agustinapettinato Agustina Pettinato

Alois Lacroix era el hijo de un importante empresario francés al igual que su hermana gemela. Tenia una belleza envidiable pero con la maldad impropia de un niño de 12 años. Te invito a conocer su historia....


Horreur Déconseillé aux moins de 13 ans.

#horror #demonios #terror #niños #fantasmas #sangre #psicosis #noche #francia #adultos #mansion
1
2.5mille VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les vendredis
temps de lecture
AA Partager

Introducción

Era una noche sin luna. Los rayos y truenos iluminaban el firmamento como una cámara fotográfica que no paraba de retratar a los famosos en una alfombra roja a la vez que la lluvia castigaba a los transeúntes, obligàndolos a buscar refugio mientras que el viento echaba a las hojas de la copa de los árboles y arrancaba a los pichones de sus nidos.

Mlle Gemma! ¡Monsieur Alois!-llamaba a gritos una voz en la terrible oscuridad-¡Madame Lacroix! ¡Monsieur Lacroix!

El màs joven de los mayordomos continuaba llamando a sus patrones al mismo tiempo que revisaba las habitaciones de la planta baja a la velocidad que le permitían sus pies. La luz de la vela permanecía estática a pesar de los movimientos bruscos de su poseedor.

Luego de revisar el ala este de la mansión, el mayordomo comenzó a caminar en dirección a las escaleras principales cuando de repente tres ventanales explotaron con tanta violencia que lo obligaron a cubrirse la cara con los brazos. Algunos animales de negro pelaje ingresaron a la vivienda en búsqueda de refugio.

-Esto no me gusta-musito el muchacho tratando de protegerse del diluvio-¡Bridgette! ¡Madame Coulette!-llamo a sus compañeras de trabajo.


Un grito de lamento capto su atención y decidió ir a investigar a la planta alta; opto por dejar la vela apagada a los pies de la escalera y subir corriendo de a dos escalones. Los pasillos que antes le parecían burdos y viejos ahora parecían los aterradores pasadizos del laberinto del Minotauro y eso lo llevo a preguntarse que clase de criatura lo estaría esperando al final del mismo.

Volvió a escuchar la voz que chillaba y la siguió hasta la puerta de la biblioteca personal del conde Lacroix. Tardo solo tres segundos en decidirse a entrar para enfrentarse a su enemigo.


Lentamente se dejo caer de rodillas, su mano derecha se aferro al picaporte y una enorme lagrima se escapo de su ojo izquierdo.


Marcel, sirviente de la familia Lacroix, volvió a sentirse un niño de tres años. Un niño indefenso, pequeño y asustado que solo quería ir a esconderse en los brazos de su madre para que lo protegiera de los monstruos.



Porque eso tenia adelante...un monstruo.

4 Octobre 2020 21:45:33 2 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
1
Lire le chapitre suivant Capitulo I

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 1 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!