irie-kun306 irie kun

Te amo, te amo más que a nadie, y nadie podrá amarte más que yo, nadie podría estar siempre a tu lado como lo he hecho yo, nadie podrá conocerte como lo hago yo... nadie, pero aún así, ¿por qué? ¿Por qué no puedo estar a tu lado? ¿Por que no puedo estar a tu lado tal como yo lo deseo? ¿Por qué? ¿Por qué está mal amarte como lo hago?


Fanfiction Anime/Manga Déconseillé aux moins de 13 ans.

#Edipico #vegeta #bl #Rey-Vegeta #yaoi #goku #incesto #Tarble #homosexual #245
3
468 VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les 30 jours
temps de lecture
AA Partager

CAPÍTULO I

Prólogo:

¿COMPLEJO DE ELECTRA O DE EDIPO?

<<Es el término propuesto por Carl Gustav Jung en 1912 para designar la contrapartida femenina del complejo de Edipo, consiste en una atracción afectiva de la niña en la figura del padre. El complejo de Electra es un concepto psicológico que procura explicar la maduración de la mujer.>>

Ésta es una explicación al dilema de sí complejo de Edipo o de Electra, de si un hijo o hija se enamora del padre del contrario o mismo sexo, puesto que el término es correcto para ambos, entonces en esta historia se le llamará complejo de Edipo. Se supone que es una dinámica normal en el desarrollo de los pequeños, que puede observarse a partir de los 3 años y que en un plazo de dos años suele resolverse de forma natural.

Pero... Y ¿si este complejo no se resuelve?

¿Y si este complejo se vuelve algo más?

¿Qué pasaría?

CAPÍTULO I:

-Nuestro más sentido pésame-

-Gracias...-

El más triste de los eventos se estaba llevando a cabo, la última gala de una dama, una dama que fue: mujer, amiga, esposa y madre.

El sombrío color de la noche predominaba en aquel evento, miles de flores engalanaban a la difunta mujer, rosas blancas, sus favoritas.

Los pésame de los invitados llegaban a cada minuto, los anfitriones del evento recibían estas palabras y otras de aliento en estos momentos de tristeza.

Un hombre y dos niños, el mayor de 12 años y el menor de apenas unos dos años, eran la familia de esta mujer. Vestidos los tres con sus trajes de color negro, sus pálidos rostros por la tristeza, sus ojos apagados por las lágrimas derramadas, todos iban a ellos y expresaban sus condolencias.

-lo sentimos mucho, era tan joven- dijo una pareja de esposos, un matrimonio de muchos años, eran buenos vecinos el par de ancianos.

-Gracias... - Era lo único que decía el viudo, y el niño que se mantenía cargando a su hermano, solo asentia.

Los murmullos de la gente en la recepción del evento, llenaban de eco las paredes de la sala.

*murmullos...*

-Dicen que la encontraron muerta, en un callejón-

-Sí, pero nadie sabe por qué estaba ahí.-

-no sé ustedes, pero alguien me dijo que su anillo de casada... No lo tenía-

-¿Crees que le era infiel a su esposo?-

-¡No puedo creer lo que dices! Y en su propio funeral-

-ella tiene razón, no deberías decir esas cosas... Además no se supo que fue lo que pasó en realidad, quizá fue que la asaltaron y por eso no tenía el anillo-

-Bueno pues... Nunca se sabe-

Los cuchicheos de la gente, el estrés, la tristeza... Los tres pelinegros estaban más que cansados, el más pequeño de los tres se había dormido en brazos de su hermano, el padre entonces lo tomo entre sus brazos.

-Vamos, vengan- dijo el mayor toman de la mano al niño de doce años.

Fueron a la segunda planta, abrió el cuarto de los niños, el hermano mayor fue al armario y puso el pijama de su hermanito en su cama, luego fue con su padre.

-Papá, damelo, yo me encargo, tu ve y atiende a los invitados- el mayor a pesar de la tristeza, sonrió de medio lado, se inclinó para depositar un beso en la frente de sus niños.

Se fue, cerró la puerta tras de sí, el niño acostó en su cama al bebé y le quito el trajesillo negro para reemplazarlo con el pijama, el mayor vio con ternura a su hermanito y lo dejó en la cuna.

-Descansa, iré a ayudar a nuestro padre- beso la frente del bebé, lo arropó, cerró las ventanas para que ninguna corriente de aire perturbara el sueño de su hermano y se fue.

-Hijo... Ve a descansar, aún falta para que termine esto.- dijo el mayor al ver que su hijo bajaba los escalones.

-No te preocupes papá, no estoy cansado, me quedaré contigo hasta que todos se vayan-

Y así fue, padre e hijo atendieron a todos los invitados, despidieron después a cada uno, hasta el último.

El entierro sería al día siguiente, padre e hijo estaban exhaustos, subieron y entraron al cuarto en el que estaba el bebé, el niño se quitó el saco y la corbata, su padre en cambio, estaba tan cansado que sólo se quitó el saco y aflojó su corbata.

Se desplomó en la cama de su hijo mayor, y este al ver aquello, se acercó a su padre y le terminó de quitar la corbata, le quitó los zapatos y le puso una frazada, el se acurruco a su lado, besó la frente de su padre.

Una pequeña caravana de autos negros seguían la carroza fúnebre, dirigiéndose al último y único lugar en el que reposarian los restos de esta mujer.

No llovía, pero el día estaba nublado, opaco, gris...

El sacerdote decía: "y entonces dios dijo <<polvo eres y en polvo te convertirás>>"

El viudo con sus dos hijos despedían a esa mujer, madre y esposa. Al momento de retirarse, todos pusieron en el féretro sus respectivas flores, al último, solo quedaron los tres pelinegros.

-Adiós querida- dijo el viudo con el niño en brazos, dejó una rosa en el féretro, el niño de unos dos años también dejó su respectiva rosa, con ayuda de su padre. Se dirigió a la salida, pero su otro hijo aún no se movía.

- Te alcanzo luego- dijo el niño aún de espaldas.

-te espero en el auto- dijo para darle privacidad a su hijo.

Cuando vio a su padre ya un poco lejos, se acercó al féretro y dejo su rosa.

Se irguio, miro a los lados y de su saco tomó un crisantemo azul, sonrió de lado y la dejó sobre las demás rosas, después se inclinó al féretro, susurro unas cuantas palabras, entonces se dio media vuelta y se fue.

...

El llegar a casa fue extraño, la casa de alguna forma se sentía muy vacía.

Siempre dicen que después de un entierro, para la familia del fallecido, la peor parte es el regresar a casa y saber que esa persona no volverá nunca.

Se llegó la noche, el hijo mayor había puesto a dormir al bebé, pero su padre estaba en la sala, parecía ver a la nada, con un vaso de buen vodka, el vaso ya solo tenía un trago.

El niño fue a la cocina, tomó un vaso y sirvió jugo de naranja, se dirigió a la sala.

-Papá- llamó el niño, el mayor lo miró, -buenas noches- le dijo sonriendo, y se fue.

El señor sonrió de medio lado, el también ya estaba cansado, solo tomaría el último sorbo de su vodka e iría a la cama.

Pero grande fue su sorpresa al probar el contenido de su vaso, aquel pequeño pillo se lo había cambiado y no se dio cuenta.

<<tienes razón, beber no mejorará nada>>

Entonces se toma el juego y sube a su cuarto, pero al entrar sintió tan fría y vacía esa habitación, era raro, no sentía que su pecho dolía al ver tan vacía y oscura su habitación, pero de algo estaba seguro, no quería pasar la noche ahí.

Fue entonces a ver si sus hijos dormían, el bebé dormía profundamente, su hijo mayor en cambio estaba leyendo un libro.

-Pensé que dormias- dijo su padre acercándose al menor.

-Quería leer algo- cerró el libro y lo extendió a su padre, -papá, leemelo- pidió el niño, el mayor sonrió enternecido y se puso al lado de él, -acuestate papá- le dijo el niño al ver que su padre solo había tomado asiento en la cama.

El mayor entonces se acostó a su lado, el niño le acobijo y recargó su cabeza en el pecho de su padre, el mayor se acomodó y empezó a leer.

Ya había terminado el libro, fijó su vista en su hijo, este estaba tan aferrado a su pecho, se veía tan tierno que no tuvo valor de moverse y arriesgarse a despertarlo. Se acomodó entonces y se dejó caer en brazos de morfeo.

Minutos después el niño que fingia dormir, levantó su rostro y contempló el de su padre, dormía tan apacible, las facciones del mayor eran estilizadas, su barba siempre bien recortada, sus pestañas risadas, su piel del color del trigo, suave y sin arruga, era un hombre apuesto.

El niño extendió su mano y tocó la mejilla de su padre y beso su frente.

-Yo siempre estaré contigo, te quiero papá-

9 Août 2021 04:24:48 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
1
Lire le chapitre suivant CAPÍTULO II

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 5 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!

Histoires en lien