete" Dijo en un susurro.


Sacó su polla hasta solo dejar la punta adentro, penetrandolo nuevamente con suavidad, y Taehyung se sintió en el cielo.


El ritmo aumentó un poco con los minutos, pero Tae quería más, no le era suficiente.


"Duro, Kookie." Dijo afirmándose de los hombros del mayor.


Y Jungkook comenzó a penetrarlo con desesperación, y es que cómo se podía controlar si Taehyung lo estaba apretando tan exquisitamente, su coño absorbiendo su hombría, desesperado por tener algo llenándolo, su Taehyung desesperado por tener su semen llenándolo.


Tomó fuertemente al menor de sus caderas y aumentó el ritmo aún más, buscando ese punto en el menor.


"¡Ahí!" Dijo en un grito "Kook, m-más amor,ahí." Y Jungkook no se negó.


"Ah...tan rico." Dios, Jungkook lo estaba follando tan bien, su polla tocando todos los puntos correctos dentro de él, sintiendo la textura de las venas raspar sus paredes internas.


Taehyung se sentió desfallecer cuando el mayor dirigió una mano hacia su bolita de nervios y acarició fuerte, y es que todo ese placer debía ser de otro mundo.


Cuando sintió ese tirón en su parte baja, gimió más fuerte.


"M-me vengo Kook"


"Vamos a-amor" dijo con dificultad debido a la forma tan animal en la que seguía follando a su TaeTae. Sin duda este iba a ser el mejor orgasmo de su jodida vida, esto era mil veces mejor que masturbarse pensando en su novio.


Escuchó como el menor gritaba su nombre para luego sentir sus jugos calientes mojando su polla mientras aún se lo follaba duro.


Jungkook subió su mano derecha al respaldar de la cama, y aumentó aún más sus embestidas, duro y fuerte. Mientras Taehyung sollozaba por tanto placer que le provocaba la sobreestimulación.


"Y-ya casi..ah, amor"


Y lo sintió, un par de embestidas mas y se corrió dentro de su bebé, gimiendo fuerte. Dejando su corrida dentro de su bebé, sintiendo como al momento el pequeño tenía un squirt.


Ambos cayeron rendidos en la cama, Jungkook abrazando al menor por la cintura, besando suavemente su frente.


"Te amo Tae"


"Yo también te amo Kookie. Gracias por aceptarme de esta forma" Dijo escondiendo su rostro en el cuello del mayor, provocando que este sonría tiernamente.


"No debes agradecer amor, yo debería darre las gracias por entregarme el honor de ser tu novio." Besó suavemente su cabeza. "Ahora, a lavarnos, precioso."


Se levantaron a tomar una ducha para luego cambiar las sábanas de la cama, poniéndose sus pijamas y acomodándose en posición de cucharita para dormir.


Para por fin dormir tranquilos, uno sin miedo y el otro tranquilo al saber que su novio ya no le ocultaba cosas que para él eran importantes.


Fin.








Si llegaste hasta aquí, gracias por leer♡


Si les gustó la historia no olviden dejar su voto o comentarios, eso me motiva a seguir escribiendo💜



28 Février 2022 02:48:09 10 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
198
À suivre… Nouveau chapitre Tous les jours.

A propos de l’auteur

Andy Tete littlekootae en Wattpad<3 Boypussy only

Commentez quelque chose

Publier!
Ojitosdeltaekook 13 Ojitosdeltaekook 13
Me encantó<3
July 31, 2022, 02:38
Mishu Boo Mishu Boo
Qué bomnito <3
July 27, 2022, 22:51

  • Yareli de Yareli de
    TE ENCUENTRO EN TODOS LADOS!¡!¡¡¡¡!!!!! August 03, 2022, 06:36
SI Shary Isabel Peñaloza
Me encanta, amo esto🥰😍😍😍😍
June 29, 2022, 21:01
Maria Antonieta De Las Nieves Maria Antonieta De Las Nieves
Este ,amo todo pero ,solo a mi me aparese continuara? No esta terminada ? O es algun error (Ame esta historia)
April 22, 2022, 04:29

  • Corali Su Corali Su
    Las historias de este autor/autora generalmente son así, por lo que yo creo que esta terminada August 15, 2022, 11:54
  • Corali Su Corali Su
    Las historias de estx autor/autora generalmente son así, por lo que yo creo que esta terminada August 15, 2022, 11:54
  • Corali Su Corali Su
    Las historias de estx autor/autora generalmente son así, por lo que yo creo que esta terminada August 15, 2022, 11:54
Dan Dan Dan Dan
Te juro que he leído todo lo que escribes y me encanta!!!
February 28, 2022, 04:07

~