athanatos Αθά νατος

Dos mitades diferentes. Dos mitades semejantes. Las dos mitades nacieron separadas. Si las dos mitades se unieran, sería cometido un gran pecado, ¿o tal vez no?


Romance Romance jeune adulte Interdit aux moins de 21 ans.

#happiness #forbidden-love #tragedy #romance #amor-prohibido #drama #humor #felicidad #tragedia
1
1.0mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Prólogo

Notas de autor: No pretendo incitar a alguien a hacer algo malo. Si alguien lee, debe hacerlo bajo su propio riesgo. Nadie que tenga menos de 21 años deberá seguir leyendo.

Prólogo

Algunas buenas historias comienzan desde el nacimiento. Otras lo hacen desde la niñez. Esta no empieza con un nacimiento, pero sí necesita de este para existir. La historia que voy a contar es muy tormentosa, pero también muy interesante. La tristeza y la felicidad se mezclan y los deseos ocultos abundan. Comenzaré a narrar lo sucedido, ya que esta parte será contada por mí. Lectores míos, abran bien sus ojos y no aparten su vista de las páginas. Esta es la historia de dos hermanos, dos hermanos unidos por un fuerte lazo.

Adam Joshua White nació en Nueva York el día 25 del mes de agosto del año 1995 y, diez minutos antes, había nacido su hermana gemela, Eve Daisy White. La vida de Adam e Eve comenzó siendo una vida llena de felicidad y de alegría. Las preocupaciones no estuvieron presentes durante su infancia y todo lo que pudieron hacer juntos lo hicieron juntos. Adam e Eve se volvieron dos hermanos muy unidos. Ambos eran ligeramente diferentes, pero eso no impidió que su vínculo se volviera cada vez más fuerte. A la edad de 12 años, Adam e Eve, quienes eran gemelos idénticos, tenían una buena vida, pero no todo podía ser perfecto. Un día, en la escuela primaria, una estudiante que sacaba notas más bajas que las de los gemelos decidió darle una paliza a Eve junto a las otras dos integrantes de su grupo. Aquel día, el miedo invadió el corazón de los gemelos, pero Adam, lleno de valor, fue el primero en oponer resistencia y el primero en terminar lastimado. Su hermana fue la siguiente. Las abusonas se fueron con una expresión triunfal y con la risa como compañera. La preadolescente de 12 años tenía miedo de hablar, pero su hermano decidió hacerlo y le dijo a ella que debían ir a contarle todo a la directora. Ella dijo que, si lo hacían, volverían a ser atacados. Si las abusonas se habían ensañado especialmente con Eve, iban a ensañarse con los dos juntos si iban y contaban todo. Adam le dijo que, mediante el miedo, los abusones mantenían a sus víctimas sometidas y que, si no hablaban, las otras preadolescentes iban a ver que podían hacerles daño cuando quisieran a ellos. Eve, arrepentida de haberse dejado dominar por el miedo, lo cual había causado que el primero en ser dañado hubiera sido su hermano, decidió en aquel instante que jamás iba a permitir que el miedo la paralizara nuevamente. Acto seguido, le dijo a Adam que era hora de ir a contárselo todo a la directora y este asintió sonriente. Los gemelos fueron al despacho de la directora y le contaron todo. Las preadolescentes abusonas fueron castigadas por sus respectivos padres y los gemelos White tuvieron un día tranquilo en su casa. Dos días después, las abusonas volvieron para vengarse y se ensañaron con Eve y con Adam por igual. Ambos quedaron sumamente lastimados. La situación quedó clara después de contarle todo a la directora de la escuela. La señora Emily, una mujer de 35 años de edad, se ocupó de expulsar durante un mes a las abusonas para evitar que estas causaran más daño a los gemelos White y a cualquier persona dentro de la escuela. Aquel día, Adam les pidió a sus padres que lo entrenaran en el arte del combate cuerpo a cuerpo y que le enseñaran estrategia para combatir, así podría defender a su hermana. Sus padres aceptaron enseguida y su hermana aceptó su idea, ya que confiaba en que él había tenido una buena idea. Eve pensó a los pocos segundos que, si su hermano no era capaz de protegerla, ella tendría que protegerse a sí misma. También pensó que, si podía proteger a su hermano de esa manera, lo mejor sería hacerse tan poderosa como para poder lograrlo. Adam le preguntó si estaba segura de su decisión, ya que ella solía tomar muchas decisiones de forma espontánea y ya se había arrepentido de algunas de ellas antes. Él, en cambio, jamás tomaba una decisión sin reflexionar mucho primero. Eve le aseguró que estaba realmente segura y él sonrió y aceptó su decisión, ya que, si él podía volverse más poderoso, ella lo podía hacer también. Fue así como Adam e Eve comenzaron a ser entrenados por sus padres cada día tras comer, hacer las tareas, estudiar y atender otros asuntos. Fue pasando el tiempo y Adam resultó ser el más poderoso de los dos hermanos, ya que era mucho más inteligente que su hermana gemela y mucho más fuerte físicamente que ella. Él era un estratega mucho más habilidoso y su resistencia física era mucho mayor que la resistencia física de su hermana. Eve no se sentía acomplejada, sino que seguía esforzándose, pero nunca lograba alcanzar a Adam, quien se había prometido a sí mismo poco después de comenzar a entrenar que iba a dar su vida si era necesario para proteger a su hermana. Ella se había prometido lo mismo a sí misma. Eve sabía perfectamente que su hermano no era invencible, ya que era una persona normal y, como tal, podía sangrar y enfermarse. No era perfecto, pero, para ella, era la mejor persona del universo y la más perfecta que existía. Adam consideraba que su hermana era perfecta tal y como era y estaba dispuesto a hacer lo que fuera necesario por ella. Por eso decidió aprender a usar las mentiras, las medias verdades, el engaño y la manipulación para proteger a Eve, y fue así como comenzó a aprender a usar todo eso. Adam llegó a ser un experto en el arte de la manipulación, en el arte del engaño, en el arte de la mentira y en el arte de usar medias verdades a los 15 años de edad. Como tanto él como su hermana detestaban la violencia, habían hecho que su estilo fuera predominantemente defensivo, aunque fueran capaces de volverlo ofensivo en el caso de que fuera necesario. Los gemelos White estaban al mismo nivel en lo referente a la habilidad para combatir cuerpo a cuerpo con el estilo occidental. Ambos jamás habían tenido que usar la violencia en la escuela. Eve había sido protegida por Adam continuamente, quien, en varias ocasiones, había derrotado verbalmente a quienes habían venido con malas intenciones, haciendo así gala de su gran inteligencia y de su gran astucia. En otras ocasiones, Adam había tenido que detener y esquivar golpes y habían sido sus adversarios quienes habían terminado lastimados debido a su propia estupidez. Nada más cumplir 16 años de edad, la relación de Adam e Eve se comenzó a volver distinta. Ambos comenzaron a sentirse diferentes cuando estaban juntos, lo cual hacían casi siempre, ya que todo lo que podían hacer juntos lo hacían juntos. Dos meses después de haber cumplido 16 años, sus padres se convirtieron al cristianismo tras visitar una iglesia evangélica y comenzaron a leer la Biblia. Ellos comenzaron una semana después a inculcar a sus hijos las enseñanzas del dios bíblico sin pertenecer ya a la denominación de los evangélicos, ya que ninguna denominación tenía una doctrina completamente recta según la Biblia misma, y ellos aceptaron volverse cristianos. Treinta días después de haber cumplido 16 años, los gemelos White se dieron cuenta de una verdad que, para ellos, era desagradable y aberrante. Resultaba que Adam se había enamorado de Eve y que Eve se había enamorado de Adam. Ya habían estado orando desde que habían comenzado a tener pensamientos “impuros” y deseos “impuros”, pero nada había cambiado para mejor desde su perspectiva. Al contrario. Ellos pensaban que todo había empeorado cada vez más y más. Ambos trataron de recurrir al dios que creían que les daría una solución instantánea. Oraron para recibirla durante mucho tiempo, pero jamás la recibieron y la espera continuó alargándose. Los días, las semanas y los meses fueron transcurriendo y la naciente obsesión de los dos hermanos fue creciendo hasta volverse una gran obsesión que los atormentaba día y noche. Aquel Adam que, una vez, había mostrado grandes valores sin ser cristiano, tales como el de usar la violencia solamente para proteger a los seres amados y el de no tener ira, ya que la ira era destructiva y no conducía a algo bueno, ya no existía. Ahora Adam era alguien que tenía problemas de ira y que había perdido el camino debido a un fuego que lo consumía cada día más y más. A Eve ese fuego la consumía también. Cada día, los gemelos estaban peor. A los 17 años de edad, Adam e Eve eran conocidos en su escuela secundaria por ser personas con las que no había que meterse, ya que Adam, quien nunca había perdido un combate desde que había entrado a la escuela secundaria y quien había podido derrotar a otros sin tener que usar la violencia en ciertas ocasiones, era conocido como el Unbeaten Guardian, lo cual podría traducirse como “Guardián Invicto”. Todos sus oponentes habían sido derrotados por su propia estupidez, ya que Adam jamás había tenido que usar la violencia, a pesar de ser capaz de derrotar a cuatro personas bien entrenadas sin esforzarse. En el caso de que Adam tuviera que usar la violencia, hacía el menor daño posible a sus oponentes, ya que detestaba utilizar esta. Él había tenido que hacerlo en la calle en algunas ocasiones, pero casi nunca había sucedido. Eve era conocida como the Princess, lo cual se podría traducir como “Princesa”. Ella era la protegida del Guardián Invicto y era vista como una princesa que era protegida por un guardián que no podía ser derrotado de ninguna manera. Actualmente, teniendo 18 años y habiendo aprobado con notas muy altas el quinto grado de la escuela secundaria, el cual es el doceavo grado de la educación obligatoria, los dos hermanos están más consumidos que nunca por su deseo obsesivo de estar juntos de la forma que consideran aberrante. Ellos piensan que la oración no es muy efectiva, pero aún la siguen utilizando. La ira y el fuego que consume a Adam lo han convertido en una versión dañada de sí mismo que lucha contra sus demonios internos. Lo mismo le sucede a Eve, ya que el fuego que la quema tanto por dentro no la ha consumido del todo. Ella lucha contra sus demonios, al igual que su hermano gemelo.

¿Desean ustedes saber cómo continúa esta historia? Si es así, tengan en cuenta que no seré yo quien se lo cuente, ya que no soy el más indicado para hacerlo. Mejor dejaré que lo haga alguien diferente. Ha sido un placer poder contarles esta historia hasta ahora, pero saben perfectamente que ese no era el final. El final está… muy lejos de llegar.

18 Janvier 2021 21:35:41 1 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
1
Lire le chapitre suivant Capítulo 1: Maldito

Commentez quelque chose

Publier!
Fiorela Coronel Fiorela Coronel
Realmente una delicia poder leerte.
January 18, 2021, 22:16
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 52 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!