elprofeta21 Gonzalo Barrionuevo

Curtido por el dolor de la perdida de su hijo y su esposa, Osvaldo Fuentes, un paisano del campo, mantiene una rutina diaria, deprimente y solitaria entre el trabajo en el rancho los días de semana, y la cantina de Don Flores los sábados por la noche. Esta rutina se ve interrumpida una madrugada cuando después de volver alcoholizado de la cantina, se despierta no en su habitación como de costumbre, sino al costado de una ruta muy alejada de su casa, con claras marcas de haber sido arrastrado violentamente. El único testigo de tal suceso es su viejo caballo Galileo.


Drame Tout public.

#drama #378 #historia-de-vida #alcohlismo
1
116 VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les vendredis
temps de lecture
AA Partager

Aquella acequia

El paisano, Osvaldo Fuentes, se encontraba de paso, montado en su caballo marrón, trotando por aquel camino pedregoso que lo lleva desde su rancho hasta el pueblito de Monteverde. En el trayecto siempre se topaba con aquella acequia que recortaba el sendero de piedras. Se unía con el otro extremo por un puentecito de madera. Pero el jinete tenía la costumbre de detenerse justo en medio para mirar, detalladamente, el agua bajo sus pies. En el reflejo, iluminado por la luz de la luna, miraba su rostro viejo y cansado. Ese reflejo solo le decía una cosa. "Nada, no veo nada dentro de ti, estas vacío. Tu alma, tu ser, escapó de tu cuerpo hace ya muchos años"

Era sábado por la noche; y como siempre, se preparaba para dirigirse a la cantina de Don Flores que se ubicaba casi al final del pueblo. Allí, se reuniría con compadres y colegas para saciar su sed de vino. Un merecido trago lo ayudaba a desconectar de las labores rutinarias que consumía buena parte de su energía vital de lunes a sábado.

A la par de sus compañeros campesinos, entre risotadas y humo de tabaco, iba poco a poco olvidándose de sus problemas mientras permitía que el alcohol cumpliera su cometido. Sus sentidos se diluían con cada sorbo y pitido de humo. Se sumergía en las ebrias y agridulces aguas de un malbec.

Mientras el mareo y la dificultad de formular palabras aumentaban; escuchaba aquella melancólica melodía que provenían de las cuerdas de una vieja guitarra que tocaba un granjero con aspecto indígena. Nota por nota su cabeza se inundaba por recuerdos del pasado. Un pasado en el que supo ser feliz, un pasado que extraña con demasía; pues solo en él viven aquellos recuerdos de su hijo Daniel. Una de las tantas víctimas del maldito cáncer que, con solo 20 años, lo alejó de su vida. Su esposa, Marta, jamás logro superar el tremendo golpe y vivió el resto de sus días sumida en una decadente y profunda amargura hasta que, a la edad de 70 años, falleció.

Las risotadas, los canticos y los comentarios absurdos, producto de la ebriedad de los otros no les dejan notar; pero a Fuentes, esto, le sienta bien, no quiere dejar ver sus lágrimas, no permite que lo vean llorar. Sus lágrimas son solo para él y para los fantasmas que lo conmueven todas las noches con recuerdos que nunca más volverán.

Una vez consumada la juerga, Fuentes ya tiene todos los sentidos apagados por él alcohol. Solo le queda equilibrio para caminar unos metros y arrojarse sobre el lomo de su viejo amigo Galileo, para reanudar la vuelta a casa. El animal, acostumbrado por el tiempo a las borracheras de su dueño, solo tiene que esperar que éste quite la cuerda del palenque. Debe llevarlo por el mismo sendero por el que llegaron, pues es el camino más corto hacia su hogar. Su dueño ni siquiera necesita dirigirlo, está tan ebrio que no logra mantenerse erguido mientras galopa, y el percherón recorre el habitual camino pedregoso que conoce de memoria.

1 Septembre 2021 02:29:07 2 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
1
Lire le chapitre suivant Algo inexplicable

Commentez quelque chose

Publier!
! !
¿Dices que estás empezando en esto de escribir? Noté pocos errores ortográficos así que estás empezando bien :) Ten cuidado con los punto y coma, no se usan a la ligera, te aconsejo darle una repasada a las reglas de su uso. Quería añadir un paráfrasis: 'Cuando había luna, el personaje tenía la costumbre de mirar abajo para así estudiar un ondulante reflejo, que rara vez tenía algo alegre que contar.' Si no hay luz de luna no hay reflejo. Estaré atento a tu evolución :)
September 03, 2021, 02:04

  • Gonzalo Barrionuevo Gonzalo Barrionuevo
    Hola Manuele. Gracias por el comentario. Tendré en cuenta lo de puntos y comas, este es un relato que ya tenía guardado pero nunca había publicado, así que no esta del todo corregido. Saludos y gracias por la opinión. September 06, 2021, 02:33
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 2 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!