daavidr David Ramírez

Mi crisis se hizo presente ese día. Esa reflexión que me había dejado con una tristeza inmensa, salió cuando menos lo esperaba.


Drame Tout public. © Todos los Derechos Reservados

#reflexión #crisis #añonuevo #2020 #2021
2
1.0k VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

2020

Este diciembre me puse en modo periodista. En la sala de mi casa, en el parque en el que nos reuníamos para hacer ejercicio, en llamadas fugaces y años tontos, me puse a preguntar sobre el año pasado. Esperaba que la pandemia de tristeza y falta de dinero no se hubiera extendido tanto, intentando huir hacia delante de la realidad que azotaba a la propia realidad.

¿Tu año en una palabra? Cambios, aprendizaje, rápido, normal… Respuestas super igualadas. Ebrios o sobrios, respondían lo mismo. Al parecer esa mentalidad colectiva de admitir lo malo que fue, pero al tiempo concienciarse en el cambio y el aprendizaje, me sorprendió tanto como aquel marzo en el que todo se torció. Era muy curioso ver el cómo todos sufrían, solo para acabar con frases de superación personal que por una vez no me molestaron, sino que me inspiraron.


Y en algún momento en el que el reloj casi se dormía, me puse a pensar ante la oscuridad. Conocí el punto de mucha gente, pero no podía interiorizar todas las cosas que me habían pasado. Precisamente, entre más mal lo tengo, más ganas me dan de trabajar, y entre más bien estoy, más sabrosas se ven las tentaciones. Es por eso que mi año fue agridulce, fue la manzana verde que sabe a tierra en el paquete donde todas saben bien. Era el jueves de lluvia que precede al viernes de noche despejada. Era el año en el que todo me había golpeado hasta noquear mis emociones, pero era el mismo año en el que saqué adelante mi vida.


Entre tanta crisis, me puse a pensar si lo que hacía me representaba como persona. Las amistades, las historias, el estudio, el posible trabajo, las actitudes, los pensamientos… Ni las musas se salvaron de entrar en la corte de mis entrañas. Vi mi pasado en una mano y mi futuro en la otra. Mis ataques de pánico me sirvieron la comida, me dieron un beso en la frente y se fueron de casa durante un tiempo. El amor llegó unos días después y me trajo una botella de ron, con dos copas. Las conversaciones que tuvimos nunca las olvidaré, con final feliz por el contraste de tan malos comienzos. Mi manera de hablar, mi manera de ver el tiempo, mi tendencia a dejarlo todo a lo último y la constancia que me hace ser un castroso la mayor parte del tiempo. Todo en el pensar de una noche, todo en un sueño que duró 18 años y poquito.


Regresé al pasado y me comí las migas de pan que dejé en el camino. Le puse un gorrito a mis demonios. Dejé una canasta con golosinas en las viviendas mentales donde se hospedaban mis desamores más profundos. Fui feliz durante el paseo, e infeliz en la llegada. Me di cuenta de que yo no era yo.

None 1 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
4
Lire le chapitre suivant 2020 - II

Commentez quelque chose

Publier!
@SugaryDreamMoon @SugaryDreamMoon
La vida siendo tan miserable, y a la vez tan buena
March 17, 2021, 20:02
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 2 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!