gonzalo-baleato1558951351 Gonzalo R Baleato

Un invitado singular del programa que carece de impedimentos a la hora de hablar sobre sus opiniones acerca de sus ideologías, se arriesga a ser el centro del odio social por justamente su forma de pensar. Sin embargo, sabe que no debe censurarse pese a ser consciente de que sus palabras pueden ofender.


Non-fiction Tout public.

#informacion #opiniones #ideologias #polemicas #invitado #show #television #programa
Histoire courte
1
655 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

El Show de Bryan

—¡Bienvenidos y bienvenidas otra noche al programa! ¿Qué tal estáis? ¿Soy yo o hoy sois más que de costumbre?

¿Habéis escuchado la nueva del presidente en orden de la unión europea? ¿De que como esto siga así tendrán que declarar la ley marcial? Ay, chicos y chicas hay que portarse bien y no dificultar la labor de nuestros opresores (ironía mordaz). Bueno, mirad la parte positiva, el poder será decido a las instituciones militares, que un cambio de gobernante nunca viene mal, aunque se tire por suelo todos nuestros derechos, cosas peores hemos vivido, como quedarnos sin azúcar para el café mañanero, o que alguien se nos cuele en la cola del súper (risas del público).

Esta noche tendremos a un invitado que hemos conocido a través de las redes por sus ideologías revolucionarias y a veces un tanto polémicas. Y como ya nos dijo que en cuanto se calienta se convierte en un charlatán, y bueno, como mi principal fuente de ingresos procede del tiempo que esté con los que vienen al programa hasta que termina, pues nada en contra tengo. Asique señoras y señores, recibamos con un fuerte aplauso a Mirlo Escudero (Aplausos del público)

Buenas noches Mirlo. ¿Cómo estás?

—Buenas noches, Bryan y a todo el público. Pues lo cierto es que bastante bien.

—Explícanos porque a veces causas cierta…suspicacia, digámoslo de ese modo, y aversión en la sociedad.

—Bueno, en primer lugar, no causo tanto ese tipo de sensación en la sociedad, decirlo de ese modo da a entender que pasa en el cien por cien de la gente y no es así, hay muchas personas que opinan igual y hasta añaden detalles que yo ni había visto. Pero por lo general no tiendo a reprimir mis ideas u opiniones, las arrojo como una granada y si explota, espero a saber cuánto destrozo provoco. Yo sé que voy a causar controversia o polémica hasta tal punto que desde este momento mi vida puede peligrar enormemente y, antes de nada, debo mencionar que no soy una persona partidaria de la afirmación sobre supuestas realidades que simplemente creemos sin haberlo demostrado por la falta de capacidad o cualquier otro motivo. Es decir, tendemos a confiar de forma férrea en toda esa información externa que día a día recibimos sin apenas filtro, y eso conlleva a establecer hechos que carecen de pruebas, al menos hablando de manera personal.

—O sea que, ¿lo que dices es que no debemos creer en nada?

—Al contrario, debemos creer en todo lo que queramos, pero no pensar que todo eso es la verdad, al menos si no podemos demostrarlo. Yo por ejemplo soy defensor del agnosticismo ateísta.

—¿Eso te lo acabas de inventar, ¿verdad?

—¡No, no! Lo juro. Significa que no creo en ninguna deidad, pero sostengo que no se sabe o que es imposible saber si existe alguna. Yo no debo afirmar algo que no sé, y mientras no pueda probarlo, estará en el puede que sí o puede que no, sin embargo, a parte de mis opiniones, no tengo razones para negarlo ni afirmarlo.

—Tú no tienes mucha vida social, ¿no? Creo que piensas demasiado (risas del público).

—Es posible, mientras no se me genere una úlcera, todo bien (risas del público)-

—Y, ¿Qué es eso de que eres vegetariano?

—¿Qué no entiendes? ¿El por qué lo soy o lo que significa?

—No, si sé lo que significa. Pero, ¿Qué te hizo ser así?

—A eso voy. Puede que lo que vaya a decir a partir de ahora empiece a generar un poco de odio, pero voy a ello.

Sí, es cierto, soy vegetariano. No quiero arriesgar a seguir siendo parte de un régimen en el que maltratan, hacinan, esclavizan y matan animales para un beneficio mayormente económico hacia determinadas industrias y empresas, y un provecho alimentario para el resto de la población.

Yo he hecho cosas de las que no me siento nada orgulloso. Cosas que cada día recuerdo y de las que estoy arrepentido. Pero ya he llorado y me he disculpado por cada error que cometí recurrentemente en el pasado, sé que jamás lo voy a olvidar, sé que nada podrá cambiar eso, pero vivir toda una vida bajo el dolor incesante de cada equivocación que perpetué no va ayudarme en nada. He podido ver lo que fui, y he sido capaz de cambiar para no seguir siendo así. De igual forma el mundo cree tener moral y ética, sin embargo, son los responsables de que todo esto exista, es lo que pienso.

Yo puedo afirmar sobre mis experiencias. He trabajado en una granja de conejos en donde vi cosas que trastornarían a la gente más sensible. En donde cada hembra era sometida a una inseminación artificial que para el caso es una violación en toda regla, al igual que no me extrañaría nada que se lo hiciesen a otras hembras de distintas especies en otras granjas y que me parecería muy incongruente que la gente feminista consuma la carne de los animales derivados de esa inseminación. Conozco gente a la que le pirra la carne de ternera, que no es más que la cría de la vaca de unos meses de edad, y la idea de que ese fruto pudo originarse a través de una inseminación artificial o el acto de forzar a un macho y una hembra a follar entre sí, no me parece lógica. Pero bueno, ¿yo que voy a saber?

—Lo cierto, sí que es muy horrible lo de esa granja y tal vez ocurra en las demás, pero lo de las feministas no tiene mucho sentido.

—Tiene si lo analizas bien. Las feministas defienden el sexo femenino, de ahí la palabra. No digo que una feminista sea animalista, solo que si defiende el sexo femenino que lo defienda de forma global. No solo ellas por ser mujeres pueden estar oprimidas por el hombre, las hembras de ciertas especies están sometidas por el ser humano, mira los conejos de los que te hablé.

—Sí, bueno, mirándolo de esa manera tan incierto no debe ser.

—Repito que son mis ideas y lo que pienso. Continuando con lo de la granja, también los conejos enfermos eran eliminados y desechados sin compasión y en donde las crías si eran demasiadas o nacían en mal estado se arrojaban a la basura vivas.

Hoy en día no sé cómo serán las granjas actuales, pero conociendo nuestro comportamiento hacia el resto de las especies, me da que no solo no hemos cambiado, sino que es peor.

24 Février 2022 13:17:44 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
1
La fin

A propos de l’auteur

Gonzalo R Baleato Hace años que escribo. Supongo que prefiero vivir historias en donde todo es posible, a no ver otra cosa más que una realidad corrompida por cuentistas que solo insisten en manipular la verdad. Y estoy orgulloso de cada palabra que un día plasmé en papel.

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~