francopadillaa_ Franco Padilla

En la inmensidad del cosmos nacieron cinco dioses y uno más tardío, tres de ellos... motivados por causas malévolas traicionaron a sus hermanos mayores y buscan usar al pequeño dios Osh como un arma de dominio universal.


Fantaisie Fantaisie sombre Tout public.

#343 #371 #229 #dioses #dios #32816 #341 #389 #347 #256 #402 #332 #gods
Histoire courte
1
230 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

La traición de los tres grandes

En un universo gigante, en la inmensidad del cosmos, nacieron cinco dioses, Merida, Rah-Ozu, Naoz, Nebula y Judge... las cinco deidades mantenían el equilibrio de todo el universo, garantizando seguridad y paz en todas las tierras habitadas...pero pronto un sexto dios nació, con una apariencia aniñada, inocente y tonta... Osh emanó del polvo estelar como una brillante luz.

Nebula y Judge se convirtieron en sus consejeros privados, guiando al joven dios en sus labores diarias, enseñándole como debía de comportarse por el bien del equilibrio universal, Osh oía con mucho entusiasmo , pues en el la curiosidad de aprender sobre el mundo crecía... y con ello las ganas de verlo por su cuenta.


Por otro lado, Merida, Rah-Ozu y Naoz tenían propósitos diferentes con el niño, el soberbio dios Rah-Ozu le enseñó el arte de la guerra y el sometimiento forzoso de los seres vivos, la engañosa diosa Merida le enseño el arte del engaño, el coqueteo y como ser invisible ante el ojo, por otra parte, Naoz...el más inteligente de los tres le enseñó algo prohibido entre los dioses, a las espaldas de Nebula y Judge, el arte de la manipulación espiritual, como derrocar almas con solo pensarlo, sin necesidad siquiera de tocar el cuerpo físico de los seres vivientes. Osh, siendo tan solo un niño pequeño y curioso no comprendía la intención de los otros dioses.


Sus consejeros no lo encontraban por ningún lado, había desaparecido por completo, alarmados y muy preocupados pidieron ayuda a los tres dioses restantes para encontrarlo, estos aceptaron sin duda alguna. Saltando de universo en universo los cinco dioses buscaron a Osh. Merida, Rah-Ozu y Naoz lo encontraron primero, había sometido a todo el sector este del universo... impresionados por su capacidad, los tres dioses con intenciones propias se unieron empleando sus armas para derrocar al pequeño niño.


El dios Naoz con un sonar de su campanilla hundió al pequeño Osh en un estado de sueño, la engañosa Merida tocó una melancólica sonata con su arpa y creó un mundo de ensueños dentro de la mente de Osh, para que nunca tuviera la idea de que estaba encerrado o la necesidad de escapar, y Rah-Ozu creó una barrera impenetrable e insonora, pese a que el dios Osh despertara, nadie en la inmensidad del cosmos podría oírlo gritar. Los tres dioses se alzaron al poder del este del universo, y pronto intentarían usar al joven dios encerrado como un arma de dominio total.


Los guardianes terrenales del este (Cada planeta tiene un grupo de guardianes, se dividen en bloque este, norte, sur y oeste, una secta creada por Nebula para la protección del universo) se percataron de las intenciones de los tres dioses e intentaron combatirlos en la tierra de Mrushen, un sitio completamente baldío donde la última guerra de hace 2 siglos se había dado. Los dioses asistieron enfadados por el atrevimiento de los mortales en intentar una rebelión, y uno por uno asesinaron a cada guardian y guardiana de las tierras, dejando solo muerte a su paso. Butrus, el último héroe en pie, sin más remedio huyó al bloque oeste... territorio de la diosa Nebula.


En el planeta Dormen, sitio donde se encontraba el palacio de Nebula se celebraba el solsticio de invierno, la diosa se movilizaba por las calles en su palanquín ofreciendo regalos y gracias a los pueblerinos, mientras que sus guardias reales se dispersaban por todos los planetas del bloque oeste entregando regalos en nombre de la diosa.


El héroe herido de gravedad detuvo el palanquín en medio de toda la civilización que observaba con terror, la diosa se percató de todas las heridas del héroe y quiso ayudarlo, pero ya era tarde... la esencia del héroe estaba ya desapareciendo del plano terrenal, alcanzó a decir "Los tres dioses... Osh cautivo", palabras suficientes para que Nebula entendiera la delicada situación del universo, partió rápidamente al bloque Sur donde residía el dios Judge.


Al llegar lo encaró en su palacio y explicó la atemorizante situación del cosmos debido a la traición de Merida, Rah-Ozu y Naoz, juntos reunieron un ejercito inmenso, y se dirigieron al planeta vacío de Abydos, el más grande de todos. Nebula contactó con los tres dioses, que esperaban con ansias su llamado para someterla.

Nebula y Judge fueron los primeros dioses en aparecer, en ese orden, y los más poderosos de todos... además de estar al mando de los sectores del universo más poblados, los tres dioses restante siempre les tuvieron envidia y mucha rabia por haberles dejado sectores arruinados por la última guerra, con toda aquella rabia asistieron al planeta Abydos.


El ejercito de Nebula y Judge aguardaba, pero no eran los únicos que traían acompañantes, el dios Naoz había corrompido el espíritu de los guardianes de Nebula del bloque este y norte, la diosa aterrada ante semejante acto gritó: ¡Han cometido traición y habéis sido desleales a las leyes que rigen este universo, pagaran por sus actos! Y todo su ejercito se movilizo...


...


Los dioses Nebula y Judge fueron derrotados, ya que los tres dioses descubrieron la manera de utilizar la infinita energía de Osh como arma... Judge susurró algo en el oído de la diosa que causó que lagrimas brotaran de sus ojos, empleando la última gota de su poder se convirtió en una propia bomba de energía, con la esperanza de así poder destruir la barrera de Rah-Ozu... pero no fue posible, la esencia del dios desaparecía como polvo, dejando sola Nebula... quien con el corazón roto tomó una última decisión "No existirán más dioses"... fue entonces cuando corrió con desesperación hacia Merida y empleó un arte prohíbido.

Pues verás, Nebula, siendo la mayor de los dioses tenía conocimientos mayores a sus hermanos, incluso más oscuros que los de Naoz, sabiendo lo que estas artes habían causado hace 200 años decidió prohibirlas y borró los recuerdos de todos, incluso los de sus hermanos para que no fuera posible usarlos, el conocimiento que la poderosa diosa nunca había revelado era el de drenar energía de los individuos hasta su muerte, y así hizo con la diosa Merida.

Su suave piel, esbelto cuerpo y bello rostro se convirtieron solo en un cuerpo deshidratado y inerte, los demás dioses aterrados intentaron defenderse pero solo drenaban su energía más rapido, Rah-Ozu y Naoz fueron consumidos por completo.

Entre lágrimas la diosa, rogando perdón por todo lo sucedido se acercó al escudo de poder y... como una inmensa supernova concentrada, dió fin a su vida y a la del pequeño Osh...


¿O no? Quién podría saber... en la inmensidad del universo posiblemente una de estas estrellas, la más brillante y preciosa, quizás es el joven dios Osh aún encerrado en su carcel, o quizás ya está libre...




13 Octobre 2021 23:33 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
3
La fin

A propos de l’auteur

Franco Padilla ✨ A veces escribo, o pinto, o leo, o estudio... no puedo no ser productivo.

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~