kseokjinsmoon Jin's moon

Cuando el Omega Min Taehyung conoce al alfa piloto de aerolínea, Kim Seokjin, sabe que no es amor a primera vista. Ni siquiera iría tan lejos como para considerar que podrian llegar a ser predestinados. Lo único que Tae y Jin tienen en común es una atracción mutua innegable. Una vez que sus deseos están a la intemperie, se dan cuenta que tienen el arreglo perfecto. Jin no quiere amor, y Taehyung no tiene tiempo para eso, de modo que sólo queda el sexo. Su acuerdo podría ir sorprendentemente sin problemas, siempre y cuando Tae pueda apegarse a las únicas dos reglas que Jin tiene para él. Nunca preguntar sobre el pasado. No esperes un futuro. Ellos piensan que pueden manejar la situación, pero se dan cuenta casi de inmediato que no pueden con todo. Los corazones se involucran. Las promesas se rompen. Las reglas se quebrantan. El amor se pone feo y duele.


Fanfiction Groupes/Chanteurs Tout public.

#seokjin #omegaverse #taehyung #jintae #taejin #adaptacion
14
2.7k VUES
En cours - Nouveau chapitre Tous les dimanches
temps de lecture
AA Partager

Capítulo 1 • Taehyung

—Alguien lo apuñaló en el cuello, jovencito.

Mis ojos se ensanchan, y lentamente me vuelvo hacia el anciano parado junto a mí. Él presiona el botón para que el elevador suba y me mira. Sonríe y señala mi cuello.

—Su marca de nacimiento —dice.

Mi mano sube instintivamente a mi cuello, y toco la marca del tamaño de una moneda de diez centavos, justo por debajo de mi oreja.

—Mi abuelo solía decir que la ubicación de una marca de nacimiento era la historia de cómo una persona perdió la batalla en su vida pasada. Supongo que usted fue apuñalada en el cuello. Sin embargo, apuesto a que fue una muerte rápida.

Sonrío, pero no puedo decidir si debería estar asustado o divertido. A pesar del comienzo un tanto morboso de su conversación, no puede ser tan peligroso. Su postura curvada y su porte inestable delatan que no tiene ni un día menos de ochenta años. Da unos pocos pasos lentos hacia una de las dos sillas de terciopelo rojo que se encuentran colocadas contra la pared junto al elevador. Gruñe mientras se sienta en la silla y luego alza la mirada hacia mí de nuevo.

—¿Va a la planta dieciocho?

Mis ojos se estrechan mientras proceso su pregunta. Él, de algún modo, sabe a qué plata voy, incluso aunque es la primera vez que he puesto un pie en este complejo de apartamentos, y definitivamente es la primera vez que he puesto los ojos sobre este hombre.

—Sí, señor —digo con cautela—. ¿Trabaja usted aquí?

—De hecho lo hago.

Hace un gesto con la cabeza hacia el elevador, y mis ojos se mueven hacia los números iluminados que hay sobre nuestras cabezas. Once pisos antes de que llegue. Rezo para que lo haga rápidamente.

—Aprieto el botón del elevador —dice—. No creo que haya un título oficial para mi posición, pero me gusta referirme a mí mismo como un capitán de vuelo, considerando que envío a las personas a una altura de hasta veinte pisos.

Sonrío ante sus palabras, ya que tanto mi hermano como mi padre son pilotos.

—¿Cuánto tiempo ha sido capitán de vuelo en este elevador? —pregunto mientras espero. Juro que este es el ascensor más malditamente lento con el que me he encontrado jamás.

—Desde que fui demasiado viejo para encargarme del mantenimiento de este edificio. Trabajé aquí treinta y dos años antes de convertirme en capitán. Ahora hace más de quince años que he estado enviando a volar a la gente, creo. El propietario me dio un empleo por lástima, para mantenerme ocupado hasta que muera. —Sonríe para sí mismo—. De lo que él no se dio cuenta es que Dios me dio muchas y grandes cosas para cumplir en mi vida, y justo ahora, estoy tan atrás que nunca voy a morir.

Me encuentro a mí mismo riendo cuando las puertas del ascensor finalmente se abren. Extiendo la mano para agarrar el asa de mi maleta y me giro hacia él una vez más antes de entrar.

—¿Cuál es su nombre?

—Soobin, pero llámeme Capitán —dice—. Todo el mundo lo hace.

—¿Tiene alguna marca de nacimiento, Capitán?

Sonríe. —De hecho, sí tengo. Parece que en mi vida pasada me dispararon justo en el trasero. Debo de haberme desangrado.

Sonrío y llevo la mano hasta mi frente, dedicándole un correcto saludo de capitán. Entro en el elevador y me vuelvo para enfrentar las lugar parece más un hotel histórico que un complejo de apartamentos, con sus grandes columnas y sus suelos de mármol.

Cuando Yoongi dijo que podía quedarme con él hasta que él trabajo, no tenía ni idea de que vivía como un adulto de verdad. Pensé que sería similar a la última vez que lo visité, justo después de que me graduara en la escuela secundaria, cuando él había empezado a trabajar para conseguir su licencia de piloto. Fue hace cuatro años, y en un complejo de dos plantas incompleto. Eso es lo que esperaba.

Desde luego no esperaba un edificio muy alto justo en el centro de la ciudad de Seúl.


Encuentro el panel y presiono el botón del piso dieciocho, luego alzo la mirada a la pared de espejos del elevador. Pasé todo el día de ayer y la mayoría de esta mañana empacando todo lo que poseo de mi apartamento en Daegu. Afortunadamente, no poseo mucho. Pero después de haber hecho un solitario viaje de ochocientos kilómetros, el cansancio es bastante evidente en mi reflejo. Mi pelo se encuentra hecho un desastre y mis ojos que normalmente son marrones avellana, ahora mismo parecen diez sombras más oscuras gracias a las bolsas que hay debajo de ellos.

Busco en mi bolso para encontrar un tubo de bálsamo labial, con la esperanza de salvar mis labios antes de que acaben con un aspecto tan fatigado igual al resto de mí.

Tan pronto como las puertas del elevador empiezan a cerrarse, se abren otra vez. Un tipo se precipita hacia los ascensores, preparándose para seguir andando cuando reconoce al viejo.

—Gracias, Capitán —dice.

No puedo ver a Capitán desde dentro del elevador, pero lo oigo gruñir algo en respuesta. Él no suena tan ansioso por hacer una pequeña charla con este tipo, como lo estaba conmigo.

Este hombre, que ahora puedo oler que es un alfa, parece estar a finales de sus veinte como máximo. Me sonríe, y sé exactamente qué pasa a través de su mente, considerando que acaba de deslizar la mano izquierda en su bolsillo.

La mano con el anillo de bodas en ella.

—Planta diez —dice sin apartar la mirada de mí. Sus ojos caen a mi translúcida camiseta blanca, y luego mira la maleta a mi lado.

Presiono el botón del décimo piso. Debería haberme puesto un suéter.

—¿Mudándote? —pregunta, mirando descaradamente mi camiseta otra vez.

Asiento, aunque dudo que se dé cuenta, considerando que su mirada se encuentra en ninguna parte cerca de mi cara.

—¿Qué planta?

Oh, no, no lo haces. Extiendo la mano por detrás de mí y cubro todos los botones en el panel con mis manos para esconder el botón iluminado de la planta dieciocho, y entonces presiono cada botón entre las plantas diez y dieciocho. Él mira el panel, confundido.

—No es asunto tuyo —digo.

Él se ríe.

Cree que estoy bromeando. Arquea una oscura y gruesa ceja. Es una bonita ceja. Está unida a una bonita cara, la cual está unida a una bonita cabeza, la cual está unida a un bonito cuerpo.

Un cuerpo casado.

Idiota.

Sonríe seductoramente después de verme revisarlo, sólo que yo no estaba revisándolo de la forma que piensa. En mi mente, me preguntaba cuántas veces ese cuerpo ha estado presionado contra una persona que no era su pareja.

Siento pena por él o ella.

Él está mirando mi cuerpo ora vez cuando alcanzamos la décima planta.

—Puedo ayudarte con eso —dice, asintiendo hacia mi maleta. Su voz es agradable. Me pregunto cuántas personas han caído por esa voz casada.

Camina hacia mí y alcanza el panel, presionando valientemente el botón que cierra las puertas.

Sostengo su mirada y presiono el botón que abre las puertas.

—Lo tengo.

Asiente como si entendiera, pero hay un brillo malicioso en sus ojos que reafirma mi aversión inmediata hacia él. Sale del elevador y se vuelve para mirarme antes de alejarse.

—Hasta luego, Tae —dice, justo mientras se cierran las puertas.

Frunzo el ceño, incómodo con el hecho de que las únicas dos personas con las que he interaccionado desde que entré en este edificio de apartamentos ya saben quién soy.


Permanezco solo en el elevador mientras se detiene en cada planta hasta que alcanza la dieciocho. Salgo, sacando mi teléfono de mi bolsillo, y abro mis mensajes con Yoongi. No puedo recordar qué número de apartamento dijo que era el suyo. Es el 1816 o el 1814.

¿Tal vez el 1826?

Me detengo ante el 1814, porque hay un tipo desmayado en el suelo del pasillo, apoyado contra la puerta del 1816.

Por favor, no permitas que sea el 1816.

Encuentro el mensaje en mi teléfono y me estremezco. Es el 1816.

Por supuesto que lo es.

Camino lentamente hacia la puerta, con la esperanza de no despertar al tipo. Sus piernas están extendidas enfrente de él, y tiene la espalda recostada contra la puerta de Yoongi. Su barbilla se encuentra metida contra su pecho, y está roncando.

—Disculpa —digo, mi voz apenas por encima de un susurro. No se mueve. Alzo una pierna y le empujo en el hombro con el pie. —Necesito entrar en este apartamento.

Suelta un susurro y luego abre los ojos lentamente y se queda mirando directamente mis piernas con fijeza.

Sus ojos encuentran mis rodillas, y sus cejas se fruncen mientras se inclina hacia adelante lentamente con un profundo ceño en su rostro.

Levanta una mano y empuja mi rodilla con su dedo, como si nunca hubiera visto una rodilla antes. Deja caer su mano, cierra los ojos y vuelve a quedarse dormido contra la puerta.

Genial.

Yoongi no volverá hasta mañana, así que marco su número para ver si este tipo es alguien por quien debería preocuparme.

—¿Tae? —pregunta, respondiendo su teléfono sin un hola.

—Sip —respondo—. Llegué bien, pero no puedo entrar porque hay un tipo borracho desmayado frente a tu puerta. ¿Sugerencias?

—¿Dieciocho dieciséis? —pregunta—. ¿Estás seguro de que te encuentras en el apartamento correcto?

—Seguro.

—¿Estás seguro de que está borracho?

—Seguro.

—Extraño —dice—. ¿Qué lleva puesto?

—¿Por qué quieres saber qué lleva puesto?

—Si lleva un uniforme de piloto, probablemente vive en el edificio. El complejo tiene un contrato con nuestra aerolínea.

Este tipo no lleva ningún tipo de uniforme, pero no puedo evitar darme cuenta de que sus vaqueros y su camiseta negra se ajustan a él de forma muy agradable.

—Ningún uniforme —digo.

—¿Puedes pasarle sin despertarle?

—Tendría que moverlo. Caerá dentro si abro la puerta.

Permanece en silencio durante unos pocos segundos mientras piensa.

—Ve abajo y pregunta por Capitán —dice—. Le dije que ibas a venir esta noche puede esperar contigo hasta que estés dentro del departamento.

Suspiro, porque he estado conduciendo durante seis horas, y bajar todos los pisos no es algo que me apetezca hacer ahora mismo.

—Simplemente quédate al teléfono conmigo hasta que estés dentro del apartamento.

Me gusta mucho más mi plan. Equilibro mi teléfono contra mi oreja y excavo en mi bolso en busca de la llave que Yoongi me envió. La inserto en la cerradura y empiezo a abrir la puerta, pero el tipo borracho empieza a caerse a atrás con cada centímetro que se abre. Gime, pero sus ojos no se abren de nuevo.

—Es una lástima que esté echado a perder —le digo a Yoongi—. No es difícil de mirar.

—Tae, mete tu culo dentro y bloquea la puerta, así puedo colgar.

Ruedo los ojos. Todavía es el mismo hermano mandón que fué siempre. Sabía que mudarme con él no sería bueno para nuestra relación, considerando lo paternal que actuaba hacia mí cuando éramos más jóvenes. Sin embargo, no tenía tiempo para encontrar un trabajo, conseguir mi propio apartamento e instalarme antes de que empezaran mis nuevas clases, así que me quedaban muy pocas opciones.

Sin embargo, tengo la esperanza de que las cosas serán diferentes entre nosotros ahora. Yoongi tiene veinticinco y yo tengo veintitrés, así que si no podemos llevarnos mejor que cuando éramos niños, nos queda mucho que madurar.

Supongo que depende mayormente de Yoongi y de si ha cambiado desde la última vez que vivimos juntos. Él tenía un problema con cualquiera con el que tuviera citas, con todos mis amigos, con cada elección que hacía, incluso con a qué colegio quería asistir, solo porque soy un omega. No es que alguna vez le prestara atención a su opinión, de todos modos. La distancia y el tiempo separados ha parecido quitármelo de encima durante los últimos años, pero mudarme con él será la última prueba de nuestra paciencia.

Envuelvo el bolso alrededor de mi hombro, pero se queda enganchado del asa de mi maleta, así que lo dejo caer al suelo. Mantengo mi mano izquierda envuelta con fuerza alrededor del pomo de la puerta y sostengo la puerta cerrada, así el tipo no caerá completamente dentro del apartamento. Presiono mi pie contra su hombro, empujándolo del centro de la puerta.

Él no se mueve.

—Yoon, es demasiado pesado. Voy a tener que colgar, así puedo usar ambas manos.

—No. No cuelgues. Simplemente pon el teléfono en tu bolsillo, pero no cuelgues.



—Muy bien, amigo —digo, forcejeando para apartar al tipo del centro de la puerta—. Perdón por interrumpir tu siesta, pero necesito entrar a este apartamento.

De algún modo me las arreglo para dejarlo desplomarse contra el marco de la puerta, evitando que caiga dentro del apartamento, luego abro más la puerta y me vuelvo para levantar mis cosas.

Algo cálido se envuelve alrededor de mi tobillo.

Me congelo.

Bajo la mirada.

—¡Déjame ir! —grito, pateando la mano que se aferra a mi tobillo con tanta fuerza que estoy segura de que podría dejarme moretones. El tipo borracho alzó su mirada hacia mí ahora, y su agarre hace que caiga de espaldas dentro del apartamento cuando intento alejarme de él.

—Necesito entrar allí —murmura, justo cuando mi cuello se encuentra con el suelo.

Él intenta empujar la puerta del apartamento con su otra mano para abrirla, y esto me hace entrar en pánico. Meto mis piernas del todo dentro, y su mano viene conmigo. Uso mi pierna libre para cerrar la puerta de una patada, estrellándola de golpe directamente contra su muñeca.

—¡Mierda! —grita. Está tratando de retirar su mano hacia el pasillo con él, pero mi pie todavía está presionado contra la puerta. Libero suficiente presión para que recupere su mano, y luego inmediatamente pateo la puerta para cerrarla del todo. Me levanto y bloqueo el cerrojo y la cadena tan rápido como puedo. usto cuando el ritmo de mi corazón empieza a calmarse, comienza a gritarme.

Mi culo realmente me está gritando.

Con una profunda voz masculina.

Suena como si estuviera gritando—: ¡Tae! ¡Tae!

Yoongi.

Inmediatamente, bajo la mirada a mi pantalón y saco el teléfono de mi bolsillo, luego lo levanto hasta mi oreja.

—¡Tae! ¡Respóndeme!

Me estremezco, luego aparto el teléfono varios centímetros de mi oreja.

—Estoy bien —digo sin respiración—. Estoy dentro. Bloqueé la puerta.

—¡Jesucristo! —dice, aliviado—. Me diste un susto de muerte. ¿Qué demonios sucedió?

—Él intentó entrar. Pero bloqueé la puerta. —Enciendo la luz de la sala de estar y no doy más de tres pasos antes de detenerme de golpe.

Bien hecho, Tae.

Lentamente, me vuelvo hacia la puerta después de darme cuenta de lo que hice.

—Um, ¿Yoon? —Hago una pausa—. Podría haber dejado unas cuantas cosas que necesito afuera. Simplemente las tomaría, pero el tipo borracho cree que necesita entrar en tu apartamento por alguna razón, así que no hay forma de que abra esa puerta otra vez. ¿Alguna sugerencia?

Él permanece en silencio durante unos pocos segundos. —¿Qué dejaste en el pasillo?

No quiero responderle, pero lo hago. —Mi maleta.

—Cristo, Tae —murmura.

—Y… mi bolso.

—¿Por qué demonios está tu bolso afuera?

—También podría haber dejado la llave de tu apartamento en el suelo del pasillo.

Él ni siquiera responde a eso. Solo gime. —Llamaré a Jin y veré si ya está en casa. Dame dos minutos.

—Espera. ¿Quién es Jin?

—Vive al otro lado del pasillo. Hagas lo que hagas, no abras la puerta otra vez hasta que yo vuelva a llamarte.

Yoongi cuelga, y me apoyo contra la puerta principal. He vivido en Seúl un total de treinta minutos, y ya estoy siendo un dolor en el trasero. Imagínate. Tendré suerte si él me deja quedarme aquí hasta que encuentre un trabajo. Tengo la esperanza de que no me llevará demasiado, considerando que he aplicado para tres posiciones como enfermero registrado en los hospitales más cercanos.

Podría significar trabajar por las noches, fines de semana, o ambos, pero tomaré lo que pueda conseguir si me evita tener que recurrir a mis ahorros mientras estoy de nuevo en la escuela.

Mi teléfono suena. Deslizo el pulgar a través de la pantalla y respondo.

—Hola.

—¿Tae?

—Sip —respondo, preguntándome por qué siempre comprueba dos veces para ver si soy yo. Él me llamó, así que quién más respondería, que además suene exactamente como yo.

—Di con Jin.

—Bien. ¿Va a ayudarme con mis cosas?

—No exactamente —dice Yoongi—. Como que necesito que me hagas un enorme favor.

Mi cabeza cae contra la puerta otra vez. Tengo la sensación de que los próximos meses van a estar llenos de favores inconvenientes, ya que él sabe que me está haciendo uno enorme por dejarme quedarme aquí.

¿Platos sucios? Claro. ¿Lavar la ropa de Corbin? Seguro. ¿Comprar los alimentos? Por supuesto.

—¿Qué necesitas? —le pregunto.

—Como que Jin precisa tu ayuda.

—¿El vecino? —Hago una pausa tan pronto como encaja, y cierro los ojos—. Yoon, por favor no me digas que el tipo al que llamaste para protegerme del tipo borracho, es el tipo borracho.

Yoongi suspira. —Necesito que desbloquees la puerta y lo dejes entrar. Déjalo derrumbarse en el sofá. Yo estaré allí a primera hora de la mañana. Cuando se le pase la borrachera, sabrá dónde está e irá directo a casa.

Sacudo la cabeza. —¿En qué tipo de complejo de apartamentos vives? ¿Necesito prepararme para ser manoseado por gente borracha cada vez que llegue a casa?

—¿Te manoseó?

—Manosear podría ser un poco fuerte. Sin embargo, me agarró del tobillo.

Yoongi deja salir un suspiro. —Sólo hazlo por mí, Tae. Vuelve a llamarme cuando lo tengas a él y a todas tus cosas dentro.

—Está bien —gimo, reconociendo la preocupación en su voz.

Cuelgo y abro la puerta. El tipo borracho cae sobre su hombro, y su teléfono móvil se desliza de su mano y aterriza en el suelo junto a su cabeza. Lo pongo sobre su espalda y bajo la mirada hacia él. Abre sus ojos una rendija e intenta alzar la mirada hacia mí, pero sus párpados se cierran otra vez.

—Tú no eres Yoongi —murmura.

—No. No lo soy. Pero soy tu nuevo vecino, y por lo que parece, estás a punto de deberme al menos cincuenta tazas de azúcar.

Lo levanto por sus hombros y trato de conseguir que se siente, pero no lo hace. En realidad no creo que pueda. ¿Cómo llega una persona siquiera a emborracharse tanto?

Agarro sus manos y tiro de él centímetro a centímetro hacia el interior del apartamento, deteniéndome cuando está lo suficientemente dentro como para que sea capaz de cerrar la puerta. Recupero todas mis cosas del exterior del apartamento, luego cierro y bloqueo la puerta. Tomo un cojín del sofá, levanto su cabeza y lo pongo de costado por si acaso vomita mientras duerme.

Y esa es toda la ayuda que va a recibir de mí.

Cuando está cómodamente dormido en mitad del suelo de la sala de estar, lo dejo allí mientras voy a echar un vistazo por el apartamento.

Sólo en la sala de estar podrían caber tres salas de estar del último apartamento de Yoongi. La zona del comedor se abre hacia la sala, pero la cocina está separada por una media pared. Hay varias pinturas modernas a través de la habitación, y los gruesos y lujosos sofás son de color marrón claro, suavizados por las vibrantes pinturas. La última vez que me quedé con él, tenía un futón, un puf y posters de modelos en las paredes.

Creo que mi hermano podría haber crecido, finalmente.

—Muy impresionante, Yoongi —digo en voz alta mientras voy de habitación en habitación y enciendo todas las luces, inspeccionando la que acaba de convertirse en mi casa temporal. Como que odio que sea tan bonita. Haría más difícil querer encontrar mi propia casa una vez que consiga ahorrar suficiente dinero.

Entro en la cocina y abro el refrigerador. Hay una fila de condimentos en la puerta, una caja de restos de pizza en el estante del medio y un recipiente de leche completamente vacío todavía colocado en el estante superior.

Por supuesto que no tiene alimentos. No podría haber esperado que él cambiara por completo.

Tomo una botella de agua y salgo de la cocina para ir a buscar la habitación en la que viviré durante los próximos meses. Hay dos dormitorios, así que tomo el que no es de Yoongi y coloco mi maleta encima de la cama. Tengo alrededor de tres maletas más y al menos seis cajas en el coche, por no mencionar toda mi ropa en perchas, pero no estoy a punto de tratar con eso esta noche.

Yoongi dijo que regresaría por la mañana, así que le dejaré eso a él.

Me cambio a un par de pantalones de chándal y una camiseta de pijama, luego me cepillo los dientes y me preparo para acostarme. Normalmente, estaría nervioso por el hecho de que hay un extraño en el mismo apartamento en el que estoy, pero tengo la sensación de que no necesito preocuparme.

Yoongi nunca me pediría que ayudara a alguien que él sintiera que podría ser, de cualquier forma, una amenaza para mí. Lo cual me confunde, porque si este es el comportamiento común de Jin, me sorprende que Yoongi me haya pedido que lo deje entrar.

Yoongi nunca ha confiado en que haya altas conmigo, y culpo a Seojoon por eso. Él fue mi primer novio serio cuando yo tenía quince años, y era el mejor amigo de Yoongi.


Seojoon tenía diecisiete, y experimenté un enorme flechazo por él durante meses. Por supuesto, mis amigos y yo teníamos enormes flechazos por la mayoría de los amigos de Yoongi, simplemente porque ellos eran mayores que nosotros.

Seojoon venía la mayoría de los fines de semana para quedarse por la noche con Yoongi, y siempre parecíamos encontrar una manera de pasar tiempo juntos cuando mi hermano no prestaba atención. Una cosa llevó a la otra, y después de varios fines de semana de escabullirnos, Seojoon me dijo que quería hacer oficial nuestra relación. El problema fue que no previó la manera en que iba a reaccionar Yoongi una vez que él rompiera mi corazón.

Y vaya si lo rompió. Tanto como puede romperse el corazón de un chico de quince años después de una relación secreta de dos semanas. Resultó que estaba saliendo oficialmente con unos cuantos omegas durante las dos semanas que estuvo conmigo.


Me dirijo de regreso a la sala de estar para apagar las luces, pero cuando giro en la esquina, me detengo inmediatamente.

Jin no sólo se ha levantado del suelo, sino que se encuentra en la cocina, con la cabeza presionada contra sus brazos doblados sobre la encimera. Está sentado en el borde de un taburete, y parece como si estuviera a punto de caerse de él en cualquier segundo. No puedo decir si está durmiendo otra vez, o simplemente intentando recuperarse.

—¿Jin?

No se mueve cuando digo su nombre, así que camino hacia él y coloco mi mano delicadamente sobre su hombro para sacudirlo y despertarlo. Al segundo en que mis dedos aprietan su hombro, él jadea y se sienta erguido como si acabara de despertarlo en medio de un sueño.

O una pesadilla.

Inmediatamente, se baja del taburete sobre sus muy inestables piernas. Empieza a tambalearse, así que paso su brazo por encima de mi hombro e intento sacarle de la cocina.

—Vamos al sofá, amigo.

Él deja caer su frente contra el lateral de mi cabeza y se tropieza junto conmigo, haciendo incluso más difícil sostenerlo de pie.

—Mi nombre no es amigo —dice articulando mal—. Es Seokjin.

Llegamos hasta el sofá, y empiezo a separarlo de mí. —Está bien, Seokjin. Quién quiera que seas. Simplemente ve a dormir.

Cae sobre el sofá, pero no deja ir mis hombros. Caigo con él e inmediatamente intento apartarme.

—Jungkook, no —suplica, agarrándome por el brazo, intentando tirar de mí hacia el sofá con él.

—Mi nombre no es Jungkook —digo, liberándome de su agarre de hierro—. Es Taehyung. —No sé por qué le aclaro cuál es mi nombre, porque no es como si él fuera a recordar esta conversación mañana. Camino hasta donde se encuentra el cojín y lo recojo del suelo.

Hago una pausa antes de volver a dárselo, porque él está sobre su costado ahora, y su cara se encuentra presionada contra el sofá. Su agarre allí es tan fuerte que sus nudillos están blancos. Al principio, pienso que está a punto de vomitar, pero entonces me doy cuenta de lo increíblemente equivocado que estoy.

No está a punto de vomitar.

Está llorando.

Con fuerza.

Tan fuerte que ni siquiera hace ruido.

Ni siquiera conozco al tipo, pero la obvia devastación que está experimentando es difícil de presenciar. Bajo la mirada hacia el pasillo y de nuevo a él, preguntándome si debería dejarlo solo para darle privacidad.

La última cosa que quiero hacer es verme envuelto en los problemas de alguien. He tenido éxito evitando la mayoría de las formas de drama en mi círculo de amigos hasta este punto, y estoy terriblemente seguro de que no quiero empezar ahora. Mi primer instinto es alejarme, pero por alguna razón, me encuentro a mí mismo sintiéndome extrañamente compasivo hacia él. Su dolor en realidad parece genuino y no sólo el resultado de un consumo excesivo de alcohol.

Me pongo de rodillas delante de él y toco su hombro.

—¿Jin?

Él inhala una enorme bocanada de aire, alzando su rostro hacia mí lentamente. Sus ojos son meras rendijas inyectadas en sangre. No estoy seguro de si es gracias al llanto o al alcohol.

—Lo siento mucho, Jungkook —dice, levantando una mano hacia mí. La envuelve alrededor de mi nuca y tira de mí hacia él, enterrando su rostro en el hueco entre mi cuello y mi hombro—. Lo siento mucho.

No tengo ni idea de quién es Jungkook o qué le hizo Jin, pero si está así de herido, me estremezco al pensar en lo que debe de sentir él. Tengo la tentación de encontrar su teléfono, buscar su nombre y llamarlo para que pueda venir a rectificar esto. En cambio, lo empujo suavemente de nuevo contra el sofá. Coloco su almohada y lo insto a apoyarse en ella.

—Duerme, Jin—digo amablemente.

Sus ojos están tan llenos de dolor cuando se deja caer sobre la almohada.

—Me odias tanto —dice mientras agarra mi mano. Sus ojos se cierran otra vez, y libera un pesado suspiro.

Lo miro fijamente en silencio, permitiéndole mantener sujeta mi mano hasta que está en silencio y tranquilo, y no hay más lágrimas. Aparto mi mano de la suya, pero me quedo a su lado durante unos minutos más.

Incluso aunque está dormido, de algún modo todavía parece como si estuviera en un mundo de dolor. Sus cejas están fruncidas, y su respiración es esporádica, fallando al caer en un patrón pacífico.

Por primera vez noto una leve y áspera cicatriz de unos diez centímetros, que recorre todo el lado derecho de su mandíbula. Se detiene a cinco escasos centímetros de sus labios. Tengo la extraña urgencia de tocarla y pasar mi dedo a lo largo de su longitud, pero en cambio, mi mano se extiende hasta su cabello. Es corto en los lados, un poco más largo en la parte superior, y de un negro muy oscuro. Acaricio su pelo, consolándole, incluso aunque puede que no lo merezca.

Este tipo podría merecer cada pizca de remordimiento que siente por lo que sea que le hizo a Jungkook, pero al menos lo está sintiendo. Tengo que concederle eso.

Lo que sea que hizo, al menos lo ama lo suficiente para arrepentirse.

6 Septembre 2020 05:04:23 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
4
Lire le chapitre suivant Capítulo 2 • Jin

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 1 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!