kolya-colin1534716227 Kolya C. Colin

Dos adolescentes geeks se proponen a conquistar a los dos chicos más populares del colegio, pero pronto descubrirán que las cosas no eran como ellos lo imaginaban y su plan de acción tomará un rumbo distinto al que originalmente idearon.


LGBT+ Tout public.

#cuento #romance #amor #lesbiana #gay #lgbt+ #juvenil #adolescente
2
1.0mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Parte 1

Era la hora de la clase de música y por los pasillos del colegio podía oírse el Canon de Pachelbel en su versión para piano. Una melodía que puede resultar muy difícil de interpretar si no se está prestando atención de lo que se está haciendo. Eso era lo que Eliza intentaba hacer mientras sus compañeros prestaban atención a su interpretación.


Sus delicadas manos estaban en el teclado, pero su mente estaba con la práctica de rugby que se estaba llevando a cabo en el campo del colegio. Allí jugaba nada más y nada menos que Iván, el chico más atractivo y popular del colegio. Alto, un metro ochenta, atlético, castaño, ojos azules, típico carilindo de las publicidades cool de las revistas. También típico ricachón que salía con rubias bobas, lindas y adineradas como él. Todo lo opuesto a Eliza, una geek adicta a la música, video juegos y libros de estudio, sin contar que utiliza el pelo azul, enormes gafas y ropa oscura, holgada y nada llamativa. La anti heroína total.


Tampoco poseía una silueta de envidia y mucho menos integraba el equipo de gimnasia artística del colegio, que al igual que el equipo de rugby, sólo los más populares y bellos lo integraban. Luego el colegio poseía un coro y una orquesta, siendo estos dos últimos los menos populares, nadie se interesaba por las competencias cospel y los geek que tocaban el piano, la flauta, el violín o el trombón. De todas formas Eliza se sentía orgullosa de sus dotes para el piano y aspiraba a poder competir en la competencia intercolegial anual.


Iván, el popular rugbier del colegio era el objeto de sus deseos, el chico la ignoraba por completo, cada vez que Eliza pasaba por su lado quedaba pasmada ante su presencia, el joven sin embargo nunca se percataba de su presencia en el colegio. Siempre iba rodeado de su grupo de amigos y jamás se volteó siquiera a mirarla.


Eso a Eliza no le importaba, el simple hecho de compartir el espacio físico con su amor platónico era más que suficiente para esta adolescente que tenía al chico en el más alto de los pedestales.


Por su parte, Eliza tenía a su lado a Mirko, su mejor amigo desde que iban al jardín de infantes, otro geek como ella y que pasaba totalmente desapercibido en el colegio. Amante de la investigación, formaba parte del periódico escolar del colegio, siendo un periodista bastante destacado dentro del mismo, ya que ponía mucha pasión en lo que hacía y era un excelente fotógrafo.


Mirko al igual que Eliza, también tenía a su amor platónico dentro del colegio, era nada más y nada menos que Soraya la gimnasta estrella del instituto educativo al que asistían. Una chica bella, alta, delgada, ojos verdes, rostro angelical y de cabellera larga, castaña y ondulada, una joven muy refinada y educada, aunque también era bastante vanidosa. Todos los chicos del colegio la deseaban al igual que Mirko.


Mirko al igual que su amiga era un joven de aspecto muy simple, siempre con sus camisas a cuadros, remeras con diseños rock y jeans.

Su cabello era rubio, ojos color miel y peinado siempre con su flequillo hacia arriba.


Lo que diferenciaba a Mirko de su mejor amiga en cuanto al vínculo que tenía con su amor platónico, era que él se llevaba muy bien con Soraya, debido a que siempre iba a cubrir las competencias de gimnasia tomándole las mejores fotos y destacándola siempre en el periódico escolar y las redes sociales del colegio. Algo que alimentaba siempre el ego de la joven y le adoraba por eso.


Siempre que se la cruzaba por los pasillos ella lo saludaba y le ponía su mejor sonrisa, para Mirko eso era como tocar el cielo con las manos y algunas veces provocaba la envidia de Eliza cuando estaban juntos.


- De no ser que siempre le sacas las mejores fotos y te pasas horas editándolas para que ella quede hermosa en las redes sociales, no te daría ni la hora. Eres su fotógrafo personal – solía arremeter Eliza contra su amigo cuando la chica le saludaba.

- Al menos a mí me registra… ¿y en tu caso como estamos?

¿Ya se enteró de que vienes al colegio? – Le respondía su amigo siempre que ella le atacaba.

18 Décembre 2020 07:03:35 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
1
Lire le chapitre suivant Parte 2

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 5 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!