daavidr David Ramírez

¿Te acuerdas de tus mejores amigos? ¿De las bromas que te hacen, de los planes, de las risas? No sé, la nostalgia se hace muy palpable cuando la vida te los arrebata en ciertos momentos. Por eso quise hacer una especie de memorial recordándolos, por las historias que ya tenemos y por la memoria que ya vendrá.


Récits de vie Tout public.

#cambios #amor #querer #parche #amigos
3
129 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Un Chocolate

Recuerdo cuando podía darme más de 2 horas de descanso al día. Las invertía todas jugando y viendo videos, no necesariamente relajado o feliz. Era precisamente el estereotipo de los videos de 15 segundos que vemos todos los días, ese chico preocupado por las fechas de entrega, todo tembloroso al entregar trabajos, pensando que un 8 era una mala nota.


Lo curioso es que mis boletines de notas no pueden decir lo mismo. En una ocasión, llegué a perecer en 6 asignaturas distintas. Aún sigo sorprendido de que no me gritaran al llegar a casa, o de que no me colgaran en la plaza del pueblo. Un detalle curioso fue que los amigos también perdieron materias pero fue como en escalera. 4, 5 y yo 6.


En el recreo, nos sentamos en unas escaleras que daban al baño de hombres, casi sin decir nada, pero obviamente riéndonos por estar entre nosotros. Me sobraban algunos pesos, así que me acerqué a la cafetería a un par de pasos, y pasando por los carriles de la fila (aún sin haber nadie), más como obligación que como recompensa, compré un dulce para compartirlo entre todos.


Sabíamos perfectamente qué había pasado. No hacíamos atentados ni escapábamos de clase. Simplemente nos hacía tanta gracia lo que decíamos, que nos poníamos a hablar en plena explicación de trigonometría. Era como heredar la parte más vaga del otro. El uno, haciendo todo a última hora, invirtiendo el menor tiempo posible. El otro, hablando hasta por las orejas; casi ni se enteraba de los regaños de los profesores de tanto que hablaba. Y el otro, sin hacer nada por cambiar eso, dejándose llevar por semejantes estándares de estudio.


Gracias a tener esa pista no estábamos tan preocupados, y como niños fantaseando qué quieren ser cuando grandes, ideábamos escenarios donde intentábamos ver qué nos harían nuestros padres. Nos reíamos por no llorar, y obviamente, nos repetíamos mil veces que en la próxima entrega de notas, no nos iría tan mal. Tampoco bien, pero tan mal no.


Igual, ahora que lo pienso, puede que por esos momentos tan agridulces, aprendimos a tener esa organización entre comillas. Más ellos que yo, tenemos nuestro trabajo, nuestro estudio, metas y objetivos. Fue como una especie de moraleja a las patadas mientras te comes un chocolate.

16 Juin 2021 16:17:00 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
1
Lire le chapitre suivant Y risas. Muchas.

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 1 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!