fedevlg1 Federico Villalonga

Año 2077 En este mundo no hay guerra, caos, hambre ni desastres ambientales provocados por el hombre. Podría decirse que nuestro viaje en el tiempo fue todo un éxito pero no tuvimos tiempo para celebrarlo. Una organización nos esta cazando. No podemos dejar que nos atrapen, si nos sacan información seria el comienzo del caos nuevamente. No podemos permitirlo. Nuestra única opción es... Huir o dar pelea. Continuación del primer libro "Maquina del tiempo: El inicio."


Science fiction Futuriste Tout public. © Todos los Derechos Reservados

#drama #accion #suspenso #distopia #revolucion #viajeseneltiempo
1
159 VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les 30 jours
temps de lecture
AA Partager

Capitulo 1 - En la nada

¿Dónde estamos? Todo está oscuro, no se ve indicios de nada a mí al rededor. ¿Cómo llegue a este cuarto?

¿Qué es esto? Trato de moverme pero siento como algo me sujeta desde la cintura y espalda. De pronto comienza a escucharse un pitido que cada vez se hacía más y más fuerte. Sentía como si mis oídos comenzaran a sangrar. El dolor era tanto que comencé a gritar y pedir que se detengan...cuando recordé donde estaba, recordé que estaba pasando.

¿La máquina del tiempo?

Al instante de tener ese pensamiento, unas luces blancas comenzaron a rodearme. Más bien eran unos puntos blancos brillantes que se esparcían por todo el lugar, se movían, algunas rápido y otras muy lento.

¡Es verdad! Lilly, Mike, todos... Empiezo a recordar poco a poco lo último que vi de ellos y fue todo una masacre. Recuerdo exactamente el dolor en cada uno de sus ojos y eso hace que comience a llorar y agitarme tratando de liberarme pero fue imposible.

Chicos, seguro que nada fue en vano, estoy seguro que su sacrificio valió la pena.

Siento como si todo el lugar temblase. Era tan fuerte todo que sentía cada uno de mis huesos moverse y rebotar. Todo comienza a volverse blanco y poco a poco se iba escuchando ¿El viento? Pájaros cantando y el sonido de un rio cerca. Miro a mi costado y estaba Xin sentado con sus cinturones de seguridad puestos pero con la mirada perdida. Podía notar como le salía sangre de su oído también.


— ¿LLegamos? — Le pregunto mientras miro un punto fijo.


— Eso... — Dice Xin mientras voltea a mirarme. — Eso parece.


Una vez nos quitamos los cinturones de seguridad intentamos levantarnos pero estábamos tan mareados que caímos desplomados al mismo tiempo. Reuní fuerzas y me arrastre hacia la puerta, la cual estaba sellada pero con un interruptor desde adentro esta salió desprendida unos metros nuestros.

El viento comienza a invadir toda la maquina pero nosotros sentíamos alivio. Una vez fuera, ambos agarrados uno del otro para poder caminar mejor, pudimos apreciar un paisaje que hace años, muchos años, el ser humano se vio obligado a destruirlo en mi mundo.

Arboles por todos lados, campo verde, pájaros volando y cantando por todos lados y un hermoso rio. Junto a Xin comenzamos a caminar hacia delante ya que vimos un sendero y queríamos disfrutar un poco más de esto. Solo un poco más.

Pasaron veinte días desde nuestro ¿Viaje? Si es que así puede llamarse a lo que experimentamos.

Con las coordenadas que uso Xin fuimos a un lugar que para él era seguro, pero tuvimos que irnos luego de tres días al ver unos helicópteros aproximarse al lugar.

¿Qué paso con la maquina? Bueno, con los explosivos que no pude detonar la maquina antes de hacer el viaje, los use para reducirla a escombros, chatarra y cenizas.

Nos ocultamos por unos días en un pueblo cercano, no notamos nada raro. Tampoco quisimos hacer preguntas sobre el mundo en el que estábamos para no levantar sospechas ya que al estar muy cerca de donde aparecimos, seguramente iban a venir a indagar en este lugar sea quien sea que nos esté buscando.

Actualmente estamos en un pueblo de Cuba, conseguimos que nos lleven en barco a cambio de limpiar ese asqueroso lugar. Lo curioso es que al llegar, todo estaba parecido a nuestro mundo... parecía todo idéntico. ¿De verdad viajamos en el tiempo? Se supone que sí, uno vuelve al pasado, pero si todas las teorías de las líneas temporales y mundos paralelos que existen son ciertas... AAAAH mi cabeza explota hoy.

— Si no comes eso, créeme, mañana va a ser un día difícil.— Dice Xin mientras veo que su plato esta vacío. — Estamos en la nada misma. Este mundo para nosotros no es nada. No sabemos nada y si nos involucramos no sabemos que puede pasar. Si alteramos este mundo también... Seria todo en vano. Pero no sé por dónde podemos empezar.


—Yo sé por donde.— Diego mientras me siento cerca de el para hablarle despacio y que nadie escuche.— Primero tenemos que averiguar quién nos persigue. Porque lo hacen y que quieren de nosotros. Luego de hacer eso vamos a saber si en este lugar somos enemigos del mundo o aliados.


— ¿Estás loco? — Contesta con el tono de voz alto y mira al rededor para ver si nadie lo escucho.— ¿Me estás diciendo que quieres exponernos a quien sabe que para ver si podemos tener algún beneficio? Que puede pasar si son de algún gobierno raro, radical, comunista o de ultra derecha. Ellos solo piensan en dinero, tierras y más beneficios para ellos mismos. Sigamos con el perfil bajo unos días mas. Tenemos que saber más sobre donde estamos. Aprovechemos que cuando lleguemos al puerto de Estados Unidos todo va a ser un caos seguro.

Tiene toda la razón, quizás mi opción era muy precipitada por el momento.— Bien. Que conste que a mí no me molesta viajar en barcos sucios. Estoy acostumbrado a la mierda.— Término de decir para comenzar a reírme sabiendo que Xin es muy delicado y sensible con todo. Él se levanta y se va a limpiar y yo sigo ordenando las cosas acá arriba.

Pasan algunas horas, llega la hora de dormir y cuando Xin entra al cuarto me cuenta que convenció a un tipo para que nos cuente un poco de todo.

Nuestro viaje es de cuatro días en este barco así que tenemos para rato. El hombre bastante viejo entra y se sienta para que nos hable un poco de la historia de los últimos años. Claro, a cambio de una botella de Ron.


—Él es Willis, como te dije, viene a charlar. Le comente que nosotros sufrimos un accidente en una empresa de construcción y nos cuesta recordar algunas cosas.— Dice Xin y yo trato de aguantarme la risa.


— Bien ¿Por dónde empiezo?— Toma un trago mientras hace una mueca de disgusto.— Lo único que ustedes tienen que saber es que América y Europa están en conflicto. Luego de la gran guerra mundial todo cambio. Cuando los aliados se rindieron y optaron por ceder gran parte de sus tierras al Eje, Estados Unidos y Gran Bretaña abandonaron a la Unión Soviética ya que daban por perdido todo el territorio. Básicamente todo territorio en Europa y Asia le pertenece a Alemania, Japón e Italia. Muchos países fracasaron en las charlas diplomáticas y no pudieron mantener su independencia y pasaron a ser colonias de dichos países.


— No entiendo ¿Estados Unidos no finalizo la guerra lanzando la bomba atómica a Japón? — Pregunto mientras Willis me miraba cada vez más serio.


— Ese día, es uno de los más trágicos en el mundo. Se supone que iban a soltar esa cosa en una isla de Japón pero cuando llegaron a mitad de camino perdieron comunicación con el avión, lo último que escucharon fueron disparos, como si los tripulantes estuvieran peleando entre ellos. Luego encontraron al avión pero ya era tarde.


— ¿Dónde estaba? — Pregunta Xin mientras se mordía las uñas, parecía un nene mientras le contaban una historia de terror.


— Estaba entrando en espacio aéreo de Estados Unidos. Intentaron derribarlo pero fue un fracaso, ya estaba demasiado cerca y cuando lanzo la bomba en New York bueno, ya sabrán el resto.


— Entonces América también es una colonia del Eje?


— Para nada, ellos se rindieron pero luego toda América se unió para firmar un pacto de defensa total en contra del otro continente. Desde ese momento se cortó toda comunicación, negocios, TODO lo que exista y tenga lazos entre ambos continentes desapareció. Hoy en día hay paz, pero no se sabe por cuánto. El petróleo se agota mundialmente y seguramente todo vuelva a empezar. No sabemos mucho al respecto de lo que pasa del otro lado, si la gente está sufriendo una dictadura. Pero acá estamos más unidos que nunca, solo que comienza el miedo por la escases de comida, productos, materiales. Cada vez se habla más de una revuelta o de iniciar una nueva guerra pero los recursos son insuficientes. Espero haber sido de ayuda para su mente — Dice mientras se levanta y comienza a tambalearse— Pero yo tengo que ir a mi habitación a vaciar esta hermosa botella porque mañana es un dia largo.— Dicho eso salió de nuestra habitación dándole un portazo a la puerta.


—Esto es más serio de lo que parece. Muy serio.


—Creo que tu plan podría funcionar bien...— Dice Xin y creo que esta en lo correcto.— ¿Dijo gran guerra en la tierra?


— Se refiere a una guerra mundial. Nosotros tuvimos cuatro de esas.— Me recuesto mientras pienso y antes de que Xin se acueste lo paro.— Quizás es nuestro destino impedir este tipo de cosas. Por algo caemos justo en una línea temporal antes de que todo se hunda.


— Ojala sea fantasía amigo mío. Porque la verdad no es de mi agrado ser un justiciero del tiempo, por ahora. Buenas noches. Ambos nos dormimos, se vienen días largos. Muy largos.


Luego de unos días como tripulante de ese barco llegamos a nuestro destino. Cuando nos bajamos del barco pude notar como ese hombre que nos contó un poco de los últimos años sobre la historia se nos quedaba mirando con una mirada bastante seria, luego el barco comenzó a moverse nuevamente, al parecer tenían un destino diferente y como buenas personas que son nos trajeron hasta aquí, lo mínimo que podía hacer era agradecer pero ya estaba demasiado lejos como para que me viera.

Con Xin comenzamos a mirar a nuestro alrededor y no había nadie fuera, era demasiado raro para ser uno de los puertos principales de las costas de Estados Unidos, ambos nos miramos mientras caminábamos a paso lento buscando alguna señal de vida, pero no, no pudimos ver a nadie incluso fuera del puerto. Una vez llegamos a la zona residencial en donde mayormente había edificios pudimos notar como las cortinas de las casas se movían. Era como si la gente nos estuviera espiando, como si tuvieran miedo de algo o de nosotros, seguimos algunas cuadras más caminando hasta que un hombre vestido de azul nos grita y nos hace seña de que nos detengamos, parecía policía. Xin me mira preocupado para saber que hacer y yo le niego con la cabeza para que no haga nada.


— Sus documentos por favor.— Dice el policía mientras pone una de sus manos en la cintura.


— Disculpe oficial, salimos rápido de nuestra casa y no trajimos nada de eso. Estamos cerca así que estamos volviendo.


— Saben que hoy está prohibido salir a la calle, por orden de los senadores a partir de hoy hay toque de queda por los disturbios de la semana pasada. Es imposible que no se enteraran.


— Le pido disculpas señor, nos olvidamos. Como sabrá son días muy difíciles.
—Termino de decir mientras trato de convencer al policía de dejarnos seguir.


— De acuerdo, pero ya mismo vayan a sus casas porque si alguien más los detiene directo al calabozo.-Una vez dicho eso el sujeto siguió su camino y nosotros el nuestro, no teníamos donde ir así que nos metimos a un callejón para pensar mejor, aclarar ideas. Estábamos en la nada, sin nada y sin ningún lugar al que ir.

13 Janvier 2022 01:36:06 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
2
À suivre… Nouveau chapitre Tous les 30 jours.

A propos de l’auteur

Federico Villalonga Posiblemente cada cosa que leas es porque lo soñé. Típico escritor frustrado con muchos bloqueos.

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~