patypixie Patricia Pixie

Nadine lo tenía todo. Era envidiada por varias personas de su edad. Pero así de rápido como lo obtuvo, lo perdió. ¿De dónde sacará ella esperanza nueva?


LGBT+ Déconseillé aux moins de 13 ans.

#vida #lesbiana #amor #depresión #tristeza
10
388 VUES
En cours - Nouveau chapitre Toutes les semaines
temps de lecture
AA Partager

1

Nadine no había tenido tiempo de conectarse a internet la mayor parte del día. Esa excusión a las montañas había sido algo realmente fenomenal, que le permitió tomar varias fotos hermosas para las redes sociales, sin embargo, en esa zona no había señal de internet, así que cuando llegó a casa lo primero que hizo, después de descansar un poco y tomar agua, fue revisar sus mensajes. Ella, siendo conocida en la red, no le extrañó tener bastantes notificaciones, pero sí le sorprendió ver cinco mensajes de Gerome, su novio.

— ¡Por favor, responde! —Decía el primero de ellos—Necesito hablar urgentemente contigo.

— ¿Pues qué pasa? —Replicó la muchacha— ¿Por qué tanta urgencia?

No recibió respuesta alguna de su novio por algunos minutos. Nadine tomó un baño y vio un poco la televisión, y entonces, finalmente a apreció en la pantalla de su teléfono un mensaje de respuesta

— ¿Qué me puedes decir acerca del origen de estos videos? —decía el texto.

Acompañando a la respuesta, venían adjuntos dos videos de la rubia chica, en los que ella aparecía en actitud sumamente cariñosa con dos chicos en una fiesta.

— ¿Y esto es para lo que supuestamente querías encontrar a Dios? —le replicó Gerome. —Tus promesas no podrían más vacías ni aunque lo intentaran.

La joven rubia se quedó mirándolo fijamente. Desde que ella había decidido relajar un poco su gran afición por la fiesta, había ganado la admiración de unas personas, pero se había vuelto blanco de las críticas de muchas otras, tales como su propia pareja, quien a momentos le parecía exigir una rectitud moral propia de una monja.

—Ya sé que eso no estuvo muy bien, pero te juro que esos videos son de hace mucho tiempo—agregó la joven con un pequeño suspiro—Creo que en ese entonces, ni siquiera me encontraba saliendo contigo.

— ¿Y cómo puedo saber que no me estás mintiendo? Después de todo, me tuve que enterar por las redes que te habías ido a una excusión en las montañas. Nunca has sido precisamente la persona más honesta del mundo.

—Si me quisieras tanto como dices, tal vez deberías creerme un poco. ¿Por qué siempre me quieres controlar en todos sentidos?

—Tal vez si tú no mintieras tanto, podría sentirme un poco más tranquilo, ¿no crees?

— ¡Ay, por favor!

Acto seguido, los dos se desconectaron. Sí, Nadine se había sabido ganar a pulso durante años esa reputación de niña terrible. Pero se estaba esforzando por dejarla atrás, sin caer en los excesos del fanatismo religioso que casi la arrastran en un principio de su transformación. Sin embargo, Gerome parecía no poder valorar ninguno de sus esfuerzos por convertirse en una mejor persona…

Para distraerse un poco de esa discusión, la muchacha se dispuso a platicar un rato por video llamada con Myriam, su representante. La joven estrella de redes sociales estaba muy agradecida con su manager, ya que a pesar de que sus bonos habían bajado considerablemente desde ese día en el que ella había dejado atrás la imagen de la chica salvaje que cada fin de semana organizaba borracheras, todavía confiaba en ella y en su capacidad para crear contenido popular. Myriam quedó en ayudarla a conseguir una sesión de fotos con el artista del momento y quizás, un par de patrocinios por parte de pequeñas marcas de ropa. Obviamente, la joven rubia se sintió sumamente feliz al escuchar esas nuevas propuestas. Tal vez pronto se harías más popular que cuando pasó por su etapa de chica ferozmente sexy.

—Ya todo estará bien—Se dijo a sí misma con una dulce sonrisa sobre su rostro— Ya mañana tendré la oportunidad de aclarar las cosas con mi novio.

Sintiendo que el alma le regresaba un poco al cuerpo, Nadine se dirigió a la cocina y se preparó un plato de cereal integral con leche de avena. Mientras cenaba, se puso a ver algunos videos graciosos de internet para distraerse un poco. No pudo evitar sentir melancolía al ver a las jovencísimas estrellas de la red, con los mismos sueños y ambiciones que ella había tenido un día.

— ¿Volveré algún día a estar con los más grandes—se dijo a sí misma, comparando a las sexys chicas de los videos con ella, que descansaba enfundada en su pijama de ositos.

Tratándole de no dar demasiada importancia a esas dudas que de pronto la asaltaban, Nadine se preparó para dormir, pero de pronto, se vio inundada por una avalancha de notificaciones.

— ¿Qué raro? —se dijo a sí misma—No he subido nada controversial recientemente…

Pero esa ligera curiosidad, se transformaría pronto en horror puro, cuando se dio cuenta que le comenzaban a llegar montones de notificaciones cargadas de puro odio.

“Mira, la puerca asquerosa que se cree influencer” “Dios, yo me moriría antes de salir a la calle así”, “¿Por qué no se muere la tonta?”, eran algunos de los mensajes que había recibido en cuestión de minutos.

Nadine no podía dar crédito a lo que pasaba. Se esforzó en recordar si había hecho algún comentario altamente ofensivo recientemente, pero no logró recordar nada. Preocupada, se dirigió a la red a buscar su propio nombre, y en un par de clicks obtuvo la respuesta al origen de tanto odio.

Al parecer, de alguna forma se habían filtrado un par de videos y algunas fotos, donde se le observaba en la intimidad con Gerome, y en algunas, aparecía sin una gota de maquillaje y vistiendo en fachas.

La persona que filtró dichos documentos, al parecer le tenía un alto grado de resentimiento, ya que se había tomado el tiempo de escribirle a una de las fotos un comentario al pie que decía “Miren, la autoproclamada “reina de la red”, no es más que una puerca y la más grande de todas las hipócritas. Aquí se muestra su verdad para que no sigan cayendo en su red de mentiras”

Nadine intentó hacer memoria. ¿Quizás le había mandado por error alguna copia de esos videos a alguno de sus familiares o amigos? No. La única persona que sabía de la existencia de las fotos y videos era Gerome. Sin dudarlo, la muchacha marcó el teléfono de su novio. Nadie contestó.

—Bueno, seguramente está enojado por nuestra discusión—se dijo a sí misma—Le voy a mandar un mensaje para que al rato me conteste.

Pasaron las horas y él no se conectó ni contestó el mensaje. Nadine le mandó un para más. Tampoco obtuvo respuesta. Sin embargo, en la bandeja de entrada de la chica, se seguían acumulando mensajes de odio, muchos de ellos burlándose cruelmente de su físico.

Como siempre, ella intentó mantener la calma y sonreír, pero esta vez, sintió que se le estrujaba el corazón.

12 Novembre 2021 21:49:54 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
Lire le chapitre suivant 2

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 3 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!