yisha_alin Yisha Alin

El doctor Min Yoongi, lleva enamorado de Jung Hoseok más años de los que puede recordar, pero siempre ha sabido que ese deseo nunca se hará realidad. Todo esto empeora cuando terminan en la Corte Luminosa y Hoseok hace un comentario que provoca que Yoongi se aleje con el corazón roto. Yoongi decide que tiene que poner distancia entre ellos, por lo que acepta una misión en el mundo de los humanos. Solo que la misión no resulta como esperaba cuando conoce a Jimin, el elfo luminoso al que ha ido a rescatar. Jimin es diferente de cualquier hombre que haya conocido y Yoongi cae rápidamente por el pequeño elfo. Entre luchar por sus vidas, las dudas se apoderan de Jimin cuando Hoseok llega a rescatarlos, ¿podrá por fin Yoongi olvidar definitivamente a Hoseok? Autora: SG Yoonmin +18


Fanfiction Fantaisie sombre Interdit aux moins de 21 ans.

#hadas #elfos #yoongi #hoseok #jimin #yoonmin #velo #cortes
136
7.1mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Parte 1

Jung Hoseok tenía un problema, Yoongi estaba durmiendo en sus brazos con la cabeza descansando contra su pecho, y por su vida, no podía descifrar cómo se había metido a sí mismo en esa extraña situación. Eso lo confundía.

Como su amigo Jungkook, Hoseok había sido hétero toda su vida. Bueno, la mayoría. Hacía algunos años, había sido indulgente un par de veces con algún trabajo manual o una mamada con otro hombre, pero eso no significaba nada, ¿verdad? Estaba seguro como el infierno que no era homosexual.

Pero si eso era cierto ¿por qué sentía la necesidad de experimentar con un hombre? Hoseok conocía a Yoongi desde hace muchos años y nunca, ni una vez, lo había visto como otra cosa que, como amigo.

Un suave golpe en la puerta sacó a Hoseok de sus pensamientos y contesto en voz alta:

—Pase —dijo tan tranquilamente como pudo.

No tenía energías de mover a Yoongi para responder a la puerta. Tampoco estaba listo para despertarlo y que se diera cuenta de donde estaba.

—Bueno, veo que finalmente cedió a sus sentimientos por ti —dijo Jungkook.

—¿De qué estás hablando? —preguntó Hoseok mirándolo desde la cama.

—Oh, por favor, le gustas ¿no lo sabías? —resopló Jungkook—. Yoongi ha estado enamorado de ti desde hace años —Hoseok no estaba seguro de cómo se sentía sobre eso, mayormente aturdido. Sabía que Yoongi era gay, pero nunca había notado que fuera el objeto de sus deseos.

—¿Pensé que no sabías que era gay?

—Estoy hablando desde la experiencia cuando te digo que ser gay no tiene nada que ver con que una persona tenga sentimientos por otra —sonrió Jungkook—, y ser gay no está nada mal.

Hoseok sintió una rápida conmoción correr a través de su cuerpo ante la presumida mirada de la cara de Jungkook. Sus cejas se levantaron casi hasta el nacimiento del pelo.

—Dejaste que Taehyung te follara —era una afirmación, no una pregunta. Podía ver la respuesta en la cara de Jungkook y en la forma en la que caminaba.

Jungkook sonrió. Su cara estaba ruborizada, pero no parecía decepcionado. —Sí.

—¿Cómo fue? —preguntó Hoseok intrigado. Si Jungkook había disfrutado del sexo con otro hombre ¿podría hacerlo él?

—Bueno solo para darte una idea, me desmayé de la intensidad.

—¿No, jodas? —Hoseok se echó a reír.

—Sí, jodo —sonrió Jungkook—. Deberías probarlo uno de estos días, te prometo que es totalmente diferente a estar con una mujer. Es mejor.

Hoseok habló con Jungkook unos minutos más y esperó a que el hombre abandonara la habitación antes de girarse hacia Yoongi, alargó el brazo y apartó de su cara un mechón de su rubio cabello.

El hombre era guapo dentro de esa apariencia de ‘no jodas conmigo’. Yoongi tenía un musculoso y cincelado cuerpo. Sin embargo no podía verse a sí mismo con un hombre como Yoongi, eso sí asumía que podía estar con uno.

—Yoongi —dijo suavemente. Él se movió un poco, acurrucándose más cerca—. Yoongi, despierta.

El hombre se movió de nuevo, acariciando con su mejilla el ancho pecho de Hoseok. Mentiría si decía que la caricia no se sentía bien. Estaba jodidamente loco, Yoongi era como un hermano para él. Sin embargo a su mente seguían llegando dudas sobre cómo se sentiría el tener las manos de un hombre en su cuerpo y no solo en la mejilla.

—Min Yoongi, levántate —dijo Hoseok un poco más alto.

Golpeo suavemente el rostro del hombre esperando que abriera los ojos, sin embargo no tuvo que esperar demasiado ya que él comenzó a parpadear lentamente.

—¿Hoseok? —preguntó Yoongi haciendo sonar su voz adormilada.

—Hey.

Yoongi siguió parpadeando. Hoseok no creía que el hombre supiera donde estaba.

En ese momento Hoseok sintió un impulso por experimentar así que se inclinó sobre él y le dio un suave beso. Yoongi se quedó quieto por un breve momento y le devolvió el beso, abriendo sus labios para dejarlo entrar.

—Joder ¿qué estás haciendo, Hoseok? —susurró Yoongi contra sus labios, pero sin alejarse.

Hoseok se echó a reír y se separó unos centímetros, su mirada se fijó en los ojos de Yoongi, mirándolo fijamente.

—No lo sé. ¿Quieres que me detenga?

—No, pero…

El resto de las palabras de Yoongi quedaron ahogadas bajo la boca de Hoseok. Besó al hombre absorbiendo el fuerte y masculino sabor, inundado con su esencia.

Sus manos comenzaron a explorar, a tocar cada pedacito de carne desnuda que podía alcanzar. No fue hasta que sus dedos trazaron el contorno del pecho definido de Yoongi, que se dio cuenta de lo que estaba haciendo.

Con un brinco Hoseok se alejo rápidamente de él. Y llevo sus manos a sus labios asimilando las sensaciones que había sufrido su cuerpo momentos atrás. Este hecho estaba provocando que su maravillosa vida tuviera un cambio de 360°.

Por otro lado Yoongi solo podía sentir que su corazón salía de su pecho y que su respiración era pesada. Se sentía completamente aturdido por las acciones que acababa de hacer la persona que se suponía nunca correspondería a sus sentimientos.

Esto se reflejo en su rostro por lo que Hoseok decidió hablar primero para calmar la situación: —Lo siento Yoongi. Ni siquiera yo sé lo que paso, solo… —en ese momento recordó las palabras que le dijo Jungkook y sonrió suavemente— esto no se parece en nada a besar a una mujer.

( . . . )

El interior de Yoongi se destrozó en un millón de pedazos ante las palabras de Hoseok, lo llenó de angustia y le robó su habilidad para hablar. Se mordió sus labios para no darle una réplica mordaz. Rodando a un lado de la cama, agarró su chaqueta del suelo. Se sentía como un hombre viejo, cansado y usado. Se puso de pie y empezó a ponérsela, moviéndose lentamente. Luchando por controlar sus caóticas emociones, apretó sus puños a los lados. Se dirigió hacia la puerta, necesitando poner por el momento tanto espacio como fuera posible entre Hoseok y él.

—¿Yoongi? —preguntó el otro hombre.

Yoongi se giró, dejándole ver a Hoseok toda la desdicha que sentía mientras permanecía allí, odiando de repente al hombre más de lo que podía expresar. Las indiferentes palabras de Hoseok eran una burla a todo el amor que Yoongi había sentido por él todos estos años.

—No soy ninguna clase de experimento para que descubras si eres gay. Si quieres saber cómo vive la otra mitad, te sugiero que encuentres a otra persona al que no le importe que lo utilices, porque yo no lo haré —Yoongi onduló su mano en el aire—. Hay muchos hombres alrededor a los que les gustaría que les dieras una oportunidad.

Yoongi dejó la habitación como una tormenta.

Hoseok gritaba su nombre, pero lo ignoró y siguió caminando. Su corazón dolía, su pecho se sentía pesado, como si alguien se hubiera sentado en él. Nunca había sentido tanto dolor en su vida. Verdaderamente, no sabía si iba a sobrevivir a la angustia. Muy pronto su tormento se convirtió en un sentimiento de rabia que casi hizo que cayera sobre sus rodillas. Conocía a Hoseok desde hacía años y no podía creer que el hombre pudiera tratarlo tan cruelmente. El sentido del honor de Hoseok era una de las cosas que Yoongi más amaba.

Podía sentir las lágrimas picando en sus ojos, incluso su cara ardía por la rabia y sus labios estaban apretados. Aunque había venido a la Corte Luminosa para ayudar a proteger a Jungkook y Taehyung, quedarse en ella ya no era una opción. Necesitaba marcharse y volver al mundo de los humanos.


Yisha

6 Septembre 2021 20:59:53 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
26
Lire le chapitre suivant Parte 2

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 15 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!