taktley_maktlez Taktley Maktlez

Después de 3 años tratando de matar aunque sea un vampiro, pero sin éxito alguno, un joven cazador se resigna y quiere renunciar a toda esa vida y comenzar de nuevo con una vida cotidiana común. Pero tomándolo por sorpresa y sin saber el ¿por qué?, un vampiro se presenta ante él para impedir que se vaya de su pueblo, aun si es a la fuerza.


LGBT+ Déconseillé aux moins de 13 ans.

#romance #fantasia #drama #fantasía #oneshot #vampiro #cuentocorto #juvenil #lgbt #vampiros #conflicto #cazadores #lgbt+ #343 #cazador #cuentoterminado #cuentoromance
Histoire courte
0
551 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Cuento 1 con David: El pequeño cazador y el gran vampiro.

Por una mierda, esta es mi mayor humillación desde que empecé a ser cazador de vampiros como casi todos mis familiares, como casi todos mis antepasados, yo Joiz, estoy inmovilizado por completo, no puedo zafarme de las pequeñas manos de una niña vampira, que me tiene del cuello, sentado en un árbol y ella en medio de mis piernas, yo en serio ya no tengo energías, me he cansado demasiado en solo perseguirla por todo el bosque, y por los pocos golpes que me dio en todo el cuerpo, en verdad sería mejor solo morir para no contarle a mis padres esta tremenda humillación, debí aceptar desde un inicio que esto no iba a ser lo mío, pero tercos mis familiares y en parte terco yo también, y ahora por eso igual y sí voy a morir pero… ¿En serio moriré a manos de esta niña? ¿En serio desde pequeños los crían para que se atrevan a algo así?

—oye mocosa, si vas a desgarrarme la garganta o rompérmela, hazlo de una vez, porque créeme…—me acomodo un poco mejor en el árbol y la vuelvo a ver a los ojos—ya me harte de esto, de todo lo que he estado haciendo hasta este día, si me permites vivir, juro que nunca volveré a molestarte a ti y a tu familia, me iré de este pueblo, y como prueba verás como las luces de mi casa dejaran de prender en las noches, ¿le permitirías esta última petición a este cazador lamentable?, uno que más que ser una amenaza, solo ha sido una pequeña molestia en tu familia desde hace 3 años. Solo que apenas ya me estoy resignando en que nunca tuve oportunidad, ni con los más jóvenes y mucho menos con los adultos, ¿Qué dices?

Ella en verdad lo está pensando. Haciendo un puchero al último.

—está bien. Pero en serio cumple tu promesa, si no le diré a mis abuelos y ellos si tienen mentalidad de antes, una en la que ni hubieran dejado que digieras tus últimas palabras una vez teniéndote en sus manos—me suelta el cuello, y se aleja un poco.

—me siento tan alagado…—lo digo en forma sarcástica, y ella lo nota, pero solo hace más pucheros.

—solo vallase por favor joven cazador—la escucho muy honesta mientras me desvía la mirada.

—bueno—me paro con mis últimas fuerzas, tomo mi rifle que está a unos metros y lo uso para apoyarme—está bien, ya me voy. Y para ser más específicos, dile a tu familia que, en 3 días exactos, no verán más luces en mi cabaña, y lo más probable es que nunca más. Y obvio, ni me verán por esta zona del bosque y en el pueblo. Que en serio ya me rendí. Y que…—esto que voy a decir es lo más bajo que podía caer un cazador, pero, al final sé que es verdad, y ya solo quería liberarme de ella diciéndoselo a esta niña—gracias por perdonarme la vida tantas veces… Un patético cazador como yo no lo merecía desde el primer encuentro… Hubiera sido mejor que me mataran desde el principio…—le doy la espalda sin poder evitar que mis lágrimas brotaran, aprieto mis dientes y estoy seguro de que mi cara es una de frustración total.

—no diga eso…—dice ella con una voz entre triste y honesta.

—me voy—fue lo último que dije y ella igual no dijo más.

Esa misma noche le conté todo a mis familiares por videollamada, y no me afectaba tanto lo que me decían, ya que ya me lo esperaba y lo aceptaba como un buen fracaso de cazador.

—en serio eres la mayor deshonra que pudo haber nacido en esta familia—dice mi padre Beñatl, mirándome directo, con cara de avergonzado y furioso.

—no le hagas caso a tu padre, no lo discipline lo suficiente al parecer para que no fuera tan grosero con sus propios hijos—dice mi abuelo Marci, él es más comprensible en todo en general, sé que él no finge el no estar decepcionado de mí, él de verdad no lo está, casi siempre es muy honesto con todos a su manera.

—yo la verdad, igual no te mentiré hijo, sí estoy decepcionada, pero a la vez te voy a aceptar así, o sea que respeto que ya no quieras esto para ti, y solo quieres vivir una vida más normal y tranquila después de todo lo que pasaste, de verdad te espero en casa, y veremos tranquilos y sin tu padre el futuro que TÚ QUIERAS—mi madre Jesuzar dice eso último más alto y serio dirigido a mi padre, con eso él solo se desconecta.

—mi pequeño Joiz, créeme que tu padre te volverá a ver algún día, solo dale tiempo como siempre, él más bien tarda en digerir las cosas, tanto las buenas y malas, lo mantendré en casa lo suficiente para que pienses tranquilo que quieres en realidad, también quiero lo mejor para ti, y eso solo tú lo puedes decidir—dice mi abuela Nereay, igual es muy comprensiva y cariñosa con todos sus nietos.

—perdón por insistirte en que continuaras con la tradición que yo no seguí, de verdad quería pensar que tú remediarías el que yo no quise desde un inicio ser cazador, te hubieras ahorrado todo lo que nos has contado, soy el peor hermano para el mejor hermano que he tenido—dice mi hermano mayor Xavierw, con los ojos cerrados y mirando hacia abajo.

—es tu único hermano baboso, no tuvo sentido lo que dijiste, ¿eso o mi tía tendrá un bebé? —dice mi prima Arryl, tan honesta como siempre, y diciendo eso último en duda seria.

—Arryl por favor, deja a tu primo en paz, lo que dijo fue en serio, y al fin y al capo si se entendió lo que quiso decir—dice mi tío Romall, él más neutro por así decirlo de todos, más bien casi no habla, pero cuando habla sabemos que habla en serio.

—ya, ya, perdón. Pero bueno, igual pienso que haz ya lo que se te dé la gana primo, yo me encargaré entonces de esa familia que te humillo, será para mí un nuevo récord si los extermino en menos de 1 semana—dice toda confiada, y la verdad es que sí es lo suficientemente buena para lograr algo así, la verdad no se lo decía, pero la admiro mucho, desde pequeño ha sido mi inspiración.

—no dudo que lo logres querida, pero más bien a nadie se le asignara terminar lo que Joiz empezó, así no funciona en la asociación, ellos decidirán que se hará con esa familia, y lo más seguro es que no nos la asignaran a nadie de nuestra familia, así que no te ilusiones ni un poco, esa es la verdad—dice mi tía Ayda, ella es muy recta y seria sobre las reglas de la asociación, no tolera en absoluto que uno de nosotros fuésemos en contra de ellas, es todo lo contrario a ser una persona corrupta.

—bueno, creo ya no hay más que decir, en conclusión unos si estamos decepcionados de ti, tanto porque debiste mejor decir desde el principio que sentías que esto no sería lo tuyo, y aparte que estuviste 3 años con esa familia y ni un niño pudiste matar, ni te acercaste en todos tus enfrentamientos, y hasta más bien te perdonaron la vida reiteradas veces, la mayor deshonra para un cazador, pero aun así…—exhala mi madre con pesadez, pero con alivio, como diciendo que aun así le alegra que siguiera con vida aun si fue de esa forma—te espero en casa Joiz, de verdad te he extrañado mucho hijo, y créeme que tu padre también, solo que, ya sabes, casi nunca lo vas a oír salir de su boca cosas tan cursis y blandas. Pero cuando lo hace, créeme que lo dice de corazón, y desea que lo tomen en serio porque viene de sus más profundos sentimientos—mi madre me dice igual con su mirada que no le tomara rencor a mi padre, obvio yo no planeaba hacer eso, sé que solo es ser paciente para volver a convivir con él como antes de volverme cazador. Yo de verdad ya lo sabía, solo que por su forma de ser y de hablar, a veces si te crees todas las cosas malas que te puede decir.

—claro—alzo la cabeza con unas lágrimas, pero sonriendo ligeramente—yo anhelo mucho volverlos a ver, esta vez lo haré bien, voy a hacer mi vida bien y como quiero, gracias…

—¡te mando abrazo psicológico hermanito! —se abraza a sí mismo mi hermano, según él, en muestra de que así me quisiera abrazar en el momento.

—bueno, descansa mi niño, nos vemos en 3 días—se despide mi abuelo.

—¡Cualquier cosa me dices primo! Si no te dejan ir esos vampiros solo envía la llamada de emergencia e iremos todos por ti—dice mi prima mostrándome los pulgares arriba.

—tómatelo con calma sobrino, ya todo paso—dice mi tío, haciendo una señal de amor y paz.

Todos se desconectan a la vez. Ya me siento más aliviado, de que había acabado la conversación que quise evitar por mucho tiempo, pero bueno, lo inevitable debe pasar y solo te queda confrontarla y superarte a ti mismo.

Ya solo me recuesto en el sofá, cierro mis ojos, y solo no pienso en nada.

Estoy a punto de irme ya por fin de mi cabaña, me la pasé empacando estos días desde mi conversación con mis familiares, eso incluye que apenas en el tercer día estoy acabando, y me apuro para terminar lo último que son libros y recuerdos para dárselos a mis familiares. Mi prima y mi hermano son los que vendrían por mí en un camión grande que les presto la asociación, para llevar todas mis pertenencias sin segundas vueltas. Creo ya iban a llegar en 20 minutos.

—así que en serio te vas, pequeño cazador—esa voz la reconozco muy bien, es el padre de la familia de vampiros, el señor David, él es muy alto como de 2 metros, con voz gruesa y dominante, y yo bueno, me puso ese apodo porque apenas le llego al pecho. No volteo a verlo, seguía dándole la espalda y acomodando mis libros

—sí así es, ¿no se lo creyeron a la primera? Entonces tengo curiosidad, ¿Por qué apenas vino a preguntarme si es en serio? — le hablo con confianza, una que se desarrolló porque en sí era con el que más había tenido confrontaciones, y en todas como mencione antes, me perdono la vida o solo me dejaba tirado sin más, hasta en otras me dejaba inconsciente y él mismo me regresaba a mi cabaña recostándome en mi cama, y aparte le cerraba bien a mis puertas, eso sí, nunca supe como hacia eso, era el único que podía de su familia…

—la verdad, desde que mi hija nos dijo, te estuve espiando un poco más que de costumbre…

¿Espera qué? ¿Desde cuándo me espía? Aunque típico de mí el no darme cuenta hasta ahora. Siento como se acerca a mí, pero no tengo miedo, la verdad me siento muy tranquilo, al fin y al cabo, ya nunca lo volveré a ver y dudo que haya venido para por fin matarme, es como si ya lo conociera lo suficiente para saberlo, es extraño el vínculo que habíamos formado en estos 3 años.

—¿Cómo siguió su hermano? ¿Sí desaparecieron las quemaduras de tercer grado por el sol?, aun que fue hace 2 años, ya no supe nada sobre él—por fin termino de empacar mis libros, me volteo y ya está enfrente de mí, al ver qué quedamos muy juntos él retrocede unos pasos.

—sí, se puso mejor, gracias a ti. De verdad era cierto lo de hacer como pasta todas esas hiervas y esas medicinas que usan los humanos también para las quemaduras. Siendo franco sí pensaba matarte si terminaba siendo mentira y mi hermano solo empeoraba—se agacha lo suficiente para ponerse a mi altura y verme directo a la cara.

—bueno, como lo dije en esa ocasión, no quería confrontarlo estando en ese estado, que solo fue casualidad que lo encontrara en el bosque agonizando, obvio sabia en ese momento que no podía ayudarlo, por eso fui con ustedes, aun que primero me amenazaron de que me harían sufrir mucho si no les decía la verdad de qué paso, al menos usted los calmo y me dejaron hablar todo, donde estaba, como solo lo encontré porque estaba cercas de esa zona, que debían llevar para poder transportarlo, y al final como tratarlo. Eso lo sabía por todos los libros que nos hacen leer en la academia, sabemos mucho sobre ustedes, y eso incluye como herirlos de gravedad y a su vez como curarlos de eso mismo, obvio no con buenas intenciones, pero eso es aparte—él se sienta en el piso, y me mira muy confiado de que no trataré nada contra él.

—en verdad no le hiciste nada, ¿solo porque no te parecía justo confrontarlo así?, tan justa es tu forma de pensar, ¿qué siempre quisiste confrontarnos en nuestro mejor estado igual que tú?

—por supuesto, eso para mí es el honor de un cazador, confrontarlos estando en buenas condiciones, no tomar ventaja por causas externas, aun sabiendo que pude haberlo matado, hubiera sido muy fácil, pero… Yo no… Quería matar a un vampiro así… Me hubiera sentido miserable toda mi vida, de que mi primer asesinato hubiera sido tan injusto… No creo que lo entienda, es imposible que lo haga, solo, dejemos de hablar de esto, no tiene caso ya, simplemente ya me voy de este pueblo, para siempre…—de repente se para, con un dedo toca me pecho y me avienta hacia atrás, haciendo que me acueste sobre mis cajas, y me acorrala con sus brazos.

—entonces para que te quedes, ¿solo debes matar a uno de nosotros?, ¿eso basta para que te quedes otro largo tiempo? —me dice con voz seria pero neutra, y no deja de mirarme a los ojos.

—bueno, eso hubiera sido el caso los primeros 2 años, pero… ¡La verdad es que ya me cansé! —cierro los ojos, continuando mis palabras con resignación y seriedad—ya me he convencido de que esto de ser cazador nunca fue lo mío, nunca debimos conocernos en primer lugar, nunca debí pisar este pueblo. Por eso no importa ya si mato a uno, mis familiares también ya aceptaron que no seré más cazador, viviré una vida más normal en la ciudad, estudiaré una carrera como toda persona, trabajaré como toda persona, y seré consciente que podre morir en cualquier momento, eso incluye morir por uno de ustedes—abro otra vez los ojos, y lo que veo hace que vuelva a sentir ese miedo de la infancia hacia los vampiros, ese que te hace querer vomitar al sentir que estas en un eminente peligro y no puedes escapar de ello porque lo tienes enfrente, eso es lo que él emana, él me lo transmite al verme con esa cara furiosa, de indignación total y desaprobación, no puedo moverme, siento que me va a comer, ¡comer literalmente!

—NO TE IRAS, ¿ENTENDIDO JOIZ? —¿Sí se había aprendido mi nombre? Me siento más y más sofocado, siento que me voy a desmayar…

—siempre se han burlado de mí, nunca fui una amenaza para ustedes, solo era como un juguete para entretenerse un rato, ¡nunca me tomaron en serio! ¿Entonces por qué dice eso? ¡Se está burlando de mi hasta el último momento! —se lo grito con todo mi enfado, ya estando muy cercas que nuestras narices se tocan.

—¡NO! ¡Eso en parte no es verdad! Al principio sí, pero, después…—cambia a una cara y voz más tranquila, y alejando su cara un poco—la verdad es que, queremos que vivas con nosotros, ¡ya lo dije! Por eso vine, para decirte y llevarte aun si no estás de acuerdo…

—¡¿QUÉ?!, y más lo último ¿¡quééé?! ¿Todos estuvieron de acuerdo en secuestrarme? —esto no me lo puedo creer, solo se me viene a la mente que me quieren tener como su mascota.

Toma mis brazos y los pone hacia arriba, junta mis 2 manos en cruz, y me las sujeta con una de sus manos, trato de librarme, pero es como estar atado con una cuerda más dura que el acero, mis manos no se mueven para nada, y con la otra mano me acaricia el cachete, sus garras son pequeñas, pero aun así se sienten tan duras que me pueden rajar la piel con un simple movimiento.

—no, eso último… Lo acabo de decidir yo mismo, mi voluntad egoísta es esa, te quiero conmigo pequeño cazador, porque sé que…—cambia otra vez a una actitud seria y dominante—no puedes hacer nada contra mí para evitarlo, te llevaré conmigo y después…—siento su respiración en mi cuello muy cercas, me iba a, me iba a…

—¡Oye dientón! ¡Chúpame esta! —esa es, ¿mi prima?

Se oye un disparo certero. Volteo y afectivamente, le ha dado en la mera cabeza al señor David, de ahí siguieron disparos simultaneos, dándole en todo su cuerpo. Eso no basta para hacerlo caer, así que antes de retirarse me mira por última vez con unos ojos que me dicen con seguridad que, “tú serás mío quieras o no”, en ello de inmediato salta de una ventana, dejando un rastro de sangre abundante.

—¿Joiz estás bien?, los siento hermanito, un poco más tarde y él…—sin terminar la frase mi hermano me abraza como si hubiera muerto, siento su dolor en pensar que hubiera pasado, siento como también me había extrañado tanto, tanto así que comenzamos a llorar.

—¡TE VOY A ANIQUILAR! ¡A TI! ¡Y A TODA TU JODIDA FAMILIA! ¡Vampiro de mierda! —grita a todo pulmón mi prima desde la ventana, asiéndole señas obscenas.

—ya vasta Arryl, así déjalo, tenemos a Joiz a salvo eso es lo importante, y sabes bien que no podemos hacer lo que quieres, si no hasta te podrían quitar tu rango, y mi tía no te defenderá para nada como lo prometió—dice mi hermano sin intenciones de soltarme, como transmitiéndome que no me soltaría porque quería protegerme con su cuerpo, él de verdad se atrevía a ser un escudo humano solo para no dejarme vulnerable otra vez, y yo a la vez admito que, con mucha pena lo acepto, solo no quiero que me suelte, no hasta estar en casa.

—¡ah!¡Okay! —dice con rabia— pero una vez que me vuelva directora y si nadie los ha exterminado, yo lo haré a mi manera y lo disfrutaré como no tienen idea, y más para ese maldito que se nota es la cabeza de la familia.

—solo vámonos. ¿Puedes cargar todo sola? —ambos ven alrededor, sí que había acumulado muchas cajas.

—¿sabes dónde tiene Joiz el montacargas?

­—creo que lo vi ya afuera.

—¡entonces terminaré en una hora! —dice mi prima segura, y me abraza también por unos minutos.

Estando por fin en casa. Todos me reciben con abrazos y palabras de aliento, sé que saben de antemano lo que paso, pero todos decidieron mejor no comentar nada al respecto, solo se enfocaban en preguntarme sí ya había pensado a que me quería dedicar en mi futura vida cotidiana. También comenzamos a comer platillos que hicieron todos juntos, es una taquizada en sí, con mis platillos favoritos. De verdad ya estoy mejor, ya solo quiero olvidar esos 3 años y enfocarme en algo que en verdad me gusta, y que solo lo hacía de pasatiempo antes, pero ahora sería mi profesión.

Ahí mismo, pero en el patio de su casa, el tío de Joiz habla por celular con su padre Beñatl, contándole lo sucedido de antes.

—y así es como me lo describió Xavierw y Arryl, llegaron justo a tiempo y obvio Arryl lo hubiera hecho pagar, pero recordaron lo que digo Ayda y ya solo se vinieron. Joiz la verdad se ve bien, tuvo todo el camino a casa para digerirlo y dejar ir la situación, de verdad nunca tuvo lo necesario físicamente hablando para ser un cazador, pero eso no quita que siempre ha sido muy valiente y fuerte de voluntad para no rendirse, eso al menos le debes dar créditos a mi sobrino, ¿no crees Beñatl? —dice serio y seguro de sus palabras.

—dime algo que no sepa—Beñatl lo dice con mucha seguridad, él ya sabe todo eso sobre su hijo, así que veía estúpido que se lo repitieran.

—… Claro, por supuesto que ya lo sabías. En serio eres extraño hermano.

—dime, ¿A quién han asignado a esa familia?

—habían puesto a un principiante, ya que ese era el objetivo igual con Joiz, que él como novato exterminara una familia entera, pero dándose su debido tiempo poco a poco, y lidiando con la furia de los que restaran. Pero…

—Ayda, hizo una excepción ¿verdad? Con su moral, y movió los hilos para que se les asignara a alguien de rango mayor.

—ya sabes que a los ojos de los más jóvenes ella es todo lo contrario a corrupción, pero, si se trata de uno de nosotros sus familiares, eso lo avienta por un tubo y no se contiene en absoluto, Ayda convenció al director de asignarle la misión a su propio hijo, el queridísimo joven Caxdez, que solo está por igualarlo pronto nuestra querida Arryl, él le gana en experiencia, pero ya con un par de misiones más, a Arryl se le asignara el mismo rango que él, e igual aun que suena difícil de creer el maldito mocoso es más sádico que ella, ya que por ser su padre el director, lo hizo ecpatico desde una temprana edad, y no hablo desde la niñez, el loco del directo lo hacía presenciar el comportamiento salvaje de los vampiros desde bebé, el pobre sintió desde entonces el terror de estos, y siendo un bebé sí que tenía muchas pesadillas que lo siguieron hasta la niñez, y aun en parte en la adolescencia, pero bueno, es el director, le puede contratar los psicólogos necesarios hasta que sea adulto, y aparte herede todo, será interesante cuando eso pase… Pero ese es otro asunto. A lo que íbamos, créeme, el maldito mocoso los hará pagar de una forma tan inhumana, que hasta nosotros nos quedaremos con la boca abierta, al punto que hasta los hará sentir mejor querer suicidarse antes de que el mismo los extermine uno por uno, pieza por pieza, órgano por órgano, destrozando su cordura, como comiéndose un pastel lentamente, saboreando cada rebanada aun si se empieza a pudrir en los últimos pedazos. ¿Qué piensas? ¿Es suficiente?

—no, aún falta algo.

—¿así? ¿Qué? — dice con duda y sorprendido.

—voy a visitarlo, y darle instrucciones, quiero que les dé mensajes de mi parte a ellos y en especial para ese cabrón de David, también le pediré que conserve la cabeza con vida y yo se la compraré sin importar el precio, y así yo mismo lo devoraré, así como quiso hacerlo con mi hijo.

—valla, sí que estás molesto, en verdad lo quieres igual que a Xavierw, les tienes tanto aprecio a tus hijos, pero la vez no se los demuestras muy seguido, y mucho menos en público, eres tan extraño hermano, pero igual siempre respete que fueras así, hasta conmigo.

—como sea, era todo lo que quería hablar contigo, ya solo envíame la dirección de ese mocoso para ir de inmediato.

—por supuesto. Ah y, esto sí es petición mía si tienes tiempo. Podrías pedirle un autógrafo y que diga algo sádico de exterminio a los vampiros y esas cosas, es que la verdad Arryl lo admira mucho y…

Le cuelga antes de terminar, pero aun así Romall presiente que su hermano igual sí se lo va a cumplir. Y regresa al convivio.

En una escuela privada. Siendo de noche y los últimos alumnos salían de sus clases, el señorito Caxdez espera en la salida de la escuela a un compañero, el cual quería darle un ramo de flores, estas las tiene dentro de su mochila, e igual un sombrero de vestir.

—vamos Caxdez, solo dilo como lo practicaste en el espejo estos días, igual ni lo mires a la cara, no, eso se vería muy descortés si lo vas a invitar a salir, maldición, vamos Caxdez, si puedes hacerles eso a esos malditos monstruos, puedes hacer algo tan simple como invitar a tu crush a una simple cita, mierda… Siento que quiero vomitar, solo con él siento que mi estómago quiere vomitar mariposas…—me apoyo en la pared con mis brazos, aun hablándome a mí mismo de como pedirle una cita a mi crush—en serio soy un desastre cuando se trata de este tipo de sentimientos, me cae mejor expresar los opuestos, y más si son contra esos animales…

—oh ahí está otra vez…—oigo claramente a un tipo que sale junto a otros y con mi crush.

—siempre te espera en tus últimas clases, ya da miedo—otro susurra, y se aleja poco a poco como los demás. Ya se habían tardado en hacerme comentarios enfrente de mí.

—Abadeyl vámonos, mañana le diremos a los profesores que esto ya es acoso—también susurra su amiga. Trata de alejarlo de mí tomándolo de la mano.

—no esperen, hagamos lo más coherente y lógico primero, hablaré con él, no me esperen, igual tomaré como siempre un taxi—se despide de sus amigos mientras se acerca a mí lentamente, de los nervios me volteo y le doy la espalda.

—maldición, ¿y ahora?­­—dice uno con tono de preocupación.

—vamos igual a la parada, yo me quedaré ahí y lo esperaré, ustedes igual váyanse—dice su amigo, uhm, creo se llama Moronal o Moron, no sé.

—okay, igual nos dices si les pasa algo.

—si no va a la parada obvio regresaré a la entrada, solo espero que no se muevan de ahí…—idiota, igual obvio no planeo ya salir ahorita con él, no quiero vomitarle a mi crush encima.

Escucho sus pasos y sé que se retiran por completo, dejándonos solos. Abadeyl ya está cercas de mí, lo puedo sentir en mi estómago, es muy extraño esta sensación, pero así pasa solo con él.

—hola, ¿Eres Caxdez no? —dice tranquilo, y calmado, su voz siempre me relaja, es como escuchar una canción de cuna que te ayuda a dormir.

—ah, sí…—lo digo muy bajo, aun sin voltear.

—okay, bueno, mucho gusto Caxdez, mi nombre es Abadeyl, y somos compañeros de clase desde que empezó el primer semestre, la verdad solo me acordé de tu nombre porque ya sabes, siempre pasan lista todas las mañanas. Y la verdad, quería preguntarte…—ya sé que va a preguntar, y no quiero que termine, porque no quiero que me vea solo como un maldito acosador… Bueno okay, el que lo haya esperado todos los días hasta su última clase desde que flecho mi corazón en esa ocasión en especial… ¡Pero solo lo observaba y también solo quería protegerlo! Ah, pensándolo bien, ya veo porque ya me quieren acusar…

—¡SAL CONMIGO POR FAVOR! ¡Prometo hacerte sentir momentos inolvidables! —volteo y le grito en la cara con mucha fuerza, tanto así que varias personas alrededor nos voltearon a ver. Le doy toda mi mochila por los nervios de ni poder sacar el ramo y el sombrero. Y aparte de eso, sonó como que ya quiero que sea mi novio, cuando solo quiero una cita, que vergüenza…

—¿eh? Vaya así que era eso, está bien, supongo hablas ¿de una cita verdad? —lo dice con sencillez, y yo pongo cara de no creerlo, seguido de una pequeña sonrisa, le confirmo varias veces con la cabeza.

—… Adentro—señalo con mi dedo mi mochila

—adentro de, ¿tu mochila? —abre el cierre.

—sí. Adentro. Abre. Para ti…—sueno nervioso, mirando hacia abajo. Y las palabras no me fluyen.

—ah okay, entonces—abre la mochila. Saca el ramo y el sombrero, y me regresa mi mochila

—¿Gustar? ¿A ti? —¡Sueno como un retrasado! Pero en serio las palabras no me fluyen, tan embobado estoy con él.

—sí, la verdad sí, casi nunca me han regalado detalles, mucho menos un chico, eres el primero. Aun así, no me molesta en lo absoluto no te apures, es más, me siento alagado, ya que igual ni una chica me había dado un detalle así, yo más bien he sido el que les ha dado detalles a los demás, y las pocas veces que he recibido solo eran por compromiso o intercambios. La verdad por eso ya pensaba que iba a estar siempre soltero, y aparte que no tengo buen atractivo.

—¡NO! ¡TÚ! HERMOSO. ÁNGEL. Del cielo. Cayó. —muevo mis brazos a diestra y siniestra para dar sentido a lo que dije.

—… Ah, gracias…—¡no! ¡Lo intimidé! Soy de lo peor… con mis 2 manos me estiro el cabello con fuerza.

—oye, ¿Qué haces? No lo hagas si te duele, solo digo…—ah, Abadeyl se preocupa por mí, es tan lindo y considerado. Dejo de hacerlo, y solo abrazo mi mochila mirando hacia abajo apenado—bueno, dame tu número para empezarnos a hablar—en ese momento, los dos pusimos cara de darnos cuenta de que era mejor a la inversa, pero aun así…

—…9…4…4…—digo mi número con voz de tortuga, pero, aun así, él se ve muy paciente conmigo, también amo eso de él, él es paciente con casi todas las cosas en general, y las personas.

—okay, ya está. Te envió mensaje llegando a mi casa, y nos organizamos.

—s-sí… Cuidado. Observar. Yo. Tú…—quiero decirle que con cuidado y que aun así lo observaría para asegurar que no le pasara nada, en sí esto lo he hecho casi todas las noches, y cuando no, es porque tengo cosas de la asociación con mi padre, y otras tengo misión.

—también cuídate, y observa tu alrededor para tener cuidado igual—valla, él de verdad no me entendió, lo bueno.

Nos despedimos alzando nuestras manos, él se aleja yendo a la parada, y lo pierdo de vista. Yo en serio siento, me siento tan…

—… Soy feliz, tal vez sí puedo ser feliz al fin y al cabo…—suena mi celular, es mi padre Rachidt, y le contesto.

— Caxdez tienes nueva misión, partirás lo más pronto que puedas—suena muy serio y recto como siempre. Me lo imagino igual con una cara seria e inexpresiva como todo el tiempo.

—¿puedo ahorrarme el tiempo estimado? —digo igual serio tratando de imitarlo.

—no. Esta misión es especial, tardarás lo que se te indique en el pueblo Valero.

—¿puedo volver aquí de vez en cuando?

—sí está bien. En sí solo avísame para llegar a enviar a alguien que te supla en esos días, pero eso sí, no pueden ser seguidos, y como tardaras meces, solo podrás tres días al mes, ¿te basta?

—pues sí, qué más puedo decir. Pero al menos dime, ¿Qué clasificación es?

—es clasificación D. Y antes de que empieces a reclamar, por eso es especial, porque aun si es D debes tomarte tu tiempo para aniquilar a una familia. Los detalles te los daré una vez te vea en casa—me quiere hacer perder el tiempo otra vez, cuanto lo detesto cuando hace eso…

—ya veo. Más vale que sea por un buen motivo. Si no de mi parte los aniquilaré en menos de una semana por hacerme desperdiciar mi tiempo. Y sabes, ya le hablé a mi crush.

—valla, por fin tuviste pelotas para hablarle a tu amorío juvenil, bravooo—lo dice sarcásticamente y eso me molesta mucho, y peor, sé que lo hace a propósito para molestarme.

—¡me refiero a que lo invite a salir! ¡No solo le hablé! No me subestimes vejete, puedo tener algo más estable que lo que tú viviste en tu juventud, solo observa.

—literalmente cuando empezaste la escuela te he estado observando a ti y tu pequeño amorío, me da igual de quien te enamores solo no descuides el trabajo.

—¡ya lo sé viejo! ¡YA LO SÉ! Y también ya sabía eso, no es raro que nos espiemos entre miembros de la asociación, después de todo, eso es la base de que hayamos avanzado mucho para aniquilar a esos animales.

—al menos no se te olvida lo más simple, eso me pone contento—cuando dice ese tipo de cosas no me las creo, después de todo, ni su tono de voz y sus expresiones cambian mucho, o casi nada.

—¿tú contento? He pensado que solo finges estar contento, porque para mí que ya olvidaste por completo como sentirlo.

—obvio no igual que la mayoría, pero sí siento algo mínimo todavía sabes, me da curiosidad si tú terminaras como yo, o si conservaras hasta esos sentimientos de amor juvenil y todo lo que provocan.

—ya lo verás, y así podre decir a los cuatro vientos que soy mejor que tú en todos los sentidos, y tendrás que igual admitirlo.

—eso, sí que quiero estar vivo para sentirlo, aunque sea un poco. Nos vemos sí, y no te preocupes por tu pequeño amorío, estará bien, lo cuidaré por ti. Dame créditos como padre por eso.

—púdrete—le respondo ese tipo de cosas cuando no quiero admitir que tiene razón, o dársela, y mucho menos le digo gracias aun que se lo merezca.

—y yo más a ti querido, te quiero púdrete.

Le cuelgo, y guardo mi celular. Inhaló y exhalo para tranquilizarme y me muerdo mi dedo meñique de mi mano izquierda. Es un hábito que tengo desde años, y con ello que mi dedo se ve muy mal, está literalmente negro, y creo que ya casi y me lo rompo completamente. La verdad no me duele, para mí es tan natural, como el sentimiento de cuando te despiertas tarde y sientes placer al estirarte, igual me refiero a que desde mi niñez empecé a sentir más bien placer por el dolor, cuando me lo hacía a mí mismo igual se sentía bien, pero empecé a no sentirlo poco a poco al pasar los años, ahora es casi imposible para mí sentir placer ya sea por el dolor u otras cosas, pero excepto cuando esos malditos vampiros me atacan y más si es sin piedad, siento un placer que solo se le iguala lo que siento por Abadeyl. Y hasta siento que lo que me hace sentir él es un poco mayor a lo que he experimentado en mis batallas. Mierda. Pensar en ambas cosas hace que inevitablemente se me…

—señorito Caxdez, su padre me envió para recogerlo y llevarlo a casa, igual en el carro tengo pañuelos y consoladores, eso es de parte de su padre.

—¡ESE MALDITO VIEJO!

Me subo al auto y pongo modo incógnito la parte trasera. Se oscurece por completo y solo yo puedo verme con unos lentes especiales.

Odio admitir que el viejo me conoce bien, pero siento que yo aún no lo conozco del todo, es lo que me frustra. Pero bueno, eso lo veré después. Ahora, dependiendo lo que me diga veré si me divierto rápido, o me divierto lento, o neutral, ya muchas misiones no me las tomo en serio, aunque sean de clasificación alta, ninguna familia o grupo o vampiro solitario, me ha hecho pelea pareja desde hace mucho tiempo, creo que el último fue cuando tenía 15 años, después de eso los tome como un juego y por eso tardaba hasta más de lo estimado, y en otros rompía récord de días. Que pérdida de tiempo. Espero al menos el motivo sea bueno, eso dependerá cuanto tiempo me tomaré, para aniquilar una vez más a esos malditos animales, que lo único para lo que nacen, es para que me divierta, me entretenga, y los mate…

23 Février 2022 23:06:42 2 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
1
La fin

A propos de l’auteur

Taktley Maktlez ¡Hola! Muchas gracias por pasar por mi perfil. Encontrarás historias de varios géneros, ya que a mi igual me gusta un poco de todos los géneros, tanto para leer, ver series, películas, y más. Espero los disfrutes, y no solo una si no varias sean de tu agrado. Obvio aceptó críticas constructivas, para seguir mejorando. Sin más que decir te deseo bonito día, bonita tarde, o bonita noche.

Commentez quelque chose

Publier!
Darcy Cantabile Darcy Cantabile
¡Muy buena historia! Jaja creo que también comparto eso de los nervios cuando te gusta alguien.
March 07, 2022, 03:02

  • Taktley Maktlez Taktley Maktlez
    Que bueno que gusto, te invito a leer mis demás cuentos de otros géneros, y que otro sea de tu agrado, gracias. March 09, 2022, 01:44
~