shiindechan Shinde Chan

Taehyung se despierta con su amigo Jungkook frotándose obscenamente contra él... un encuentro que probará su amistad y revelara unos cuantos...secretos. Esta historia esta desarrollada en el universo omegaverse. Historia completamente original, prohibidas copias y adaptaciones. Esta historia se encuentra disponible también en mi perfil de Wattpad @Shindechan


Fanfiction Groupes/Chanteurs Tout public.

#drama #boyslove #btsfanfic #alfa #omega #taekook
245
9.6mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Se

Los quejiditos y balbuceos a su costado lo hicieron despertarse, en la medida que su cuerpo entraba en conciencia, su pierna le gritaba que había un bulto de considerable rigidez frotándose frenéticamente contra sí, los brazos que le estrangulaban el pecho y la cintura definitivamente no eran los suyos.


Tampoco esa nariz que se frotaba suavemente, pero con insistencia en su cuello, parpadeo varias veces en medio de la desorientadora obscuridad, ese techo no era el de su habitación, un momento de desorientación y recordó ¡estaba en casa de su amigo Jeon Jungkook!


Su cuerpo se colocó rígido como una tabla al notar la forma tan ¿obscena? Con la que el menor de los dos se estaba restregando contra su cuerpo, los vellos de la nuca se le erizaron al escuchar y sentir los suaves jadeos que soltaba Jungkook por su boquita.


Entro en muerte cerebral cuando sintió una lamida lenta y larga en su cuello.

—Kook... ¿qué estás haciendo? —


—Mhn...hueles muy rico...mhn me gusta — otra lamida que se llevó parte del alma de Taehyung.


El mayor trató de incorporarse, pero Kook se aferró con más fuerza a su cuerpo —mhn... no, no — se quejó Jungkook dejando unos suaves besitos en el cuello de Taehyung.


—Kook... por favor — Taehyung se quería morir. A duras penas se aferraba a su cordura, para no dejarse llevar por sus más primitivos impulsos libidinosos, y es que no era para menos, estaba siendo seducido/acosado por el omega más hermoso del campus Jeon Jungkook alias "soy la cosa más perfecta que hayas visto"


Los omegas machos no eran algo tan común ni tan atractivo como Jungkook lo era, imponente, bello, inteligente, la perfección con piernas y ¡que piernas tan hermosas! Los omegas se caracterizaban por los rasgos delicados en su cuerpo y la belleza de Jungkook era delicada y fuerte al mismo tiempo, era una belleza exótica, todo un bomboncito frutal que tenía a más de uno enloquecido en el campus.


Y su boca se hizo agua, Taehyung tuvo que esforzarse en tragar la saliva para que no saliera por las comisuras de su boca cuando Jungkook libero todo ese aroma frutal característico de su omega en cantidades industriales. Kook olía a frutos rojos, a pasión, a vida a cosas lindas y bonitas que todos querían tener, entre ellos Taehyung.


Taehyung fue consciente de que era posible morir varias veces cuando sintió como la mano de Jungkook se coló por debajo de su camiseta y acarició su abdomen, estaba en un estado cercano al nirvana cuando sintió como jugueteaba con el elástico de sus pantalones.


—¡No! — Taehyung se incorporó rápidamente de la cama.


—Po que no?...hyung... — La voz de Kook se escuchaba tan aterciopelada y sedosa que Taehyung sintió como le acariciaba el alma, el omega se levantó y más como una pantera que como un cervatillo se aproximó nuevamente a Taehyung y se colocó sobre su regazo, flanqueando con ambas piernas la cintura de Taehyung.


—¡Basta de hacer esos pucheros! ¡Ko— el nombre de su amigo se le atascó en la garganta cuando lo sintió moverse de forma sugestiva sobre su entrepierna y volverle a lamer el cuello.


Que lo perdonara la vida, que lo perdonara el mundo pero Taehyung no se resistió y acarició la masa magra y blanquecina de esos perfectos muslos que estaban a su disposición, el jadeo sexualmente sugestivo que soltó Jungkook ante el acto le paro hasta la punta los pelos.


—A tu amigito de ahí abajo le gusta... — soltó Jungkook entre risitas, mientras frotaba su erección contra la de Taehyung, en un balanceo suave pero contundente.


­ —¿Estas en celo Kook? —


—Si, ujum... eso creo — balbuceo desde el cuello de Taehyung que volvía a lamer con devoción.


—¿por qué no me avisaste? No me hubiera quedado en tu casa —


—Estabas un poco deprimido hyung... no quería dejarte solito —


Hasta ahí había llegado la exitación de Taehyung... se sentía entre patético y avergonzado por su ejecución en la pista de patinaje esa tarde, no pensó que fuera una actividad que requiriera tales niveles de destreza.


Recapitulemos, era amigo de Jungkook hace ya un año y medio desde que se encontraron en la electiva de danzas de su universidad, y como a cada alfa, beta e inclusive había rumores de omegas, Jungkook le pareció la cosa más bonita que hubiera visto en la vida y ¿qué paso?


Obvio, cayó rendidito a sus pies.


Se hicieron muy cercanos y la carta que Taehyung tenía bajo la manga y que le permitió seguir al lado del muchachito es que este creía que era beta, si... Jungkook no sabía que Tae era alfa que consumía supresores de olor en cantidades alarmantes y el mismo Taehyung estaba muy bien con eso.


A ver... ¿qué clase de alfa parecía becerro recién nacido sobre unos patines? ¡Jungkook tuvo que cuidarlo todo el maldito rato! Se fue de culo una vez, casi dos veces y Jungkook parecía una madre detrás de su atolondrado cachorro que no podía hacer ni un movimiento con gracia sobre la pista.


A lo anterior sumémosle que de alguna forma Taehyung se había animado a invitar a Jungkook quizá, quizá un beta le interesaría, pero... su dignidad y su culo seguían en esa pista de patinaje.


¡mil veces maldita sea!


Y para ponerle la guinda al pastel se encontraron con el omega Jimin que parecía patinador profesional y también fue testigo de todo el cuidado que Jungkook le brindó y él también lo ayudó cuando se supone que los alfas eran los que cuidaban a los omegas y todo eso, pero Taehyung no podía porque él...


Él era un alfa de mentiritas que no podía patinar sin que el chico que le gusta lo estuviera cuidando como si fuera un cachorro.


Miserable


Patético y miserable


—Mhn... ¿no te parezco bonito hyung? — Jungkook había sentido el cambio en el aroma de Taehyung debido a su penoso recuerdo de esa tarde, tenía notas de tristeza y desesperanza, se concentró en eso, en lugar de lo curioso de presencia de aroma en su hyung, sus sentidos algo atolondrados por la presencia del celo en su cuerpo.


Taehyung observó esos ojos imposiblemente redondos, grandes, brillantes y perfectos ­ —Kook eres precioso... pero vas a lamentar esto cuando estés en tus cinco sentidos — hizo el intento de levantar el cuerpo del omega de su regazo pero este se sujetó al él enredando sus esbeltas piernas alrededor de la cintura de Taehyung.


—Se arrepentirá tu madre —


—¡Kook! ¡esa boquita! —


—Corrige esta boquita sucia — Jungkook dejó una suave lamida sobre los labios de su hyung y Tae... él murió por tercera vez.


Y por una cuarta también cuando Jungkook se acercó nuevamente a besarlo con desbordada pasión. Besaba suavecito y apasionado, dulce, perfecto ah Tae esta embobado, sus salivas se entremezclaban al igual que sus aromas, que se dispersaban al igual que sus emociones burbujeantes y efervescentes en sus cuerpos.


Jungkook se separó de un chasquido llevando ligeramente su cabeza hacia atrás dejando un hilo de saliva entre ellos, la tonalidad de sus mejillas le hacía justicia a su delicioso aroma a frutos rojos, Taehyung fantaseo con mordele una de sus mejillitas.


—Hyung... ¿eres alfa? —


Y ahí estaba la quinta vez que Taehyung murió en esa noche, un rayo de realidad y pánico le atravesó la espalda, Kook estaba mirándolo de forma muy intensa a los ojos, a la vez que el menor trataba de concentrarse, para pensar bien y tratar de mantener una conversación lo más cuerda posible con el celo inundándole el sistema.


Que le iba a decir....


Taehyung comenzó a temblar... no había nada más para decirle, si no que le había estado mintiendo durante un año y medio, se tensó todavía más al ver y sentir como Jungkook iba a buscar el aroma directo de su cuello, por más que lo intentó no pudo apartarlo, otra característica de Kook es que era fuerte... bastante fuerte.


Miles de hormigas de pánico subieron por su espalda cuando escuchó a su amigo aspirar directo de su cuello, una, dos, tres veces.


—Hueles a... —


No lo digas por favor, no lo digas, no lo digas... Taehyung lo pensó tanto que creyó haberlo gritado, pero sus labios no se habían movido una sola vez.

Jungkook continuó hablando.


—Hueles a... no sé a qué hueles hyung... — Jungkook volvió a aspirar sobre el cuello de Taehyung que estaba temblando en ansiedad.


—¿eres omega? —


Y una roca, grande, maciza, demoledora y psicológica partió en dos la cabeza de Taehyung, su lobo ofendido, con las orejas bajas y el rabito entre las piernas dejo de mirar con recelo unos patines imaginarios que le recordaban la peor de sus vergüenzas y se reemplazó con esas palabras... ¿eres omega?


¿eres omega? Omega, omega, omega...


Jungkook casi que escucha al lobo de Taehyung lloriquear, su dueño se sorprendió, hace rato lo creía muerto.


Jungkook volvió a llevar su nariz al cuello de Taehyung.


­ —¡Basta Kook! — pidió casi al borde del llanto. Porque si, su lobito también lloraba como un cachorro, Taehyung podía jurar que si le abría la boca todavía le olía a leche


🐺🐺🐺🐺🐺🐺

1 Février 2021 14:55:04 2 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
90
Lire le chapitre suivant Cre

Commentez quelque chose

Publier!
Haruhi Minsung Haruhi Minsung
Me encanta, todo tiernito Tae.
December 21, 2022, 23:25
Carbonara_78 Carbonara_78
Vaya, esta no la tienes en Wattpad!!
October 23, 2022, 18:25
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 2 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!