andrea-curent Andrea Curent

Hola soy Elizabeth, mi vida es perfecta, nunca me ha faltado nada vivo en la esfera más privilegiada de Europa, pero eso no es todo para mí, en mundo todo es falso, frívolo y lleno de apariencias pero todo esto va a cambiar el día en que pierda mi preciado diario; diario donde cuento mis más oscuros y atrevidos pensamientos a veces también los secretos de los demás.



Drame Tout public. © Todos los derechos reservados

#pasado #dinastia #millonarios #Loshijosde #drama
2
291 VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les samedis
temps de lecture
AA Partager

El descuido.

18- 09- 29

Querido diario el viernes que viene tengo uno de esos aburridos cotillones donde me ofrecerán como ganado para ver si a un buen comprador le intereso; mientras escucho a ancianos altaneros contar historias de como su generación es, fue y será la mejor, mientras veo la cara de los aburridos asistentes en especial la de los chicos de mi edad pero todos fingimos interés por ese eterno pretexto que enaltece el ego de esos viejos, pero por si no sabes a que pretexto me refiero es a ese de “Hay que ser educados” como si ser educado abriera una pauta para ser grosero con otras personas y fingir una sonrisa en vez de decir anciano elitista, como si usted solo construyo el imperio del que tanto presume, sin ayuda de ningún empleado escalones debajo del de usted; pero si llego a negarme ya sabes que mi padre se alterara y me dará un discurso de la importancia de estos eventos y como fortalece a la unión familiar pero lo que realmente quiere decir es “No quiero que se den cuenta de nuestros problemas familiares eso no demuestra educación y modales”

Cerré mi diario pues me distrajo un texto de mi hermano, en el cual me decía que mi padre nos estaba esperando para comer en casa y conociendo a papá era mejor no hacerlo esperar a sí que me dispuse a tomar mi mochila y salir de ahí sin darme cuenta de que se me estaba olvidando algo.

Llegando a casa note que Leo me estaba esperando en su auto y antes de poder entrar al auto o tan siquiera decir algo él me abordo – Hermanita perdón por hacerte salir tan rápido de la facultad pero tengo una idea; ya sabes que casi es nuestro cumpleaños 24 y es muy especial porque me voy de intercambio así que quiero hacer una gran fiesta con todo nuestros amigos y familia – subí al auto – Leonardo ¿Qué tiene eso de distinto a otros años? – exclame pero al ver la expresión en su cara me dio a entender que si sería algo distinto – Eli, hermanita ya me canse de tener dos fiestas de cumpleaños esta sería la fiesta número 17 que tenemos que celebrar con mamá y mi papá por separado y es por eso que quiero que mamá este aquí con nosotros para celebrar sin importar lo que diga Laura, es nuestra madre y nuestra fiesta no tiene derecho a decir algo – O sea todo muy guay pero sabes que mi papá le dará la razón a Laura y mi mamá pondrá mil pretextos para no venir, sabes que nuestros padres no se pueden ver ni en pintura – sentí como si la sonrisa en su cara se estuviera burlando de mi – Eli eso dicen pero cada vez que volvemos a casa lo primero que hace mi papá al vernos es decir “ Y Jazmín ¿Cómo está? No es que me importe lo pregunto por educación” y mi mamá al recogernos en el aeropuerto siempre dice “Y su papá ¿Cómo está?” ¿Crees que eso es no tenerse interés? A demás si le dices a mi papá, él no te dirá que no, jamás le dirá que no a su princesa hermosa y yo le diré a mamá ella jamás le dice que no a su Leo bebé – Nuestra charla fue interrumpida por nuestro odioso hermano menor - ¿Qué quieres Antua?- decimos en coro – Que humor tienen hoy, dicen mis papás que los están esperando para comer ¿Qué tanto cuchichean?- Leo respingo de inmediato - ¿Qué te importa enano? Ya vamos- salimos del auto y entramos a casa con Antua, sentí que pasaba algo o tal vez papá había tenido un mal día, Laura interrumpió mis pensamientos – Sara, Leo lávense las manos se les hace tarde y Sara tiene que regresar al conservatorio y Leo tú también tienes clases- sin decir nada como niños pequeños obedecimos a las órdenes de Laura.

Cuando regresamos para variar, cada quien estaba en la pantalla de su móvil – Papi te quería decir algo – mi papá volteo a verme mientras se acomodaba las gafas – mande princesa – Pues Leo y yo tenemos una idea de lo que queremos para nuestro cumpleaños, nos gustaría una gran fiesta con toda la familia y los amigos pero…- guarde silencio unos segundos hasta que escuche algo de la boca de Laura - ¿Pero qué? – al escucharla solo rodé los ojos – Pues quiero, más bien queremos, que venga mamá, solo por esta vez; papá es nuestro cumpleaños 24- mmm… no se princesa, dudo realmente que ella quiera venir pero no depende de mí, sino de ella- a lo lejos se podía escuchar la respiración alterada de Laura. Desde que se casó con papá intento borrar todo recuerdo de mi madre a como diera lugar, todas las fotos de ella o con ella, las metió al ático o están en nuestros cuartos incluso una pintura que hizo Leo y mi papá, así que era más que obvio que ella se sentía amenazada por mamá, a un que ella vive del otro lado de mundo; después de que respiro como un toro enojado dijo – No, no, mejor vamos de viaje ustedes siempre dicen que desde que murió el bisabuelo Eleazar jamás vamos a Cuba, es mucho mejor un pequeño viaje familiar- lo dijo sonriendo de manera nerviosa – Lo siento Laura sabes que te aprecio pero este es un cumpleaños muy importante Leo se va de intercambio por un año a si aprovechamos y lo despedimos – Leo, Antua y mi padre solo se miraban manteniéndose al margen sabían que era mejor no intervenir, en esta guerra no habría una ganadora – Sarita es por eso que necesitamos algo más íntimo, algo más en familia – No me digas Sarita a si solo me puede decir mi abuela, soy Eli o Elizabeth – Leo se levantó de prisa – Eli o Elizabeth se nos hace tarde, ya vámonos – muy cierto hijo, nos vamos amor, anda Antua es tarde – todos nos levantamos de la mesa dejando a Laura con su coraje.

Aunque eso fue realmente satisfactorio sin embargo no tuve una respuesta de parte de mi padre así que al salir de casa y subir a su auto quise volver a retomar el tema – Papá, ¿Entonces qué dices de la idea de invitar a mamá este año? – Me miro por el retrovisor un segundo antes de responder – ya te dije hija que no depende mí, tu madre siempre tiene muchos compromisos pero intenta invitarla – Gracias, gracias, papá – podía ver una pequeña sonrisa en su rostro, cual a veces era raro en mi padre. Al llegar al conservatorio cada uno se dirigió a sus deberes así que yo fui a mi locker, tome mi ropa y mis zapatillas de ballet, me dirigí hacia el baño pero al entrar ahí choque con “Tía Lu” y en ese momento era justo lo que necesitaba otra Da ‘Silveira y esta era peor que su hermana Laura – Eli que bueno que al fin estas a tiempo para el calentamiento – quería contestar algo pero hay algo en mi genética que me obligo a ser amable y solo sonreí; fui a un cubículo a cambiarme mientras escuchaba como Lucia tarareaba una cursi canción.

Salí sin hacerle mayor caso y me dirigí a mi salón; odio que se crea una bailarina, tal vez sea buena actriz pero bailarina para nada, lo peor de todo es que Laura le permite sustituirla mientras ella sabrá dios que hace. Sinceramente hice todo en automático, cuando me di cuenta ya estaba en el auto de mi padre directamente a casa, mis hermanos estaban metidos en su móvil y yo deseaba escribir todo mi día en mi diario, tenía tantas cosas en la cabeza que no pude verlo en todo el día.

En cuanto llegamos fui directamente a mi cuarto, cerré mi puerta con llave y me lance a mi cama, tome mi mochila pero mi diario no estaba, vacié el contenido de mi mochila pero no había nada; lo busque por todo mi cuarto – Joder ¿Dónde está? – Puse todo mi cuarto de cabeza mientras gritaba pero mi desesperación se cortó pues llamaron a mi puerta – Sara Elizabeth Curent Castello ¿Podrías bajarle un poco a tu escandalo? O vas a despertar a medio Baxia - quería gritarle pero eso sería peor – Si papá lo siento ya le bajo –me rendí al no poder encontrarlo así que decidí tomar mi móvil para escuchar algo de música y repasar mi día y saber dónde está mi diario, el sueño termino ganándome. A un que en otra habitación se libraba una batalla.

-Antua no dejaras que tus hijos hagan lo que quieran ¿Verdad? – Laura, amor solo será un día tal vez dos y además desde que Jazmín es jefa de cirugía en su hospital está muy ocupada dudo mucho que venga si acaso vendría Lisa ella no defraudaría a sus primos, pero bueno pasa de media noche, buenas noches amor – le dio un beso para dar por concluida la discusión, pero Leo alcanzo a escuchar toda la conversación por lo que decidió llamar a mamá era de mañana para ella, momento perfecto para contactarla; se arregló el cabello y tomo su portátil para un video chat, unos segundos después al ver la pantalla pudo ver a su madre muy apresurada como siempre y en el hospital como era de costumbre – Hola hijo ¿Qué milagro? ¿Qué hora es por allá? – Hola mamá, es más de media noche pero igual no tengo sueño y tenía que decirte algo importante – sonríe – Entiendo Leo pero apresúrate ya casi termina mi turno, pero uno nunca sabe – Eh si, si, bueno como ya sabes ya casi es el cumpleaños de Eli bueno también el mío así que como después de eso me voy a Alemania me gustaría una fiesta grande con la familia pero también te queremos aquí en la Baxia – Ay hijo mira no se tengo mucho trabajo y Fabricio también, no solo es eso sabes que en casa de tu padre no soy bien recibida – Mamá por favor, solo es una vez, unos cuantos días y no vienes a verlo a él sino más bien a nosotros, tus hijos – Tienes razón pero ya te dije hijo que no solo depende de mí – la llamada fue interrumpida por el alto parlante que llamaba a Jazmín al quirófano – me tengo que ir hijo nos vemos, después te aviso – aggg mejor me voy a dormir – cierro la portátil molesto y la dejo en el escritorio para dirigirse a su cama y cerrar los ojos.

Al día siguiente, mi despertador interrumpió mi placido sueño, busque mi móvil para apagar la alarma, al sosegar el sonido me senté al filo de mi cama mientras a lo lejos se podía escuchar a mi papá y a Leo hacer ejerció; eso comenzó a despertarme y todo fue paz hasta en mi mente volvió el pensamiento de que no encontraba mi diario, por lo que me apresure a ducharme y arreglarme para subir al ático a buscar mi diario en mi escondite secreto, a veces soy tan distraída que pude haberlo dejado ahí y no recordarlo ya había pasado varias veces. Subí al ático, moví unas cuantas cajas polvorientas levante una tabla de madera del piso, que descubrí que estaba suelta cuando tenía unos 8 años, guardo en ese hueco algunas cosas cursis como una foto de mis padres y una de la familia, cartas de mi bisabuelo, una peineta de mi bisabuela y a veces mi diario pero no estaba, tenía que preguntarle a Leo; deje las cosas en su lugar tal y como estaban, baje apresurada del ático y al hacer eso choque con él – A ti te estaba buscando ven – lo jale pero al ver lo sudado que estaba me arrepentí de jalarlo - ¿Qué quieres? – Es que perdí mi diario - Leo me miro unos segundos - ¿Y luego Elizabeth? Se me está haciendo tarde, búscalo bien por ahí debe de estar, además que tanto puede pasar si se pierde – Si, si, es muy importante si se pierde, ya sabes que la gente cree que soy confiable me cuentan sus cosas y me siento mal de no contárselas a alguien más a sí que las escribo en ese diario sin contar que también tiene cosas personales – mira hermana, dos consejos número uno cambia de carrera, se nota que eso de la psicología es lo tuyo y numero dos relájate por dios ni que se colapsara el mundo por un simple diario, pero si te hace sentir más tranquila lo buscare en mi auto ¿Si? Ahora déjame por favor a un tengo que bañarme – solo me hice a un lado; estaba preocupada pero no podía parar mis actividades solo por eso; entre a mi cuarto tome mi mochila y baje al comedor.

-Hola papi, hola Laura y hola enano – no le digas a si a tu hermano Eli – Aja lo que tú digas Laura – tome un croissant y me dirigía hacia la salida cuando escuche – ¿No se te olvida algo jovencita? – Escuche el tintineo de unas llaves lo que me hizo voltear a ver a mi padre y regresar – Lo siento papi pero pude haberme ido en autobús no tenías por qué presionar al mecánico de esa manera – Nada de eso Eli ten y ya no le digas enano a tu hermano por favor – tome las llaves y le di un beso en la mejilla y antes de salir escuche a Leo – Hola a todos y oye papá ya hable con mamá dijo que si vendría – quería quedarme a ver que más decían pero de verdad se me había hecho tarde a sí que salí – A qué bueno hijo – Antua interrumpió su charla para defender su enorme ego – Oye papá puedo defenderme solo – Eso no significa que te tengan que tratar de esa manera – después de ese comentario se libró un silencio sepulcral dando por terminado el desayuno; después de eso cada quien se fue a hacer sus cosas.

Mientras tanto cuando llegue al conservatorio me estacione donde siempre y fui a mi salón; me senté donde acostumbro, saque mis cosas – Buenos días jóvenes antes que otra cosa les quería anunciar que se integra un nuevo alumno en la clase, señor Del Moran bienvenido al Conservatorio Curent Falivene de León – él se levantó y su actitud, su olor, presencia, me hizo voltear a verlo, no solo a mí si no a las demás también.

6 Février 2021 00:00:22 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
Lire le chapitre suivant Las Cosas del Amor.

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 5 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!