daavidr David Ramírez

Durante mucho tiempo creí que tener un legado era posible. Bien, creo que varios astrofísicos no dirían lo mismo.


Récits de vie Tout public. © Todos los Derechos Reservados

#humanidad #civilización #tiempo #muerte #vida #universo
1
141 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

El Agujero Negro

El universo siempre me ha inspirado. No desde la perspectiva de ese ente que te responde cuando deseas cosas bonitas, pero maneja una magia tan elegante y compleja en sus sucesos que me deja maravillado.


Es esa mansión llena de lujos del mismo color. Es un mar de posibilidades infinitas (o ilimitadas, quién sabe). Es lo que mantiene a Drexler vivo y es lo que me mantiene vivo para escucharlo. Cuántas historias de viajes en el tiempo se habrán escrito con una mirada a las estrellas y cómo no tenerle amor a nuestra casa si allí es donde vivieron nuestros sueños; y nuestro CO2.


Mis amores, esos de los que tanto hablo, son partículas atómicas comparadas con algún supercúmulo alejado de la mano de Dios. El tiempo que me tardé en continuar con este relato después del punto seguido es ahora un espacio: similar al ciclo de vida de una maltratada molécula de hidrógeno en alguna estrella. Partículas hacen el amor arañándose, gritándose improperios y mordiéndose como dos personas que escucho unas paredes a mi derecha.

Es tanta su grandeza que muchos lo usan como su sentido de vida. No me refiero a los astrónomos, sino a personas del común que a través de su vastedad eligieron al legado como su fuente de energía. La nobleza de compartir un logro tal que deba ser recordado para la eternidad es adorable y durante un tiempo fui presa del mismo motivo, hasta que me desangré viendo lo que decía la física acerca del tiempo.


40 minutos viendo estrellas, escuchando música épica y remenorando frases de grandes científicos que intentaban llenarse de conocimiento a cada palabra que se decían oír. El contador de años subía tan rápido como la espuma de la leche cuando no me fijo en ella. Así como el tiempo subía, la temperatura bajaba. Una espiral de tristeza se manifestaba en forma de cansancio existencial, cuando las ilusiones de un pasado ideal se resquebrajaban poco a poco. Para el universo fue imperceptible, para mí fue un golpe.

Se congelaban el espacio-tiempo y mi corazón. El sol se tornaba pálido como el interior de mi nevera, las luces desaparecían para formar la nada, que para infortunio de mis artistas favoritos, solo fue nada. Trillones de años faltaban. Aunque fuera un cyborg me oxidaría antes de lo previsto, aunque la contaminación se haya superado la humanidad morirá igual. Es algo que no puedo concebir a escala realista en mi mente, pero pasará. El fin del mundo no ocurrirá en 8 años, pero el fin será absoluto y no podremos escapar de él. La velocidad de la luz es insuperable, lo cual significa que no podremos migrar a otro universo por más que queramos. Las galaxias que ahora vemos con y sin lentes, nos visitarán una vez para no volver. De aquí a muchos años, ni siquiera existirá evidencia de que el universo existió más allá de nuestros registros históricos. Si logramos no autodestruirnos, llegará un punto en el que no quedará más para explorar. No quedará más para investigar. Habremos llegado a un límite que supimos que se pudo haber superado, pero llegamos tarde para si quiera imaginar la posibilidad.

29 Mars 2021 00:00:28 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
2
Lire le chapitre suivant ¿Legado?

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 1 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!