diegoulloa13 Diego Saldaña-Ulloa

Roberto Fererston fue CEO y dueño mayoritario de LIGOLB-CORP. Su compañía ha estado involucrada en la mayor parte de los desarrollos científicos y tecnológicos de los últimos siglos. En esta historia conocemos los motivos que llevaron a Roberto a realizar lo inimaginable, dando lugar a la realidad en si misma.


Science fiction Futuriste Tout public.

#compañia #reencarnacion #inteligencia-artificial #universo #343 #347 #tiempo #futuro #ciencia-ficcion #381
Histoire courte
0
292 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

La historia de Roberto Fererston

13/09/2603


537 años. Uno pensaría que sería imposible, tal vez un poco lógico debido al avance de la tecnología, pero creo al dia de hoy, nadie imagina que una persona pueda lograr vivir medio milenio.


Ahora escribo esto, sentado en medio de la sala de mi casa. "Disfrutando" la soledad que yo mismo he construido. Solo Lilo me acompaña, durmiendo como de costumbre. Tal vez es momento de escribir una autobiografía, sin embargo nunca he sido un buen escritor. Ese tacto para lograr plasmar sentimientos y emociones, no se como hacerlo. Creo que lo mejor es dejar una serie de cartas para que el día de mi muerte alguien más las interprete y se encargue de contar mi vida. Por lo menos la parte que los medios no saben.


Lo cierto es que he presenciado demasiadas cosas. Es increíble como ha avanzado la sociedad humana. Aún recuerdo ser aquel joven ambicioso lleno de ilusiones y de metas. Recuerdo el día en que mi empresa cotizó por primera vez en la bolsa. Y recuerdo el día en que pensé seriamente que haría con todo mi dinero al morir. Pues esta es la verdad.

Todos piensan que Fénix nació como un simple proyecto para el beneficio de la humanidad en general. Ese fue el argumento principal que se hizo público. Pero solo fue una fachada.


Tenía 43 años, la época dorada de la compañía. Podía dejar de trabajar por el resto de mi vida, no preocuparme más por dinero. A pesar de ello, un pensamiento más fuerte a menudo me abarcaba por completo. ¿Qué pasaría con todas mis acciones al morir? Sin una familia, ni hijos, ni pareja. ¿Cuál era el propósito de seguir acumulando mi riqueza? ¿Quién o quienes se repartirán todo? ¿Y el conglomerado de empresas? Debo de aceptar que siempre he sido muy imaginativo y lo primero que se me ocurrió fue el deshacer todo, donarlo para una buena causa, que desapareciera. Pero y ¿las personas que llevaban años trabajando? ¿Qué sucedería con la economía?


De pronto una idea pasó por mis ojos. Recordé las investigaciones sobre la cápsula médica

pero fuí más allá. Y ¿si financiara una investigación solo para mi causa? Algo que extendiera mis años de vida ....y de la nada recordé a Castel.


A estas alturas ¿quién no conoce a Castel? No necesita una introducción ni mención específica en mis escritos... La persona que consiguió otorgarnos la ecuación del tiempo, la prueba de que nuestra realidad es solo una de miles de millones que suceden cada segundo y cada instante. Pero en ese entonces sus investigaciones poco tenían que ver con esto. El se dedicaba a algo completamente distinto, inteligencia artificial.


Muchos años habían pasado desde la última vez que lo vi, yo tenía 24 años. Así que cuando me presenté en su oficina en Ciudad de México (UNAM), todo le cayó de golpe. ¿Qué investigador no aceptaría un contrato de millones de dólares para financiamiento por prácticamente el resto de su vida? El truco para convencerlo fue exigirle resultados pero otorgándole libertad creativa, la fórmula del éxito. Si tan solo mis demás competidores hubieran pensado en eso.


Así fue como Fénix nació. La idea era sencilla, desarrollar una IA funcional, eso era todo (lo que los medios sabían y supieron). Claro que le expuse a Castel mis verdaderas intenciones.


Exploramos la posibilidad de fusionar eso con el mapeo cerebral completo, la consciencia

como tal. La IA actuaría como la base, el pegamento con el cual se unirían las pequeñas piezas que forman la consciencia humana. Cuarenta años de investigaciones y 100 mil millones de dólares invertidos dieron sus frutos a mis 83 años. A esa edad ya nada se puede perder. Recuerdo en especial ese día, siempre he sido tan dramático que desarrolle un "protocolo" que se activaría cuando Fénix estuviera completo.


Debo aceptar que aquellos últimos años había perdido toda esperanza, pero no me arrepentía de haber financiado todas esas investigaciones, la humanidad no sería lo que es ahora sin aquellos resultados colaterales. Una semana después todo estaba listo para mi "transición". Había un laboratorio especial diseñado exclusivamente para la etapa final del proyecto Fénix. El equipo estaba compuesto de unas cuantas personas cercanas a las cuales les tenía cierto grado de confianza. A las 7 de la mañana me dispuse a llegar a las instalaciones. Se hicieron los preparativos necesarios y las 9 am todo estaba listo para comenzar. El viejo Castel, de 80 años, tecleo los comandos necesarios para iniciar el algoritmo. De pronto, como si de la muerte se tratara, juro que vi toda mi vida ante mis ojos, como flashbacks, todo en unos pocos segundos. De pronto desperté en la sala de cuidados en un cuerpo de 21 años. A quienes lean esto, ¿que pensaban? ¿Que me convertiría en una super IA y podría viajar por toda la red digital? Nada más alejado de la realidad. Algunas investigaciones se enfocaron en ello pero todas fracasaron, la consciencia humana se disemina en todo ese mar de información, prácticamente te desintegras y te vuelves uno con ella. Desperté en un cuerpo creado biotecnológicamente, un cascarón al que se le impregnó mi consciencia. Todo estaba listo para anunciar mi repentina muerte debido a complicaciones de salud y hacer pública la aparición de mi sobrino Eliot de 21 años, quien estuvo conmigo durante el último periodo de vida y a quien heredaría prácticamente todo. Ese era mi nuevo nombre, resulta fantástico ¿no creen?


Aproximadamente cada 80 o 90 años tengo que realizar la transición. Nunca nadie me ha traicionado, es cuestión de lealtad y de millones de nómina al año. Quien ha querido "sobrepasarse", bueno, creo que aprendieron a no meterse con la persona equivocada.


Castel fue el único al que le ofrecí un trato, nunca aceptó, decía que el valor de la vida reside en que es única, al extenderse por tanto tiempo ¿qué sería de ella? Castel murió a los 96 años, el único amigo que he tenido en mi vida....


Roberto Fererston

3 Janvier 2022 21:51:00 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
1
La fin

A propos de l’auteur

Diego Saldaña-Ulloa Escritor aficionado desarrollando historias entrelazadas. Mis escritos forman parte de un mismo "universo". Las historias se pueden encontrar individualmente o en orden cronológico bajo el título " Breves Escritos Sobre la Historia de la Humanidad". Gracias por leerme.

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~