axel-melgarejo1625109491 Axel Melgarejo

Durante el verano de 1980, ocurrió un evento trágico en el campamento Sunrise, en el estado de Maine donde un grupo de jóvenes junto a sus conserjes fueron brutalmente asesinados por un misterioso individuo que vestía como si fuese un mítico Wendigo. la leyenda cuenta que esa criatura convierte a quien sueñe con él en su marioneta que comete sus crímenes en el mundo físico. en ese campamento con siete consejeros y diez niños hay alguien que ha soñado repetidas veces con un hombre alto, delgado, con una capa hecha con hojas de pino y pieles humanas y cuya cabeza es el cráneo de un ciervo con grandes astas, que le dice que mate por él. la pregunta es ¿Quien es el asesino? sea la leyenda verdad o no, poco importa, lo que importa es que hay un asesino al acecho y queda poco tiempo para detenerlo.


Horreur Littérature monstre Interdit aux moins de 18 ans.

#misterio #suspenso #wendigo #slasher #Campamento-maldito
18
6.4mille VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les samedis
temps de lecture
AA Partager

PROLOGO: LA LEYENDA DEL WENDIGO

Los enormes troncos de los árboles que componían aquel oscuro bosque parecían largas y aterradoras siluetas con forma de humanoides cuyas cabezas estaban compuestas por enormes astas de ciervo. La bruma verde que cubría el casi pantanoso bosque, producto de las constantes lluvias en la región de esa parte del estado de Maine, le daba un tono sombrío y una sensación lúgubre a los jóvenes que habían ido a acampar en aquella zona.

El sonido de la madera al arder con el fuego de aquella fogata que iluminaba a los presentes con su tenue luz anaranjada aumentaba aquella extraña sensación que solo podía ser llamada: aterradoramente mágica. Solo que no era una magia bella parecida a la de los cuentos de hadas donde una bella gala hacia resaltar un hermoso paisaje, no. Esta magia era oscura, hipnótica y, hasta cierto punto, misteriosa pero también peligrosa. Algo cercano a lo que uno llamaría magia negra, no algo aterrador sino peligroso y atrayente a la vez, cuya presencia hipnotizaba al más incauto quien no veía el inminente riesgo que estaba frente a él. Similar al anzuelo de las cañas de pescar que los peces inocentemente mordían debido a que la lombriz le era un misterio interesante pero mortal.

Acercándose a la fogata, un joven de cabello castaño negro que llevaba una camisa roja a cuadros y unos vaqueros desteñidos junto a unas zapatillas de la marca “Speed” rompió el lúgubre silencio al hablar con un profundo tono de voz:

- Les voy a contar una vieja leyenda de estos bosques- el sonido de los grillos se acentuó con su narración que remarcaba la silenciosa noche- mis padres me la contaron cuando era pequeño, mis abuelos se las contaron a ellos cuando niños y mis bisabuelos hicieron lo mismo siguiendo esta historia generación tras generación

Los muchachos que lo veían, se encontraban reunidos alrededor de la fogata y contemplaban con somnolientos rostros las sombras que se reflejaban en la anaranjada cara de aquel muchacho. Algunos de los chicos largaron pequeñas risas debido a lo tonto que sonaba eso de “El abuelo de mi abuelo le contó cuando era niño la historia que me acabo de inventar y les voy a contar a ustedes”. Sin embargo el interés por lo que Ronnie Anderson tenía que decirles era mayor a su morboso cinismo. Motivo por el cual oyeron lo que les quería contar:

- Estos bosques están malditos- inició Ronnie con su narración- se encuentran corruptos por el toque del Wendigo

- ¿El, quién?- preguntó un joven alto y de cuerpo atlético, cabello rubio medio largo cubierto por una gorra roja con una C superpuesta con una M grabadas en el centro, Ron miró con enojo a Stevie Cundeliere por haberlo interrumpido

- Hace muchos siglos atrás, mucho antes de que Colon descubriera América, hubo en estas tierras una guerra. Un conflicto que los nativos nunca documentaron del todo en sus leyendas debido a que estos temían que al hablar de ÉL, aquel monarca oscuro pudiese liberarse de su prisión al sentirse invocado. Durante dicho conflicto hubo un temible guerrero que peleaba por el bando de los nativos contra las tropas de aquel señor oscuro, dicho guerrero era un temerario que no temía a los demonios y tampoco a los dioses. Ambos bandos le temían debido a que no conocía límites. Hasta que un día fatal, estando junto a sus tropas perdido en estos bosques durante el crudo invierno, cruzó la última línea que no debía cruzar. Con su hacha de madera golpeó a sus compañeros y los mató solo para comerse su carne evitando así morir de hambre. Los dioses desaprobaron tal acto y lo maldijeron. Desde ese día aquel guerrero dejaría de lado su humanidad abrazando su lado salvaje convirtiéndose en un ser mitad humano y mitad animal, debido a que su rostro sería un cráneo de ciervo con sus enormes astas incluidas mientras que su nombre pasaría a ser conocido como: el Wendigo. Quien rápidamente se convirtió en uno de los generales al mando del Rey Oscuro que los nativos combatían. Al finalizar la guerra, hubo muchos siervos y generales de aquel gran mal que lograron sobrevivir, siendo el Wendigo uno de ellos. La leyenda dice que su cuerpo fue destruido pero su malvado espíritu logró sobrevivir en los bosques donde habita hasta el día de hoy y todo aquel que ve su espíritu o sueña con él se convierte de forma inevitable en un caníbal

Mirando a los demás con una siniestra seriedad y esbozando una sonrisa maliciosa, Ron añadió:

- Ahora ya lo saben. Este bosque fue donde el Wendigo murió y su espíritu se liberó para continuar con sus maldades en el mundo terrenal. Algunos dicen que lo han visto en cerca de la carretera de este mismo bosque, siendo su silueta confundida con los troncos de los arboles. Otros que dicen que han escuchado su maligna risa seguida de un rugido animal. Un amigo de mi padre, que fue guardabosques, dijo haberlo oído una noche, su risa era fantasmal y sus rugidos no se parecían a nada que él hubiese escuchado antes. Así que ¡Cuidado! Porque este ser aparece durante la noche y si sueñan con él se convertirán en caníbales

Acomodándose en su asiento, Ron finalizó diciendo:

- Ahora- sacando una salchicha de su empaque y colocándola sobre un palito para asarla en el fuego, añadió- ¿Quien tiene hambre?

Puede que Ron no lo supiera pero varios de los muchachos vieron, detrás de él, la sombra enorme sombra de un hombre flaco y alto con astas de ciervo en su cabeza que se proyectaba en el verde follaje de un árbol iluminadas por la anaranjada luz de la fogata.

16 Février 2022 04:21:05 1 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
5
Lire le chapitre suivant CAPITULO 1: EL CAMPAMENTO SUNRISE

Commentez quelque chose

Publier!
Diego Andrés Nufio Granados Diego Andrés Nufio Granados
Desde siempre esa leyenda me ha parecido interesante, espero los siguientes capítulos con ansias.
March 05, 2022, 00:39
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 14 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!