xttaenokaterux 슈 정

Jeon Jungkook. Mi más grande sueño oscuro. |🔞 |Lenguaje hiriente (muy, para ciertas personas), leer bajo responsabilidad propia. |Hetero. |Corto 1000% mío. • Prohibida su copia. ©xttaenokaterux


Fanfiction Célébrités Interdit aux moins de 18 ans.

#dirty #threeshot #kook #jungkook #bts
277
9.0mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

You

Tomé asiento en mi cama con la laptop en las piernas mientras me colocaba los lentes con cuidado, nunca había tenido problemas de la vista pero en la última revisión con el oculista me dijeron que como iba me quedaría ciega así que mamá me obliga a usar lentes de ahora en adelante y no es que me queje, me da igual.


Agosto ha estado bastante caliente, demasiado a decir verdad así que tenía el aire acondicionado encendido y vestía mi pijama de invierno, qué loco.


Quinta vez revisando Twitter y aquel dolor de cabeza del que había estado huyendo todo el día volvió a mí. De aquellas fotos que sin querer me hacían morir de celos, rabia, dolor y tristeza.


Durante toda la semana imágenes de Jeon Jungkook y Jeon Soyeon invadían mi inicio. Actualizaba y no salía nada más que eso, odiaba estos días como no tienen idea. Esta más que obvio a mis ojos que no tienen nada pero me ponen de muy mal humor todas aquellas ridículas shippers, por no decir que las detestaba.


Decidí salir de mi Fan Account (antes de empezar a jalarme el cabello) y entrar con mi cuenta personal a revisar la bandeja de entrada que estaba completamente vacía, como siempre.


Deje la laptop a mi lado en la cama, me recosté tomando mi celular y entrando instintivamente a la bandeja de mensajes para ver cuantos tenía, pero la encontré totalmente vacía al igual que en twitter. Con algo de enojo y decepción lance el celular a algún lado de la cama, mis amigos me habían abandonado en estas vacaciones, principalmente él. Idiota, tengo que dejar de pensarle tanto. Mejor dicho, debería de hacer a un lado el hecho de que estoy más sola que los icebergs.


La semana entrante Bangtan comienza su gira mundial y era algo que me tenía muy preocupada. El hecho de las amenazas a Jimin, todo lo que me perderé y por supuesto no podía olvidar lo que tenemos que hablar.

Me moví incómoda y miré el reloj que marcaba las 1:10 AM. Había pasado todo el tiempo pensando e imaginando estúpidas escenas de las que yo era la protagonista.


Mi celular se iluminó y comenzó a vibrar encima de la cama, me di la vuelta y lo tome en manos viendo en la pantalla su nombre.


Rodé los ojos mientras pensaba en no tomar la llamada.


Era una ridícula. Debía de actuar con madurez, esto se supone que no me afecta.


Luego de dejar de sonar, la pantalla se volvió a iluminar y aclarando mi garganta tomé la llamada.


— ¿Hola?


— Buenas noches. —inmediatamente imaginé su sonrisa—. ¿Cómo estás?


— Buenos días, genial, ¿y tú? —hice todo el esfuerzo posible por sonar calmada y no emocionada/enojada como lo estaba luego de esperar su llamada por 2 días.


— Cansado. —suspiró—. Siento no haberte llamado. —hice un sonido de acuerdo para ni siquiera hablarle y este se rió. Se estaba comenzando a dar cuenta de mi estado—. Extrañé tu voz.


— Que bueno, se nota lo mucho que me extrañaste. —me senté en la cama recostándome del espaldar.


— ¿Y esa actitud? —se volvió a reír—. Lo siento, entiende que estaba ocupado.


— Si, bien ocupado que te encontrabas con Soyeon. —su risa paró dejándome en claro que lo había dejado al descubierto.


— Ah, ¿cómo te enteraste? —se le escuchaba algo nervioso lo que me hizo soltar una risa sarcástica.


— ¿Estás bromeando? Twitter está colapsando con sus imágenes.


— No es lo que piens..


— Ya, genial.


— Es en serio, sólo nos hemos estado viendo por cosas de trab...


— Y fueron hoy a un parque de diversiones. ¿Fueron a recolectar bellos momentos para plasmarlos en sus canciones? —escuché un poco de su risa la cual me hizo enojar—. No estoy de bromas Jeon.


— Yo tampoco. —su tono de volvió muy serio—. De verdad, no sé por qué estás celosa si..


— Por favor Jungkook no me hagas reír. —volvió a hacer presencia mi risa sarcástica—. No estoy celosa, solo estoy enojada porque elegiste pasar tiempo con una tipa que conociste hace días a enviarme siquiera un mensaje.


— Va, tranquila no es como si me hubiese olvidado de ti.


Mi enojo creció tanto que en un arranque de ira me alejé el celular del oído para colgarle pero este me lo impidió.


— Oye no te atrevas a colgarme, he tomado tiempo de mi sueño para escuchar tu voz y ver cómo la estás pasando así que compórtate, ¿si?


Su voz alertó rápidamente mis sentidos haciendo que se me erizara la piel.


— Dime algo.


— ¿Qué quieres que te diga? No te quiero hablar y estoy enojada.


— ¿Cómo ha ido tu semana? —preguntó ignorando lo que le dije.


— Normal. —suspiré derrotada, lo extrañaba mucho y no podía darme el lujo de no hablarle cuando lo único que quería era escuchar su voz—. Nada nuevo, supongo que tu tienes muchas historias nuevas que contar.


— No, en realidad no. Solo que te extraño demasiado, de verdad no sabes lo mucho que te extraño.


Su voz se volvió melosa y mi estómago comenzó a alborotarse, malditos mis sentimientos. Cuando se trataba de él era tan sensible.


— ¿Tú no me extrañas? —preguntó con su tono meloso luego de escuchar mi silencio ante su declaración. Aunque lo extrañara demasiado la parte fuerte de mí no me hacía bajar la guardia.


— No. Porque me acordaba de lo bien acompañado que estabas y se me pasaba. —bufó sacándome una sonrisa de victoria.


— Me extrañas tanto que no podías esperar a que te llamara para pelear conmigo incluso si no hay una razón en concreto. —sentí mis cejas juntarse, mi sonrisa desaparecer y el enojo volver a hacer presencia.


— ¿Disculpa, dijiste que no tengo una razón concreta?


— Claro, no tienes por qué estar celosa. No tenemos nada.


Sus palabras se encerraron en el fondo de mi corazón. Cerré los ojos para evitar llorar y apreté el celular en mi mano, se había pasado pero yo lo tenía bien merecido.


No dejaba de ser una tonta, él solo era realista y yo me estaba casi declarando descaradamente.


— Lo siento. —volví a soltar un suspiro en busca de valor—. Olvidé que estaba ocupada, tengo que colgar ahora, hasta luego.


— ¿Quieres que me aparezca en tu apartamento? Aún es temprano para mis paseos nocturnos.


— No te molestes, no estoy en casa.


— ¿Y dónde se supone que estás?


— En casa de un amigo. —¿qué cosas estoy diciendo? ¿porqué no solo cuelgo y ya?


— ¿Qué amigo? No te atrevas a colgarme. ¿Me escuchaste?


— Estoy ocupada y me tengo que ir Jeon, quiero dejar la conversación en buenos términos así que pasa buenas noches.


— Te dije que no te atrevas a colgarme. Apostaría lo que no tengo ahora mismo a que en realidad estás sola. —su risa invadió el auricular haciéndome cerrar los ojos, mordí mi labio inferior atrapando todas mis emociones. El idiota me conocía tan bien.


— Piensa lo que quieras.


— No seas así conmigo vamos, tranquila.


— Vete a la mierda Jeon.


Con el pequeño valor que había reunido le colgué.


Para luego rodar en la cama como loca y quejarme de lo que acababa de hacer.


Siempre termino cegándola, pero lo cierto es que ya no había marcha atrás. Necesitaba seguir mi papel de ocupada así que tomé el celular mientras comenzaba a sonar nuevamente y lo encerré en una de las gavetas de la mesita de noche.


Me iba a volver loca.


Me puse de pie y fui al baño quitándome los lentes para lavarme la cara ya que repentinamente la sentía ardiendo. Luego de salir y con la toalla secarme el rostro me senté en la mesa frente al espejo, vi mis horribles ojeras acumuladas gracias a mis malas noches.


Debía de aprender a controlar mis arranques, siempre terminaba arrepintiéndome de mis actos.


Deje caer mi cabeza en la mesa para pensar un poco más.

Unos diez minutos más tarde el timbre sonó haciéndome dar un salto, me estaba casi durmiendo sobre la mesa. Volvió a sonar con insistencia cinco segundos mas tarde.


¿Qué demonios?

Del otro lado de la puerta mediante la mirilla pude ver un perfecto Jungkook encapuchado e impaciente que justo luego de echarle una mirada volvió a tocar el timbre.


¿Qué cree que hace?


— Se que estás ahí adentro, abre la puerta ya.


Su voz se escuchaba bien alto, estaba loco, podría meterse en problemas.


— Lárgate. —dije tratando de no ser muy ruidosa, seré la novedad del edificio toda la semana luego de esto.


— Si no me abres la puerta comenzaré a gritar y son casi las dos de la mañana así que decídete rápido. —elevó esta vez un poco más la voz.


— Cállate y vuelve a tu casa.


— ¡Si no me abres voy a... —le seguía observando a través de la mirilla cuando una chica pasó detrás de él mirándole detenidamente—. Si no me abres me meteré en más problemas, por favor. —pronunció en un tono moderado y más cerca de la puerta.


Resignada y algo asustada me hice a un lado abriéndole la puerta. Él no se detuvo mucho a mirarme y entró rápidamente.


Una vez cerrada la puerta me di la vuelta y lo enfrenté.

6 Septembre 2021 10:08:35 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
27
Lire le chapitre suivant &

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 2 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!