rafael-villafuerte1583025906 Rafael Villafuerte

Desde hace algunas décadas los zombies se han convertido en seres fantásticos que asombran hasta al lector más exigente, y es que ¿a quien no le gustan los zombies?... más que sentimientos de miedo los zombies generan fascinación.


Paranormal Lucid Tout public.
0
280 VUES
En cours
temps de lecture
AA Partager

Cosas prohibidas.

-soy el enviado del presidente y exijo que abran esa puerta hora mismo, pronunció enfurecido el hombre de traje negro y zaparos de 2000 dólares.

-no podemos, dijo uno de los científicos, el más joven, lo que esta allá adentro no debe ser visto por los ojos humanos porque estos terminarían enloquecidos. Mientras decía esto, aquel científico se llevaba con violencia las manos a la cabeza y empezaba a tirarse de los cabellos como un demente.

-Mauro cálmate amigo, todo va a estar bién, dijo en voz baja el científico más anciano, al tiempo que le palmeaba la espalda y trataba de consolarle, tratando a su vez de calmarse el mismo.

-Retiren a estos estúpidos de mi vista, sentenció el enviado del presidente, al instante los cuatro soldados que lo acompañaban se llevaron a los hombres de ciencia de modo nada cordial .

El lugar quedó vacio con excepción de funcionario, este pulsó el botón que daba acceso a la puerta y digitó con una habilidad que solo poseen las personas de su rango la clave secreta, al hacerlo un sonido estridente se dscucho en la enorme habitación, el aire olía a hediondez, a plástico quemado y a una podredumbre sin nombre cuyo origen no pudo descubrir de inmediato pero que sin duda hubiera auyentado a un hombre menos instruido. Cuando apenas pasaron segundos, casi perdió el equilibrio mientras caminaba, en el suelo había algo que parecia ser ¡sangre!, logro mantener el equilibrio al tiempo que soltaba una maldición. Tardíamente reflexionó que quizas aquellos científicos tenían algo de razón.

Su orgullo le impidió retroceder, avanzo entre los ordenadores y extrañas máquinas, algunas de estas expulsaban chispas, el funcionario comenzaba a inquietarse, de pronto vió en el suelo una espesa masa maloliente, el hombre se hacercó, sus manos estaban temblándole y sudándole a mares, de pronto una mano casi esqueletica y con trozos de carne brotó de aquel légamo. A continuación un cuerpo entero se incorporo de la masa, era uno de zombies de los que tanto habían advertido los cientificos a aquel funcionario incompetente, el zombie atacó al enviado del presidente.

Este trató de huir pero fue alcanzado por la cosa, esta lo mordió varias veces en el estómago como si de un león se tratase, arrancándole sendos tiras de piel, dejando al descubierto músculo absominal, grasa y parte de los intestinos del infortunado, que se ahogaba con su propia sangre producto de tan brutales heridas.

Cuando los soldados retornaron se encontraron con dos muertos vivientes, cuyas dentelleadas no pudieron evitar, la expansión de la infección había comenzado.

4 Juillet 2021 04:22:27 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
Lire le chapitre suivant La hora.

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 1 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!