rin Rina Ipóliti

Los amigos extrañan a su pilar fundamental de su relación. Desean que vuelva, no pueden esperar más. No es un amigo común, sino uno muy especial que llena el alma.


Histoire courte Tout public.

#amistadsinfronteras
Histoire courte
2
664 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Te extrañamos, nuestro querido pilar de la amistad.

¿Cuántos años han pasado, desde que entraste como un simple cardenal hasta convertirte en la máxima autoridad, el Papa? Usted ha marcado un gran hito en la historia y, aunque no lo vea ahora, está dando buenos frutos. ¿Cómo ha comenzado lo nuestro, nuestra larga amistad?.

Recuerdo cuando llegué apresuradamente a su despacho porque había gritado tanto que su llanto se escuchaba hasta Roma, pero resultó ser que su gato mugriento se había metido en donde no debía y se había lastimado dos patas y usted no sabía cómo curarlo, así que me pidió con lágrimas que parecían no terminar nunca de salir por sus ojos que lo curara. Su abrazo fue el primero que recibí en mi vida. Me hizo sentir bien y sentirme útil en algo.

Sus obras son siempre buenas, su dedicación a este rubro es bastante agradable de ver, lo disfrutas tanto que es como un pacto de entrega de vida con Dios que tiene desde hace años, como algo que le ha pedido Dios que usted hiciera... y por eso mismo su vida se acorta cada vez más, porque usted da la vida por sus amigos, tal como dice en la Biblia.

La lealtad que usted tiene con Él es única pero con nosotros es más que reconfortante tener a alguien como usted, quien no se agarra de las cosas terrenales para poder vivir normal, no le hace caso a otro tipo de relaciones, solamente con Dios. Y por esto ha caído en la traición de muchos de la curia y alrededores pero ni aún así usted dejó de quererlos como compañeros, jamás los vio como rivales ni como aquellos a quien quiere no ver nunca más. La venganza para usted no existe, ni en su cabeza ni en su diccionario. Lo único que sabe es querernos hasta el extremo a cada uno de nosotros y a los desconocidos que forman parte de su vida diaria, los mendigos que van a los comedores y las dueñas de aquellos lugares donde ofrecen comida y estadía gratis a las personas en situación de calle que tanto lo quieren, también los refugios de animales que, cuando usted aparece, los perros se llenan de alegría al verlo, es como si ellos estuviesen viendo a San Francisco de Asís en persona; las hermanas que nos acompañan en los momentos más difíciles y que para ellas usted y nosotros somos parte de esta historia...

¿Recuerdas aquellos tacos que nos preparó Edan para pasar la noche en el monasterio abandonado? Qué misión más fastidiosa, nos tuvimos que quedar en aquel lugar tan frío con esos espíritus dando vueltas por ahí... pero lo teníamos a usted, siempre sonreía y nos sacaba el miedo. Transformaba la pesadilla viviente en una noche de campamento de los scouts contando anécdotas divertidas, al igual que cuando Jesús se juntaba con los discípulos a comer solamente pan en cualquier lugar que escogían.

Hay tantas serpientes en este nido lleno de pichones pero se echan atrás cuando viene su madre, eso es, usted es como la madre de los pichones, es decir, nosotros, que están a punto de ser devorados por esas serpientes. Nos protege de todo ataque del maligno o de los humanos, usted siempre está ahí, con nosotros. Nos protege bajo sus alas que se las debe haber prestado un ángel para que nos cuide a nosotros cuando estamos inactivos, sus ojos nunca se cierran ni cuando duerme, porque ese lugar en sus ojos los ocupan las estrellas que usted le encanta observar de madrugada mientras ve Animal Planet con su gato. Lo gracioso es que casi nunca está en el Vaticano, siempre anda merodeando por las calles angostas y oscuras de Ciudad del Vaticano para ver si hay gente sufriendo en la intemperie o simplemente visita gente al azar como si fueses parte de su linaje familiar.

A veces se quejaba de su vestimenta papal y de los numerosos accesorios que debe tener todo un Papa, pero se los tenía que colocar de todas formas y ,al final del día, terminaba quedándose cómodo con la vestimenta blanca.

"Debería intentar el estilo urbano que le recomendó su asesor de imagen" bromeaba Federik, así podría posar para algunas fotos de esas que van en los calendarios o en las revistas de moda, aunque no le guste usar gafas de sol. Si usted lo hace, lo haremos nosotros también.

Usted sabe cuánto ha hecho por nosotros, lo sabe muy bien y está feliz de haberlo hecho. Está feliz de haber sacado al cardenal Federik de su infancia horrorosa y perturbadora llena de abusos y torturas psicológicas, consoló a muchos de nosotros y nos unió otra vez para superar todo lo que estaba pasando, ha hecho entrar en razón y abrir nuevas puertas a aquellos de mente cerrada como el auditor general y a Edan (no tiene nada que ver que haya sido militar, su temperamento es así, no se preocupe), su labia es bastante agradable de escuchar y por eso mucha gente lo quiere, porque dice cosas que contienen mucha verdad y reflexiones.

Para nosotros, usted es más que un amigo. Es nuestra alegría de todos los días, es como aquella luciérnaga que ilumina un extenso pasillo de oscuridad regalándonos una pequeña esperanza, por cada homilía que nos comparte aumenta nuestra fe y estamos decididos a hacer el bien, es nuestro compañero ideal en los desayunos, almuerzos y cenas que compartimos todos los días en los comedores comunitarios, se siente orgulloso de pertenecer a la mayoría (ya no es una minoría la gente que es pobre) de los marginados e indigentes, imita a la perfección el estilo de vida que tanto deseamos tener y practicar... hasta perfeccionarlo al extremo como usted a hecho con su vida; incluso ha llevado a Asís, su querido gato negro, a que acompañe a los demás ante la ausencia de su presencia. Realmente usted vale más que el oro, cada uno de nosotros tenemos la semilla de su comprensión, de su amor que aún germina y que nos invita a que sembremos lo mismo para los demás, para que no nos quedemos solos, para que invitemos a todos (sin importar la clase social, su política, su religión, su género) a que participen (y participemos) de la nueva comunidad que nos invita a formar parte, la comunidad de la amistad entre nosotros que, aún sin conocernos con otros, lo haremos mientras vamos construyendo este gran puente de la amistad.

Nos duele en lo más profundo de nuestras almas al ver que ya no estás aquí, con nosotros, compartiendo todos esos momentos juntos... no se preocupe, padre. Nosotros lo seguiremos esperando. Usted no nos ha olvidado y nosotros no lo olvidaremos a usted.

Te queremos mucho y deseamos que vengas pronto,

Con cariño,

Tus amigos a quien tanto quieres y amas.

29 Juin 2021 16:53:38 2 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
1
La fin

A propos de l’auteur

Commentez quelque chose

Publier!
Pozo Valenzuela Pozo Valenzuela
👍¡Excelente !! Tenga un buen fin de semana.
September 03, 2021, 10:08

~