kook03 | ӄɨʍ

Empezar... todo tiene un comienzo, como la ilusión, como el amor y también el dolor... Jungkook buscaba el amor pero solo encontró decepción. Taehyung tiene un corazón roto que el cree que nunca sanará. Pero todo cambia cuando sus caminos se cruzan. ¿Podrán tener un comienzo juntos? •BTS au •Kookv •Jungkook top •Taehyung bottom


Fanfiction Groupes/Chanteurs Interdit aux moins de 18 ans. © Esta historia es completamente mía. No permito ninguna adaptación o copia de la misma.

#fanfinc #Kookv #jeon #kooktae #kim # #Namjoon #SeokJin #ff #taekook #Jungkook #Yoongi #suga #bts #Taehyung #yaoi
91
1.9k VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les 30 jours
temps de lecture
AA Partager

¢αριтυℓσ ι

¿Cuándo aprenderé a decir que no? Si le hubiese dicho a mi madre "no" cuando me pidió que venga a esta cena "familiar", que seguro era una excusa para una reunión de trabajo de mi padre, no estaría en otra aburrida cena con el matrimonio pomposo de los Lee. Pero no le podía negar nada a ella, ya que siempre estaba triste, y si una pequeña concesión mía la hacía feliz haría lo que sea para verla sonreír.
Estaba acostumbrado a esta clase de reuniones pero las odiaba, sobre todo odiaba usar trajes.
La razón de esta cena era debido a que mi familia era la propietaria de un banco que estaba en proceso de hacerse multinacional, por ello mi padre buscaba un nuevo socio. El banquero Lee MinHo, el hombre más arrogante que conocía, era el elegido.
Mi madre debía acompañarlo a estos eventos y yo era arrastrado a ellos para aparentar ser la familia unida y feliz que no éramos. Con estas personas, todo se trataba de las apariencias.
Estábamos en el vestíbulo de esta casa estilo Tudor, muy parecida a la nuestra de hecho, cuando por las escaleras con alfombra roja empezó a descender la mujer más hermosa que vi en mi vida. Tenía la cara en forma de corazón, nariz pequeña, pómulos altos y unos rojos labios carnosos. Era alta, con su cabello rubio casi blanco cayendo suelto por su espalda. Usaba un vestido largo azul que hacia resaltar sus ojos del mismo tono, y tenía un tajo en una de sus piernas que parecían más largas con esos zapatos de taco aguja a juego, con un escote en v que hacia resaltar sus pechos y ajustaba su pequeña cintura, tenía el porte de una reina. Cuando llegó hacia donde estábamos reunidos, lentamente me miro̒ de arriba abajo. La esposa de MinHo, Ji Sun Lee, la presentó.

—Ella es mi hija Rosé, acaba de volver de París. Rosé te presento a Junsoo y Yangmi Jeon —me señaló con su mano—, y este chico tan guapo es su hijo Jungkook —Le estrechó las manos a mis padres y a mí me dio̒ un suave beso en la mejilla. Sentí mi cara ponerse caliente, mis manos comenzaron a sudar y mis pantalones empezaron a sentirse apretados. Siempre me ponían nervioso las chicas lindas porque no sabía cómo actuar frente a ellas.

—Un placer, ¿cómo lo estás haciendo con el jet lag? —le preguntó mi madre después de que todos la saludamos.

—Bien, ya estoy acostumbrada porque viajo mucho por mi trabajo —dijo suavemente.

Era muy amable y educada conversando con mi madre. Al darse cuenta que tenía mi atención puesta en ella me miró y sonrió, mi cara se puso más roja si eso era posible. En ese momento un sirviente nos hizo pasar al gran comedor, con la araña más grande que había visto, para cenar.

Rosé se sentó a mi lado en la mesa, muy cerca de hecho. Durante la misma nuestros padres estaban metidos en una acalorada charla de negocios y nuestras madres hablaban emocionadas de moda y le preguntaban a Rosé de su viaje. Ella era modelo y estuvo trabajando en París para la semana de la moda.
Yo no participaba en la conversación porque tenía poca experiencia hablando con chicas y mucho menos de ese tipo de tema. Además, estar tan cerca de ella me estaba poniendo inquieto, en realidad, no quería decir algo que me dejara en ridículo. Ella estaba tan cerca que podía sentir su muslo rozar el mío, su calor corporal, su aroma a vainilla y flores. Cada vez que se reía de algo que decía su madre colocaba su mano en mi muslo, como dando un golpecito, me estaba calentando… y rápido.
Mientras degustaba el sushi, casi me ahogo cuando sentí su mano deslizarse por mi pierna. Miré a Rosé, ella seguía conversando y riendo con mi madre mientras su mano se movía lentamente más arriba por el interior de mi muslo hasta detenerse en mi entrepierna ¿pero qué estaba haciendo?
No podía creer que su mano estaba en mi polla, luego le dio un apretón y empezó a frotarla, ¿qué debía hacer?, me quedé congelado en el lugar con los ojos bien abiertos por la sorpresa mientras ella continuaba explorando.
Oh por Dios, se sentía tan bien, era la primera vez que una mano que no era la mía me estaba tocando, abrí un poco más mis piernas para darle más acceso, pero aun así mis pantalones estaban muy apretados. Ella parecía leerme la mente porque despacio comenzó a abrir mi bragueta, sacó mi miembro de su confinamiento y lentamente lo volvió a frotar arriba y abajo, arriba y abajo… era una tortura y muy placentero a la vez sobre todo cuando apretaba la punta. Podía sentir el presemen empezar a salir de mi miembro, con cada movimiento de su mano, ella lo esparcía por toda la longitud para facilitar el deslizamiento. Mordí fuerte mi labio inferior para que ningún sonido escapara de mi boca.
Que morbosa era esta situación, masturbarme en la cena con nuestros padres presentes, ¿y si se daban cuenta? Me estaba conteniendo de no gemir, ella era muy discreta en sus movimientos con su mano, además el mantel de la mesa nos cubría. Ya no aguataba más, estaba empezando a sudar, coloqué los codos en la mesa y pasé mis manos por mi cara. Su mano se empezó a mover más rápido presionando fuerte hasta que ya no aguanté más y me corrí gimiendo.
Todos me estaban mirando cuando abrí los ojos.
—¿Estás bien, Jungkook? —me preguntó mi madre preocupada.
—Sí, claro —aclaré mi garganta—. Esta comida es deliciosa —mi voz sonaba un poco grave, mi cara estaba sudada y caliente. Pareció que se conformó con mi respuesta porque pronto siguió conversando con los demás.
Miré a nuevamente a Rosé, tenía una sonrisita picara en sus carnosos labios. Que osada por haber hecho eso, y yo que pensé que esta cena seria aburrida. Me sentía un poco mortificado, aunque más relajado, mientras acomodaba disimuladamente mis pantalones. Todavía no podía creer lo que hicimos, lo que ella me hizo.
Después del postre nuestros padres se fueron al despacho a hablar de negocios. Mi padre quería que los acompañase, como siempre hacia, ya que desde pequeño él me estaba preparando para hacerme cargo del negocio familiar, pero MinHo me trató como si fuera un niño y me despachó.
—¿En serio quieres que vaya este niño a arreglar negocios de hombres, Junsoo?—me miraba con soberbia, como si fuera un insecto.
Pude ver la indecisión en el rostro de mi padre, me miró y luego su mirada se detuvo en Rosé, que seguía sentada a mi lado, pero al final, negó con la cabeza y se fueron. Claro que para él era importante cerrar este negocio por el bien de la empresa, y si mi presencia afectaba el trato era mejor prescindir de mí, entendía eso, pero aun así, no pude evitar sentirme un poco avergonzado por su desdén y más aún con Rosé de espectadora.
Ji Sun invitó a mi madre a ver las orquídeas en su invernadero, diciendo:
—Aprovechen para conocerse chicos.
Era difícil imaginar a las dos mujeres vestidas tan elegantemente en medio de la maleza, aunque pensándolo bien, que raro que sus padres me dejaran solo con su hija, si prácticamente era un descocido…
La risa de Rosé me sacó de mis pensamientos.
—¿Eso fue divertido no crees? —me miró directamente, sus ojos almendrados parecían más azules de cerca, me costaba mantenerle la mirada, me sentía un poco tímido.
—¿Por qué hiciste eso?
—No pude resistirme, no es mi culpa que seas tan guapo y estés más caliente que el infierno —dijo haciendo un puchero.
—¿Y si nos hubieran pillado? —dije susurrando por si alguien nos escuchaba.
—¿Qué? ¿No te gustó? —dijo sonriendo.
—Sí, no, no es eso, es que… nuestros padres… tu… —genial ahora sonaba como un idiota.
—Sólo estaba tratando de ser una chica buena ayudándote con el bulto en tus pantalones, el cual vi al bajar por las escaleras. Por cierto, parecías un poco incómodo ahí abajo —apretó sus labios pero no resistió y soltó una carcajada. Su risa era contagiosa y me encontré a mí mismo sonriendo.
—Lo siento. Ese parece ser mi estado últimamente — ¿En serio dije eso?
—No tienes novia ¿cierto?

Sólo negué con la cabeza. Se inclinó́ hacia a mí, mis ojos se fueron directos hacia sus pechos que estaban cada vez más cerca, empezó a hacer más calor de repente. Colocó una mano en mi pecho y comenzó a frotarlo lentamente, podía sentir su suave fragancia a vainilla.
—Entonces lo que pasó hace un momento realmente debe haberte gustado —me susurró al oído mientras sus labios rozaban mi oreja—. Ese gemido del final me puso caliente, todavía puedo sentirte duro y grueso en mi mano. Mmmh…me encantaría saborearte —succionó el lóbulo de mi oreja gimiendo como si le gustara el sabor. Se alejó un poco clavando su mirada en mis labios—. Podríamos repetirlo… a solas. Yo tampoco tengo novio ahora. Pareces ser un chico interesante, te gustaría que fuésemos amigos… con beneficios? —preguntó seriamente.
—¿Amigos con beneficios? —realmente me sorprendió que me pidiera eso, más aún porque nunca salí con una chica.
—Sí. Una relación sin compromisos, solo dos solteros pasando un buen rato juntos. ¿Qué dices? —su mano continuaba acariciando mi pecho mientras ella acortaba la distancia de nuestros labios.
No podía pensar en nada porque toda la sangre de mi cerebro se fue a mi polla, que estaba dura de nuevo. Tenía la boca seca, me aclaré la garganta, comencé a acercarme para probar sus rojos labios, pero Rosé sonrió y se levantó de su asiento.
—Realmente me gustaría que nos conozcamos mejor Jungkook, pero debo retirarme ahora, mañana temprano tengo una sesión de fotos para una revista en la capital. Pero el ultimo día hacemos una fiesta en el hotel donde me hospedaré, si quieres puedes venir, trae a un amigo si no quieres ir solo —me dió la dirección, solo asentí con la cabeza como si mi capacidad de hablar no existiera.
Volvió́ a inclinarse hacia mi acercando su rostro al mío, pensé que finalmente me besaría, pero pasó su lengua hacia arriba por mi mejilla y sonrió dulcemente. Comenzó a marcharse pero se volvió clavando sus ojos en mí.
—Y Jungkook… te estaré esperando —se alejó meneando sus caderas dándome una hermosa vista de su trasero.
Me quedé sentado allí un largo rato, tratando de asimilar que demonios acababa de pasar.
17 Février 2021 05:20:20 1 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
5
Lire le chapitre suivant ¢αρíтυℓσ ιι

Commentez quelque chose

Publier!
𝙏𝙃𝙀 𝙎𝙀𝙀𝙎𝘼𝙒 𝙏𝙃𝙀 𝙎𝙀𝙀𝙎𝘼𝙒
Esperando paciente a qué Tae aparezca y mande todo al carajo, juju.
February 18, 2021, 14:52
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 1 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!