rafael-villafuerte1583025906 Rafael Villafuerte

El espectátulo capta las miradas de los presentes, excepto las de un intruso.


Histoire courte Interdit aux moins de 18 ans.

#fiesta #anciana #vino #encubierto #conversación #vendimia
Histoire courte
0
339 VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

...

El forastero yacía apoyado en la pared con las manos cruzadas, miraba con recelo aquella antigua tradición que bien podría remontarse a los principios de la civilización humana, las mujeres eran agraciadas y vestían hermosas ropas que permitían apreciar su feminidad en todo su esplendor al igual que los rayos del sol al amanecer, por un instante casi le pareció que estas asemejaban virgenes o sacerdotisas de algún culto primitivo.

Sus pensamientos fueron interrumpidos por una singular dama de avanzada edad e incontables arrugas, la cual le ofreció un asiento y un gran vaso de vino rojo como la sangre.

El forastero trató de excusarse gentilmente, pero la anciana no aceptaba un no por respuesta, de pronto la mujer tomó fuertemente de la mano al forastero y en voz muy baja pero lo suficientemente audible le dijo: ¡de aquí no saldrás vivo!, mientras tanto más vale que disfrutes de la fiesta.

El foráneo pensó entonces sacar su pistola, disparar y huir. Sin embargo, como buen policía que era, mantuvo la calma y aceptó sentarse con la anciana y a beber aquel vino maldito.

-Hace dos semanas desaparecimos a tres de los tuyos, dijo la anciana con una risa siniestra.

-Ustedes no me tocarán a mí ni un pelo, soy un hábil tirador y de ser necesario haré esto, al tiempo que imitaba con su mano la figura de una pistola y la apuntaba contra su cabeza.

-vaya, vaya, un valiente dijo la anciana acariciándose el mentón, ja, ja,ja. Esta entonces bebió un gran trago de licor, gran parte le cayó por la comisura de los labios y humedeció la mesa, en tanto el policía fingió beber oequeños sorbos.

A su alrededor la gente, sentada o de pie, bebía, comía y veían a las danzantes, los músicos tocaban bellas notas mientras el jugo del vino se acumulaba lentamemte en enormes chombas de barro cocido.

De pronto la anciana volvió a tomar la palabras, ¿ves a esas mujeres que aplastan con sus pies desnudos los racimos de uvas?, ¿son hermosas no?, pues puedes elegir la que quieras, y vivir en mis tierras si lo deseas, pero deberás quedarte para siempre.

-Jamás aceptaría, ya dejémonos de juegos, la anciana frunció el ceño y levantando su mano de largos dedos chasqueo los mismos, al instante la música y las bailarinas se detuvieron, entonces diez hombres que estaban camulados entre la multitud comenzaron a acercarse al policía con intenciones homicidas, blandiendo garrotes, escopetas, pistolas y cuchillos, el oficial observando que no tenía opción, sacó su pistola y disparó contra el rostro de la mujer, esta lanzó un horrible grito mientras se sujetaba el rostro, luego vació el cargador contra el resto de los atacantes, contó los tiros y dejó uno para él.

Viéndose sin salida dirigió el arma su cien y cuando iba a disparar vió que la anciana que él suponía muerta, se había levantado sin ninguna herida en el rostro.

¡Alto!, dijo la mujer con autoridad, de inmediato el resto de los atacantes se detuvieron temerosos. Dejemos que se vaya, de todas formas cuando vuelva con sus refuerzos no hallará nada.

El policía no comprendía aquel súbito cambio en la mujer, pero descidió aprovecharlo, huyó del lugar lo más rápido que pudo, tropezándose e hiriéndose, pero sin detenerse. Una de las mujeres que había estado danzando sobre las uvas se dirigió hasta la anciana.

-¿Mi señora, porque lo deja Ud escapar al intruso, no hubiera sido mejor hecharlo a los pozos?, apuesto que se habría fermentado un buen vino con su cadáver?, dijo la muchacha. Guarda silencio muchacha dijo la anciana,




17 Février 2021 20:24:19 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
La fin

A propos de l’auteur

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~