kim_marce16 Marce Trellez

Jeon Jungkook es el soltero gay por excelencia y perfectamente feliz por eso, hasta que recibe una llamada desde el hospital local diciéndole que su mejor amiga murió en el parto. Jungkook había acordado proporcionar los espermatozoides para hacer realidad el sueño de Jill de que el ser madre pudiera ser realidad, pero nunca había esperado tener que tomar decisiones para una niña. Tiene la intención de ponerla con una familia adoptiva, pero una vez que la ve, Jungkook, no se atreve a hacerlo, así que ahora está luchando para aprender a lidiar con un recién nacido. Su compañero de piso y amigo, Kim Taehyung, se ofrece de voluntario para ayudar, sin sospechar que se enamorará no solo de bebé sino también de Jungkook. Todo parece perfecto hasta que la visita de Servicios Sociales le hace sentir a Jungkook que tiene que elegir entre su hija y la relación con el hombre que está empezando a amar.


Fanfiction Groupes/Chanteurs Déconseillé aux moins de 13 ans. © Derechos Reservados

#bts #army #Jungkook #Taehyung #padresoltero #drama #romance # #Taekook
24
399 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Capítulo 1

—¿Puedo hablar con Jeon Jungkook, por favor?


—Soy yo —Jungkook contestó, no reconocía la voz.


—Señor Jeon, mi nombre es Victoria Holmes. Soy una de las trabajadoras sociales del Hospital el Buen Samaritano. Usted está en la lista de contactos de emergencia de Jill Peters, y también es el padre de la bebé de ella —dijo la mujer.


—Si, eso es correcto —Jungkook agregó, pensando en el acuerdo que había aceptado con su amiga para permitir que ella tuviera un bebé sin que tuviera que esperar al hombre con el que compartiría su vida—.¿Está todo bien?


—Desafortunadamente no. —La señorita Holmes continuó—: La bebé nació esta mañana en perfecto estado de salud, pero la señora Peter desarrolló eclampsia, y a pesar de los intentos para estabilizarla, ella no sobrevivió.


Jungkook no sabía qué decir. Él no había estado enamorado de Jill, pero la amaba. Era de alguna manera su mejor amiga. Su corazón se oprimió en su pecho al pensar en la burbujeante risa de ella, su entusiasmo por la vida y ahora estaba muerta. —No —dijo inmediatamente—, debe de haber algún error.


La trabajadora social conocía las etapas del duelo tan bien como conocía su nombre. —Lo siento, señor Jeon. Desearía poder decirle que esto es un error, pero la señora Peters ya no está más con nosotros. Ahora tenemos que pensar en la bebé.


—¿La bebé está bien? —Jungkook verificó, aunque sabía que la trabajadora social ya lo había mencionado. Podía sentir a su cerebro detenerse mientras luchaba contra el repentino cambio de su realidad.


—Ella está bien —ella le aseguró—, saludables tres kilos y medio, pero hay algunas decisiones que necesitan tomarse. Como el padre de la bebé, necesita venir al hospital para que podamos darla de alta y entregársela.


—No, eso no es correcto —Jungkook estaba desorientado, demasiado aturdido con el anuncio de la muerte de Jill para pensar con claridad acerca de algo más, cómo iba a manejar el que no le hubiera dicho a nadie acerca de su paternidad—. Ella es la bebé de Jill. Yo solo soy el donador de esperma.


—¿Discúlpeme? —la trabajadora social preguntó.


—Jill y yo no... no somos... una pareja —Jungkook le explicó lentamente, aun sintiéndose totalmente en shock con respecto a toda la conversación—. Ella es una amiga cercana, y cuando quiso tener un bebé, pero sin tener pareja, le ofrecí ir con ella a una clínica de fertilidad y donar el esperma. Ella iba a criar al bebé sola.


—Ya veo —dijo lentamente la señorita Holmes—. ¿Ella tiene algún familiar que esté interesado en encargarse de la bebé?


—Ella fue hija única —Jungkook contestó automáticamente—. Sus padres murieron hace algunos años. Si tenía más familia nunca me lo mencionó.


—Entonces quizás necesitemos buscar otra opción —la trabajadora social sugirió, su voz cuidadosamente neutral—. Si usted realmente no está interesado en criarla, necesita hacer los arreglos para darla en adopción o de lo contrario estará bajo la tutela del estado e irá al sistema de casas hogar hasta que se le encuentre una familia que la quiera.


—Ya veo —dijo Jungkook aturdido, aunque no veía para nada. Eso no se supone que fuera su decisión. Nunca imaginó ver al bebé más que ocasionalmente.


Jill y él eran amigos, pero no se veían a diario ni todas las semanas. Nadie más sabía que el bebé era suyo —ella firmemente se rehusó a revelar el nombre del padre a sus conocidos mutuos— así incluso si él los veía, no tenía que tratarla diferente o al bebé, solo la trataría como otra amiga con hijos. Ni siquiera sabía por qué Jill había colocado su nombre en las formas del hospital. Pensó que ella tendría la intención de aparecer en el registro como único progenitor del bebé.


—No puede firmar las formas para terminar con sus derechos parentales hasta después de cuarenta y ocho horas de que el bebé haya nacido —explicó la trabajadora social—, así que tiene un día para pensarlo. Si gusta hacer una cita, podríamos reunirnos el jueves en la mañana para discutir susopciones y esperar que el proceso sea rápido para que la bebé pueda ir a casa con una familia lo más pronto posible.


—Está bien —Jungkook contestó automáticamente, ni siquiera vio su agenda para ver si tenía alguna cita de trabajo programada. Esto venía primero, si solo pudiera resolverlo y continuar con su vida—. ¿A qué hora?


—La bebé nació a las 11:41 de esta mañana, así que no puede firmar los papeles hasta el jueves, pero podríamos reunirnos a las once así podemos encargarnos de todas las decisiones preliminares. Dado que voluntariamente elige darla en adopción, puede tener opinión en el lugar que se quedará la bebé, incluso seleccionar a la familia y reunirse con ellos si así lo desea.


Seleccionar a la familia. Como si ellos fueran algún tipo de plato en el menú. Su estómago se revolvió con ese pensamiento.


—Llegaré a las once —aceptó—. Pero realmente no me siento calificado para tomar las decisiones sobre su futuro. Se supone que no me involucraría en nada de esto.


—No tiene que hacerlo —la señorita Holmes agregó—, pero si no lo hace el proceso es mucho más largo para ambos, para ella y para usted. Como mínimo, en una adopción voluntaria, tiene que seleccionar una agencia para encontrarle un lugar. Si no, ella será otro número en el

sobrepoblado sistema. Nosotros hacemos lo mejor para ellos, pero no es ni de cerca tan rápido como si toma las decisiones en nombre de ella.


—Pensaré acerca de eso — Jungkook prometió, no estaba seguro de comprometerse a hacer más que eso.


—Cuándo llegue al hospital, pregunte por el área de recién nacidos —la señorita Holmes indicó—. Mi oficina se encuentra bajando el pasillo. Cualquiera de las enfermeras podrá dirigirlo una vez que llegue al piso.


—Gracias por llamar — Jungkook dijo automáticamente mientras desconectaba la línea y veía hacia la pared.


Una bebé.


Su bebé.


No se suponía que ella fuera su bebé. Se suponía que ella era la bebé de Jill. Excepto que Jill, la brillante, divertida y extrovertida Jill, ya no estaba para criarla.


Tenía amigos que eran adoptados. Tim se había encontrado con su madre biológica, pero toda su conexión era con sus verdaderos padres, la gente que lo amó y lo crio. Y no es como que Jungkook perdiera algo por dejarla ir. No había planeado ser más que una parte periférica en la vida de ella. Esto no cambiaria nada.


—Hey, Kook, ¿bajas a cenar?


—Si, en un minuto, Taehyung—Jungkook respondió distraído.


Taehyung y Nathaniel, sus dos compañeros de casa, habían empezado a comer cuando Jungkook finalmente bajó las escaleras.


Como de costumbre, la nariz de Nathaniel estaba enterrada en un libro de medicina mientras preparaba el interminable ciclo de clases y exámenes en la escuela de medicina, pero Taehyung levantó la vista, sorprendido por la extraña expresión en la cara de Jungkook y la mecánica manera en la que se movía en la cocina, tomando un plato y sirviéndose sin ver realmente lo que hacía.


—¿Kook?


Jungkook ni siquiera levantó la vista, haciendo que Taehyung frunciera el ceño.


—¿kook? —repitió. Aun así no respondió—. ¡Jungkook!


Jungkook finalmente levantó la vista, su expresión tan perdida y confusa que Taehyung quería ceder ante el claro malestar de su amigo y confortarlo con un abrazo. En su lugar Taehyung dijo: —Oí el teléfono, ¿malas noticias?


—Yo...ni siquiera sé —Jungkook dijo lentamente.


Taehyung frunció el ceño profundamente. —¿Qué sucede?


—Aparentemente soy padre —Jungkook reveló, su voz llena de confusión.


—¿Qué infiernos? —Nathaniel preguntó, la conversación había penetrado sus estudios—. Pensé que eras gay.


—Lo soy — Jungkook replicó inmediatamente.


—¿Entonces cómo terminas embarazando a una chica?


—No ha sido así —Jungkook aclaró—. Fui con Jill a una clínica de fertilidad para ayudarla. Se suponía que con eso terminaría.


—¿Ella cambió de opinión? — Taehyung preguntó cauteloso.


Jungkook sacudió la cabeza negativamente. —Ella murió.


—Oh, Dios, Kook, lo siento —Taehyung dijo inmediatamente.


No conocía bien a Jill —no era como que ellos socializaran mucho. Ellos eran compañeros de casa y cada quien tenía su propia vida —pero no podía ni imaginar la pérdida de un amigo, especialmente de uno que fuera lo suficientemente cercano como para actuar como donador de esperma como Jungkook lo había hecho.


—¿Hemorragia obstétrica? —Nathaniel preguntó inmediatamente—. O supongo que pudo haber sido eclampsia. O quizás embolismo de líquido amniótico.


—Nathaniel —Taehyung lo interrumpió cortante—, ella era una persona no un caso de estudio. No importa cómo murió, solo el hecho de que su muerte obviamente alteró a Kook. Solo cállate si no puedes decir algo que ayude, ¿está bien? —No era usual que perdiera la paciencia con la tendencia de Nathaniel de enfocarse en el aspecto médico de todo — Nathaniel no era un mal chico, solo que lo único que tenía en la mente era su determinación de terminar la escuela de medicina y su residencia con un buen promedio y así ser capaz de encontrar un trabajo y pagar su préstamo estudiantil— pero mientras tanto, su falta de sensibilidad hacía que Taehyung se preguntara si sería exitoso al cuidar pacientes reales.


Nathaniel se quedó en silencio después de eso, pensativo.


―Entonces, ¿qué sucederá ahora? — Taehyung finalmente preguntó.


—Se supone que me reuniré con la trabajadora social el jueves para decidir lo que sucederá con la bebé —Jungkook contestó lentamente—. No se suponía que sería parte de esto.


—No tienes que serlo —Nathaniel le aseguró—. Ve, firma unos papeles, y nunca tendrás que preocuparte por esto de nuevo.


—¡Nathaniel! — Taehyung refunfuñó—. No seas tan duro.


—¿Qué? —Nathaniel preguntó encogiéndose de hombros, haciendo que Taehyung quisiera golpearlo—. De cualquier manera, no es como si Kook hubiera planeado criarla. Esto no cambia nada.


—Claro que lo hace —Taehyung estaba en desacuerdo—. Podría no haber planeado ser un padre, pero sabría que la bebé estaría con su madre, podría verla ocasionalmente.


—No tengo ni la más ligera idea de qué hacer con una bebé ―Jungkook murmuró, su mente aun aturdida—. No es posible que la conserve. Se suponía que no seria parte de esto.


—Exactamente —Nathaniel estuvo de acuerdo, dándole una mirada de alegría a Taehyung, aunque trató de que no se mostrara en su voz para no animar a Jungkook—. Ve el jueves, firma los papeles y quédate cómodo con el hecho de que tomaste la mejor decisión para ella y que hará muy, muy feliz a una familia sin hijos.


Eso tenía sentido, Jungkook se dijo a si mismo. De cualquier modo él no iba a tener contacto regular con la bebé, y si participaba en la decisión al menos sabría que ella sería cuidada. Si renunciaba a la responsabilidad, ella podría terminar dentro del sistema en quien sabe qué situación.


Sus pensamientos saltaron hacia sus padres, ahora de regreso en la India con sus ancianos abuelos. Ellos habían renunciado a tratar de arreglarle un matrimonio. No les había dicho categóricamente que era gay. Pero exactamente tampoco se escondía. Ni siquiera había planeado casarse o tener una familia, pero sabía lo importante que eran los nietos para sus padres. Ciertamente lo habían sermoneado lo suficiente cuando era joven sobre sus deberes de hijo mayor.


Su hermana les había dado un nieto el año pasado, que había ayudado en algo, pero ella estaba casada, el nombre de la familia —y el de su bebé— era diferente al de ellos. Una

nieta no sería tan emocionante para ellos como un nieto, pero aun así era su nieta, una que él les daría. Ellos se enojarían que no se hubiera casado con la madre, pero Jill estaba muerta. Podría darle el giro que quisiera a la historia y ellos lo aceptarían.


Joder. Realmente no podía estar considerando eso. ¿Podría? Seguro, ganaría algunos puntos con sus padres, pero sería un compromiso de por vida sin nadie que le ayudara. Y no solo un compromiso, pero ¡una hija! No sabía nada acerca de las chicas, a pesar de su hermana. Había evitado a las chicas como plaga cuando era joven, porque no eran cool.


Una vez que se dio cuenta que era gay, no tuvo razón para interesarse en ellas. Claro que tenía algunas amigas. Jill había sido la más cercana, pero eso no lo calificaba para criar a una niña.


Nathaniel tenía razón. Necesitaba firmar los papeles y olvidarse de eso.


Cuando levantó la vista de nuevo, Nathaniel ya había dejado la mesa.



—¿Estás bien? — Taehyung preguntó, hacía mucho que había terminado su cena, pero no podía abandonar a Jungkook quien obviamente estaba alterado. Ellos eran los mejores amigos para hacer eso.


—¿Tú lo estarías? —preguntó Jungkook.


—No —dijo Taehyung, sacudiendo la cabeza negando—. Yo estaría al teléfono, con mi madre, rogándole que viniera aquí tan rápido como le fuera posible para que me ayudara a salir de esto.


—Crees que debería de conservarla. —Eso realmente no era una pregunta.


Taehyung sacudió la cabeza, tratando de responder bien y sinceramente. —No, esa no es mi decisión —dijo después de un momento—. Si ella fuera mi hija, sí, la conservaría, porque no tendría otra posibilidad, pero mi familia está aquí en la ciudad. Tengo mi propio sistema de niñeros. Ayudé a mi madre con mis hermanos y hermanas más pequeños, así que no soy un completo extraño en las cosas de los bebés. Ciertamente la adopción es preferible que el aborto, pero aun así, es raro que bebés hispanos se den en adopción, porque la familia extensa daría de patadas y alguien más se encargaría del niño.


—Eso es cierto también en la India —Jungkook agregó—, pero no tengo a nadie aquí. Todos ellos están en Hyderabad.


—Puedes tomarla e ir a casa —Taehyung propuso—. Sé que también se necesitan diseñadores de páginas web en la India.


Jungkook sonrió tristemente. —Si lo hiciera, estaría casado con una pobre chica dentro de un mes. Soy gay, Taehyung. No hay lugar para mí en la India como tampoco hay lugar para ti en México. Eso no sería justo para nadie: la bebé, la chica con la que terminaría casado, ni para mí.


Taehyung no podía discutir contra eso. Sus padres sabían que él era gay, pero también sabía que ellos no se lo habían dicho a sus abuelos en México. Dudaba que su abuela sobreviviera al shock.


No era feliz con el secreto, pero no es que los viera a menudo para que eso importara mucho.

Ahora, en este momento, se estaba viendo seriamente con alguien, aunque él tenía esperanzas con Randy, el chico con el que había salido varias veces durante el último mes. No es como que realmente estuviera listo para presentárselo a su familia como su pareja de vida, así que al menos por ahora, sus abuelos podrían seguir con su feliz ignorancia. Aunque eso no ayudaba a Jungkook. Taehyung sabía cuál sería su respuesta, pero no le impondría su decisión a Kook, no cuando eso había sucedido tan repentinamente.


—Haz lo que creas que sea lo mejor para todos —Taehyung dijo finalmente—. Lo que sea que decidas, te apoyaré.


Jungkook asintió y subió las escaleras hacia su recámara, viendo especulativamente el pequeño espacio. El cuarto estaba bien solo para él, con mucho espacio para su cama, cómoda, escritorio para la computadora y silla, pero difícilmente para toda la parafernalia de un bebé. No tenía ni idea de cuántas cosas necesita un recién nacido, pero no creía que cupieran ahí. Taehyung y Nathaniel tenían sus propios cuartos, pero ellos no tenían más espacio extra del que tenía Jungkook. Quizás menos, dado que él ocupaba la recámara

principal. Quizás podría poner cosas en una esquina de la sala, solo que eso no sería justo para los chicos. La bebé no era responsabilidad de ellos.


«Ella tampoco es tu responsabilidad», una pequeña voz le recordó. Cayendo en la cama, veía el techo mientras la ira lentamente lo recorría al pensar en estar metido en todo esto.


¡Es la bebé de Jill, maldición! Sí, él estuvo de acuerdo en donar el esperma, pero lo había hecho con la condición del anonimato, ella había aceptado inmediatamente. Ella le había dicho a todo el mundo que había usado esperma de un donador. Entonces, ¿por qué infiernos no dijo lo mismo en el hospital? Si lo hubiera hecho, ellos no hubieran podido contactarlo y no tendría que tratar con esta mierda. Seguiría con su vida, sin problemas.


«Eso es mentira», su conciencia insistió. «Aun así sabrías que Jill murió, incluso aunque solo lo hubieras leído en el periódico y entonces te preguntarías qué le habría sucedido a la bebé y cómo encontrarla. Al menos de esta forma serás capaz de asegurarte que ella sea cuidada».


Lágrimas llenaron sus ojos al pensar en Jill en trabajo de parto y teniendo a la bebé sola, muriendo rodeada de personal médico, sin nadie que le tomara la mano y le dijera que todo estaría bien, incluso aunque al final no lo estuviera.


Sus pensamientos siguieron por el mismo no productivo camino hasta que finalmente exhausto se durmió.


2 Mai 2021 19:46:19 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
5
Lire le chapitre suivant Capítulo 2

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 20 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!