251
7.0mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

sabes a miel

Nervios. Esa calidez en la boca del estómago, extendiéndose por todo su cuerpo hasta llegar a sus mejillas y a las puntas de sus pies le producía unos palpables nervios que no era capaz de alejar.

El hecho de estar recostado en su cama, una noche de sábado, con su mejor amigo al lado jugando video juegos mientras todo lo que podía hacer era mirarlo y pellizcar de una barra de granola, no hacía nada más que aumentar el sentimiento.

Podía jurar que si dejaba sus manos quietas, éstas se moverían como si tuviera Parkinson. Lo cual era un pensamiento estúpido y ofensivo, pero los nervios hacían que su mente y boca simplemente enloquecieran.

—¿Sabes qué es demasiado extraño? —preguntó en voz alta, haciendo que el personaje de Jungkook parara, esperando por acciones mientras una estúpida musica ambiental se propiciaba por la habitación.

—¿Qué?

—Las gallinas —dijo con voz segura, mirando su comida siendo destruida a causa de sus dedos.

—¿Qué?

—Sí, es que… literalmente, son el animal que tiene más parecido a los dinosaurios, pero solo son unas bolas torpes que cacarean, pueden ser comidos en cualquier momento y no saben defenderse. Es extraño pensar cómo algo como un pterodáctilo y un tiranosaurio rex ahora tienen la forma anatómica de una estúpida cosa de carne blanca con plumas.

Jeon arqueó una ceja hacia arriba, dejando el control olvidado para recostarse a su lado. Recargó la cabeza encima de la misma almohada, mientras que su pequeño amigo rubio no hacía nada más que mirarlo, con algo en sus mejillas otorgándole un potente rubor.

—¿Gallinas? —cuestionó en voz extraña, divertido.

Jimin no se sentía bien, claro que lo sabía. También sabía el motivo y era su obligación ayudarle, porque según, él ya tenía experiencia, cosa que, de cierta forma, era real.

—Sí, las gallinas son extrañas, Kook. Pero los pollitos son muy lindos.

—De acuerdo…

Jimin cerró los ojos con fuerza, moviéndose sobre el colchón varias veces, como si estuviera buscando una buena posición en la que dormir, pero sus nervios más la calentura hacían que todo se sintiera incómodo. No podía actuar normal cuando en cualquier momento llegaría su primer celo.

El picor en su garganta, su constante excitación y su necesidad de ver el culo de Jeon más tiempo del necesario lo advertían, a pesar de que estuviera uniendo todos sus putos ánimos para actuar normal.

Se removió un poco más, quejándose, la cama era muy dura y la almohada no olía bonito, ¿cómo carajos el mundo quería que estuviera agusto en ese momento?

—Jiminnie, detente por favor —pidió Jungkook, sentándose sobre sus piernas y luego acercándose para ponerle las manos sobre los antebrazos, tratando de dejarlo fijo contra el colchón—, vas a acabar lastimándote, no te muevas tanto. Esto es normal, ¿sí? Simplemente es tu primer celo. Todas estas sensaciones parecen desesperantes, pero después de acostumbras, ¿está bien?

Jimin asintió, a pesar de que no puso ni un ápice de atención en esa charla. No podía hacerlo cuando Jeon estaba encima de su cuerpo, con las rodillas en ambos lados de su cadera; de cierta manera, ejerciendo presión en su entrepierna, cosa que le sacó un jadeo demasiado perceptible cuando trató de acercarse a su rostro, para quizá explicarse mejor.

—Oh, mierda, lo siento —dijo el pelinegro apartándose a toda prisa, a pesar de que la fricción hizo que el sonrojo en la cara de Jimin aumentara.

—No, Kookie —respondió el rubio, sentándose sobre la cama—. Necesito que me ayudes con esto, yo… es mi primer celo y… mierda, no sé qué hacer. Y tú ya llevas varios y aparte, tienes un novio. Así que… por favor, en serio… esto se está volviendo insoportable.

Jeon lo miró, mordiéndose el labio inferior. La cara de Jimin era suplicante, en serio quería consejos o algo, pero él no era un alfa como Taehyung, así que… ¿cómo trataría de hacerlo sentir mejor sin un nudo o el olor a feromonas dominantes?

—Jiminnie, no creo ser la persona más capacitada para ayudarte con esto, yo no…

—No me importa, Kook —dijo el chico, inclinándose un poco hacia adelante—, solo ayúdame. Solo dime qué hacer y yo…

—Pero es que no sé qué hacer.

—Sí sabes, Kook.

Pasó saliva. Solo llevaba cinco celos, pero era la primera vez que Jimin pasaba por eso. Así que, a sus ojos, él era el experimentado ahí.

—Es que yo nunca he estado solo…y supongo que si Tae no estuviera conmigo yo… ¿lloraría? O probablemente solo me masturbara.

—Pues entonces puedes ayudarme a eso.

—¿A llorar?

—A masturbarme, Kook.

—Pero eso puedes hacerlo tú solo con tu mano y…

Jimin se movió en la cama, simplemente mirándolo sentado e inclinándose sobre el colchón, la mitad de su cuerpo colgando hacia abajo y dándole a Jungkook una excelente vista de su trasero adentro de esa ropa interior de encaje que usaba.

Cuando llegó, Jimin solo usaba la gran camisa con la que dormiría, pero él desconocía la existencia de esa pieza de encaje que se posicionaba demasiado bien en sus caderas, mostrando a través de la tela parte de su blanca y suave piel que cualquier alfa amaría saborear, pero Jungkook era un omega y él… simplemente evitó mirarlo.

—¿Qué haces?

Jimin no respondió. Luego de algunos segundos, regresó con una caja de cartón entre sus manos, era muy grande y había salido de abajo de la cama.

—Compré esto en internet el otro día —dijo—, ya sabía que esto iba a pasar y desde que dijiste lo odioso que es usar los dedos, traté de encontrar algo que se sintiera bien. Pero ahora… no sé, creo que es muy grande, ¿no crees?

Sacó un gran consolador transparente de la caja, con relieve en forma de corazones en toda la superficie. Era bonito, como Jimin, pero… mierda, ¿cómo quería que Jeon respirara con tranquilidad si no podía dejar de pensar en Jimin usándolo enfrente de él? Simplemente era magnifico y grotesco y dios, sí por favor, hazlo.

—Kook, ¿es muy grande? —preguntó con el juguete en la mano.

Jungkook pasó los ojos del consolador al rostro de Jimin y dudó un poco antes de negar.

—Está bien —dijo.

—¿En serio? ¿No crees que es demasiado?

—Una vez Tae pudo meterme un puño, Jiminnie. Eso está bien.

El chico pasó saliva, mirándolo con miedo. Tal vez pensando que era un pervertido, pero, es que en serio había hecho eso.

Tuvo que pasar sus ojos a la caja sobre el centro de la cama para evitar cualquier sentimiento que la cara del rubio presentara. Porque ahí había muerto, quizá, toda la inocencia que Jimin pensaba que tenía.

Adentro de la caja, había un bote de lubricante con aroma a fresa.

—Vas a ayudarme, ¿verdad? —preguntó Jimin, tomando uno de sus brazos para hacer que le mirara.

Él lo pensó unos momentos, pero el sonrojo en su amigo había incrementado. No pudo hacer nada más que asentir levemente. Jimin sonrió con un poco de pena, acercándose a su rostro muy lentamente, mirando sus labios. Jeon dirigió la mirada a los rosados y gruesos belfos del rubio y luego sintió su respiración en su propia nariz.

Jimin tenía los ojos cerrados, a escasos centímetros de él y también cerró los suyos, sintiendo como sus labios se rosaban y sus caras se movían para poder juntarse. No se opuso cuando la lengua de Jimin delineó su labio inferior y luego mordió el mismo, pero no dejó que entrara a su boca.

Jimin se separó a los pocos segundos, mirándolo con algo que parecía decepción, pero a la vez lucia como la máxima mirada de súplica. Lo necesitaba.

—Por favor, Kook. Quiero que alguien me toque —susurró en voz baja—, quiero que alguien me bese, bésame. Ya sé que ambos somos omegas y eso, pero… confió en ti y… quiero… quiero pasar este momento contigo.

Asintió con un débil movimiento de cabeza. Armándose del valor necesario para lo que estaba a punto de hacer, se acercó nuevamente a Jimin, colocándole una mano en la nuca mientras juntaba sus labios con los suyos y su lengua se introducía en la cavidad bucal, tocándolo con algo de timidez.

El chico no tardó en reaccionar, compartieron un beso demasiado húmedo que se sentía bastante bien.

Los muslos de Jimin se acercaron a sus caderas, posicionándose en ese hueco que existía entre sus piernas flexionadas y revelando a su vez su ropa interior, mientras la mano de Jeon iba hacia su cintura, colocándose ahí por varios segundos antes de ser bajaba a la tela de encaje.

Fue capaz de sentir ese pequeño bulto en su mano y se apartó un poco, algo asustado, pero Jimin volvió a tomar su mano y la regresó al sitio, separándose de sus labios, sus mejillas rozándose, mientras decía:

—Necesito que me toques, Kook. Por favor, tócame.

—Pero… Jimin, no sé cómo hacer eso.

—Si sabes, Kook, me has contado lo que has hecho con Taehyung. Solamente recuerda qué es lo que más te gusta que haga contigo.

—Bueno —pensó, sus manos en los muslos de Jimin, frotándolos con cuidado—, él suele besarme mucho y… me gusta montarlo y… —dijo, con algo de pena en la voz—, y… dios, él sexo contra la pared es lo mejor.

Jimin frunció el ceño al escucharlo, negando con una débil risa antes de acercarse a su rostro y tomarlo por las mejillas.

—No creo que podamos hacer nada de eso, Kook. Pero… solamente tócame como Taehyung te toca, ¿sí?

Después le soltó y se quitó esa enorme camisa negra que traía, revelando así su pecho y su ropa interior. Jeon no pudo evitar sentir algo al verlo. La forma del cuerpo de Jimin era hermosa, con su linda piel blanca y suave, sus casi imperceptibles curvas de omega y su abdomen plano, esa cintura y el comienzo de sus caderas sosteniendo la ropa interior rosa de una forma preciosa, remarcando su piel.

Bajó un poco más la mirada, notando que una erección comenzaba a formarse. Podía notar como el bulto se alzaba y transparentaba bajo la ropa interior, remarcando la punta de su pene entre el suave encaje.

Jimin tomó su camiseta por el bordo y después la jaló hacia arriba, pasándola por encima de su cabeza. Era cierto que Jimin era el más pequeño físicamente, lucía incluso delicado al lado de Jeon, sin embargo, eso no lograba que, al ser omegas, lucieran femeninos. No lo hacían. Simplemente tenían cuerpos firmes pero suaves, con piel blanca sin cicatrices ni marcas.

Simplemente eran dos omegas de dieciséis y diecisiete años que apenas estaban descubriendo sus cuerpos. Jeon con más experiencia que el otro.

Después, el chico acercó sus dedos al inicio de su apretado pantalón y Jungkook casi contuvo la respiración cuando comenzó a bajar el cierre. Se movió un poco para que lo sacara y dejó que terminara de desvestirlo, hasta únicamente estar en calcetines.

—Eres una belleza, Kook —murmuró Jimin mirando sus piernas, pasando las manos por sus muslos con una sonrisa en los labios.

—No tanto como tú, Minnie.

El chico negó. Cuando apenas pensaba en hacer algo, Jeon lo tomó de los brazos y se las ideó para recostarlo en la cama, quedando encima de su cuerpo, en medio de sus piernas flexionadas.

Bajo su mirada curiosa, comenzó dejarle besitos en la mandíbula, mientras las manos del chico le acariciaban la espalda.

Comenzó a moverse ligeramente, de atrás hacia adelante, sus pelvis chocando y sintiendo el pene de Jimin cerca del suyo, tan cerca que sus erecciones rosaban contra sus movimientos y a la vez, el ambiente comenzaba a inundarse de sus aromas.

Fue a los labios de Jimin, besándolo sin detener sus movimientos, sintiendo las manos del chico deslizándose por sus costados hasta llegar a su trasero y acariciar sus glúteos, muy cerca de su entrada, que ya comenzaba a emanar lubricante.

Coló un dedo en su interior, sacándole una pesada exhalación que se quedó entre sus labios. Luego de algunos movimientos, pudo sentir como el índice de Jimin se movía. Lo sacó acercándolo a su cara, mientras Jeon se apoyaba en sus brazos para dejarlo respirar.

El rubio miró su propio dedo, ese líquido de apariencia espesa y cristalina era el lubricante de su mejor amigo. Juntó y separó los dedos, mientras algunas hebras babosas se estiraban y después se deslizaban lentamente por acción de la gravedad. Luego, llevó ambos dedos a su propia boca.

—Sabes a miel —dijo Jimin, sacándolos de su boca, haciendo que un ligero “blop” inundara el ambiente—. Me gustas, Kook.

14 Décembre 2020 01:57:11 5 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
70
Lire le chapitre suivant y tú hueles a vainilla

Commentez quelque chose

Publier!
aly aly
amooo
October 27, 2022, 21:55
Ana Nogueira Ana Nogueira
Me encanta 😍😍
October 21, 2021, 16:52
Nicole Miranda Nicole Miranda
Wow, tu manera de narrar me encanta.....Tu imaginación me tiene por los aires
May 03, 2021, 21:09

  • lilith 🔹 lilith 🔹
    muchísimas gracias 🥰🥰🥰🥰 May 03, 2021, 21:26
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 1 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!